.................................................................

.................................................................

jueves, 22 de diciembre de 2016

El Emperador Hernández de La Nacho

Es el segundo de los mensajes de SINTRAUNAL encontrados inesperadamente (como quedó explicado) hace poco en un tablero de anuncios en uno de los edificios de la sede de la U.N. en la capital.  A esa universidad le dicen "la Nacho". 




  

La poderosa camioneta modelo Prado de la marca japonesa Toyota, con tracción en ambos ejes, o sea, en las cuatro ruedas (tipo 4 x 4, como se acostumbra decir en la industria automotriz), lo que seguramente saca en segundos a los ocupantes de cualquier marisma que puedan haber formado los aguaceros en los muy extensos prados de la Ciudad Blanca o Universitaria, suponiendo que se la esté usando para recorrerlos en paseos de turismo interno (dudoso esto porque si lo vieran en eso podría meterse en problemas graves con el estudiantado más belicoso, algo así como lo que sucedió al Rector Miosés Wasserman, que permaneció un largo rato sitiado en su carro, rodeado por una turbamulta indignada que exigía un diálogo directo e inmediato)




SINDICATO MIXTO DE TRABAJADORES DE LAS UNIVERSIDADES PÚBLICAS NACIONALES

Resolución MINTRABAJO No. 869 del 17 de mayo de 2000
SUBDIRECTIVA BOGOTÁ

----------------------------------------------------------------------------

¡EL VICERRECTOR HERNÁNDEZ ESTRENA CAMIONETA DE CLASE MUNDIAL!

Acostumbrados como estamos a los gastos suntuosos de la administración del Rector Mantilla, algunos de ellos de trascendencia nacional, como el de las sillas de plumas de ganso [1], la farra de Andrés Carne de Res [2], el gasto en armas para los escoltas [y] los enormes gastos en la remodelación de las oficinas de Rectoría, se suman ahora los gastos del señor Vicerrector de la sede Bogotá, Diego [Fernando] Hernández [Losada], los cuales han superado en miles de millones de pesos los de Manti [3], pues la mayoría de ellos se [ha] producido en la contratación de obras civiles como la de los andenes del anillo vial [4], la construcción del edificio de Archivo y Correspondencia y dos obras que merecerán líneas posteriores por los descarados sobrecostos, a saber, el edificio nuevo de Enfermería (el que parece el Galeón San José), que ya supera los 10 mil millones de pesos en sobrecostos [5] y cuya adjudicación está llena de interrogantes debido a los contratistas que son conocidos de vieja data al interior de [6] la Universidad, y por último, la remodelación de lo que Hernández hoy llama "edificio insignia de Ingeniería", tal vez por los descarados gastos de más de 10 mil millones de pesos que fueron invertidos allí; sin embargo estas líneas harán referencia sólo al último capricho del emperadorcito Hernández [7], quien cansado de andar en el carro asignado para servicio de la Vicerrectoría, por estar ya muy usado, decidió invertir unos pesitos en una camioneta "Toyota Prado" para chicanear [8] y no ser visto por sus congéneres burócratas estatales como el pobretón de la Nacional.

Como todo buen burócrata estatal indelicado [al] que le vale un pepino echar mano de los recursos de los colombianos para darse buena vida, el Vicerrector Diego Hernández le echó mano a 184 millones 499 mil 997 pesos del presupuesto de la institución para comprarse una camioneta de clase mundial de esas que deben usar los vicerrectores de su clase y no vicerrectores decentes y austeros de universidades públicas que saben de la escasez de recursos.  ¡No señor!  Aquí éste señor sí sabe para que es la plata, y de la mano de una argumentación torticera y espuria se hizo comprar, y decimos esto pues al leer la documental con la cual se hace la justificación de la cuantiosa inversión [ve uno que] se alega que la camioneta es necesaria por la importancia del personaje y la necesidad de velar por sus seguridad, para lo cual la empresa contratista de vigilancia SERVISIÓN le paga el favor del contrato haciéndole un análisis de riesgo de lo más simpático en el cual dejan claro que el Señor Hernández no tiene ni ha tenido riesgo alguno para su seguridad personal en el ejercicio de su cargo excepto algunas escaramuzas con estudiantes y sindicalistas que se han tomado en algunas oportunidades el Edificio Uriel Gutiérrez [9], y por supuesto la salida en volandas del campus cuando intentó expulsar [a] los trabajadores asambleístas durante el paro del Comité Pro-mejora Salarial.  Como quien dice, el paro no sólo sirvió para subirle el sueldo al inmoral Vecerrector sino que también le sirvió a SERVISIÓN como excusa para cambiarle el carro.  ¡PAN Y PEDAZO para éste sinvergüenza!

Entonces queda claro que en esta Universidad, mientras por un lado se pone el sombrero para pedir limosna para el funcionamiento de la Universidad, por otro Mantilla y Hernández derrochan a manos llenas en sus suntuosos caprichos sin que les importe la crisis y el mal estado de la Institución.

Bueno, ¿y qué hicieron con el carro que deja el Vicerrector?  Se lo asignaron al Jefe de Vigilancia y     Seguridad de la Universidad, Iván Pedraza, para cuidarle la seguridad y para que no le siga doliendo la espaldita por andar en un carro viejo como el que tenía.  ¡¡Jajajaja!!  [¡Comicocontagiosa esa carcajada!]

Lo malo de todo éste asunto no es tanto que estos sinvergüenzas que administran la Universidad derrochen a manos llenas los recursos que les confía el pueblo colombiano para que con ellos se eduquen sus hijos.  ¡No señor!  El problema es el silencio de toda una comunidad que viendo lo que sucede guarde silencio cómplice [10].

Junta Directiva  
SINTRAUNAL, Subdirectiva Bogotá
Bogotá, 05 de abril de 2016
sintraunal.bog@gmail.com

-----------------------------------------------------------------------------

Unidad Camilo Torres --  Calle 44 No. 45-67, Bloque C, Módulo 7, Oficina 803 --  Telefax No. 3165000 [esto es el conmutador de la U.N.], Exts. 20120, 20121
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA
Correo electrónico: sintraunal.bog@gmail.com


NOTAS

1.  Es un asunto que mencionan también en el mensaje anterior, el primero de los tres que se incluye aquí en éste blogo.

2.  Esto también lo dan como ejemplo de relajo desvergonzado en dicho mensaje.

3.  ¿Es esto apócope de "Mantenimiento"?

4.  … y otro de los ejemplos de derroche que aparecen en la lista del mensaje antedicho, que da la cifra de meros 5 mil millones de pesos.

5.  Es la diferencia entre el costo inicial de 17.298 millones y el costo final de 30 mil millones, cifras dadas en el susodicho mensaje anterior, que es realmente posterior a éste en unos dos meses.  Si los trastroqué en lo cronológico fue porque lo del galeón resultaba ser más cómico, o más trágico, según el punto de vista, que lo del carro.  Además podía fotografiar lo primero fácilmente, por todos los costados, pero no habría sabido donde encontrar estacionado lo otro, por lo que hubo que ver si había fotos de eso en la Red.

6.  Esa frase presuntuosa, que hace ya varios años los "académicos" en nuestro mediocre medio (con perdón) tomaron de la sintaxis del francés (à l'intérieur de) creyendo que es lenguaje ultrarrefinado, y pretendiendo con eso disimular su insuficiencia, y que sustituye a la modesta preposición "en", ha pasado lamentablemente a infectar la retórica mayormente robusta, sana, franca, viril, gozosa, jocosa, astuta e irreverente del sindicalismo, tan distinta de la rebuscada, pesada y ridícula de los eruditejos rezagados.

7.  Eso hace recordar el estilo imperioso de un embajador de los Estados Unidos en Colombia, Myles Frechette, de hace unos 20 años, que en un cartel de protesta pegado en los muros de las calles pusieron en un montaje fotográfico en el que la cabeza aparecía adosada a una indumentaria de virrey de los de la Era Colonial.

8. Es un colombianismo que significa "alardear".

9.  Es, si recuerdo bien, uno de los que antiguamente fueron de residencias estudiantiles y está ubicado frente a la entrada del costado occidental de los predios universitarios, un poco más allá de la cerca que los circunda, sobre la carrera 45, que a unas tres cuadras de distancia hacia el sur desemboca en la vía al aeropuerto, en la esquina de la sede de lo que fue Inravisión.



10.  … y esto lo que me hace recordar es lo que oía gritar a coro en las manifestaciones universitarias en otra época: "¡¡¡INDIFERENCIA, [es] COMPLICIDAD!!"  Es indignante, pero uno supone que es por temor ante un régimen homicida con asesinos a sueldo que estudiantes y profesores prefieren no decir nada y dejar que los sindicalistas se defiendan solos y pongan los muertos y los exiliados.  Muy pocos son los valientes.  El riesgo de muerte violenta redujo la proporción de sindicalizados en el país a 4 % de la fuerza laboral en la Era del Darwinismo Social.  Se afirma que no puede haber democracia donde no se permite que haya sindicatos.  En eso estamos ahora casi como en la China continental, donde están prohibidos los sindicatos, las huelgas y las manifestaciones de cualquier género. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada