.................................................................

.................................................................

jueves, 22 de diciembre de 2016

La Armada Invencible de Mantilla el Matemático Malvado











                          Escrito en un muro del edificio de Sociología (Edificio Orlando Fals Borda)



Hace pocos días (miércoles 30 de noviembre), al ir a una conferencia en la Sala TIC del Depto. de Biología de la Universidad Nacional, sede de Bogotá (evento que no se relacionaba con ninguna de las ciencias naturales sino con un filósofo, Charles Sanders Peirce, y sus "diagramas existenciales", tema de una posible lógica del futuro), ojeando las carteleras antes de la misma topé con tres mensajes notables del sindicato SINTRAUNAL, el Sindicato Mixto de Trabajadores de las Universidades Públicas Nacionales, que fotografié para leer luego con detenimiento. (He visto que en los predios de la U.N. los eventos que no sean conciertos se los presenta en cualquier auditorio disponible, sean cuales sean el tema y el edificio.)  Los mensajes abarcan un período de tiempo de exactamente cuatro meses (de abril 5 a agosto 5 del 2.016).

Muchos años ha dejé de asistir a las conferencias en la U.N. y demás sitios.  Ahora, por fin, en lo que serían mis últimos años, he regresado a eso, desde hace ya unos tres meses.  Pareció insólito el hecho de no haber visto dichos mensajes sino ahí, en Biología, como si en los demás edificios se hubieran apresurado a retirarlos de los tableros de anuncios.  No tengo ningún tipo de nexo con ese sindicato ni con ningún otro y no sé si les vaya a agradar o molestar que alguien ande divulgando sus mensajes más allá del ámbito de la comunidad universitaria.  De todos modos se ve con frecuencia carteles sindicales de denuncia por las calles de la ciudad, o en los ventanales de los bancos (que también he fotografiado), siempre que se incurre en abusos contra los sindicalizados.  También a esos se los podría exhibir aquí más adelante.  Inicialmente supuse  que dicho sindicato era exclusivamente de los empleados de la U.N., como lo sugerían las siglas.  

Estos mensajes sindicales de SINTRAUNAL resultaban ser  tan cautivantes como los temas de las conferencias y seminarios.  Pareció que se justificaba incluirlos en éste blogo porque revelan una pugna tenaz.  Poco sabemos de ella quienes permanecemos ajenos al ambiente de la Ciudad Universitaria.  Tienen en términos generales alguna relación con la situación que llevó a la guerra civil actual, que se inició realmente con el asesinato del dirigente liberal Jorge Eliécer Gaitán en 1.948,  y no, como reitera compulsivamente la versión oficial de siempre, dizque en 1.964, año de la creación de los grupos guerrilleros marxistas FARC-EP y ELN, siendo que en realidad los primeros guerrilleros fueron campesinos liberales que luego se convirtieron al comunismo. 

La plutocracia que lo mató en una conspiración conjunta con la CIA llamada "Operativo Pantomima", como confesó el agente de dicha agencia John Mepples Espirito, nunca ha dejado de ejercer la política a través del asesinato (y de vivir del desfalco, que es tanto como decir que  del saqueo del erario).  Eso explica el hecho de que apenas 4 % de nuestra fuerza laboral esté sindicalizada.  (Los cientificos sociales afirman que no existe democracia donde no se puede desarrollar el sindicalismo libremente porque la actividad sindical es consustancial a la democracia.)  En estos momentos, mientras los agentes del Poder Ejecutivo hablan de paz en La Habana, otros agentes suyos andan exterminando a todo un movimiento político, Marcha Patriótica.  Ya más de un centenar de sus miembros han sido asesinados.  La cuenta va en unos 125.  Todos los meses aumenta.  Están repitiendo lo hecho con la Unión Patriótica, en un país ya  íntegramente paramilitarizado.  No exageraba Hugo Chávez Frías cuando la describió como "la oligarquía más sanguinaria de América Latina", antes de que su contraparte en Colombia se inventara el truco de halagarlo ofreciendo una supuesta amistad, diciéndole que era su"nuevo mejor amigo", con el propósito de silenciarlo.  Esta astucia le funcionó admirablemente.  Ahora la Europa neoconservadora  acaba de paznobelizarlo, buscando legitimar lo ilegitimable.

Los de SINTRAUNAL vieron en el edificio de estilo moderno recientemente construido, tema del mensaje que pongo aquí en primer lugar, algo extravagante y monstruoso parecido a un galeón como el San José (ver nota # 5).  Se ve más bien como una galleta de tipo wafer  y dan ganas de mordisquearlo.  Es cierto que resulta difícil pensar en algo que se le parezca. 

En la parte superior de la hoja de papel dice, entre otras varias cosas, "2 mensajes".  No había sino uno sobre el tema.  ¿Que explicación tiene esta inconsistencia?  ¿Retiró alguien del tablero una segunda parte?  Aquí no se cumple lo de que "nunca segundas partes fueron buenas".  Queda uno con las ganas de leer más. 

Si el próximo año sigo yendo a los eventos culturales de la U.N. estaré atento a los mensajes adicionales de SINTRAUNAL que pueda haber por ahí para ver si se justifica una continuación de esto que sería como unas "Crónicas Sindicales de la Nacho".


Esto sería la proa (que da hacia el sur) del Galeón de Enfermería  …


…  y esto el costado que la marinería llama "babor" (que es lado izquierdo) … 


… y la popa …


… y estribor (lado derecho de la nave).
   




















-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------






Universidad Nacional de Colombia
Juan de Jesús Lozano León
jdlozanol@unal.edu.co

-----------------------------------------------------------------------------
COMUNICADO: EDIFICIO DE ENFERMERÍA
2 mensajes
SINTRAUNAL Subdirectiva Bogotá
sintraunal.bog@gmail.com
Cco: jdlozanol@unal.edu.co
24 de mayo de 2016, 16:25

----------------------------------------------------------------------------

SINDICATO MIXTO DE TRABAJADORES DE LAS UNIVERSIDADES PÚBLICAS NACIONALES
Resolución MINTRABAJO No. 869 del 17 de mayo de 2000
SUBDIRECTIVA BOGOTÁ

----------------------------------------------------------------------------

EL EDIFICIO DE ENFERMERÍA, UNA CONSTRUCCIÓN CON COSTOS DE CLASE MUNDIAL

Escuchando en [el noticiero de televisión] CM& al Rector de la Universidad Nacional Ignacio Mantilla hablando sobre las maravillas alcanzadas en su gobierno y la forma escrupulosa como ha administrado los recursos y su eterna lloradera exigiendo más presupuesto, no nos queda duda sobre el descaro de éste funcionario que, [en] contrario a lo que afirma, ha cohonestado y ha sido actor número uno de la rapiña, el clientelismo y el despilfarro que hoy campea en la Universidad.

Basta recordar que él hace parte de los rectores que desde la llegada de Marco Palacios han venido siendo impuestos por los gobiernos de turno [1], burlando el sentir de la comunidad universitaria, [lo] que de entrada los hace ilegítimos, y [hace de] sus decisiones imposiciones, ya que son simples agentes de la política gubernamental.

Cuando estamos observando la forma leonina en que se aprueba la venta de los más importantes activos de la nación, gracias a la vieja estrategia de hacer inviables e ineficientes las entidades debido a la mala administración de las mismas, no es posible pasar por alto lo que desde hace rato se viene cometiendo con el presupuesto de la Universidad Nacional, lo que incluye, claro está, las últimas obras construídas [,] con las cuales el Rector Mantilla hoy saca pecho en los medios de comunicación.

Recordemos que, desde su llegada a la rectoría, Mantilla se dedicó a poner el sombrero para pedir limosna para supuestamente salvar el campus [2] universitario, resquebrajado gracias al olvido, no sólo del gobierno nacional [actual], sino [también] de las administraciones anteriores.  Sin embargo, todos hemos sido testigos del derroche de recursos en cosas y obras suntuosas que ha dejado en evidencia la indelicadeza de Mantilla y su vicerrector Hernández [en la administración del] presupuesto.  Basta con recordar sus farras en Andrés Carne de Res [3], la compra de vehículos suntuosos, el sillón de plumas [4], vajillas de lujo, los viajes inoficiosos de él y su comitiva, el gasto de casi 5 mil millones de pesos en andenes y el último gastico, el edificio nuevo de Enfermería [5], [y] si bien nos alegra por los profesores, estudiantes y personal administrativo que por fin podrán salir de la trampa mortal en que está convertida la vieja Torre [6], debemos cuestionar sus sobrecostos de construcción que hoy se sabe llegan a casi 100 %.

En efecto, Mantilla en [el noticiero] CM& reconoce que el edificio nuevo de Enfermería tuvo un costo final de algo más de 30 mil millones de pesos, [y] no sólo es cierto, sino que [además] de manera obvia y mal intencionada omite decir que el edificio que tanto esperó la comunidad de Enfermería tenía un costo inicial de 17 mil 298 millones de pesos, según consta en el contrato 064 de 2013, con un tiempo de ejecución de 19 meses, contrato que no sólo no se cumplió, sino que [además]  se fue extendiendo en el tiempo y en costos hasta llegar a la cifra anunciada por Mantilla en la televisión.  Al leer en detalle el contrato se encuentra que todo estuvo calculado para que la obra se desarrollara sin contratiempos y casi se podría decir que en dicho documento quedó todo tan amarrado que era imposible no lograr la meta en tiempos y valor, sin embargo resultó todo lo contrario y hoy tenemos el edificio más costoso de éste país, sobre todo si se tiene en cuenta que aquí no hubo que hacer compra de terreno, de lo contrario el costo [habría] sido mucho más elevado.

De esta manera tenemos que el metro cuadrado del edificio de Enfermería en el contraro inicial de los 17 mil millones habría costado aproximadamente 2 millones 543 mil 823 pesos, lo que ya de por sí es bastante caro, pero con los sobrecostos finales el metro cuadrado de construcción del edificio de Enfermería resultó en 4 millones 705 mil 882 pesos, lo cual es completamente escabroso si se tiene en cuenta que el metro cuadrado más costoso para construir está en La Cabrera, al norte de Bogotá --4 millones 500 mil pesos--, siendo además Enfermería una construcción de aulas y no de vivienda lujosa.  Ahora bien, para nosotros es claro que toda obra debe incurrir en gastos adicionales que no deben superar 15 % o 20 % debido a gastos notariales, permisos de construcción, mano de obra calificada, planos, etc., pero aquí todo estaba cubierto y contabilizado, según consta en el contrato.

Lo que resultó de esta fiesta es que cada aula del edificio de Enfermería terminó costando 3 mil millones de pesos, lo que es completamente inaudito si se tiene en cuenta las necesidades de las demás facultades ya que no contarán con recursos.


NOTAS

1.  Es confusa esa situación para quien no conoce bien como funciona el Consejo Superior Universitario.  En el # 22 (el correspondiente a noviembre) del periódico estudiantil "Contexto" (contexto@unal.edu.co), que encontré en la recepción del edificio viejo de Ingeniería (Edificio Julio Garavito, que es el edificio # 401) el 29 de noviembre al ir a ver a las 2 de la tarde, en su Auditorio Carlos Alberto Barbieri, una serie de cinco videos cortos de estudiantes de la Escuela de Cine y Televisión (un proyecto de la asignatura "Investigación Para Documental" llamado  "Cinco Relatos Peregrinos -- Viaje a las regiones en conflicto: Bojayá, Buenaventura, Calamar, Toribío, Uribe"), hay, en un informe titulado "El fracaso de la autofinanciación en la Universidad Nacional", escrito por Santiago Fonseca Castro, estudiante de Ingeniería Química y Representante Estudiantil de la Facultad de Ingeniería, un pasaje con la palabra "electos" entre comillas que parece insinuar que es una seudoelección y que quien el CSU elige como rector es uno de cierto número de candidatos seleccionados cuidadosamente por el Poder Ejecutivo, tal como sucede con las ternas de candidatos a cierto cargo que se presentan ante el Congreso para ser "elegidos" ahí: "Aparentemente, los rectores 'electos' por el Consejo Superior Universitario (CSU) son los que garantizan a los gobiernos de turno una preocupación presupuestal menos, a cambio de una gran capacidad para generar recursos para funcionar."  (Esto se refiere a las fuentes de autofinanciación que la universidad pública está obligada a rebuscarse, tales como los proyectos de extensión, los cursos de educación continua, las matrículas, las donaciones y los préstamos bancarios.) 

2.  Antes, siendo yo todavía relativamente joven, como en los años 80, todavía no se decía así a los predios universitarios en Colombia.  Es una costumbre tomada de los Estados Unidos, pero se trata, claro, de un término del latín, como en la frase Campus Martius, o "Campo de Marte", el famoso sitio histórico en las afueras de Roma. 

3.  Es un restaurante de los más conocidos de la plutocracia capitalina, ubicado en su reducto actual, el nororiente de Bogotá.  Puede el carnívoro acudir a la calle 82 # 12-21, que es la dirección del Centro Comercial El Retiro.  En sus entresijos hallará el restaurante.

4.  Piensa uno en el plumón de pato eider, lo que en inglés llaman eider down, un producto tradicional de mucho valor comercial en el Primer Mundo que durante siglos han estado usando para rellenar cosas como cobijas y almohadas (¿o ya no?), pero la poltrona del rector, si eso es lo que es, lo que tiene es plumas de las de ganso, según el próximo mensaje de SINTRAUNAL incluído en éste blogo, y además fueron varias sillas y no apenas aquella en la que Mantilla  acomoda blandamente sus posaderas.

5.  Es el edificio # 228 en la numeración de las instalaciones de la Ciudad Universitaria, ubicado frente al de Medicina, y que en el próximo mensaje comparan con sarcasmo con el Galeón San José, la nave hundida por los ingleses a comienzos del siglo XVIII y hallada supuestamente por la Armada Nacional en el 2.015, o en 1.980 por una empresa estadounidense que busca naufragios con carga valiosa y exige la mitad del tesoro (esmeraldas y lingotes y monedas de oro y plata), del que se dice tiene un valor de un mil millones de dólares.  También España alega que le pertenece.

6.  Es una torre de 10 pisos en uno de los costados de lo que los estudiantes llaman "Plaza Che" pero cuyo nombre real es "Plaza Francisco de Paula Santander", el dizque Hombre de las Leyes, un homicida al que Bolívar se le escapó por una ventana de la actual Cancillería en la calle 10 con cra. 5ª., costado sur, frente al Teatro Colón, alertado por Manuelita Sáenz, su compañera sentimental (como se estila decir ahora delicadamente), que vio que se acercaban el matón y sus secuaces con las espadas desenvainadas listos para tasajearlo.  Una losa inscrita puesta bajo la ventana narra el incidente, pero en presuntuoso o discreto latín, como para que el pueblo pueblo no pase y se ponga a reflexionar acerca de la menuda caterva torva que lo malgobierna desde hace dos siglos horribles que están en lo peor, con el país todo, repito, convertido en un solo campo de exterminio de los paramalucos, o si no que lo digan Marcha Patriótica, los llamados "reclamantes de tierras", los defensores de DD.HH. y el "lumpen" hacinado en sitios como la Comuna 13 de Medallo y las localidades de Ciudad Bolívar, Suba, Engativá y Usme en Bacatá y en su municipio aledaño Soacha, donde los pájaros o chulavitas de nuestros días imponen toques de queda desde las 8 de la noche como en cualquier dictadura y matan a quienes se atreven a organizar a la comunidad.  Volviendo a lo otro, creo que la torre fue primero exclusivamente administrativa y que conserva algunas oficinas de ese género.







Ventana por donde huyó Bolívar, y losa inscrita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada