.................................................................

.................................................................

lunes, 22 de mayo de 2017

3. a) El crédito -- b) las inversiones


[Digi Tales:]  No me queda ni un centavo.  [Súbitamente oye que alguien desliza un sobre por debajo de la puerta, lo trae, lo abre y comienza a leer la carta que traía.]

"Su banco confía en usted.  Esta tarjeta es su mejor aliada.  Es todo lo que usted necesita."

[Examina una tarjeta dorada que venía en el sobre y en la que se ve éste nombre: "Eurocard".]  Crédito.  Una tarjeta dorada para Digi Tales, y con código secreto.  Quiero saber como funciona.  Dicen que es la llave que abre las puertas del mundo, un buen motivo para gastar más dinero del que se tiene.  Dicen: "Compre ahora y pague después."  Dicen que la tarjeta es mejor que el efectivo [1].  También dicen que "es su mejor aliada".  Ahora el crédito es cosa de gente importante.  Sin éste "ábrete sésamo" se le cerrarían muchas puertas.  El crédito es como un genio que cumple todos los deseos.  Parece muy fácil.  Dicen que la tarjeta de crédito es "dinero cómodo".  Una buena tarjeta, dicen, les proporciona libertad financiera.

El crédito debe ser la palabra clave del dinero.  "Crédito".  "Crédito pignoraticio".  [Está leyendo lo que aparece en una pantalla de computador.]  "Tipo pignoraticio".  "Véase Lombard Street."  A ver que hay detrás de todo esto.

[Segundo narrador:]  Nos acercamos a la Calle Lombard [2] en Amsterdam, que durante siglos fue un importante centro financiero europeo.  Además de ricos comerciantes también abundaba, como en todas partes, la gente humilde.  En su pobreza muchos recurrieron a prestamistas oriundos del norte de Italia, los lombardos, quienes exigían a cambio de sus créditos intereses exorbitantes del 30 % [3].  La consecuencia: un grave problema social.  La solución fue el Stadsbank van Lening, un establecimiento estatal de préstamos pignoraticios [4] situado en la Calle Lombard.  Fue fundado en 1.614 para asistir a los pobres y como protección contra los usureros deshonestos.

"¿Tienes dinero y bienes?  Entonces pasa de largo, pero si tienes bienes y necesitas dinero, entra, entrégame tu prenda y te daré dinero a cambio.  Velaré por que mi dinero vuelva con intereses.  Así te ayudo, y me ayudo." [5]  Esta inscripción aún se puede leer sobre la puerta del banco.  Aquí se pueden [6] obtener créditos a bajo interés si se entrega una prenda como garantía, ya sea un radio, un reloj, una bicicleta o cualquier objeto que tenga valor.  Una ventaja del crédito pignoraticio es que el deudor no es responsable personalmente de sus deudas, es decir, no pasa a depender del acreedor sino que sólo responde con la prenda. 

Gracias a sus intereses más asequibles el Stadsbank logró desplazar a los lombardos de la ciudad en el siglo XVII.  De ellos sólo quedó el nombre de la calle: Lombard Street.  Todos los años el Stadsbank de Amsterdam otorga 190 mil créditos por un volumen de 150 millones de dólares.  Asistir a los necesitados ha sido durante 375 años el lema del Stadsbank van Lening en la Lombard Street  de Amsterdam.

Con las mismas honorables intenciones y para la misma clientela se crearon [7] las primeras cajas de ahorro en el norte de Alemania.  Su misión era brindar ayuda para la autoayuda.  Estas ofrecían a la gente humilde la posibilidad de protegerse contra la miseria y las vicisitudes económicas.  Al contrario de los bancos de préstamo pignoraticio las cajas de ahorro actuaban preventivamente [8].  Uno de los principios fundamentales de la caja de ahorros es que el dinero de los ahorristas tiene que invertirse de una manera segura y sin riesgos, incluso también para la siguiente generación.  Los municipios, en su papel de garantes de las cajas de ahorro, responden por los depósitos de los ahorristas.

Aunque las cajas de ahorro realizan todas las operaciones usuales de la banca, por motivos históricos les corresponde cumplir con un mandato público que consiste, entre otras cosas, en financiar obras públicas, como la construcción de escuelas, hospitales y calles, pero la tarea original de las cajas de ahorro sigue siendo la creación de posibilidades de inversión seguras y ventajosas.  Dado que el crédito es hoy tan común como el ahorro, otro aspecto de su mandato público es suministrar suficientes servicios crediticios a todos los sectores de la población.

[Digi Tales en algún banco, sentado al otro lado de un escritorio, mostrando a la funcionaria un catálogo de productos:]

       --  Quisiera comprarme esta motocicleta, una parecida a esta.  Cuesta alrededor de 20 mil marcos.  Necesito que su institución me preste el dinero.

       --  ¿Cuánto dinero tiene usted?

       --  Aquí está mi libreta de ahorros y mi estado de cuenta.

[Se escucha la voz de Digi Tales explicando esto al televidente:]  Son todo oídos cuando vienes a pedirles un crédito pero pero primero estudian el debe y el haber del solicitante.

       --  Dos mil marcos, seis mil marcos, entonces necesitamos al menos doce mil marcos [… dice ella].  Ahora mismo le preparo un plan y luego se lo enseño.

       --  Sí.  Gracias.

[El segundo narrador:]  Las cajas de ahorro y los bancos viven de las operaciones de crédito.  Por eso no escatiman esfuerzos para hacerles propaganda, tanta que algunos incautos olvidan que tendrán que reembolsar hasta el último centavo, mas los intereses.  El crédito no es un regalo: sólo es un anticipo sobre unos ingresos que el cliente obtendrá en el futuro.  En la publicidad todo es color de rosa pero en la vida real el dinero siempre se gasta más rápido de lo que se gana.  Por eso es que hay que informarse muy bien sobre los derechos de alquiler del dinero, es decir, los intereses, y también sobre los plazos. 

[Ahora la empleada del banco, luego de unos cálculos:]

       --  Le corresponde entonces pagar 450 marcos mensuales.  ¿Le conviene esta suma?

       --  Sííí.

       --  La deberá pagar durante dos años.  ¿Qué nos puede ofrecer en garantía?

       --  ¿Yo?  ¿Garantía?  No, no puedo ofrecer ninguna garantía.

       --  Bueno, entonces tomamos la motocicleta como garantía y usted la asegura contra todo riesgo.  [Significa entonces que queda "hipotecada".]  Eso será suficiente.

[Segundo narrador:]  Como el crédito no es un regalo se exige una garantía material hasta que se haya reembolsado el dinero.  Mediante los créditos, dicen, facilitan la adquisición de bienes y las inversiones profesionales e industriales.

[… y ahora Digi Tales en su "oficina" de extraterrestre, rodeado de computadores:]  Necesito otro hardware [9].  Digi Tales, ¡te tienes que movilizar mejor!

[Ahora aparece en un almacén:] 

       --  Cóbrese, por favor. [Entrega su tarjeta de crédito.]

[Su voz, dirigiéndose al televidente:]  Esta tarjeta es mi mejor aliada.  Dicen que el crédito vale tanto como el efectivo.  Claro que hay que responder personalmente por el precio de compra.

[La empleada:]

       --  ¿Firma aquí, por favor?

       --  Di-gi … Ta-les …  [Pronuncia su propio nombre mientras firma.  Al televidente:]

¡Funciona!  Definitivamente la tarjeta es todo lo que necesito.  Los deseos se vuelven realidad mediante un anticipo sobre ingresos futuros.  Pues voy a tener que generar ingresos.  [Sale, se pone el casco, se sube a la moto, prende el motor y se va.]

[Segundo narrador:]  Los bancos y las cajas de ahorro distribuyen un dinero que en parte crearon ellos mismos en sus libros.  Así fomentan el consumo.  De esta manera hacen posible la multiplicación de los bienes.  Por medio de la demanda el crédito crea bienes casi de la nada, bienes que nunca se producirían [10] si no existiese la multiplicación del crédito.  Las empresas, mucho más que los consumidores, dependen de los créditos, para financiar nuevas plantas y métodos de producción.  Sin los créditos hoy no se podrían [11] garantizar, y mucho menos crear, puestos de trabajo.  Los créditos canalizan el dinero hacia actividades productivas, y con perspectivas de crear más dinero.  Sin los créditos la economía se paralizaría.

Si esto es válido para los países industrializados lo es aun más para los países del Tercer Mundo.  El crédito es indispensable para el desarrollo.  La industria, la explotación de los recursos mineros y la infraestructura deben financiarse por anticipado en espera de un éxito económico futuro.  No es casualidad que el modelo de las cajas de ahorro municipales haya hecho escuela en estos países.  ¿Qué mejor enfoque de desarrollo para estos países que la ayuda para la autoayuda?  Otorgando créditos personales a agricultores y artesanos se les proporciona el capital inicial que necesitan, se facilita la inversión y la creación de nuevos puestos de trabajo. [12] 

El crédito siempre es un anticipo sobre el futuro: si la inversión da frutos el dinero prestado se reembolsará, mas los intereses, a la entidad de crédito, pero éste ciclo no siempre funciona así.  Según sus proyectistas éste centro financiero y bancario de Londres se convertiría en la ciudad del futuro, Canary Wharf  [13].  El enorme complejo se construyó enteramente a crédito.  Los 12 mil millones de dólares requeridos fueron financiados por los bancos de todo el mundo.  El crédito es un negocio con el futuro pero el futuro no es una magnitud constante.  Pese a sus rutilantes fachadas, Canary Wharf es un pueblo fantasma.  La mayoría de los edificios están vacíos [14].  No son más que una torre de deudas.  Según dicen, algunos inversionistas megalómanos proyectaron los edificios sin tomar en cuenta la demanda.  En su afán de expansión los bancos otorgaron créditos sin la debida verificación y en algunos casos sin suficientes garantías.  La consecuencia: los créditos no pueden ser reembolsados y se pierden.  El crédito es un negocio con el futuro, un negocio incierto. [15] 

[Digi Tales:]  "No es oro todo lo que reluce." [16]  Dinero sin límites, sin límites.  Compre ahora y pague después.  El crédito se otorga sobre una base de confianza.  Hay que utilizarlo bien si no se quiere acabar en la bancarrota.  Fin de mi informe sobre el crédito.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Ya es casi medianoche, entonces en Jong Kong [17] son las 6 de la mañana.  Pronto abrirán las tiendas y los bancos.  Allí podrían trabajar con mi dinero durante el día.  El tiempo es dinero.  Voy a colocar 500 mil dólares en el Hang Seng Bank ["Jang Seng" en castellano], de Jong Kong, overnight, es decir, "por la noche" [18].  Lo importante es que el dinero esté constantemente en circulación.  Si se detiene deja de ser dinero, dicen los terrícolas.  Es lo que los diferencia del dinero: ellos sí necesitan descansar de vez en cuando, igual que un buen vino.  Cuatro años.  Buena cosecha.  [Creo que aquí se sirve una copa.]  Exquisito. [19]  Normalmente duermen 8 horas, aunque algunos terrícolas no sé como se las arreglan con 5 [20].  Quiero comprobar si es verdad eso que dicen que el dinero trabaja mientras uno duerme.  [Se recuesta a dormir en una silla reclinable.]

[Segundo narrador:]  En efecto, durante la noche circulan enormes sumas de dinero entre los bancos.  Estos aprovechan el hecho de que la Tierra es redonda.  Mientras que en una parte del planeta es de noche, en la otra el dinero sigue trabajando.  Los modernos medios de comunicación y el dinero electrónico hacen posible la transferencia del dinero de un continente a otro en cuestión de segundos.  El dinero que se presta por la noche y se reembolsa al día siguiente, mas los intereses, es la mejor prueba de que el tiempo es dinero. 

[Digi Tales:]  La competencia no descansa.  El capital tampoco.  La maravillosa multiplicación del dinero: el sueño de todo terrícola.  "El tiempo es dinero."  Tengo que aprovechar el tiempo.  Tengo que multiplicar mi patrimonio: intereses, intereses compuestos [21], rendimiento, dividendos.  Tengo que hacer dinero con mi dinero [22].  Tengo que hacer dinero con mi tiempo.  [Aquí suena un reloj despertador.]  Time is money. [23]  No tengo tiempo que perder.  [Se desvanece como en los artefactos de desmaterialización de las películas del género futurista que en inglés llaman science-fiction, ficción científica.]

"Uno no se hace rico con el dinero que ahorra sino con el que no gasta."  Voy a seguir el consejo de Henry Ford.  Voy a colocar mi dinero. [Ya en el banco:]

     --  Quisiera depositar esto en mi cuenta a plazo, por favor.  Cero uno, uno cero.  Me llamo Digi Tales.

[Segundo narrador:]  Si se dispone de una gran suma esta puede prestarse a un banco mientras no se la necesite.  Como se fija un plazo de reembolso determinado --por ejemplo, de 3 o 12 meses--, éste préstamo se llama "depósito a plazo fijo".  Como premio por haber prescindido un tiempo de su dinero el cliente recibe intereses.  Cuanto más alta la suma y más largo el plazo del préstamo, mayor será la ganancia.  Para ahorrar no es necesario tanto dinero, y éste puede retirarse en cualquier momento, aunque sin previo aviso sólo una suma determinada cada mes.  Los bancos también aceptan sumas pequeñas, que en su mayoría ponen a disposición de usuarios y empresas en forma de créditos a cambio de intereses.

El tiempo siempre es dinero, aunque los intereses anuales devengados por depósitos de ahorro son inferiores a los de depósitos a plazo fijo.  La regla es muy sencilla: cuanto más fácil sea retirar el dinero menor será el interés.  Para el ahorrista son más importantes sus reservas de dinero que el tipo de interés pues en caso de necesidad sus propios ahorros son menos costosos que un crédito.

El ahorro es la forma más popular de inversión de capital, aunque en un principio implique prescindir del consumo.  No obstante prevenir para el futuro es un comportamiento profundamente arraigado en la gente [24].  La caja de ahorro brinda ayuda para la autoayuda, especialmente a los sectores de escasos recursos, que tanto la necesitan.  Es la forma de inversión de capital que mejor se adapta a sus posibilidades y necesidades.  Además no hay nada más sencillo que utilizar una libreta de ahorros.

[Digi Tales:]  El dinero no hace la felicidad, dicen.  ¿Y qué si no?  ¿Serán los valores [25]?   Dicen que los valores sirven para multiplicar el patrimonio, pero, ¿cómo?  A ver: "cédulas hipotecarias", "bonos del Tesoro [público]", "obligaciones municipales", "fondos de inversión", "acciones".  [Creo que otra vez está sentado frente a la pantalla investigando.]  Me voy a volver loco.  Lo mejor será consultar a un asesor de inversiones.

[Otra vez está en alguna oficina sentado frente a alguien, con escritorio de por medio:]

       --  Le puedo recomendar una obligación al portador de la Caja de Ahorros de Munich con un interés garantizado del [26] 9 % al año.  El plazo sería de 5 años y llegado el momento la suma se acreditará en su cuenta, unos 10 mil marcos. 

[Digi Tales explica al televidente:]  Le dije que quería invertir mi dinero de una manera segura, de alto rendimiento y liquidez.  Me dijo que todo a la vez no era posible.  La regla de oro del inversionista es: "Alto rendimiento, alto riesgo." [27]  Me dijo que lo más seguro eran los títulos de renta fija.

       --  … y aquí tiene toda una gama de títulos de renta fija.  Éste tiene plazo hasta el '97, muy conveniente si necesita su dinero en 5 años [28].  El plazo es el 2 de mayo del '97.  El tipo de interés es el 8½ % [29] fijo garantizado.

[Nos explica Digi Tales:]  Las obligaciones son títulos de interés fijo y al portador que representan una suma exigible a la persona o entidad que los emitió.  Cuanto más largo sea el plazo más alto será el tipo de interés.  Es otra de esas "reglas de oro".  El Estado, los municipios, los bancos y la industria se proveen de dinero mediante estas obligaciones.

       --  Lo que también le puedo recomendar son unas acciones.  ¿Le agrada el riesgo?

       --  ¿A mí, el riesgo?  ¡Sí, me encanta!

       --  Entonces le podría ofrecer ….

[Digi Tales nos dice:]  No estaba muy seguro, pero, como dicen por ahí, "el que no se arriesga no pasa el río" [30].

       --  … aumentan las ganancias.  Como accionista tiene la posibilidad de participar en los beneficios pero también en las pérdidas.  Hay que tener eso en cuenta.  Ya ve que la cotización actual es de 611.

[Continúa Digi Tales:]  Será muy riesgoso pero por lo menos sé en lo que estoy invirtiendo mi dinero.  [Aquí, una frase incomprensible que suena como esto: "Acciono el dinero y de "] (…) 50 marcos.   [Seguramente que la primera palabra del enunciado es "acciones".]  El propietario tiene una participación en BMW.

[Segundo narrador:]  El precio de compra de la acción no corresponde a su valor nominal, que es negociado en la Bolsa.  Los accionistas esperan obtener beneficios del aumento de las cotizaciones, es decir, un aumento del valor de sus acciones.  No importa cuan alta o baja sea la cotización, el accionista siempre conserva su participación en la empresa.  Es un, digamos, copropietario anónimo.  Las grandes empresas, con sus plantas altamente tecnificadas, y altos costos de investigación y desarrollo, requieren enormes cantidades de capital que un solo empresario no podría financiar.  Por eso se precisan [31] muchos inversionistas.  Mediante certificados de participación, es decir, acciones, los inversionistas pueden poner en común sus recursos financieros en una sola empresa: la sociedad anónima.  Sin el capital propio reunido por los accionistas la sociedad anónima no podría operar.  Además éste capital permite ampliar el margen de acción y la solvencia de la empresa.

Las acciones no son obligaciones sino participaciones en una empresa.  Por esta razón las acciones carecen de plazo y no se las reembolsa.

[La voz de Digi Tales:]  Es decir que el dinero se pierde.  Entonces, ¿por qué invertir en acciones?

[Segundo narrador:]  Todos los años se reparte el beneficio de la sociedad anónima, si es que lo hay.  El beneficio a repartir se llama "dividendo".  Cada accionista recibe la parte que le corresponde del dividendo según su participación en el capital de la sociedad anónima.  Por ejemplo, si el capital total de la empresa es de 1,2 millones de marcos y el accionista es titular de acciones por un valor nominal de 100 mil marcos entonces tiene una participación de una duodécima parte de la sociedad anónima, por ende le corresponde una duodécima parte del beneficio de dicha empresa.

Durante la asamblea general anual los accionistas eligen la junta directiva de la sociedad anónima y toman decisiones importantes relativas a la empresa.  Como la mayoría de los pequeños accionistas depositan sus acciones en un banco y no toman parte personalmente en la asamblea general los representantes de los bancos ejercen gran influencia sobre las sociedades anónimas por medio del derecho de voto que les conceden los accionistas.

[Digi Tales:]  Aunque el patrimonio real de la sociedad anónima no pertenece a los accionistas, da frutos que estos tienen derecho a cosechar.  Lo único que tienen que hacer es cortar su cupón, es decir, el certificado de participación en el dividendo anual, y cobrarlo en el banco.  Si las acciones se encuentran depositadas en el banco éste hace el trámite por su cuenta.  Dependiendo del cierre del ejercicio [32], el dividendo puede ser alto o bajo, o puede no haber dividendo, pero las acciones siempre pueden convertirse en efectivo, según su cotización, y algunas veces con ganancia y otras con pérdida.  La Bolsa es veleidosa y la economía ni se diga.

[Ahora el asesor otra vez:]  Una posibilidad sería diseminar el riesgo, es decir, usted no tendría participaciones en una sola sociedad anónima sino en muchas sociedades anónimas. 

[Digi Tales nos dice:]  El asesor agrega que eso de las acciones es muy complicado, y para mí lo mejor es tener participaciones en un fondo de inversiones.  Así no me tengo que preocupar por nada.  Un especialista se encarga de distribuir el riesgo y de obtener el rendimiento más alto posible y los mayores beneficios de cotización.  Hay muchas ofertas tentadoras para convertir el dinero en capital.  

[Segundo narrador:]  El dinero que sirve para adquirir medios de producción se llama "capital".  Desde la producción de ferrocarriles, pasando por la industria química y eléctrica, hasta la electrónica, los desarrollos tecnológicos e industriales más revolucionarios fueron financiados con capital social.  No es una casualidad que los más grandes bancos, empresas y organizaciones comerciales sean sociedades anónimas.

[Otra vez Digi Tales en una oficina, o una ventanilla o un escritorio:] 

       --  Buenos días.  Quisiera recoger mis títulos.  Aquí tiene el recibo.  [Luego, una voz femenina:]

       --  Aj, sí, los 60 mil.

[… y explicación de Digi Tales para nosotros:]  Mi asesor me dio un consejo que aprendió de Rockefeller: el que quiera comer bien que compre acciones, el que quiera dormir bien que compre obligaciones.  [Luego, otra vez la oficinista:]

       --  20, 30, 40, 50, 60 mil.

[Digi Tales continúa explicándonos:]  Yo quiero comer y dormir bien.  Por eso compré un poco de todo: obligaciones seguras, participaciones en fondos rentables y unas cuantas acciones para desafiar al riesgo.  "Diversificación", le dicen los terrícolas, pues no es cuestión de apostar todo a una sola carta.  Según me dijo mi asesor, estos valores son "títulos al portador".  Hay que guardarlos muy bien porque cualquier persona que los tenga en su poder puede cobrar los beneficios.  [Los guarda en una caja fuerte empotrada en la pared.]  Todavía tengo que esperar un año hasta que mi dinero se convierta en más dinero.  Menos mal que el tiempo es dinero.  Los "préstamos al día" son muchos más rápidos. 

15 mil dólares.  Intereses, 136.99.  136.99.  Exacto.  Time is money.  Fin de mi octavo informe.  Hay terrícolas que ganan dinero de la noche a la mañana, pero son en general muy ricos.  Ricos o no tan ricos, una cosa sí es cierta: en la Tierra el tiempo es dinero.          


    

       
NOTAS


1.  Esto es ya una afirmación muy gastada de las entidades bancarias.  A algún banco se le ocurrió decir en su anuncio publicitario que su sistema de crédito con tarjeta era "más efectivo que el efectivo".  Es de esas "frases efectistas" que quedan rondando por los vericuetos de la memoria durante el resto de la vida, sin que logre uno erradicarlas nunca, como pasa con los estribillos de las cancionejas populares.  Por lo menos a ese lema no le pusieron la musiquita del tipo jingle de las agencias de publicidad que llaman dizque "creativos" (como adjetivo sustantivado) a sus hijos de papi y mami del norte de Bogotá de los de gusto rastacuero.  

2.  Pudieron haber dicho mejor "Lombarda" o "de los Lombardos".    

3.  Debe ser "de 30 %".  Ver mi nota # 14 en la transcripción del primer capítulo

4.  Ver la nota # 26 del primer capítulo

5.  Eso estaba expresado en el estilo arcaico que resulta insoportablemente literario, rebuscado y presuntuoso en América, así que lo modifiqué.  A quien agrade dicho estilo, que se deleite con la versión original:  "¿Tenéis dinero y bienes?  Entonces pasad de largo, pero si tenéis bienes y necesitáis dinero, entrad, entregadme vuestra prenda y os daré dinero a cambio.  Velaré por que mi dinero vuelva con intereses.  Así os ayudo, y me ayudo."

6.  Debe ser "se puede".  Ver la nota # 1 del primer capítulo

7.  … y aquí debe ser "se creó".

8.  cfr. el refrán que dice que "más vale prevenir que curar"

9.  … pero con eso no se está refieriendo a otro computador sino a un carro, como nos enteramos inmediatamente después.  Los aparatos electrónicos se han difundido tanto que creo que ya hay pocos que no saben lo que son el hardware y el software.  Lo primero es un término viejo en el idioma inglés que denota un conjunto de accesorios metálicos, y es tanto como decir "ferretería", "herraje" o "quincalla", pero últimamente se lo ha estado usando habitualmente para referirse a los equipos de cálculo electrónico y contrastarlo con el neologismo software, los programas de computador.  Hard es "duro", y soft, "suave".  En otra época, cuando tomé un curso de dos años de programación de computadores y análisis de sistemas (1.977-78), nos dijeron que lo correcto era decir "soporte físico" y "soporte lógico", respectivamente.  Ware, usado generalmente en plural, significa "mercancías" o "efectos", y también es un sufijo que indica algún conjunto de objetos de cierto metal.  Como ejemplos están tinware y silverware, tratándose de los de hojalata y los de plata, sucesivamente, y no recuerdo que haya otros.

10.   Debe ser "se produciría".  Ver la nota # 6

11.  … y aquí, "se podría".

12.   Faltó agregar que el crédito es un arma de dos filos que presenta el riesgo de caer en "la trampa de la deuda" (the debt trap).  El crédito externo, mal manejado, puede acabar con la economía de un país, y lo que hace en esos casos es postergar el desenlace.  Eventualmente la deuda externa se hace imposible de pagar y el ciudadano común padece las consecuencias, mientras que las millonadas de los desfalcos, puestas en "paraísos fiscales", permiten a los responsables aislarse del destino de su propio país y vivir fastuosamente.  Puerto Rico se declaró en bancarrota hace apenas tres semanas, el 3 de mayo, para defenderse de sus acreedores, luego de que estos rechazaran una "quita" de la deuda de 50 %.  Son apenas 3,5 millones de habitantes, pero con una deuda externa "mastodóntica", como la describió un noticiero, de US $ 73 mil millones.  En éste caso concreto interviene también un propósito malévolo por parte de los Estados Unidos, que hace un decenio retiró los beneficios fiscales que atraían a la isla las inversiones de las empresas, y el efecto fue catastrófico.  El índice de pobreza está en 45 %, que es la cifra oficial, pero las cifras oficiales siempre difieren de las reales.  Sospecha uno que se ha querido castigar a quienes rechazan la condición de "estado libre asociado" y exigen la independencia, y que la "trampa de la deuda" es algo deliberado, una manera de mantener el dominio sobre otros países en un sistema neocolonial.  Los independentistas puertorriqueños son reprimidos como si fueran terroristas.  El problema de los déficits fiscales se está viendo también en el Primer Mundo, como en Grecia, Portugal y España.  En la nota # 24 del primer capítulo comento algo sobre el caso colombiano. 

13.  Lo menciono en la nota # 19 del capítulo anterior.

14.  Debe ser "está vacía" porque el sujeto es "mayoría".  "Edificios" es meramente parte del modificador indirecto.  (No sobra repasar nociones básicas del lenguaje mientras anda uno en el cuento de la economía.  Así mata uno dos pájaros de un solo tiro … y nunca disparé contra animales ni me regodeo viendo como les entierran fierros, ni consumo nada de lo de matadero.)

15.  El relato está incompleto porque la serie es del '92, el mismo año del colapso del proyecto, que era del tipo que llaman "faraónico", o dicho en otras palabras, grandioso.  La construcción del complejo de edificios se inició en 1.988.  Cuando en 1.991 fueron inaugurados los primeros el mercado de bienes raíces en Londres se había derrumbado.  La empresa canadiense propietaria del proyecto se declaró en bancarrota en mayo de 1.992.  Eventualmente dicho mercado y el proyecto se recuperaron.

16.  "No todo lo que brilla es oro", es la versión que escuchaba en mi época.  El refrán es casi idéntico en por lo menos otros dos idiomas: en italiano dicen que non é oro tutto che scintilla, y en inglés, not all that glitters is gold.  (En inglés existe el verbo "to scintillate", casi igual al del italiano.)  La versión italiana la escuché en una película británica de 1.972 con Michael Caine y Sir Lawrence Olivier, en la época del auge de las salas de cine.  El refrán es una pista que uno de los personajes (representado por Caine) da a otro (Olivier).  Se refiere a una pieza de joyería reluciente, creo recordar que un brazalete de diamantes, oculta en el fondo de un vaso con cubos de hielo, casi invisible ahí, que el segundo debe encontrar.  La trama es una de las más intrincadas que he visto, del tipo Sherlock Holmes o Hércule Poirot.  Hace unos cuatro años me sorprendió ver en la televisión una versión reciente, del 2.007, también británica, y también con Caine, ya envejecido, representando ahora al otro personaje (el que en la película anterior fue el de Olivier).

17.   Es como debería escribirse ese nombre en castellano (o así: "Jong Cong"), no usando el alfabeto del inglés, con su hache generalmente sonora: Hong Kong.

18.   … sí, pero más exactamente, en el paso de un día al otro, "de la noche a la mañana".

19.  Al extraterrestre auténtico nadie lo verá nunca embriagándose.  No es un chiste.  En la profusión de asuntos de nuestros días está ese y en mis 65 años de vida pude, luego de muchos virajes, dudas y titubeos, averiguar por fin que es lo que anda pasando.  En los años 70 asistí a un curso gratuito de Enrique Castillo Rincón, un ingeniero costarricense que vivió en Bogotá y que había establecido comunicación con los visitantes.  Falleció en el año 2.013.  Además, decenios después la viuda de un tío mío me habló del esposo de una amiga que con un grupo de gente se comunica telepáticamente con extraterrestres en una finca en el departamento del Amazonas, en una zona selvática.  Ocasionalmente ven a la astronave.  En éste blogo he incluído algo sobre el tema.

20.  ¡Qué bien informado está ese visitante venido de otro planeta!  He leído u oído decir varias veces que se recomienda dormir 8 horas, pero que algunos no necesitan dormir sino apenas 5.  Dormir demasiado poco para la constitución propia, o demasiado, causa problemas.  Si recuerdo bien algo escuchado en algún programa de televisión, eso aumenta el riesgo de padecer males cardiovasculares e insomnio.

21.  Hubo un tiempo en el que pasé medio año leyendo exclusivamente textos de economía, hasta que desistí cuando andaba en el asunto de la microeconomía o "teoría de precios", porque pensé: ¡pero si esto no puede interesar sino a un empresario!  No siendo empresario me resultó insoportable la sucesión de gráficas.  La macroeconomía y la historia de las teorías económicas resultaron ser más entretenidas.  Uno de los textos era de matemáticas para la economía, y leyéndolo vi que lo del interés compuesto era de las cosas más sencillas, en un campo de estudio que en su etapa de desarrollo actual exige un conocimiento de las matemáticas superiores.  Todavía no era así cuando Ronald Reagan, el actorzuelo macartista de las peliculuchas de vaqueros, estudió economía.  A su tipo de economía para empresarios de ultraderecha la llamaron reaganomics.

22.  Esto evoca el refrán que dice que "dinero llama a dinero": la abundancia de dinero trae más dinero.

23.  Comienza a hacerse irritante la repetición compulsiva de ese dicho.

24.  No creo que la ciencia --ni biólogos ni siquiatras o sicólogos--, haya reconocido todavía la existencia en el ser humano del instinto de acaparamiento (en ingles, hoarding instinct), que es tan ubicuo en otras especies, como conducta previsiva que se anticipa a los tiempos de escasez que llegan con el invierno o con las sequías, heredada de antepasados de vida siempre precaria.  En los años 70, cuando viví por un tiempo en casa de una tía que tenía una perra de raza pastor alemán llamada Lilí, me sorprendió éste incidente: estaba yo en un balconcito del segundo piso y a Lilí la veía abajo en el patio, le lancé una tajada de pan y en lugar de consumirla con entusiasmo, como supuse que haría, lo que hizo fue enterrarla inmediatamente.  Lamento ahora no haberle echado más de comer para ver lo que hubiera hecho.  Creo que fue porque no estaba dispuesto a desperdiciar más pan: era posible que una segunda tajada también la habría querido  acaparar.  Pudo ser porque mi tía no la alimentara con la suficiente frecuencia (una mera suposición).  A lo que iba era a esto: que me he convencido de que lo que llamamos "codicia", y principalmente en las personas que insisten en seguir acumulando dinero teniendo ya un patrimonio enorme, es la manifestación de un instinto de acaparamiento compulsivo y ya fuera de control, y que es una condición incurable, a menos que se recurra a la terapia hipnótica (¿o al sicoanálisis?), que hace prodigios.

25.  Se refiere a los títulos-valor.  Ver la nota # 2 del capítulo anterior

26.  Debe ser "de 9 %".  Ver la nota # 3

27.  Otros dirían que la "regla de oro" del inversionista es la diversificación de sus inversiones, que consiste en evitar "poner todos los huevos en la misma canasta", para que no haya nunca el riesgo de perderlo todo si fracasa la única inversión a la que ha dedicado uno todos los ahorros.  (Más adelante se refieren a esto.)  Es lastimoso topar con casos en los que la gente pierde los ahorros de toda una vida de trabajo por no haber sido cautelosa.

28.  … y con eso se habría podido deducir el año en el que fue hecha esta serie para la televisión (1.992), si no hubiera aparecido siempre al final de los capítulos.

29.  Debe ser "es 8½ %".  Ver la nota # 3

30.  Como lo dicen en Colochombia es así: "el que no arriesga un huevo no saca un pollo".

31.  Debe ser "se precisa", para lo cual véase la nota # 6.


32.  Esto se refiere al "año fiscal".         

No hay comentarios:

Publicar un comentario