.................................................................

.................................................................

sábado, 18 de octubre de 2014

Declaración de Autodeterminación de los isleños del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina


                                           Bandera del movimiento independentista

                                          

Basta con leer éste documento, que es un "memorial de agravios", para percatarse de la deslealtad, la crueldad, la duplicidad y el disimulo  que caracterizan al pequeño grupo depredador que tiene a Colombia convertida en un solo campo de exterminio y que siempre ha manejado ese desdichado país como si fuera su propia granja.  Por eso puede esperarse que eventualmente los isleños logren, con la ayuda de organismos internacionales, efectuar un proceso de descolonización, tal como lo han podido hacer tantos otros pueblos originarios luego de la II Guerra Mundial, crear la Republic of Saint Andrew, Providence and Saint Catherine y expulsar a una gente que invadió y envileció su Paraíso en el Mar Caribe, que providencialmente se encuentra fuera del camino de los ciclones, pero todavía no de la garra destructiva de ese pueblo de genocidas. 

Desgraciadamente nada puede esperar la población continental, cuyos agravios la Corte Penal Internacional se niega a escuchar porque, por razones que todo el mundo quisiera poder saber, se restringe a perseguir a gobernantes africanos y balcánicos de los que incurren en los tipos de crímenes que tan caprichosamente investiga y juzga, es decir, hechos de lesa humanidad y crímenes de guerra, como los que se ve en Colombia todos los días.

En la Declaración se hace alusión a los hechos históricos pertinentes, pero someramente, como cuando se explica que "a pesar de nuestra lealtad a Colombia, demostrada históricamente y en muchas formas e instancias, Colombia sistemáticamente desconoce y viola los tratados de 1.822, contrario a su compromiso de protegernos, y la verdadera  intención de Colombia hacia nosotros se hizo evidente con la expedición de la Ley 52 de 1.912, que instituyó una política de colonización, dominación y discriminación contra nosotros con el fin de borrar nuestra identidad cultural, extinguirnos como pueblo, usurpar nuestro territorio". 

Esa " lealtad a Colombia", que nunca fue recíproca, se refiere a que durante la Guerra de la Independencia los isleños enviaron tropas al territorio continental, dirigidas por el General Pétion, favor que sus amos ahora pagan de manera infame con un propósito de exterminio que incluye inundar las islas de población ajena, con lo que se importó todos los males del territorio continental y se las convirtió en una Babilonia como la Ramera del Libro del Apocalipsis. 

Hubo una época idílica en la que todos vivían de lo que daban la tierra y el mar.  No tenían ni necesitaban energía eléctrica y usaban velas y linternas de pilas, ni había carreteras, y se trasladaban a caballo.  Ahora la criminalidad impide andar por las calles tranquilamente. A los impuestos se los utiliza como otro instrumento de genocidio: son tan excesivos que resulta imposible pagarlos y los nativos se ven obligados a vender sus tierras ancestrales y emigrar.  Es infame el tal "impuesto de zarpe", en virtud del cual ya nadie puede atreverse a zarpar en una canoa para ir a traer alguna langosta y unos pocos cangrejitos para la cena sin antes pagar por el privilegio.

Como siempre sucede en esos casos, están los cipayos.  Muchos lugareños venden su alma al Diablo que habita el Palacio de Nariño a cambio de un buen cargo en la Gobernación del Departamento o un puesto político.    

Se hizo correcciones extensas al texto original, principalmente en la puntuación, para hacerlo más legible. 





DECLARACION DE AUTODETERMINACION

San Andrés, Islas, Abril 28 de 2.002


Nosotros, el pueblo indígena Raizal del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, considerando que:

-- somos el pueblo original y, por lo tanto, indígena del Archipiélago, siendo descendientes
de los africanos, puritanos británicos e indígenas isleños y caribeños que primero
colonizaron nuestro territorio en el siglo XVII  y crearon nuestra sociedad, somos un pueblo
particular y específico conformado históricamente a través de mixturas e hibridaciones
étnicas y culturales fruto del proceso de colonización, y por lo tanto nuestros orígenes,
historia, identidad cultural, lengua, tradiciones, costumbres, creencias religiosas,
instituciones propias de gobierno y organizaciones sociales nos diferencian de otros pueblos,

-- nuestro territorio en la actualidad comprende tres islas habitadas --San Andrés,
Providencia y Santa Catalina--, mas su mar territorial, cayos, arrecifes, islotes y bancos,
San Andrés, la isla principal, está ubicada a 180 km. al este de Nicaragua y a 770
km. al oeste noroeste de Cartagena, Colombia, la parte terrestre de nuestro territorio hoy consta de
apenas 46 km2, pero hasta 1.928, cuando Colombia y Nicaragua se lo repartieron, abarcaba además las
Islas Mangles (Corn Islands) y parte de la costa atlántica de Nicaragua, anteriormente las otras porciones
continentales  de nuestro territorio fueron incorporadas a Costa Rica y Panamá, y de hecho en 1.806 el
 Rey  Carlos IV de España definió nuestro territorio como "las islas San Andrés y la porción de la  Costa
de Mosquitia desde el Cabo Gracias a Dios hasta e incluyendo el Río Chagres",

-- durante la época del descubrimiento y la colonización de América por europeos nuestro
territorio fue reclamado o dominado alternativamente por Holanda, Francia, España e
Inglaterra, pero durante la mayor parte de los siglos XVI a XVIII ninguna de dichas
potencias tenía un gobierno constituido aquí, durante tales periodos nuestro territorio,
conocido entonces como la "Provincia de Providencia" o el "Territorio de Providencia" (a la
sazón Providencia se llamaba "Catalina"), gozaba de independencia plena o de hecho (la
última vez que ello ocurrió fue en 1.818, cuando Catalina y San Andrés constituyeron cada una
su propio cabildo independiente,

-- después de 1.818 el Territorio de Providencia sentía necesidad de protección, acaso no
tanto de Inglaterra o España sino de los Estados Unidos de América, potencia en auge con
la mirada puesta en el Caribe, por tales motivos, y sin duda impactadas por la presencia
en las islas de una flota grande al mando del almirante francés Louis Aury al servicio de la
Gran Colombia, en 1.822 los cabildos de Catalina y San Andrés celebraron sendos tratados
con la Gran Colombia, bajo los términos de los tratados la Gran Colombia garantizó
seguridad, autonomía y autogobierno al Territorio de Providencia y nosotros, por nuestra
parte, nos comprometimos a ejercer soberanía sobre el territorio en nombre de la Gran
Colombia, y el coronel francés Jean-Baptiste Fiquaire, negociador de los tratados por la Gran
Colombia, fue nombrado como el primer gobernador del territorio por el General Francisco
Santander, presidente encargado de la Gran Colombia,

-- la vida bajo Colombia a partir de 1.822 ha sido totalmente diferente a lo que nuestros
antepasados imaginaron, a pesar de nuestra lealtad a Colombia, demostrada
históricamente y en muchas formas e instancias, Colombia sistemáticamente desconoce y
viola los tratados de 1.822, contrario a su compromiso de protegernos, y la verdadera 
intención de Colombia hacia nosotros se hizo evidente con la expedición de la Ley 52 de
1.912, que instituyó una política de colonización, dominación y discriminación contra
nosotros con el fin de borrar nuestra identidad cultural, extinguirnos como pueblo, usurpar
nuestro territorio y matar nuestro futuro,

-- de conformidad con el plan expuesto en la Ley 52 de 1.912 el régimen impuesto en
nuestro territorio ha servido para depredar y destruir nuestros recursos naturales y
biodiversidad, impedir la implantación de nuestras propias prioridades de desarrollo, y
ocasionarnos graves perjuicios económicos, sociales y políticos, y las consecuencias funestas
incluyen las siguientes ...

* superpoblamiento (más de 60.000 colonos colombianos y de otros países han invadido a
nuestro territorio, los 25.000 indígenas Raizales hoy somos una minoría desplazada en
nuestro propio territorio, la densidad poblacional de San Andrés, una isla oceánica
muy pequeña, mayor que 3.000 habitantes por km2, supera  ampliamente la capacidad de carga de la
 isla, y el desbordamiento poblacional es una  verdadera calamidad, ocasionando toda suerte de
 problemas económicos, sociales, políticos y ambientales, que empeoran cada día),

* devastación ecológica (San Andrés, la isla mayor, es escenario de los peores daños
ambientales: se extiende la tala de los bosques y manglares que aún quedan, la mitad
de los arrecifes coralinas ya han muerto, decenas de toneladas de basura se
amontonan diariamente en un inmenso e insalubre botadero a cielo abierto, sin
ninguna técnica, o son echados al mar, las aguas residuales frecuentemente inundan
las calles y los superpoblados barrios populares, o se vierten al mar sin ningún
tratamiento previo, o se filtran directamente a la tierra contaminando los acuíferos
subterráneos de los cuales se extrae el agua potable para la isla [según la autoridad
ambiental oficial apenas 1 % del agua subterránea está libre de
contaminación, 30 % está parcialmente contaminado y 69 % está totalmente
contaminado], y los paisajes terrestre y marino se ha estropeado con proliferantes barrios
subnormales y otras edificaciones antiestéticas construidas sin el cumplimiento de los más
elementales requisitos urbanísticos, sanitarios y ambientales),

* dominación cultural (nuestra cultura y lengua han sido virtualmente eliminados del
sistema educativo, los medios de comunicación y las instituciones públicas de las islas,
la mayoría de los profesores, jueces y policías son colombianos que sólo hablan español
y son por lo tanto incapaces de comunicarse con nosotros en nuestra lengua, factores que han
hecho que muchos Raizales pierdan sus derechos, beneficios legales y tierras),

* desbarajustes sociales (nuestro territorio también retrocede en el frente social: la
calidad de la educación y la salud es muy pobre, el desempleo sube vertiginosamente,
sobrepasando 60 %, el crimen, la delincuencia juvenil y la drogadicción se
hallan fuera de todo control y cada día más isleños e isleñas se convierten en
mendigos, prostitutas y traficantes de drogas),

* dominación económica y discriminación (la economía de nuestro archipiélago,
especialmente los sectores turístico y comercial, suplantadores de nuestra tradicional
economía artesanal, está monopolizada por colombianos y otros extranjeros que nos
discriminan --constituimos apenas la décima parte de sus empleados--, y
explotan, devastan y depredan nuestro territorio y recursos naturales), 

* dominación política (las leyes y los actos administrativos que rigen en nuestro territorio
se hacen sin nuestra participación, se nos grava con impuestos y otras cargas sin
nuestro consentimiento, las elecciones son decididas por los colonos colombianos, que
constituyen la gran mayoría de los electores),

*dominación militar (nuestro territorio ha sido ocupado durante los últimos 20 años, por lo
menos, por centenares de unidades de combate de las Fuerzas Militares de Colombia,
quienes junto con la policía secreta (DAS) están aquí para perpetuar el sistema
colonialista, la Policía y los militares promueven la violencia en nuestro pacífico
territorio hostigando, intimidando, provocando, brutalizando y matando a nuestra
gente, y además se rumora insistentemente que están comprometidas con el tráfico de
drogas y el lavado de divisas en nuestras islas),

* desplazamiento territorial (nuestra precaria situación económica nos obliga a vender
nuestras tierras en desmedro de nuestro espacio vital, y los compradores son en general
colonos y otros colombianos, incluyendo altos funcionarios del gobierno, y además la ley
colombiana permite la usurpación de nuestras tierras y otros atropellos a nuestros
derechos territoriales),

* transferencias arbitrarias de soberanía sobre nuestro territorio y recursos naturales (sin
consultarnos y sin respetar nuestro derecho a la autodeterminación las repúblicas
de Nicaragua y Colombia firmaron en 1.928 el Tratado Bárcenas-Esguerra,  
repartiéndose nuestro territorio y separando a nuestra gente, esos dos países de todas
formas siguen disputándose la posesión de nuestro territorio, Colombia ha venido
firmando tratados y convenios con otros países --el más reciente es Honduras--,
cediéndoles porciones de nuestro mar territorial, o concediéndoles privilegios de pesca
en detrimento de nuestros intereses y recursos marinos, a cambio del reconocimiento de
la soberanía colombiana),

-- el Estado colombiano no ha demostrado ni demuestra interés en nuestras necesidades y
aspiraciones como pueblo con una cultura y un carácter diferentes ni se ha desviado de su
intención de asimilarnos plena y totalmente, como lo demuestran las circunstancias de que ...

* la rama ejecutiva invariablemente rechaza o hace caso omiso de nuestras reiteradas
peticiones e intentos para poner fin a las políticas y prácticas opresivas del Estado
contra nosotros, el gobierno se ha negado a atender nuestras demandas para poner
correctivos a nuestros agravios contra el Estado, no ha querido implementar medidas
para proteger nuestra integridad cultural y étnica, territorio y autonomía, y no admite
que son aplicables a nosotros normas internacionales como el Convenio 169 de la
Organización Internacional de Trabajo “Sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países
Independientes”, ratificado por Colombia mediante Ley 21 de 1.991,

*de igual forma el Congreso jamás ha aprobado una ley efectiva que garantice
condiciones mínimas para nuestra supervivencia y desarrollo como pueblo, y

*los componentes varios de la rama judicial de gobierno suelen emitir conceptos
contradictorios respecto de nuestra situación, la Corte Constitucional ha fallado a
veces a favor nuestro, por ejemplo declarando que la superpoblación amenaza nuestra
supervivencia (Sentencia C-530/1.993), que tenemos derecho a determinar nuestro
destino (Sentencia C-086/1.994) o que el Archipiélago es nuestro territorio (Sentencia
C-052/1.999), pero por otro lado recientemente el Consejo de Estado cerró la
puerta a la reducción de la población de nuestro Archipiélago mediante un proceso de
reubicación voluntaria de colonos, con su dictamen de que las personas que obtienen
residencia con base en el Decreto 2762 de 1.991 (es decir, la mayoría de los colonos) no
pueden perder el derecho,

-- semejante sistema de gobierno no puede funcionar en nuestro territorio --obviamente no
funciona en la misma Colombia, donde imperan la injusticia, el racismo, la pobreza, la
ignorancia, la violencia, la corrupción, la violación de los derechos humanos, el conflicto
armado, el crimen y una multitud de similares males económicos, sociales y políticos--, y
mucho menos en pequeñas islas oceánicas como las nuestras con muy limitados recursos
naturales, un ecosistema frágil y un pueblo con una cultura completamente diferente (por
el contrario: el deterioro físico, económico, social, político y ambiental de nuestro territorio
sólo puede seguir empeorando bajo la estructura actual de gobierno,

-- no obstante el fracaso de la estructura político-administrativo implementada en nuestro
territorio, que ha llevado a la ingobernabilidad, las estructuras e instituciones de gobierno
propias del Pueblo Raizal no han sido tenidas en cuenta, y contrariamente, a los Raizales se
nos ha invisibilizado, y no tenemos participación real y decisoria como pueblo en las
estructuras locales del Estado colombiano,

-- es nuestro derecho moral y nuestro deber procurar todas las acciones que se requieran a
fin de garantizar la pervivencia de nuestro pueblo, eliminar la amenaza de extinción que
nos tienen encima, defender nuestra integridad étnica y cultural, recuperar, mantener
posesión sobre nuestro territorio y reivindicar soberanía, reconstruir nuestra sociedad
golpeada y marginada, mejorar nuestras condiciones de vida, diseñar e implementar
nuestro Plan de Vida, afianzar nuestro lugar en el mundo, y asegurar que nuestro territorio
sea más amable para nuestras futuras generaciones,

-- de conformidad con el antes citado Convenio 169 de la OIT y otras normas
internacionales ratificadas por Colombia, tenemos derecho a la autodeterminación, a la
autoidentificación, a la consulta previa y el consentimiento previo respecto de las decisiones
que afecten nuestras vidas, destino y territorio, y también a la territorialidad, al empleo, a la
protección de nuestro medio ambiente, a fijar nuestras propias prioridades para el
desarrollo, entre otros derechos,

-- en el ejercicio de nuestro derecho a la autodeterminación Colombia tiene la obligación
moral y legal de colaborar con nosotros y de proporcionarnos el apoyo y los recursos
requeridos,



por lo tanto nosotros, el pueblo indígena Raizal del archipiélago, invocando la protección de Dios Todopoderoso, mediante la presente resolvemos:

1) reestablecer en nuestras islas nuestro propio sistema de gobierno, como expresión de
nuestro derecho a la autodeterminación, para lo cual se recompondrán y reconstituirán
nuestras estructuras e instituciones propias de gobierno, 

2) crear la Native National Authority (Autoridad Nacional Raizal) como nuestra
primera institución de autonomía y autogobierno (los integrantes de la Autoridad Nacional
Raizal serán elegidos democráticamente por nosotros bajo procedimientos establecidos por
el Archipelago Movement for Ethnic Native Self-Determination, AMEN-SD, en común
acuerdo con la Comisión Consultiva Departamental, CCD, la Independent Farmers
United Association, INFAUNAS, la Ketleenan National Association, KETNA, San Andres
Island Solutions, SAISOL, los Sons of the Soil, SOS, y demás organizaciones Raizales
actualmente existentes, y la Autoridad Nacional Raizal ejecutará las disposiciones de la
presente Declaración, asumirá la plena representación de nosotros el pueblo indígena
Raizal, dirigirá el proceso de nuestro desarrollo y aprobará o vetará todas las decisiones que
afectan nuestra existencia, sociedad y territorio),

3) organizar y realizar dentro de los próximos meses el I Congreso del Pueblo
Indígena Raizal, que tendrá entre sus finalidades fijar las bases para la
implementación de las disposiciones de esta Declaración, especialmente la decisión de
recomponer y reconstruir las instancias y estructuras propias para nuestro autogobierno y
autonomía,

4) crear y establecer un Grupo de Trabajo con los fines, entre otros, de a)
revisar las experiencias de pueblos alrededor del mundo que han logrado autonomía y
autogobierno, tales como los saami del norte de Europa, los cuna y misquitos de
Centroamérica y los inuit de Nunavat (Canadá) y Groenlandia, b) analizar dichas
experiencias a la luz de la situación nuestra y c) estudiar mecanismos y procedimientos
para garantizar propiedad de nuestras tierras y territorio, diseñar estrategias de defensa
territorial y analizar cuál sería la mejor figura jurídica para proteger nuestra territorialidad,

5) encargar al AMEN-SD además para ejercer las funciones y acciones siguientes, que
se llevarán a cabo conjuntamente con las actualmente existentes organizaciones del pueblo
indígena Raizal, es decir ...  

* constituir la Autoridad Nacional Raizal y preparar la elección de sus integrantes,
* organizar y llevar a cabo el I Congreso del Pueblo Indígena Raizal,
* constituir el Grupo de Trabajo materia del punto anterior,
*sentar bases para el establecimiento de nuestra autonomía y autogobierno, y
*mientras se establezca la Autoridad Nacional Raizal, implementar las disposiciones de
la presente Declaración, representar plenamente a nosotros el pueblo indígena Raizal
ante todas las instancias, dirigir el proceso de nuestro desarrollo, y aprobar o vetar
toda decisión que pueda afectar nuestra existencia, sociedad o territorio,

6) reafirmar nuestra plena soberanía sobre nuestro territorio,

7), solicitar a la Corte Internacional de Justicia que a) nos conceda el derecho, a
través de la Autoridad Nacional Raizal, de intervenir, como parte interesada y la más
directamente afectada, en la demanda que Nicaragua instauró el 6 de Diciembre de 2.002
contra Colombia dentro de la disputa que libran esos dos países por la soberanía sobre
nuestro territorio, b) permita que intervengamos, independientemente tanto de 
Nicaragua como de Colombia y c) declare que los derechos que nos corresponden,
particularmente nuestro derecho a la soberanía sobre nuestro territorio y nuestro derecho a
la autodeterminación, tengan la mayor preponderancia en todas las decisiones de la Corte
respecto del caso,

8) ratificar al creole, uno de los más caracterizados componentes de nuestra identidad
cultural, como la primera lengua del Archipiélago,

9) crear, instituir y establecer nuestros propios símbolos nacionales, incluyendo días
festivos, una bandera, y un himno nacional, y así mismo, dar un nombre singular y propio a
nuestro territorio insular, e igualmente a nuestro pueblo y lengua, y además restaurar los
nombres tradicionales de nuestros cayos, centros urbanos, barrios, sectores, vías urbanas y
rurales y demás lugares públicos que han sido cambiados, y

10) proponer que el gobierno de Colombia y la Autoridad Nacional Raizal negocien un
nuevo tratado con los siguientes objetivos, entre otros:

* reducción de la densidad poblacional del archipiélago, especialmente San Andrés,
mediante un proceso de reubicación de residentes no Raizales (colonos),
* un programa de saneamiento de nuestro territorio, mediante el cual se comprarían
tierras y mejoras de los colonos,
* condiciones para el ejercicio pleno de nuestro derecho a la autonomía y el autogobierno, y
también a la consulta previa y el consentimiento previo en todas las decisiones que afectan
a nosotros o nuestro territorio, incluyendo los tratados o convenios celebrados con otros países,
*reglamentación de la defensa militar de nuestras islas y el manejo de nuestros asuntos exteriores,
*asignación de los recursos financieros requeridos para la realización de los anteriores objetivos, y
* pago de reparaciones a nosotros por el enorme daño económico, social, político y ambiental que Colombia ha venido haciendo contra nosotros y nuestro territorio por más de 75 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada