.................................................................

.................................................................

sábado, 19 de enero de 2013

La definición de la voluntad general


[Es el ensayo complementario de la discusión anterior, donde lo anticipé.  Se lo incluye aquí porque ayuda a esclarecer varios de los asuntos de la discusión, como el concepto "negativo" de la libertad y la diferencia entre amour de soi  y amour-propre.  Resulta inesperado que hacia el final haya una aproximación al concepto del "derecho de rebelión", sin que sea mencionado explícitamente, sino meramente insinuado.

Fue un texto hallado hace varios meses al investigar en la Red acerca de la idea de que "el ser humano es lo que la sociedad hace de él", vista en alguna parte hace años, y de la que creía recordar era de un precursor del socialismo, pero la frase trunca man is what society makes [him] llevó directamente a éste ensayo, donde el autor dice que es un "principio general" que impresionó mucho a Rousseau pero no dice nada acerca de su origen.  

Pertenece a una serie de ensayos titulada The Walter Clinton Jackson Essays in the Social Sciences que publicó por primera vez en 1942 la Universidad de Carolina del Norte, y el autor fue un  profesor de filosofía suyo llamado John A. Clark.

 

Es uno de los libros que Google ofrece en facsímil parcialmente, con el texto completo de ese y algún otro de los ensayos, lo que obligaría a digitar íntegramente la versión original (22 páginas) si se la quisiera incluir aquí para la comodidad del lector.  Además es texto "protegido" que no se deja guardar excepto recurriendo a cierto trucos que permiten "seleccionar" página por página para luego "copiar y pegar", un procedimiento que resultó ser muy lento y laborioso.  La versión en inglés será puesta aquí únicamente si alguien lo solicita.]     

 


 

 

                                                                                - 1 -

 

Desde el desastre social de los eventos al final de la I Guerra Mundial los estadounidenses se han desilusionado mucho con respecto a la frase "hacer que el mundo sea seguro para la democracia".  La consecuencia ha sido que ese concepto  lo ha sido sustituído el de  "libertad" como aquel que debe orientar actualmente nuestro propósito en el ámbito de los asuntos internacionales, y más concretamente, el de ciertas libertades especiales que se deberá establecer "en todo el mundo".  Desde el punto de vista de la búsqueda de una filosofía adecuada para nuestra existencia como nación es indudable que resulta muy deseable desilusionarse con la suficiencia de nuestros puntos de vista y nuestras ideas dirigentes de hace dos o tres decenios, pero es dudoso que nuestro propósito se haga más claro sustituyendo la democracia por la libertad como lema, y no es un asunto de poca importancia.  ¿Acaso no debemos preguntarnos con que fin estamos esforzándonos y luchando actualmente en el escenario nacional y en el internacional?  George Santayana ha definido al fanático como "quien aumenta sus esfuerzos habiendo olvidado sus objetivos".  En estos momentos, entre las naciones de todo el mundo los Estados Unidos tienen la responsabilidad especial de no incurrir en el fanaticismo.

Seguramente el concepto de la libertad es y debe continuar siendo uno de los cimientos de la civilización, pero debemos tener presente que por sí mismo no sostendrá toda la estructura.  Este hecho se hace más evidente cuando recordamos el significado práctico que han tomado los ideales de la libertad en el decurso de la historia reciente.  Es algo común señalar que los seres humanos, al recurrir a tales ideales, les han dado repetidamente un significado negativo.  La libertad ha significado estar libre de el dominio de la sociedad por parte de la aristocracia feudal, o de el poder de la realeza, o de la persecución religiosa, o de el control gubernamental burocrático.  Estar libre del temor y de la necesidad son exigencias características de la época actual.  Tales conceptos pueden indicarnos contra que esforzarnos, o incluso contra que luchar, y si la intención es establecer esos "estares libre de" como "libertades" entonces, con fundamento en la idea de la libertad, sabemos algo acerca de aquello a lo que debemos aspirar, pero tiende a predominar el significado negativo del ideal, y la manifestación concreta de la libertad que representa para cualquier individuo o cualquier grupo una rebelión contra los controles externos que se considera como fastidiosos en determinado momento tiende a ser el significado exclusivo del concepto para la parte involucrada en ese momento.  Desaparecen la libertad y las distintas modalidades de la misma en un programa positivo del ordenamiento social.  En realidad la libertad, una y otra vez, se convierte en una consigna de la responsabilidad individual o de la defensa de intereses particulares establecidos de uno u otro género que desafiaría a la crítica pública.  De poco sirve que unos cuantos eruditos, y filósofos del ámbito público, nos adviertan constantemente acerca de eso, si se muestran indecisos en el momento de someter a examen la popularidad del concepto mismo de la libertad, y si no señalan en que medida (si su reconocimiento de las implicaciones de la responsabilidad en cada manifestación concreta de la libertad pudiera realmente lograr resultados prácticos en la sociedad) el lema de la libertad dejaría de hacer el género de exhortación pública que hace actualmente.

En las democracias actuales necesitamos sobre todo un concepto positivo del ordenamiento constructivo de la vida que debemos esforzarnos por lograr, haciendo los sacrificios personales que seguramente se nos exigirá que hagamos.  Al ser convocados para luchar queremos saber, no tanto contra que luchamos, sino sino más bien aquello por lo que luchamos, y estar seguros de que no resultará que, de hecho, habíamos estado luchando para perpetuar la irresponsabilidad, y en ese sentido la libertad, de ciertos intereses en nuestro ordenamiento social contmporáneo.  La consigna de la libertad es inherentemente muy inadecuada para definir con claridad nuestro propósito en éste asunto.  Cuando en nuestros momentos más lúcidos buscamos, no tanto un estandarte para nuestros entusiasmos, aunque estos sean importantes cuando son despertados sabiamente, sino más bien una guía discernidora y un criterio para nuestras políticas públicas, necesitamos encontrar una concepción inclusiva del ordenamiento social responsable en la que los conceptos acerca de la libertad, y de sus diversas  manifestaciones concretas, encuentren su lugar indispensable, y hablando francamente, al cual estén sujetos.

Dicha concepción es la del gobierno autónomo del pueblo, o de la soberanía popular, o del gobierno según la voluntad general del pueblo.  El propósito de esta disertación es volver a examinar la idea de la soberanía de la voluntad general como algo fundamental en la comprensión del programa práctico y las políticas públicas de las naciones democráticas y amantes de la libertad en momentos en que se encuntran otra vez en la hora de las decisiones en el tumultuoso mundo moderno.

 

 

 

                                                                             - 2 -           

 

Resulta interesante descubrir leyendo estudios biográficos recientes que no fue espontáneamente, sino luego de reflexiones prácticas prolongadas sobre el significado esencial del gobierno democrático, como Abraham Lincoln logró por fin concebir satisfactoriamente la expresión "el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo".  Probablemente el defensor y estudiante más importante de lo que es esencialmente esa misma concepción, entre los teóricos de la política más sistemáticos, fue Jean-Jacque Rousseau.  Según Rousseau el pueblo se gobierna a sí mismo cuando su voluntad general rige el Estado, del cual, y sólo entonces, son verdaderos ciudadanos, y éste estado de cosas determina la forma de la república ideal.  Existen, nos dice, mil maneras de reunir a los seres humanos, pero apenas una de unirlos, que es la autoridad de la "voluntad general".  El gran pensador francés [en realidad era suizo, oriundo de Ginebra] consagró los mejores esfuerzos de su pensamiento, a lo largo de casi toda la extensión de su trayectoria de escritor, a dilucidar la naturaleza de ese "vínculo social".  Fue uno de sus primeros temas, y uno de los últimos.  Se negó obstinadamente a caer en evasiones fáciles, o aceptar como definitivas las soluciones cómodas de los muchos problemas que encontró relacionados con el asunto en todos sus aspectos, hasta que muchos de sus contemporáneos sobresalientes, como Diderot, perdieron la paciencia y reaccionaron con desagrado ante su pensamiento tortuoso.  Es principalmente como consecuencia de ese hecho que podemos seguir mejor, en las reflexiones de Rousseau, el rastro de algunos de los varios senderos de razonamiento relacionados con muchos problemas sociales perennes y la búsqueda de sus soluciones, razonamientos que se unen para formar una concepción madura y significativa del gobierno del pueblo.

Evidentemente debe recordarse que la expresión "voluntad general" no fue inventada por Rousseau, ni habría podido él afirmar que hubiera agotado el proceso del desarrollo de sus significados.  Como ha señalado recientemente el Profesor Hendel, y lo han hecho otros antes que él, se puede hallar los prototipos de las concepciones afines a esa en ciertos momentos del pensamiento de Platón y Aristóteles.  Aparecen sugeridas en los procedimientos de la República Romana temprana y las opiniones de los abogados estóicos de los días gloriosos del Imperio Romano, y es claro que la idea de Montesquieu del "espíritu de las leyes" está relacionada con la de la voluntad general.  Aparentemente Rousseau tomó la frase de Pufendorf, pero Diderot era quien más la estaba difundiendo entre los intelectuales europeos antes de que Rousseau comenzara a hacerlo.  Más adelante los filósofos idealistas [vs. materialistas] alemanes, y luego los ingleses, adoptaron el concepto.  Entre los sicólogos fue Wundt quien más se esforzó por otorgarle una función destacada.  Podría decirse que la expresión "voluntad general" actualmente ha perdido popularidad, por las asociaciones metafísicas más o menos desprovistas de pertinencia que ahora se le tiende a adosar, con el resultado de que se presenta algún riesgo de perder de vista la contribución principal de Rousseau a la filosofía social, mientras que su nombre es recordado, pero de manera muy incompleta e inadecuada, fundamentalmente por haber sido él el origen del movimiento romántico en el pensamiento europeo, pero no se intentará aquí agregar más a ésta exposición somera de la historia del concepto que habremos de estudiar.  Aproximémosnos a él muy sencillamente en el contexto de ciertos temas fundamentales y persistentes que orientaron en todo momento el pensamiento de Rousseau y de los que tal vez pueda verse surgir una definición del verdadero significado del concepto de la voluntad general que sirva de guía.

Primero que todo es necesario examinar un antiguo concepto que utilizó Rousseau, que es el de la "bondad natural" del ser humano.

Observando la civilización europea de la época el joven Rousseau quedó impresionado por su artificialidad vacua, su hipocresía y su brutalidad e injusticia disimuladas por el lujo ostentoso, todo lo cual lo había hecho sufrir de varias maneras siendo un joven sensible, afectuoso y despreocupado, y lo que le dio su reputación literaria temprana fueron, claro, los elocuentes y bastante desordenados Discursos, en los que reveló esos males para deleite, pero no la preocupación, de la sociedad intelectual refinada en la que se albergaba.  Ahí, indudablemente, no habría tenido tanto éxito si no hubiera expresado lo que tenía que decir en un contexto que resultaba familiar en esos momentos.  Se nos da una descripción del ser humano "en un estado de naturaleza", feliz y bondadoso, y luego se nos narra la historia de como, con el desarrollo de la civilización y la complejidad creciente de las relaciones humanas, la bondad humana sencilla se corrompe y se hace miserable, pero es importante recordar que Rousseau siempre considera explícitamente que éste género de relato es principalmente ficticio.  No afirma que haya habido una época en la que el ser humano hubiera existido en la pureza del"estado de naturaleza" sino que dice que no tiene conocimientos suficientes como para poder esclarecer tales cuestiones históricas y antropológicas.  La figura literaria que consiste en decir que el ser humano existió en ese estado es una manera muy pintoresca y dramática de presentar una idea que queda sólo imperfectamente expresada en la misma.  La verdadera idea de la bondad natural humana involucrada es más bien la del maestro predilecto de Rousseau, que era Platón, para quien dicha bondad no se origina en algún momento en el curso de la historia sino que es fundamental desde el punto de vista de los motivos de la conducta humana, pero Rousseau sí recurre constantemente a dicho concepto, tanto en sus escritos tardíos como en los tempranos, de tal manera que podemos decir con certeza que era una convicción orientadora básica subyacente en todo su pensamiento.  En lo esencial el ser humano desea y dispone aquello que es bueno, y, recíprocamente, lo bueno es lo que dispone y desea, excepto cuando sus propósitos de alguna manera se extravían, y por consiguiente la educación, debidamente orientada, es un proceso en el que se libera, etapa por etapa, la bondad latente en la mente y el corazón del individuo (como vemos leyendo Emilio, su obra tardía), y se presenta de manera madura el problema del ordenamiento civil como el descubrimiento de "una norma de administración segura y legítima, siendo los seres humanos lo que son, y leyes tal como pueden existir".

En las reseñas críticas de El contrato social, que es la manifestación más importante del pensamiento político de Rousseau, con frecuencia se señala el lugar fundamental que ocupa el pasaje en el que se establece el contraste entre el "estado civil" ideal del ser humano y las cosas denominadas "naturales" (como, por ejemplo, la libertad natural y los derechos naturales del ser humano), para desventaja evidente de lo segundo, y casi se puede hacer ver que en ese tratado tardío del otrora apóstol de la naturaleza ha abandonado íntegramente su fe de otros tiempos, y por lo menos resulta claro, luego de un estudio amplio de sus obras, lo siguiente: que el escritor en proceso de maduración se hizo progresivamente más consciente de sus profundas divergencias con respecto a las opiniones de muchos pensadores contemporáneos o cuasi contemporáneos que habían usado el concepto de lo natural como, de una u otra manera, una guía hacia lo ideal.  Es particularmente cierto que a lo largo de todo el texto de El contrato social topamos con críticas vehementes de los conceptos de la "justicia natural" y el "derecho natural".  Habiendo reflexionado acerca de lo que Grocio, Hobbes y otros dicen sobre éste asunto, Rousseau se volvió cada vez más en contra de de sus estilos básicos de pensamiento, pero estos sí suministraron el escenario, y buena parte del significado actual, de los términos que utilizó no muy cuidadosamente en sus Discursos tempranos, pero yo sostengo que en todo esto no se encuentra una justificación para suponer que el principio fundamental de "la bondad esencial de los motivos humanos" ha perdido o cambiado sustancialmente su posición en la mente del autor, porque sí persiste claramente en la magnum opus, Emilio, donde se incluye el esquema de la doctrina de El contrato social como parte indispensable.

Queda así expuesto el primer tema orientador fundamental en el pensamiento de Rousseau, con el que combinó un segundo tema, no menos importante para nuestra comprensión del significado de sus concepciones políticas, y se refiere al hecho de que se sintió profundamente conmovido, por el principio de que el ser humano es aquello que la sociedad hace de él.

Se señala la veracidad de esta afirmación general de dos maneras básicas.  En primer lugar está la influencia corruptora de la civilización, y de "el desarrollo de las artes y las ciencias" [frase tomada de la pregunta del concurso literario que ganó respondiéndola con su primer "discurso"], en el ser humano.  Rousseau frecuentemente vuelve a narrar éste asunto, de maneras diversas, avanzando muy metódicamente hacia la siguiente interpretación básica de la cuestión.  Debido a su dependencia creciente con respecto a las manifestaciones no confiables, con frecuencia desprovistas de compasión, injustas y brutales de la vida social que lo rodea, se hace que el ser humano tema por su vida, y es puesto tan a la defensiva que su amour de soi natural, o autoestima, que puede fácilmente llegar a incorporar la benevolencia, el respeto y el amor hacia los demás, es sustituido por el amour-propre, o egoísmo, que busca obtener el dominio sobre otros, valora la virtud aparente más bien que cualquier manifestación de la virtud misma y está desprovisto de la verdadera benevolencia en la que se encuentran ocultas todas las virtudes auténticas.  Es así como, según la frase célebre [de Rousseau], "los seres humanos nacen libres, pero en todas partes se los encuentra encadenados", pero hay otra manera en que la sociedad puede hacer de los seres humanos lo que son, dando forma a su amour de soi prístino y madurándolo.  Las relaciones sociales pueden desarrollar la benevolencia propia, ampliar la comprensión y dar salida y un significado práctico al sentido de la justicia, y leemos esto:  "Podemos, más allá de todo esto, agregar a lo que el ser humano adquirió en el estado civil la libertad moral, que es lo único que lo hace realmente amo de sí mismo, ya que el mero impulso de los apetitos es esclavitud, mientras que la obediencia hacia una ley que establecemos nosotros mismos es libertad." El sendero hacia la posibilidad de un desarrollo de éste razonamiento constructivo puede parecer inicialmente meramente negativo.  [Aquí también, como cuando se habló de la libertad de tipo "negativo", éste atributo no significa "indeseable" sino que denota una situación en la que se limita uno a plantear el rechazo de algo preexistente en vez de proponer algo nuevo.]  Se nos dice que cuando el temor ante los seres humanos y sus instituciones no interviene para provocar el surgimiento de un egoísmo estrecho, agresivo y presuntuoso, y en ausencia de tales influencias, se permite que las experiencias de maduración del individuo le lleguen una por una, en el orden debido, entonces surgirán en él progresivamente cualidades sociales excelsas, como una flor que se despliega al salir del capullo, pero en última instancia la vida en sociedad no es vista más necesaria para esto que para la alternativa, que es la corrupción de la naturaleza humana,  La familia, la comunidad aldeana sencilla, el Estado bien formado o "república" verdadera y el "contrato social" o acto voluntario en virtud del cual el individuo, como reconocimiento de sus relaciones con las distintas agrupaciones de las que forma parte, acepta sus obligaciones ante la sociedad, y sí, incluso, a su debido tiempo, y para el desarrollo del "buen gusto", un acercamiento a los refinamientos de "las artes y las ciencias", todo esto representa condiciones elaboradoras del carácter sin las cuales la naturaleza humana permanecería como un asunto de mero impulso cambiante, y algo que realmente resultaría ser escasamente humano.

Entonces así, de una u otra manera, la sociedad en buena medida hace al ser humano.  Hace al esclavo "por naturaleza" un esclavo, y al ser humano libre le da su libertad.  En esta segunda convicción perdurable y orientadora subyacente al pensamiento de Rousseau topamos con una de sus contribuciones más originales.  En años muy recientes una opinión similar se ha convertido en la propiedad compartida de la mayoría de la gente reflexiva.  La sicología, la sicoterapia, la sociología y la economía están entre las disciplinas científicas que han ayudado a verificar la forma general, y en muchos casos también los contenidos detallados, de la perspicacia de Rousseau, pero con mucha frecuencia se pierde de vista convenientemente, o esa perspicacia o algunas de sus implicaciones, en la discusión de los problemas sociales.  Para entender a Rousseau debemos hacer un pequeño esfuerzo por reconocer lo persistente y tenazmente que su mente se aferraba a esa convicción.

Debemos incluir, entonces, entre las ideas y convicciones orientadoras que predominaban en el acercamiento de Rousseau al concepto del gobierno autónomo, estas dos: la idea de la bondad esencial de la naturaleza humana en lo relacionado con sus motivos y el concepto de la influencia formadora de la sociedad que en todas partes determina las manifestaciones concretas de la naturaleza humana que vemos en nuestro contorno.  El concepto de la voluntad general puede ser, y creo que con frecuencia ha sido, mal entendida cuando no se la considera como una consecuencia y un desarrollo adicional del significado de esos principios básicos.  Debemos estar preparados para ver que para Rousseau el verdadero "vínculo social", que es la voluntad general, rige la sociedad cuando los motivos inherentemente buenos de sus miembros logran manifestarse conjuntamente de tal manera que establecen y conservan el género de condiciones sociales indispensables para que dichos motivos puedan pasar por un proceso de maduración adecuado en vez de ser frustrados y corrompidos.  Ahora tenemos que ver significa eso, más concretamente, en relación con las formas de asociación y de gobierno.

 

                                                                     

                                                                        -  3  -             

                                                                

Cierta figura literaria que aparece en Un discurso sobre la economía política, aunque es más pintoresca que precisa, tiene su valor.  Rousseau escribe:

 

Al Estado, tomado individualmente, se lo puede considerar como un organismo vivo, parecido al del ser humano.  El poder soberano representa la cabeza, las leyes y costumbres son el cerebro, la fuente de los nervios y la sede del entendimiento, la voluntad y los sentidos, cuyos jueces y magistrados son los órganos, el comercio, la industria y la agricultura son la boca y el estómago que preparan la subsistencia cotidiana, los impuestos son la sangre, que una economía prudente, al desempeñar la función del corazón, hace que distribuya por todo el organismo el alimento y la vida, los ciudadanos son el tronco y los miembros, que hacen que la máquina viva, se mueva y trabaje, y ninguna parte de esta máquina puede ser dañada sin que se transmita instantaneamente al cerebro la sensación de dolor, si el animal está sano.

La vida de ambos organismos es el yo del que participa todo el conjunto, la sensibilidad recíproca y las relaciones internas entre todas las partes.  Cuando cesa esta comunicación, cuando desaparece la unidad formal y las partes adyacentes se relacionan entre sí únicamente por yuxtaposición, el ser humano está muerto o el Estado se disuelve.

Por consiguiente el Estado es también un ser moral con una voluntad, y esta voluntad general, que tiende siempre a la conservación y el bienestar del todo y de cada una de las partes, es la fuente  de las leyes (…).

 

Todo eso lo llama Rousseau "una comparación muy tosca, y en algunos aspectos imprecisa", pero es sugestiva, y corrige cualquier tendencia nuestra a tomar una o dos de las afirmaciones posteriores, más ciudadosas, de Rousseau, sobre el mismo tema, y suponer que sólo ellas pueden explicar adecuadamente la naturaleza de la voluntad general desarrollada de cualquier agrupación, ya que aquí se señala claramente la dependencia de dicha voluntad con respecto a la totalidad de la organización y del funcionamiento coordinado de la agrupación, considerándola en todos sus aspectos.  También es importante notar que en la misma página donde estáel pasaje citado se afirma que "toda sociedad políticamente organizada está compuesta por otras sociedades más pequeñas de distintos tipos, cada una de las cuales tiene sus intereses y sus normas de conducta", y que de cada una de ellas debe decirse que tiene una voluntad general propia.  Entonces no sólo las formas de organización características de los estados políticos pueden originar una "voluntad general".  Habrá la ocasión de referirse a éste asunto luego.

La descripción de nuestro tema que aparece en esa obra temprana permaneció vaga.  Su aclaración fue  efectuada, varios años después, con arreglo al concepto del " contrato social".

Es un estudio muy fascinante observar como Rousseau manipula ese concepto para darle una significado fundamental radicalmente diferente al que tenía en el pensamiento de los hombres de los que se tomó, es decir, principalmente de Grocio, Pufendorf, Hobbes y Locke.  Hagamos un resumen aquí diciendo que, en pocas palabras, el resultado es que en la base de la sociedad civil está un acuerdo entre individuos como si todos hubieran dicho esto mismo:  "Cada uno de nosotros pone a su persona y a todo su capacidad colectivamente  bajo la dirección suprema de la voluntad general, y en nuestra condición corporativa recibimos a cada miembro como una parte indivisible del todo."  Eso implica "la alienación total de cada asociado, junto con todos sus derechos, en beneficio de toda la comunidad".  El individuo entonces recibe de la comunidad los derechos que esta haya podido determinar como los que todos deberán compartir igualmente.  El resultado, habiéndose hecho eso, es la voluntad general plenamente desarrollada de la sociedad respectiva, y sus contenidos, u "objeto", son la ley y el sistema de justicia actual de la colectividad.

No se considera el "contrato" descrito de esa manera como un evento histórico.  Es un acuerdo entre los miembros de una comunidad, tácito o explícito, al que llegan gradualmente por haber nacido en una misma tierra con sus tradiciones comunes, y por una compensión recíproca creciente.  Al mismo tiempo el acuerdo, y su resultado, que es la voluntad de tender hacia un bien común, no es un mero ideal sino la realidad de una convergencia de voluntades mutuamente reconocida, y de ajustes de cada uno con respecto a los demás.  Evidentemente debe esperarse que no constituye sino apenas una parte, y pequeña, de la voluntad de cada miembro de la comunidad, y por eso, si ha de asegurarse el acatamiento del individuo, en sus acciones, a los dictados de la voluntad general, es necesario instituir poderes gubernamentales que puedan obligarlo a acatarlos, pero esto significa un acatamiento a una parte (y Rousseau diría que la parte "libre") de la propia voluntad del individuo, y así topamos con la paradoja célebre de que ante la voluntad general y su sistema de gobierno el individuo puede ser libre  y debe ser "forzado a ser libre". 

Hay ambigüedades en ésta descripción somera del asunto.  Debemos estudiar a Rousseau más detenidamente, y particularmente en lo concerniente a su afirmación adicional de que la voluntad general de una comunidad debe "tanto provenir de todos como ser aplicable a todos", o, tal como se expresa la proposición en otras palabras, la voluntad general debe ser "general tanto en su objeto como en su esencia".  Con respecto a esos dos aspectos, algunas veces se ha tomado como el requisito más fundamental la estipulación de que la voluntad general debe ser "general en su objeto", con la consecuencia de que se falsifica notoriamente, creo, toda la substancia del pensamiento de Rousseau y se la orienta hacia un género de racionalismo kantiano que muy poco concuerda con el sentido general de sus otros escritos y del que puede verse, como intentaré demostrar, que definitivamente no pertenece a Rousseau.

"Toda acción auténtica de la voluntad general," dice Rousseau, "vincula o favorece a todos los ciudadanos igualmente."  Esto no implica que no pueda establecerse poderes especiales que solamente algunas personas pueden ostentar y ejercer legítimamente.   Por ejemplo, debe haber magistrados a quienes se otorgue poderes especiales para hacer cumplir las leyes que definen y protegen cualquier sistema de derechos, y que deberá haber tales poderes especiales exclusivamente para una categoría restringida de individuos está entre lo que puede determinar la voluntad general, pero no puede señalar concretamente que individuos deberán tener dichos derechos.   Debe restringirse a tomar decisiones del siguiente tenor: que habrá una clase (igualmente accesible a todos, en lo que concierne a la voluntad general) cuyos miembros, sean quienes sean, tendrán derechos especiales  de un tipo determinado.  Ese es el sentido en el que todas las decisiones de la voluntad general deben "ser aplicables a todos", y su "objeto debe ser general" y consistir en la elaboración de un sistema de "convencionalismos generales".  Aquí sí parece haber un parecido superficial con con la concepción kantiana de la ley moral, pero nótese la razón que da Rousseau para justificar su opinión.  Consiste en que, si no fuera el objeto de la voluntad general de carácter general en el sentido señalado, entonces esa  voluntad general no "provendría de todos".  Más bien, al favorecer a ciertos individuos especiales, sus dictados obtendrían recíprocamente la lealtad únicamente de esos individuos, y no la de todos los demás, pero cuando una decisión es aplicable a todos igualmente cada uno tendrá el mismo interés en la misma, y todos pueden determinarla sabia y colectivamente.

Ese razonamiento es susceptible de crítica desde el aspecto lógico, y en la práctica ha resultado igualmente insostenible la norma política a la que condujo a Rousseau: la separación tajante de las ramas legislativa y ejecutiva del poder público.  Regresaremos a ese tema muy brevemente al cabo de un momento, pero nótese ahora el asunto fundamentalmente más importante, que es la forma en que el asunto es presentado.  De esto se puede aprender dos cosas.

En primer lugar, el asunto de que la voluntad general debe provenir de todos es tomado claramente como más fundamental que el de que debe ser aplicable a todos.  Ciertamente la voluntad general no es idéntica, necesariamente, a lo que pueda ser conjuntamente en un momento determinado la "voluntad de todos".  Con respecto a esto, que está implícito, definitivamente, en lo que se acaba de decir, Rousseau es enteramente explícito  reiteradamente.  Un demagogo puede engañar a la gente, nos dice, mientras favorezca ampliamente algo que no sea para el bien común, un tirano puede aterrarla para obligarla a participar en algún tipo de unidad de propósito, o una facción dentro del Estado puede hacer que prevalezca su propia voluntad, pero en tales casos "la voluntad de todos" no es la voluntad general.   Es la importancia que da Rousseau a tales cuestiones lo que ha llevado a la creencia de que la "generalidad del objeto", más bien que la de la "esencia" , u origen, es realmente, para él, el rasgo definidor de la voluntad general, pero en el razonamiento que tenemos ante nosotros la proposición de que la voluntad general debe ser general en su origen es tomada claramente como la suposición inicial o premisa, de lo que puede derivarse, como conclusión dependiente, la proposición de que el objeto de la voluntad general debe ser, en cierto sentido, de carácter general.  Entonces cuando "la voluntad de todos" no es su voluntad general debe de ser porque no proviene de todos de la manera adecuada, es decir, es una condición totalmente necesaria, pero no suficiente, para la existencia de la voluntad general que debe provenir de todos.

De ese asunto podemos pasar directamente a otro.  En el razonamiento que acabamos de rastrear hay un indicio del sentido en que la voluntad general de una agrupación proviene de todos sus miembros.  A la voluntad general, y al sistema de justicia y del bien común que determina, se los representa como ventajosos para todos ya que cada uno ve claramente donde se halla su propia ventaja.

La falacia del razonamiento afecta únicamente la universalidad de la conclusión de que el objeto de la voluntad general debe ser general, porque es perfectamente posible que todos puedan, conjuntamente, y muy astutamente, ver una ventaja personal en alguna decisión totalmente particular.  De hecho Rousseau lo reconoce, y en varios lugares, como por ejemplo cuando afirma que el pueblo puede decidir sabiamente que, para poder manejar el Estado una emergencia, deberá implantarse la dictadura de determinado individuo, con la anuencia general, por un período de tiempo estipulado.  [Ese es justamente el origen de la figura del "dictador": cuando la República Romana, en sus inicios, se veía frente a un enemigo externo, se nombraba a un "dictador" porque se consideraba que en esos casos el mando militar debía estar en manos de una sola persona.  De lo contrario las discusiones sobre que hacer podían hacer perder el tiempo y dar al enemigo la oportunidad de atacar.]  Por ende no es posible deducir una "generalidad" en su objeto que no admite excepciones partiendo del requisito de que la voluntad general debe ser general en su "esencia" y origen.  Más bien, debe verse la restricción general de la función del Estado organizado en lo político a la formulación y la protección de "convencionalismos generales" como una consecuencia necesaria únicamente si se hace intervenir otros factores, tales como el peligro constante de la corrupción de los administradores que es consustancial a la necesidad de otorgarles poderes especiales con los cuales "obligar a los individuos a ser libres".  Es así como la proposición de que la voluntad general puede actuar exclusivamente para establecer un sistema de derechos igualmente accesible a todos debe verse como aplicable únicamente a la voluntad general de esa agrupación política característica conocida como "el Estado", y aun en éste caso apenas como una norma práctica con sus excepciones, pero hemos visto que existen también otras instituciones (posiblemente olvidadas momentaneamente por la preocupación de Rousseau por el Estado) cada una de las cuales puede tener su propia la voluntad general, y en ellas puede algunas veces ser posible que la misma tenga un objeto mucho más particular.  Esa parecería ser la conclusión a la que conducen realmente las premisas básicas de Rousseau, y su insistencia, en Emilio, en la importancia para la sociedad de las agrupaciones, tales como la familia, en las que puede aprenderse inicialmente y de la mejor manera la naturaleza de la responsabilidad social, parece indicar el hecho de que tenía una conciencia madura de que a la naturaleza del "vínculo social" también se la puede hallar en otros casos, y en ellos con ciertas diferencias con respecto a como se la ve en la vida de las instituciones políticas y el Estado.

Aun así sigue vigente el principio de que la voluntad general de cualquier grupo deriva de todos sus miembros en el sentido de que puede ser la voluntad de cualquiera de ellos, o serlo realmente porque cada cual, como reconocimiento de su relación con el grupo, ve claramente donde está su propia ventaja.  Que existe y debe existir un tal interés común en cualquier grupo de personas que comparten una vida en común, y que en todas partes las políticas sociales adecuadas deberán establecer la "soberanía" de tales intereses comunes, es algo que debe considerarse como una idea sencilla pero fundamental en la doctrina de la voluntad general de Rousseau.

Persisten ciertas dificultades en la comprensión del desarrollo de esa idea.  Rousseau, en su reinterpretación de de la antigua doctrina del "contrato social", sostiene que se llega a la voluntad general de un grupo a través de ajustes recíprocos tales como la comprensión y los acuerdos recíprocos.  Hemos visto que se puede decir que ese mismo interés común existe en el grupo únicamente cuando cada uno ve claramente donde está su propia ventaja.   Tiene una existencia latente, apenas parcialmente manifestada en la realidad, pero, ¿puede tener algún significado real el concepto del acuerdo latente?  Mientras no sea aceptado y comprendido plenamente por todas las partes involucradas, ¿no es acaso un acuerdo nada en absoluto?

Rousseau presenta, creo, una respuesta muy directa a esa objeción, expresada de una manera que resulta a veces bastante desconcertante, así: "Todas las cláusulas del contrato social," dice, "bien entendidas, pueden reducirse a sólo una."  Esa única cláusula puede expresarse (en palabras ya citadas) como la siguiente afirmación: " Cada uno de nosotros pone a su persona y a todo su capacidad colectivamente  bajo la dirección suprema de la voluntad general, y en nuestra condición corporativa recibimos a cada miembro como una parte individible del todo."   La dificultad que presenta esa afirmación está en que parecería implicar una circularidad en las definiciones, es decir, la comprensón de la naturaleza de la voluntad general parece estar incorporada como un  supuesto en la afirmación  del acuerdo que define que es esa voluntad, pero se evita dicha dificultad si se observa que se puede dar al término dos significados muy cercanamente relacionados entre sí, y al que se los da ocasionalmente en los escritos de Rousseau.  En primer lugar, " la voluntad general"  puede significar, y ser entendida así por cada individuo que se compromete a subordinarse a ella,  aquel propósito común complejo, sea lo que resulte ser, que  aceptarán todos  bajo ciertas condiciones de deliberación colectiva  (es decir, en su "condición corporativa", cuando " recibimos a cada miembro como una parte indivisible del todo").  En segundo lugar, " la voluntad general"  puede significar el resultado total en la realidad de dicha deliberación colectiva.  Entonces  la voluntad general puede existir en un grupo en la forma indeterminada indicada por el primero de esos dos significados de la expresión --puede ser ya su propósito común, creado por "la única cláusula" fundamental del contrato social--, aunque el significado más completo de la misma no haya sido establecido todavía, y por lo mismo no se haya logrado un acuerdo con respecto a él.

Eso quiere decir que en el segundo sentido de la expresión la voluntad general puede ser apenas una posibilidad en el grupo, mientras que en el primer sentido es una realidad.  Rousseau nos dice, entonces, que para que haya un desarrollo pleno de la voluntad general son necesarias muchas cosas difíciles de lograr: por ejemplo, en el Estado, la actividad del legislador sabio, y la aprobación de sus recomendaciones por parte de asambleas debidamente constituidas, pero mientras se presente ese desarrollo "todas las cualidades de la voluntad general" pueden estar presentes en los ciudadanos, como una parte, pero realmente apenas una muy pequeña, de mla voluntad de cada cual, a través del acuerdo común real de la cláusula fundamental del "contrato social", del cual a su debido tiempo muchos otros acuerdos deberán surgir.  

Se ve entonces que es superficial la apariencia de circularidad en la definición de la voluntad general.   Ciertamente debe definirse la voluntad general plenamente desarrollada y concreta como aquello que es el resultado de un acuerdo con respecto a la cláusula fundamental del contrato social, o sea, la voluntad general en el segundo sentido dado debe definirse refiriéndose a ese acuerdo, y debe definirse el acuerdo haciendo referencia a la voluntad general, pero ahora de lo que estamos hablando es de la voluntad general en el primer sentido, a la que no se la define haciendo referencia a ningún acuerdo sino más bien según ciertas condiciones de deliberación colectiva de las que surgen ciertos acuerdos cuando, a saber, "en nuestra condición corporativa recibimos a cada miembro como una parte indivisible del todo".  No hay circularidad en esa exposición del asunto.

Para su pleno esclarecimiento necesitamos una comprensión de las condiciones de deliberación colectiva cuyo resultado deberá ser la voluntad general del grupo plenamente desarrollada, y tal vez en éste caso debe pensarse que Rousseau fracasa, en cierta medida, pero de una manera muy sugestiva.  Vemos que a la proposición de que todos deben en su condición corporativa recibir a cada miembro como una parte individisible del todo se agrega el requisito adicional de que "todos continuamente deseen la felicidad de cada uno", y parece que se presenta esto como otra manera de expresar el mismo principio.  Es el principio básico de igualdad social que acaba de ser expuesto,no mucho menos vagamente, como el requisito de que a todos se los  "considere igualmente", y en Rousseau la base para eso parece claramente ser esto: únicamente cuando se respecta el principio de la igualdad puede estarse seguro de que el resultado será un sistema completo de acuerdos y de propósito común que todos estén deseosos de aceptar porque les parece evidente donde está su propia ventaja en lo personal.  (En otras palabras, el establecimiento de las condiciones de una igualdad social auténtica es la condición previa del desarrollo de un verdadero sistema de libertad y de "libertades" responsables.)

Rousseau sugiere de una manera muy interesante diversas aplicaciones especiales de dicho principio, algunas de las cuales puede que se justifique recordar someramente en éste momento.  Así, en el Estado, se nos dice, es necesario impedir la formación de facciones poderosas o "sociedades parciales", un principio que muchos partidarios del Nuevo Pacto [el New Deal, el programa de gobierno de Franklin Delano Roosevelt, el presidente de ese momento, que implicaba unos gastos enormes en obras públicas para dar trabajo a quienes la depresión económica había convertido en desempleados paupérrimos, programa que los opositores, que eran los más ricos, calificaban con horror como "socialista"] han estado criticando recientemente en la teoría o en la práctica, o de ambas maneras, y para el que el mismo Rousseau, en otros pasajes, propone ciertas limitaciones.  Nuevamente se indica que un amor por la libertad y un "impulso cívico" vigoroso deben ser fuerzas muy activas en una gente no inducida a adoptar malas costumbres por leyes indeseables si ha de existir esperanzas de una consideración pareja para todos en las deliberaciones colectivas de la gente, y la distribución de la riqueza debe ser adecuada, de tal manera que "nunca haya un ciudadano tan rico que pueda comprar a otro, ni uno tan pobre que se vea obligado a venderse a sí mismo".  La moral pública debe ser sencilla y justa.  Debe convocarse con frecuencia asambleas con sufragio universal con el propósito de hacer debates públicos de libre acceso (pero cada persona debe aprender a tener sus "propias ideas").  En general, debe aceptarse las decisiones de la mayoría, pero para lograr acuerdos definitivos sobre varios géneros de asuntos debe esperarse a que haya diversos grados de unanimidad, y la presuposición de una confianza en la decisión que se determine en cualquier votación es la de que "todas las cualidades de la voluntad general residirán en la mayoría".

Todas las proposiciones como esas están relacionadas con los problemas especiales del surgimiento de una voluntad general en un Estado organizado en lo político, y es necesario hacerles cambios leves para que sean aplicables a a los muchos géneros de Estados que se conozca en la historia.  El principio universal es el de la igualdad social en la unidad "corporativa" de tal manera que todos estén dispuestos a prometer anticipadamente su subordinación, y en esa medida la voluntad general está presente como un hecho entre los miembros del grupo.

Podemos resumir, entonces, así: en cualquier grupo organizado de personas su voluntad general es un interés común que está presente en cada individuo porque, como reconocimiento de sus relaciones con los demás, ve donde reside su propio interés.  Toma, en mayor o menor medida, un carácter determinado, concreto, a través de muchos ajustes y acuerdos recíprocos, más o menos tácitos o explícitos, que surgen de la muy básica comprensión de que todos deben acatar, por la fuerza si es necesario, todas las decisiones y los acuerdos adicionales que sean el resultado de la deliberación colectiva cuando ella sea efectuada de tal manera que "todos deseen la felicidad de cada uno".  En organizaciones humanas reales, como por ejemplo, para dar uno solo, el Estado nacional europeo, un interés común y una voluntad general tales sí existen en una forma más o menos desarrollada, como parte, aunque generalmente pequeña, de la voluntad de cada uno de sus miembros.  La condición necesaria para el desarrollo de una voluntad general en un grupo, que puede ser expresada aproximadamente diciendo que "todos deseen la felicidad de cada uno", o que todos deben ser considerados igualmente, exige, en general, en el Estado, que la voluntad general se limite a definir y proteger un sistema de derechos igualmente accesible a todos, y que en ese sentido su "objeto sea general" y consista en la elaboración de un sistema de derecho positivo, pero el razonamiento del propio Rousseau indica que existen excepciones a ese principio incluso en su aplicación a los asuntos de estado, y que en el caso de otras instituciones, que también pueden tener una voluntad general, tales excepciones pueden ser más numerosas. 

El descubrimiento de un tal "vínculo social" en grupos sociales constituye para Rousseau una feliz corroboración y una explicación adicional del principio de la "benevolencia natural" del ser humano, porque en la voluntad general vemos como el amour de soi y la preocupación natural del individuo por su propio interés pueden llegar a incorporar el amor hacia los demás y el respeto y la preocupación por su felicidad, pero asimismo un estudio de la voluntad general ilustra el principio de que las vidas de los seres humanos y sus actitudes orientadoras son formadas por el ordenamiento social en el que viven.  Vemos de muchas maneras que solamente cuando las instituciones y las formas de organización social se ajustan a ella puede la voluntad general de un pueblo o un grupo de cualquier género desarrollarse hasta un nivel avanzado o lograr un grado de control notable, de tal manera que, al convertirse a su vez en el principio rector de todo un sistema de ordenamiento social, pueda ofrecer adecuadamente a los individuos el tipo de contorno humano necesario para un desenvolvimiento de la bondad inherente de su naturaleza, y ante las persecuciones de su vida tardía Rousseau se mostró progresivamente más impresionado por la escasez de las condiciones sociales complejas necesarias para que impere la voluntad general y la dificultad que implica lograrlas.

 

 

                                                                   

                                                                         -  4  -    

 

Ahora estamos preparados para evaluar la pertinencia de esas ideas con respecto a los problemas contemporáneos.

En primer lugar, debo señalar el realismo selectivo del método de aproximación a su tema en Rousseau.  No es un idealista en el sentido de ser alguien que presente, partiendo de ciertos conceptos, determinados anticipadamente, acerca de lo que deben ser los seres humanos y la sociedad, una descripción utópica de la república ideal a la que quisiera que aspiráramos.  Su punto de partida son la naturaleza humana y las relaciones humanas tal como las observa en la realidad.  Entonces no sólo es un hecho el egoísmo estrecho (con la tiranía de algunos seres humanos sobre otros que se deriva de eso) que la experiencia descubre para someterla a análisis descriptivo sino que además "todas las cualidades de la voluntad general" entre los seres humanos son hechos de manera similar y establecen una tendencia inherente en los asuntos humanos que puede ser desarrollada por los que observen las condiciones de su desarrollo.  En la formulación de su programa social Rousseau es primero que todo un observador empírico de la naturaleza del hecho social.  En muchas partes de nuestro Mundo Occidental una larga tradición ha promovido una aproximación opuesta y, creo, mayormente impotente, a los problemas básicos de las políticas sociales.  Si en la actualidad los pueblos democráticos no han de merecer justificadamente la crítica de sus contemporáneos totalitarios según la cual los propósitos declarados de la democracia son inherentemente defectuosos y un manto para la acción de fuerzas que ocultan sin desviar mucho su curso, ¿no debemos acaso seguir a Rousseau en éste asunto fundamental del método al deliberar acerca de las cuestiones sociales?  Hacerlo con muchos asuntos alteraría nuestras opiniones casi hasta hacerlas irreconocibles.

En segundo lugar señalaría el reto que representa para lo que conocemos como "individualismo".  El predominio de la voluntad general del pueblo implica, como hemos visto, "la alienación total de cada asociado, junto con todos sus derechos, en beneficio de toda la comunidad".  Sólo así, completamente regida por el interés público, puede el cuidadano lograr una distribución derivada y tentativa, pero justa, de derechos y libertadas comunes, y una libertad interior verdadera, una "libertad moral" responsable.  Todo individuo debe ser respetado como pocas veces, si acaso alguna vez, lo ha sido en la historia de la humanidad, pero únicamente como "una parte indivisible del todo".  Tal es la condición necesaria de una "unión", y no una mera reunión, de seres humanos, el requisito de una manera de vivir juntos que no esté repleta de las semillas de los conflictos y de tiranías sucesivas e inestables de los temporalmente poderosos que oprimen a los temporalmente débiles.  Eso no es un totalitarismo en el que el pueblo no gobierna sino un rechazo a cualquier exigencia individualista de estar libre de una responsabilidad ante el bien público que pueda hacerse cumplir forzosamente.  ¿Es acaso, entonces, una doctrina que se opone a los ideales de la nación estadounidense?

En tercer lugar debemos recordar aquí, de inmediato, las limitaciones del Estado como un órgano de la voluntad general del pueblo.  Es un principio de cuyo desarrollo, según sus propios principios fundamentales, Rousseau nunca se ocupó debidamente, pero claramente dejó los cimientos para dicho desarrollo.  La soberanía, o autoridad suprema, reside en la voluntad general, pero tratándose apenas de algunas de las cosas que los estados tratan con frecuencia de hacer, a saber, la formulación de leyes justas y asegurar su cumplimiento forzoso, pueden muy frecuentemente afirmar que ejercen soberanía, y muchas veces la voluntad general soberana se encuentra poco incorporada y expresada incluso en el conjunto concreto de las llamadas "leyes" del Estado.  En tales casos puede y debe ser buscada en otros  sitios por parte del verdadero ciudadano, quien, como Rousseau en su madurez, puede incluso separarse del Estado en el que nació con el fin de que pueda realmente seguir siendo el ciudadano fiel a la voluntad general de los individuos y regido por ella, en otros contextos de las relaciones humanas donde su predominio sí prevalezca más plenamente.  Un estadista sabio debe reconocer éste principio de los derechos del recalcitrante por conciencia [coscientious objector].  Es inherente al pensamiento de Rousseau la idea de que el buen ciudadano debe ser antes que nada un ciudadano de la humanidad [en ese caso entonces estaba imitando al emperador filósofo Marco Aurelio, que era de la escuela estoica y declaraba ser "ciudadano del mundo"] y sólo en segundo lugar un ciudadano de su nación.  El concepto de la soberanía de la voluntad general del pueblo es incompatible con el de las soberanías nacionales absolutas.

Por último, una cuarta observación muy breve: al teórico Rousseau presenta el problema de una definición más adecuada del principio básico de la igualdad social, ya que sus afirmaciones sobre esto siguen siendo importantes pero no suficientemente claras, mientras que lo que puede ser considerado como más esencialmente importante en su género de pensamiento social sirve para hacer que la comprensión de la verdadera naturaleza de la igualdad sea fundamental para cualquier comprensión del destino social del ser humano.

 

 

 

                                                                        -  5  -

 

       "Un fanático es alguien que aumenta sus esfuerzos habiendo olvidado sus objetivos".  Los pueblos y las naciones amantes de la libertad en todo el mundo están aumentando actualmente sus esfuerzos de muchas maneras.  Si es cierto, en algo como el sentido que Rousseau da a esas palabras, que "existen mil maneras de reunir a los seres humanos, pero apenas una de unirlos", entonces únicamente los pueblos que convierten en su objetivo y su principio orientador de las políticas sociales la única manera de lograr la unión sobrevivirá a las pruebas de la historia.  Seguramente, entonces, es tiempo, en estos días, de volver a examinar nuestros objetivos sociales tanto valientemente como cuidadosamente, sin dejar de incluir en nuestro estudio alguna reflexión minuciosa sobre el significado de "la soberanía de la voluntad general del pueblo".            

    

martes, 15 de enero de 2013

Rousseau a 300 años de su natalicio


 

[El 28 de junio del 2012 se cumplieron los 300 años transcurridos desde el nacimiento de Rousseau y pocos días después, el 6 de julio, celebraron la ocasión con una discusión sobre el personaje, de un poco más de una hora de duración, en la sección que llaman el "segmento temático" en el programa "U.N. Análisis" de la emisora universitaria U.N. Radio, que es de la Universidad Nacional de Colombia y que ya mencioné en dos transcripciones anteriores.  Habría sido más fácil transcribir todo como si fuera texto, pero se prefirió hacerlo tal como se escuchó, incluyendo los titubeos y las pausas de quienes hablan, para dar autenticidad a la charla.  No sé si esto pueda resultar molesto para algunos lectores, o por el contrario, si resulte así más legible la discusión. 

Podríamos hacer aquí una encuesta, y según los resultados se lo seguirá haciendo o será la última vez.  Agradezco anticipadamente esa contribución a la mayor gloria de éste archivo electrónico.

Dicho programa lo transmiten todos los días de entre semana, se iniciaba a las 5 de la madrugada con la media hora de las noticias de Radio Francia Internacional, continuaba hasta las 7 con la sección llamada "el recorrido internacional", en la que dan noticias que los eruditos comentan por teléfono desde algún lugar de Colombia o del resto del mundo, y luego, antes del "segmento temático", que comienza a las 7 y media, se escuchaba "La Matinal", el noticiero de Radio Nederland, pero a mediados de año, por la reestructuración de esa emisora, no se siguió escuchando "La Matinal", que fue reemplazada por las noticias de R.F.I., mientras que el programa ya no se iniciaba a las 5 sino que lo hacía media hora después.  Algunos días después volvió a escucharse "La Matinal", pero al mediodía. 

Cada día tiene su propio tipo de temas en el "segmento temático": los lunes se habla de política, los martes de asuntos "sociales", los miércoles de "ciencia y tecnología", los jueves de economía y los viernes de asuntos "culturales".  Fue en un viernes cuando se habló de Rousseau.

Una advertencia con respecto "U.N. Análisis": siempre se ha dicho que la U.N., que es pública, es "la conciencia crítica de la nación" (como se decía de Carlos Fuentes en su Méjico), y tal vez por eso es permanente y furiosa la pugna entre las directivas siempre gobiernistas y el estudiantado y parte del profesorado distribuidos a todo lo largo del espectro de la  izquierda.  El presentador del programa incurre con frecuencia en la ligereza que caracteriza a los periodistas (que ahora son dizque "comunicadores sociales", pero igual de oportunistas). 

Se refirió no hace mucho a los de Sendero Luminoso como "esos vagabundos", como si no entendiera las causas históricas y sociales de las sublevaciones.  Ultimamente nos tiene desesperados con su fascinación por la Primera Dama, cuya "discreción" contrastó con el carácter (dinámico) de la peruana (fundadora de un partido político), como si ésta última no fuera una erudita, una socióloga que, ella sí, tiene algo que decir, aunque los méritos de lo que se le haya ocurrido decir pueda someterse a discusión.  Dedíquese más bien, Sr. Parada, a denunciar la duplicidad del esposo de la Dama.

En el archivo  de la emisora en la Red se puede volver a escuchar ciertos programas ya emitidos pero no recurro a ese medio porque a través de mi conexión telefónica resulta demasiado lenta la bajada.  Tendría que estar yendo con frecuencia a cafés cibernéticos, donde además obligan a escuchar con audífonos y es imposible grabar usando mi aparatico viejo de cinta magnetofónica, y las complicaciones de la bajada de documentos voluminosos a memorias USB no quiero ni imaginármelas.       

Prendí la grabadora en el momento en que la que siempre se encarga de convocar a los entrevistados, que se apersonan o hablan por teléfono, los estaba a nombrando.  Ya había nombrado a los primeros dos, pero no importa porque luego el presentador los introduce.  (En Colombia usan mucho el verbo "apersonarse" sin saber que significa, y lo mismo sucede con "propender", "trasegar", "conllevar", "conminar", "falencia", "truculento" y "atrabiliario", y es como si estuviera prohibida la venta de diccionarios en todo el país.)]

 


[Dicha encargada:]  (…) Iván Darío Arango, profesor del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia [uno de los 32 departamento de Colombia, con el nombre de la ciudad de la antigua Siria, Antioquía (actualmente en Turquía), pero con el acento trasladado caprichosamente a la letra "o"], Ciro Roldán, profesor del Departamento de Filosofía de la Universidad Nacional de Colombia [la de la emisora], y en cabina [se refiere al lugar donde se instalan quienes intervienen de cuerpo presente en un programa, y los ya nombrados hablarán por teléfono] nos acompaña Michel Garrière [?], filósofo francés con maestría en filosofía política.  [Algunas veces se escuchaba como si fuera "Gavière".]

[Guillermo Parada, el "conductor", como dice él mismo, del programa:]  Bienvenido, Profesor Garrière.

[M.G.:]  Buenos días.

[G.P.:]  ¿En qué idioma vamos a hablar?  Estábamos hablando de eso, ¿no?  Los idiomas… 

[M.G.:]  Sí. 

[G.P.:]  …los idiomas.    

[M.G.:]  Pues podemos hablar en francés. 

[G.P.:]  En francés, para hablar del amor.  

[M.G.:]  Para hablar de amor, yy…tal vez de filosofía.

[G.P.:]  Sí.  Alemán, para hablar dee…    

[M.G.:]  …de filosofía […¿y qué tal de estrategia militar?].

[G.P.:]  …de filosofía.  E…para hablar de negocios…een inglés.    

[M.G.:]  Inglés.

[G.P.:]  …y para hablar dee…negocios más profundos, en mandarín    

[M.G.:]  Sí.

[G.P.:]  …¿cierto?  Usted ya lleva bastantes años aquí en Colombia.    

[M.G.:]  Llevo dos años.

[G.P.:]  Sí, señor.  ¿Cómooo…    

[M.G.:]  Casi dos años.

[G.P.:]  …cómo querría usted empezar a hablar de Jean-Jacques Rousseau, ese muchacho que quedó huérfano tan joven y que fue quiar-…criado por su…tía, por una tía?  …¡y su papá, que era relojero...    

[M.G.:]  Sí.

[G.P.:]  …un modesto relojero!  […pero el mismo Rousseau señala que no era lo mismo un relojero suizo que uno francés, cuando escribió esto: "Un relojero ginebrino (Rousseau nació en Ginebra) es un hombre que puede ser presentado en cualquier parte; un relojero parisino no está capacitado para hablar de otra cosa que no sea de relojes."  Puede que su padre haya sido un "modesto" artesano pero tenía una buena educación y era un melómano.  Además los obreros de Ginebra se entretenían leyendo a Locke y Montesquieu, como informó en esa época un inglés que pasó por la ciudad.]      

[M.G.:]  Pues es unn…un caso un poco extraño, un caso currioso [cambia la ere por una erre, y corrige]…curioso.  Es unn…autodidacta…que llegóoo…a las más altas esferas del poder.  Emmm…es unn…temperamentoo…revolucionario…con algunas ideass…conservadoras.  Es unnn…hombre…bastante individualista, que ha buscado el interéss…común.  Ees…un hombre que valora el yo, los sentimientos…pero que busca un orden…político, entonces es una personalidad…y unna…mm…filosofía…queee…siempre se ha tildado deee…si no paradójica, contral-…con-…-tradictoria.  Perdón.

[G.P.:]  Sí.    

[M.G.:]  Eee…en éste sentido es unn…caso extraño, incluso…eeenn…en laa…culturaa…francesa.

[G.P.:]  …y tenía unas relaciones difíciles  con la gente, ¿no?    

[M.G.:]  Sí.  Bastante.  Sí…

[G.P.:]  Su temperamento…    

[M.G.:]  …sí.

[G.P.:]  …como que lo hacía llevar a co-…una controversia exagerada.     

[M.G.:]  Sí, era un carácterr…fuerte…ee…se cr-…se crió él mismo.  Eeemm…

[G.P.:]  Hay un precioso libro que se llama Confesiones    

[M.G.:]  ¡Eso!  Ee…

[G.P.:]  …y ahí…    

[M.G.:]  …sí.

[G.P.:]  …en Confesiones él se muestra…    

[M.G.:]  Se muestra.

[G.P.:]  …se narra.    

[M.G.:]  …se…muestra su…su ser interior, y…y…yy…y lo que al final [aquí una frase incomprensible que suena como "tavoler"] (…) le gustaba más, o sea, las meditaciones solitarias

[G.P.:]  Por eso…    

[M.G.:]  Eee…

[G.P.:]  …llegó a tener algunas [sic] conflictos muy fuertes, además, con personajes, por ejemplo, como…    

[M.G.:]  Perdón… [parece que se disculpa por interrumpir]

[G.P.:]  …Diderot.  Diderot.  

[M.G.:]  …personas muyy…muy cercanas…eee…

[G.P.:]  Con Diderot.  [Luego agrega una palabra que resulta incomprensible porque el invitado habla simultáneamente, y parece que termina con "-ólogo".]    

[M.G.:]  ¡Eso!  Con las personas…tal vez quee…mm…se podría ver como las más cercanas a sus ídeas [pronunciado como esdrújula] y el casoo…no era de verdad [¿no eran peleas de verdad, sino que se las inventaba?].  Si tomas el ejemplo de…de Diderot, por ejemplo, ee…eee…se…se peleóo…mucho con él, yyy…Voltaire.  

[G.P.:]  La tenían casada…    

[M.G.:]  Sí.  [Se ríe.]

[G.P.:]  …lo que se llama "casada" [alusión a la expresión "tener una pelea casada con alguien", tener una enemistad intensa].      

[M.G.:]  Casada.  Sí.  Ee…con Voltaire.  Voltaire acabó por odiarlo.  Lo…lo tildó dee…loco, de loco.  Entonces, con sus compo-…contemporáneos se…se…seee…huboo…bastantee…mm…ee…bastantes peleas…yyy…

[G.P.:]  El libro éste, Confesiones, es muy atractivo.  Además se puede conseguir muy fácil.  Se los recomiendo a nuestros oyentes.  Se puede bajar…cualquier buscador [antes decían "motor de búsqueda" (traduciendo literalmente search engine), o fue que se comenzó a decir "buscador" ya desde el comienzo] de Internet.  Se pone "confesiones"…"jean-jacques rousseau", y estaa…en éste momento…lo puede conseguir uno muy fácil.       

[M.G.:]  Sí.

[G.P.:]  Es…eee…relativamente extenso, peroo…muestra…es toda una reflexión de él, ¿no?  Es…    

[M.G.:]  Sí.  Pues, es…suu…último libro.  Es…casii…lo que podríamos definir como…como la primera…aotoo-…-biografía dee…dee…en el mundoo…ee…occidental, por lo menos.

[G.P.:]  Una autobiografía, sí.  Hubiera sido bestseller hoy [literalmente "el más vendido" en inglés, que significa tanto como "éxito de librería"].    

[M.G.:]  …pero, ¡ha sido bestseller!

[G.P.:]  Ha sido bestseller.    

[M.G.:]  ¡Claro!  E…e…e…e…en el siglo XVIII…e-…en números de volúmenes [queriendo decir "ejemplares"]…eeee…Rousseau es unnn…es un bestseller.  Eee…yo tenía…apunta'o unas cosas.  Por ejemplo, El Contrato Social, que es suu…libro tal vez…ee…más famoso…eemm…después de las Confesiones, ha sido editado 28…veces, antes de '89, de 1789 [año del asalto a la prisión de La Bastilla, el evento que se señala como el punto de partida de la Revolución y que se conmemora cada 14 de julio, apenas 10 días después del Día de la Independencia en los Estados Unidos.].  Laaa…

[G.P.:]  ¿Eso sería "pirata" [o sea, ediciones "pirata", las ilegales, que no pagan derechos de autor], o habría…     

[M.G.:]  ¡Aa no!  Eee…

[G.P.:]  …edicionesss…?    

[M.G.:]  …publicaciones totalmente legales.

[G.P.:]  Legales.    

[M.G.:]  Legales.   Eee…mm…ha sido…puesto al…al Indexo [el Indice, la lista de libros prohibidos de la Iglesia Católica].  Ha sido perseguido por…e…por el Emilio, pero igual, el Emilio…e…antes de laa…mm…dee…dee…de la condanación [en francés es condamnation] de la Iglesia…ee…había…tenido muchas ediciones.  La nueva Eloísa, que es comoo…una novela de…dee…de…de amor.  ¿Mm?  [Se ríe.]

[G.P.:]  ¡Dedicada…    

[M.G.:]  Exacto.

[G.P.:]  …a Eloísa!    

[M.G.:]  Dedicada a Hélo-…Héloïse por…por medio de…de cartas.  ¡Ha sido editado cincuenta veces!  O sea, e…ee…en el siglo XVIII es unn…es un autor…muy famoso. 

[G.P.:]  Vamos a saludar en éste momento, Profesor…eee…Michel, lo invito a usted y a nuestros oyentes a que contactemos [anglicismo horrible] a Ciro Roldán.  El es un profesor del Departamento de Filosofía de la Universidad Nacional.  Profesor Roldán, buenos días.

[C.R.:]  Buenos días.  ¿Cómo les va?

[G.P.:]  Bienvenido a sus emisoras, profesor.  [Creo que son tres las de U.N. Radio, en sendas sedes de la universidad y en ciudades distintas.]    

[C.R.:]  Gracias.  Muy amable.

[G.P.:]  Profesor, ¿cómo quiere usted aportar?  Esta es una labor más que biográfica porque aquí no hacemos…no nos ponemos a hacer ese ejercicio.  Por eso está en los libros, y está en las enciclopedias y está en el Internet [debe ser "la" porque es una red, la International Network.], sino [que] lo que tratamos es de abrir ventanas, como una labor propedéutica, como decirles [sobra el pronombre y sufijo "-les"] a nuestros oyentes: "El tipo es interesante por esto, llama la atención por esto, importante por esto."  ¿Cómo querría…usted iniciar su intervención, Profesor Roldán?       

[C.R.:]  Bueno, lo que estaba diciendoo…el invitado francés…ee…pero Rousseau es importante por todo…e…como hombre, como ser humano y comoo…el gran innovador quee…al mismo tiempo era un enorme…hombre de tradición.  Me parece que lo más importante de Rousseau…es quee…enseñó a des- [?]…e…a pensar al hombre y a pensar al ciudadano [no se entiende si lo que dice es que enseñó al hombre y al ciudadano a pensar, o enseñó a reflexionar sobre el hombre y el ciudadano; incurre en una anfibología (redacción ambigua)], es decir, Rousseau…eee…se mostró, como decía el biógrafo…e…uno de los hombres más lúcidos --Jean Starobinski--, se mostró en toda su transparencia, y al mismo tiempo en todos sus obstáculos, pero no se expuso, como usted…decía, en las Confesiones, simplemente por hacer un striptease sentimental, aunque era…bastante llorón.  Era un hombre bastante melancólico, incluso indolente, pero intenso.  E…e…él mostró su rostro para que los demás se reflejaran en él.  El quería ser el primer hombre que se…presentaba tal cual, al desnudo, y como él dice…ee…: "¿Qué soy yo?  [Eso evoca el lema de Montaigne, el ensayista: ¿qué sé? (Que sais-je?)]  Esa es mi pregunta.  Ese es mi tema."  …pero paraa…hacerlo público lo…ee…redujo toda su vida a esa novela enorme, de una especie de nómada, que nunca tuvo lugar fijo, que siempre se sintió perseguido, que tuvoo…ee…relaciones variadas con los filósofos de la época, y que además…e…tuvo un…una anécdota terrible ["tuvo una anécdota" suena raro y es una manera desmañada de expresarse], de haber sido padre de cinco hijos, pero a la vez --con su empleada del servicio [doméstico, claro]--, a la q-…a los que remitió a un orfelinato [galicismo derivado de orphelinat, que a su vez deriva de orphelin, huérfano (debe decirse "orfanato"), y además semejante drama no puede describirse como una mera anécdota] s-…porque él confiaba en que el Estado…debía educar a los hijos [como en Esparta, o en la novela Un mundo feliz (ver la transcripción respectiva cuando sea incluída aquí, en las próximas semanas), en la que ya ni siquiera existen los padres y todos los bebés son de laboratorio, algo que el autor presenta como monstruoso, pero que ahora, en un mundo envilecido, con tanto padre de familia sociópata, o meramente incapaz, que se desquita con la prole, puede sonar más bien como maravilloso.]  Me parece que ya…eso habla de quien era Rousseau: un hombre difícil.  Los filósofos quisieron ayudarlo.  No se dejaba ayudar.  El siempre…e…rechazó hasta las presiones del Estado.  Nunca se arrodilló ante el poder.  Era un ermitaño que vivía con una ropa talar, y que por alláaa…en su finca, en su casa de campo, recibía visitas…como un estrambótico hombre al que iban a visitar todos, pero para saber , o para beber de su sabiduría.  Sin embargo a algunos los rechazó, y a filósofos de la estatura, o políticos como Mirabeau, ni siquiera lo quiso saludar, pero finalmente…eee…eme parece que la otra importancia de Rousseau es la…parte de formar a un ciudadano.  [Eso que dice ahora sugiere que en el caso de la susodicha anfibología la interpretación correcta era la primera.]             

[G.P.:]  Profesor, ¡qué bueno poder dejar de saludar a los políticos!  ¿No?    

[C.R.:]  ¡Sí!  Sobre todo se dio ese lujo.  En la época de la Revolución, usted muy bien lo sabe …ee…e…lo utilizaron.  Robespierre, que tenía un catecismo, El Contrato Social, colgado [¿dónde: al cuello, todos los días y en todo momento?]…lo…él utilizaba a Rousseau, y el po-…el pobre Rousseau…desempeñó el mismo papel que muchas veces se le [otra vez el pronombre sobrante] da a Marx en la Revolución Rusa, pero Rousseau, finalmente…no creo que él fuera ningún político, y…y dejó de saludar a, o a recibir a personajes de la talla de Mirabeau, precisamente porque no tenía tiempo, ni le interesaba, ni en ese tiempo tenía…el estado de ánimo suficiente para aguantarse a un político.  A mí me parece…un gesto extraordinario…haber sido el profeta de toda la Revolución Francesa, y sin embargo, haber-…-se permitido…rechazar a tanto político que utiliza a los filósofos para sus cometidos.    

[G.P.:]  Profesor, sin pretender encasillar, pero, ¿sí podríamos hacer una descripción de lo quee…respondía a la Ilustración y al término de "ilustrado" que él podía llevar en esa época?    

[C.R.:]  Bueno, Rousseau es un ilustrado antiilustrado.  Es el primer ilustrado que se rebela contra la Ilustración.  Usted se acuerda que la pregunta que…por la cual se hizo famoso…ese anodino hombre es que una vez [más lenguaje chambón: tenía que haber sido algo como "es una con la que topó cuando"] iba por un camino en Vincennes [municipio (comuna) en las afueras de París)] y se encontró con que había un concurso…sobre que es eso…si la cultura mejora o desmejora a los hombres, y Rousseau inmediatamente sintió una iluminación, y dijo, "pues"…e…"voy a contestar con un discursito", que se llamó --su primero--, "El discurso de las ciencias y las artes" [trastrocó el par de sustantivos: es "…de las artes y las ciencias"], donde [mejor "en el que"] Rousseau contestaba, tajantemente, que todo hombre que medita…es un depravado, y en ese sentido mostró…que la cultura, la "cultura", como se llamaba [a] la civilización, esa cultura, como la [aquí un verbo incomprensible que suena como "topan"] los hombres de su época, no mejora a los hombres.  Por el contrario, los empeora, y precisamente, todos esos pensadores ilustrados, que utilizaron, como he dicho…mm…parte de laa…revuelta popular, hicieron, como Voltaire, su gran enemigo…se burlaron de Rousseau, porque les parecía una especie de hombre contestatario, que "incluso", decía Voltaire…ee…leyendo El Contrato Social, "nos ha llevado a parecernos cada vez más a los monos".  [Es notable que algo parecido hayan dicho casi un siglo después (y siguen diciendo) de Darwin los del extremo opuesto al de los escépticos en asuntos de religión.]  "En lugar de…" …e… "… 'cada vez me quiero poner en cuatro patas'… pero ya no tengo edad para ponerme en ellas", le […y otra vez el "le" excedente] decía Voltaire a Rousseau.  Bueno, pero e-…por eso digo que no es un ilustrado.  Es un ilustrado en cuantoo…eel…su doctrina, utilizada por todos los hombres de su época [una exageración, claro: siempre hubo, y sigue habiendo, monarquistas], y…e incluso por Kant…pero sin embargo [es como decir "pero pero", y hay unos de lenguaje rebuscado que dicen dizque "pero mas sin embargo", y es siempre gente que cree que es una frase elegante que le permite disimular su poca afición por la lectura] Rousseau…es más bien un romántico, y es el antecesor de toda esaa…famosa revolución romántica…de comienzos del siglo XIX, y el influjo de Rousseau es tan grande que ninguno de los románticos puede escapar a su idea de Naturaleza, a su idea del hombre natural, el "estado de naturaleza"…e…el…la forma como…como decía el francés, el invitado que está en estudio…e…éste hombre hacía la revolución en las artes, en la música [se confundió porque el otro invitado no se ha referido a eso]….  Rousseau fue compositor de p-…de partituras…ee…ma-…maravillosas.  [Más inesperado es el caso del rey de Prusia. Federico el Grande. que era flautista y compositor, porque además era un militar irascible.]  Tuvo incluso una ópera [verbo inadecuado para la ocasión]…y además de eso, el…francés que está en estudio nos podrá revelar…que uso hizo del francés, que innovación hizo del francés [otra frase desmañada], y como él muy bien lo dijo [son ya dos "muy bienes" presuntuosos], es el primer hombre que ensayó la autobiografía, de modo que nada escapó.  Lo único que no hizo Rousseau fue poesías, pero todos los demás géneros los inventó Rousseau, es decir los reinventó Rousseau.  Por eso el filósofo Derrida dice que Rousseau…fue el que creó…el nuevo campo del lenguaje.  Ese es el gran invento de Rousseau.

["El francés que está en estudio" no sólo no se dignó "revelar" nada sobre las innovaciones de Rousseau en el campo del leguaje sino que además, al final, remató con un soberano regaño a los otros invitados y los mandó a leerse otra vez a Rousseau.

Con respecto a lo del "hombre natural" no sé si se haya intentado dar ya una interpretación sicológica, que estaría relacionada con su compañera, una persona aparentemente iletrada, al estilo campesino.  Pudo haberse sentido admirado y fascinado por su calidez y su "naturalidad", o sea, su espontaneidad, su carácter desprevenido y desinhibido, el extremo opuesto al de quien desde su infancia lo preparan para las labores exclusivamente intelectuales.  El concepto del "salvaje noble" lo habría inspirado esa persona que para él fue la más importante en su vida.  Habría sido una glorificación de la compañera y un homenaje.  En el curso de una vida ya un poco larga conocí a cuatro de esas niñas campesinas, puestas a trabajar como empleadas domésticas, todas hermosas y encantadoras.

A una de esas campesinas le habría valido más no haberse ido nunca a la ciudad, a buscar lo que no se le había perdido.  Su primer patrón, un ricachón del sector de Usaquén, en Bogotá, que debía de tener ya unos 60 años, tal vez más, la amenazó con un arma de fuego porque se resistía a ser violentada, teniendo apenas unos 15 años, y fue con pistola en mano como se la llevó a la cama.  En esos momentos su esposa moribunda permanecía internada en un hospital.  Era por eso que Rosa Guerra, de Ciénega, Cundinamarca, luego se refería a la "alta sociedad" diciendo "la alta suciedad".  Se da aquí el nombre de la víctima para dar a los hijos del victimario la oportunidad de saber que tipo de personaje era su padre.  Sucedió por allá en los años 60.  Me enteré de todo eso porque me lo contó una tía para la que trabajó luego Rosa durante años.

Históricamente se ha aprovechado la condición social precaria de dichas empleadas para  obligarlas a desempeñar el papel de concubinas.  Sorprendió a todos hace como 30 años cuando se descubrió que también Marx (Carlos, no Groucho) había incurrido en ese hábito.]             

[G.P.:]  Profesor…ee…see…habla mucho dee…Julia o la Nueva Eloísa, esa parte en la cual él escribió, que [queriendo decir "y"] además le puso mucho sentimiento, y eso tiene mucho…de literario, pero después...ee…tambien hizoo…un año siguiente, después hizoo…Emilio o De la educación, y eso, ¿qué tan vigente puede estar un libro como ese de Emilio, que…         

[C.R.:]  Emilio es…

[G.P.:]  transformaba    

[C.R.:]  ...el libro más bello.  Como le dije…al principio, creo que Rousseau colabora…¡aló! [le pareció notar un problema en la comunicación]…a la formación del hombre y a la formación del ciudadano.  El…el Emilio…está hecho para la formación del hombre, así como El Contrato Social está hecho para la formación del ciudadano.  La pregunta del Emilio es [aquí, laguna en la grabación que se presentó durante el cambio de lado de la cinta] (…) -cial, acepte, o queda a…o se ha convertido en un ser moral, como se parte…pasa del orden físico al orden moral, y hace Rousseau lo que Platón hizo, en la época de La república, para enseñar a los hombres como es que se crean [debe ser "crea" (en casos de sujeto indefinido se conjuga en la tercera persona del singular)] las virtudes cívicas ciudadanas, y al mismo tiempo como se crea…un hombre…e…[al] que, que le guste el arte, las letras, la matemática, la filosofía, pero que también se ha preparado para llegar a la ciudad [lo que no pudo hacer a tiempo la pobre Rosa]…a la sociedad civil, por lo tanto creo que el Emilio…tiene una actualidad, como usted lo pregunta, extraordinaria, porque es…el hombre por…como…pudiera llegar a convertirse…en alguien que tuviese los…las virtudes cívicas de los Antiguos y…la subjetividad moral de los Modernos.  El ideal de Rousseau era formar…un hombre para la ciudad, como los griegos, pero a la vez con los sentimientos…educados…l-…es-…lo…la educación sentimental que se le […otro pronombre que sobra] da a un niño…para que aprenda a gozar de todo lo que es el…campo de la cultura, y sobre todo para que aprenda a crear, es decir, que sea un creador como lo fue Rousseau, de…nuevo lenguaje, de nueva cultura, y sobre todo de nuevas virtudes.  Ese…la actualidad del Emilio --usted lo ha dicho--, es que todas las escuelas…modernas han tenido que pasar por Rousseau, por cuanto él fue el precursor de la pedagogía y creador de la educación, no para la renta, sino…para la ciu-…la ciudad.         

[G.P.:]  Profesor, ¿cómo mirar las artes…ese...e…esas artes que de alguna forma, según él…eee…en vez de crear una, un-…una unión entre seres humanos crean la desigualdad entre ellos, porque el hombre…see…se vuelve como esclavo de ellas?     

[C.R.:]  Sí, muy bien.  E…se acuerda usted que así empieza El Contrato Social: "En todas partes…" …ee…e…m… "…que vi el hombre nació libre, pero hoy lo veo en todas partes encadenado."  Bueno…ee…l-… Rousseau utiliza las artes, como usted lo nombró [queriendo decir, más bien, "señaló", "indicó"], en laa…en Julia, en la…en…en La Nueva Eloísa, la…el…el personaje de Rousseau…ee…establece…una relación con esa…con esa mujer…ee…maravillosa que crea, y que es a la vez la portadora preo-…la primera mujer protagónica en las artes, es decir…e… Rousseau eleva a la mujer a la condición…de numen, de inspiración, y convierte todo lo que es La Nueva Eloísaen…una especie de…de f-…de…ideaaal…de la vida moderna…alrededor del amor.  Usted sabe que…    

[G.P.:]  Profesor, ¿y eso…eso reñiría…?    

[C.R.:]  …ese…ese escritor fue un escritor profundamente erótico…

[G.P.:]  Profesor, ¿eso reñiría paraa…conn…las feministas de hoy?  

[C.R.:]  ¿Con las qué?

[G.P.:]  ¿Las feministas?   

[C.R.:]  ¿Tenistas?

[G.P.:]  ¡Feministas!  [El presentador comienza a desesperarse.]    

[C.R.:]  ¡Aa, sí! 

[G.P.:]  …con los planteamientos feministas.    

[C.R.:]  Es el…es el escritor, de alguna manera, de esa mujer liberada, emancipada.  Así Rousseau fuera el más conservador en su vida privada --usted lo sabe muy bien [sigue suponiendo en el presentador un conocimiento minucioso del personaje, siendo que es un modesto…periodista]: un hombre que se casa con la empleada del servicio, y que no sabe a la vez como educar a sus hijos--, parece una especie de extemporáneo, como…vive en la época griega, creyendo que la ge-…el…el Estado está obligado a educar a los hijos, pero a la vez, ese mismo conservador, como lo decía el…el amigo invitado, es un revolucionario, porque, curiosamente, propone la emancipación de la familia, y…y cree…que la familia moderna no debe esclavizar a…la…a la mujer, convertirla, por ejemplo, en una especie de doble trabajadora, que educa a los hijos, y además de eso…e…crea todo el campo doméstico, y le toca trabajar, de contera, para sostener el hogar, de modo que Rousseau, en ese sentido, puede ser invocado por las feministas como el primer hombre que rompe con la idea del trabajo doméstico y del trabajo puramente laboral [pleonasma, queriendo realmente significar con eso "trabajo puramente manual" (o "físico")] para que las mujeres puedan gozar, como cualquier sor [sic]…ser humano, de la vida…de la cultura.  Eso…eso me parece que es…más feminista que…odiar a los  hombres.

[El comienzo de esa explicación es confusa porque presenta como ejemplo de conservadurismo en la vida íntima dos circunstancias que son lo contrario de eso: ningún señorón conservador va a casarse con su empleada doméstica y luego deshacerse de su prole entregándola a un orfanato, porque sería revolucionario y escandaloso.  Parece señalar lo segundo más bien como un arcaísmo o un atavismo que evoca a la sociedad espartana.]  

[G.P.:]  Profesor, y…yy…en ese sentido de lo que es el cultivo de las artes y de la cultura, ese asunto al cual él se refería, de que, cuando la ge-…gente busca cultura lo que está buscando es ser de agrado a los demás      

[C.R.:]  Exactamente…

[G.P.:]  …y que eso, y que eso no es un com-…    

[C.R.:]  [aquí dice algo que no se escucha bien porque el presentador habla simultáneamente] (…).  Me parece que es eso.  Como le decía, el amor…eel…el hombre…ee…di-…según Rousseau, tiene dos grandes virtudes, la piedad y el perfeccionamiento, pero tiene dos pasiones, el amor de sí y el amor propio, y él cree que laa…el amor de sí, que es lo natural, es lo que lo hace a uno perfectible, que lo hace tener sentimientos para los demás, tener piedad, tener identificación con el dolor ajeno, ese mismo sentimiento moral está en lucha contra ese sentimiento de la apariencia, de aparecer a-…como usted muy bien lo dice, ante los demás, en la cultura ciudadana, de tener una especie…como de…e…"imagen", que llaman hoy, y esa imagen, eso que es la vida impersonal, eso que es la vida anodina, de repetir lo que los demás dicen, de lo que se dice, de lo que se comenta, esa apariencia, para Rousseau, es lo más inautentico de un ser humano, por lo tanto lo que él quiere, cuando habla del rostro del…natural [quiere decir, claro, "rostro natural etc.", no "rostro del natural del": su intención fue corregir suprimiendo el "del"] del hombre, es…el…recabar las virtudes del amor a sí mismo.  E…el amor a sí mismo es lo que nos hace verdaderamente tener piedad y co-..y compenetración con los demás, mientras que…la "competencia" esa que llaman…del hombre de la cultura, que no hace más que simular cultura…ese hombre está hecho es para tener pura…relación…de…ee…orgullo, y honor, y honor para competir con los demás hombres, y en ese sentido se la pasa toda la vida, en eso de compararse con todos los demás. 

[Esa terminología de Rousseau se presta para confusiones porque a la frase "amor propio" (amour-propre), con lo que él quiere significar "egoísmo", también se le da, por lo menos en el idioma español, el sentido de "autoestima", que es justamente el que él da al otro término (amour de soi).  Se menciona esas dos expresiones en el ensayo que aparecerá como próximo tema de éste archivo.

Lo de la "imagen" que se exhibe ante los demás es un fenómeno universal, y es tal vez tan natural como lo que él considera como "natural" o "auténtico", o es de todos modos indispensable, porque la convivencia exige tener tacto, delicadeza, "diplomacia" o como haya que llamarlo, ya que no puede uno andar por ahí diciendo a todos lo que uno piensa de ellos.  Eso haría imposible la vida en común. 

La cultura japonesa, por ejemplo, habla del jone y el tatemai, que son los verdaderos sentimientos de la persona y la personalidad fingida o "imagen externa", que es como una máscara, respectivamente.  

En Occidente siempre se ha reprochado al "oriental" su "inescrutabilidad", con lo que se quiere significar "duplicidad", "disimulo" o "hipocresía".  Puede tratarse apenas de un tatemai un poco exacerbado.  Es cierto que los japoneses reconocen una mayor franqueza en el "occidental".  Lo comparan con una olla destapada que echa vapor continuamente, mientras que ellos, que reprimen sus sentimientos, en lo que es una manifestación de cortesía, se comparan a sí mismos con una olla de presión que suelta furiosamente, en ocasiones, el vapor contenido durante largo rato.

Aparte de eso hay un problema con el concepto de "Occidente".  Hobshawm, el historiador británico marxista, niega que haya rasgos distintivos que caractericen a todos los pueblos del llamado "Occidente", y afirma que ese término no tiene ningún sentido válido en la historia, o distinto del de una región de los aficionados a comer pan.  En el mismo programa radial de la presente discusión hubo una sobre Hobshawm que también será puesta aquí.]          

[G.P.:]  Profesor, eso sería muy demostrativo de la "burguesía".    

[C.R.:]  Exacto: de los ideales que Hobbes y la burguesía crearon.  Usted sabe que él odiaba a Hobbes, por cuanto Hobbes fue el creador de toda esa idea…del…ee…del lobo…del hombre como lobo para el hombre, y de la creación ["idea" más bien] de que el hombre nacía…ee…corrupto, y…y…y…y Rousseau dice: pero, ¿cómo va a nacer  un animal, que no sabe la diferencia entre lo bueno y lo malo, cómo va a ser corrupto, si es que ni siquiera sabe…que es lo bueno y que es lo malo, cuando eso lo impone la sociedad?  ¿Cómo…cómo…cómo Hobbes nos dice…que ese hombre que está ahí es un lobo para el otro, si no es ese hombre que está ante los ojos de Hobbes [quiso decir "si es ese etc."], pero no es el hombre en , es el hombre social, de la burguesía, del mercado, del [sic] posesión…de la posesión?  Ese es el hombre que es corrupto, pero detrás de ese hombre hay otro rostro, que es el que Rousseau quiere revelar.  En cambio Hobbes se queda…con el hombre que tiene ante sus ojos, pues que es hombre de la guerra civil [pero no fue peor que la que iniciaron nuestros gobernantes en 1948 cuando mandaron matar a Jorge Eliécer Gaitán y que continúa], que es el hombre del mercado capitalista, que incluso…lo compara con éste pobre…hombre, aquí [aquí en América], aborigen, y…y Hobbes dice, pues, que…hay que salir de…del "estado de naturaleza", pero nunca se le ocurre que el estado de naturaleza verdadero es el mercado, es la lucha del hombre contra el hombre [la mujeres no pelean] en la competencia desaforada del mercado.  Ese es el verdadero estado de naturaleza, ese es el hombre falso de la cultura, ese es el que compite con [tal vez quiso decir "por"] todos los bienes, y para Rousseau ese es el hombre que hay que superar.      

[Eso de que "lo bueno y lo malo lo impone la sociedad" sugería la idea de que "el ser humano es lo que la sociedad hace de él", de la que me parecía recordar era una cita de un ideólogo precursor del socialismo moderno, vista hace muchos años, y fue al buscar en la Red esa frase cuando topé con dicho ensayo, que a nadie la atribuye, sino que dice más bien que es una "afirmación general" que "impresionó" a Rousseau y que se ha convertido en nuestra época en algo compartido por todos los que reflexionan, y un concepto que ha sido desarrollado por muchas de las ciencias sociales, como la sicología, la sociología y la economía. 

De todos modos es un apoyo para quienes promueven cambios sociales revolucionarios y consideran que ellos traen cambios en el carácter del ser humano.  Por eso los soviéticos aseguraban que habían creado al "nuevo hombre soviético".  Lo que sucedió fue que dieron la razón a la teoría de la "élites del poder" (cfr. Vilfredo Pareto).  Cuando ascienden al poder nuevas élites se convierten rápidamente en parte de un nuevo orden imperante y en nuevas oligarquías que pronto se cierran.  Es extraño que en la "nueva" Rusia no haya habido realmente un cambio de élites.  Los apparatchiks se apresuraron a acaparar todo lo que pudieron, y ahí está Putin, ex coronel de la K.G.B., manejando el país como si fuera su propia hacienda, y mandando asesinar a sus contradictores, como en los viejos tiempos.  Fue la colombianización de Rusia, con mafias y todo.  Milovan Djilas, el yugoeslavo y compañero de armas del Mariscal Tito, reveló en La nueva clase el estilo de vida suntuoso de quien había sido un buen compañero, pero Djilas nunca renunció a los ideales del  comunismo.

Lo de la bondad natural del ser humano, o sea, el optimismo con respecto a la naturaleza del ser humano que caracterizó a la Ilustración, se contraponía al pesimismo heredado del cristianismo, que atribuye al Pecado Original su maldad innata (cfr. San Agustín).  El pesimismo de Hobbes, en cambio, no tenía fundamento teológico: se basaba en la observación.  Yo sigo cargando con el pesado bulto de dicho pecado porque una madre que era atea nunca nos bautizó.  Los libracos de un abuelo que no lo era, pero que era liberal de los de la Guerra de los Mil Días y se volvió eventualmente teósofo, masón y anticlerical, ayudaron a reorientarme.   Habrá que regresar a esto cuando se pase a los temas religiosos, porque él trajo la teosofía a Colombia.  La conoció en Costa Rica, habiendo tenido que salir huyendo de las persecuciones políticas.  La susodicha atea se hizo descreída como reacción ante el misticismo de su padre, que trajo problemas prácticos en la vida cotidiana familiar, y otra hija suya resultó ser más ambigua y decía ser dizque "agnóstica".  Para quienes no lo saben todavía, digamos que el sacramento del bautismo tiene como propósito limpiar a la gente de la mancha del Pecado Original, heredado de la Primera Pareja.

Sobre dicho abuelo ya se dijo algo en el relato que antecede a esta transcripción.]     

[G.P.:]  Profesor Roldán, ¿tiene tiempo para que nos siga acompañando? 

[C.R.:]  Puedo acom-…lo…lo puedo acompañar otro rato porque desafortunadamente estoy de salida…e…para Cartagena [de Indias, claro] y quisiera, pues…e…quedarme el máximo que ustedes consideren.

[G.P.:]  Listo, profesor.  Vamos a saludar a Iván Darío Arango Posada.  El es un doctor en historia de las ciencias, es profesor del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia.  Profesor Arango, muy buenos días.

[I.A.:]  Buenos días. 

[G.P.:]  Bienvenido a U.N. Radio.

[I.A.:]  Muchas gracias.

[G.P.:]  Mire, estamos en compañía de los profesores…ee…Michel Garrière… 

[I.A.:]  Sí.

[G.P.:]  …un filósofo francés, el Profesor Ciro Roldán, de la Universidad Nacional de Colombia, y lo hemos llamado a usted porque además sabemos que hay una publicación suya que se llama Críticos y lectores de Rousseau.

[I.A.:]  Sí.

[G.P.:]  ¿Qué tal si empezamos a mirar ya la parte política, lo que tiene que ver con la Revolución Francesa, la idea del "estado de derecho"?

[I.A.:]  Sí.  Mira…eee…alcancé a escuchar un poco al Profesor Roldán, y me parecee…pues muy claro lo que…mm…lo que él explicaba.  Sin embargo yo creo que, en el caso de Rousseau…los aspectos, digamos, de su vida…de su personalidad…e…generalmente atraen más la…atraen más la atención…que…quee…que su aporte aam…al pensamiento político yy…y…y suu…influencia en la Revolución Francesa, es decir, la gran importancia de Rousseau….  Yo creo que en ese caso es necesario tener un hilo conductor.  Flaubert era el que decía que lo que une el collar…nno [sic] son las perlas sino el hilo, es decir, en el caso de Rousseau hay un montón de perlasdispersas, en ocasiones tiradas en el suelo, pero es necesario un hilo conductor que…que permite unir…ee…todo…toda la riqueza de su pensamiento, y el hilo conductor es la…es el…es la filosofía política, es decir…e…la influencia de Rousseau es definitiva en la Revolución Francesa, la…la influencia de Rousseau es definitiva en Kant, en la ética kantiana, es decir, uno no entiende la Revolución Francesa, uno no entiende la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano sin la obra de Rousseau, uno no entiende la ética kantiana sin la obra de Rousseau, entonces…ee…ese hilo conductor, que eminentemente es de carácter político, que se refiere a su pensamiento político, me parece que es el que le da unidad…a la…a la otra diversidad de aspectos de su obra…¿sí?...  

[G.P.:]  Sí, señor.

[I.A.:]  Entonces…en éste libro mío que tú mencionas, que fue publicado por la Universidad de Antioquia, por la editorial…ee…yo lo que trato de hacer es…ee…examinar el pensamiento político, es decir, examinar como conceptos como la "soberanía del pueblo"…yyy la Declaración…Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano inicialmente…fueron…fueron vistos como absurdos, es decir, la soberanía del pueblo inicialmente la gente pensaba que era…ee…una extravagancia.  [Ese concepto, y la idea afín de la "voluntad general", no son una innovación de Rousseau sino que tienen antecedentes antiguos, en las reflexiones de Platón y Aristóteles, los procedimientos de la República Romana en sus inicios y los planteamientos de los abogados estóicos en el auge del Imperio Romano, y también se relacionan con la noción del "espíritu de las leyes" de Montesquieu, como se señala en el ensayo antedicho.]  Sin embargo, inclusive [el "sin embargo" fue prematuro y era para el siguiente asunto (lo de Tocqueville), porque lo de Maistre no se contrapone a lo anterior sino que lo refuerza y complementa] …José de Maistre [el ideólogo de los ultraconservadores (1.753-1.821), que se oponían a las ideas de la Ilustración y a la Revolución Francesa, personaje que sigue siendo el héroe de los católicos más medievales y "antiliberales", aun en momentos en que un "neo" liberalismo se ha convertido en el campeón del "capitalismo salvaje" que Juan Pablo II atacaba]…en la misma época de la revolución, pues decía que los soberanos eran los reyes…de ninguna manera los pueblos.  Sin embargo [ahora sí corresponde el "sin embargo"], pocos años después Alexis de Tocqueville, cuando viaja a América [fue una visita a los Estados Unidos]…lo que encuentra es que la soberanía del pueblo es el principio organizador de la vida social y política, es decir, Rousseau lo que hace es establecer…el principio de la soberanía del pueblo, que es el principio organizador…de las instituciones del Estado de derecho…entonces, un concepto como el Estado de derecho es incomprensible sin El Contrato Social, que es un librito de 130 páginas, es decir, es un librito que parece escrito ayer.  Tiene capitulitos de media página, es decir, de…de una elegancia….   Yo alcancé a oir al profesor…anterior, al Profesor Roldán…cuando hablaba de la elegancia…de la belleza de la escritura de Rousseau…e…no…no hay comparación, es decir, ee…es…es un modelo de lo que es…además es contemporáneo de Mozart en la música…pues [éste es el primer "pues" de los que caracterizan el lenguaje oral del "paisa", un "pues" vehemente y gracioso que hay que resaltar subrayando y que va seguido de una pausa corta que represento con una coma (difícil expresar su sentido por escrito: hay que escucharlo para entenderlo, y se parece un poco al "pues" del venezolano)], ya sabemos…lo que significa la mú-…la música de Mozart, pues…y…e-…en el caso de la…de la belleza de la escritura Kant decía…refiriéndose a Rousseau: "Debo leer y releer a Rousseau una y otra vez para que la belleza de su escritura no me conmueva más, y poder entonces considerarlo de manera racional."  Yo no sé por que la belleza de la escritura se ha convertido en un obstáculo.      

[G.P.:]  Profesor, pero, ¿sería que él le ponía encanto a lo político?

[I.A.:]  ¡No!  ¡No, no, para nada!  En…el… El Contrato Social es una obra…él mismo lo dice: "Me voy a apoyar solamente en el razonamiento."  Es decir, los recursos literarios…en El Contrato Social son mínimos, es decir, como le digo, tiene capítulos de media página [sí, pero, ¿acaso es incompatible la brevedad con la estética literaria (además, "lo bueno, si breve, dos veces bueno")?].  Es un libro de 130 páginas, el libro…sin el cual uno no puede entender el Estado de derecho, y es…y la razón es esta: antes de Rousseau estaban Locke, el inglés, y Montesquieu, el autor del escrito de las leyes [alusión a El espíritu de las leyes], y ambos son también fundamentales, pero ambos permiten entender el Estado constitucional, es decir, la importancia de la división de los poderes, y la importancia del sistema representativo, el sistema parlamentario, pero Rousseau trae algo nuevo, es decir, Rousseau lo que muestra…es que el Estado de derecho tiene una…una base que es…eminentemente democrática, y no se está refiriendo con esto…al sistema parlamentario…sino a la participación…directa, es decir, el Estado de derecho no…tiene como co-…ee…e…copartícipe, digamos, como…e…eee…pareja…participativa, es decir, Estado de derecho y democracia participativa van juntos.  No se pueden separar.         

[G.P.:]  Como un Estadoo…grande --¿no?--, además.

[I.A.:]  …y, es decir…

[G.P.:]  Un Estado que crece.

[I.A.:]  ¡Claro!  ¡Claro!  …y muchas veces se ha dicho…que…que la teoría de Rousseau está pensada para pequeñas comunidades…eee…ee…rurales…mm…pequeñas comunidades como Córcega…e…o…o…o como Ginebra, la Ginebra en la que él nació, pero evidentemente que Rousseau se está refiriendo a grandes naciones, es decir, él escribió…un texto…unas consideraciones sobre el gobierno de Polonia…y…y mantuvo sus principios refiriéndose a…a un gran país como Pol-…como Polonia.  Pues, [a veces, como aquí, el "pues" es como el "o sea"] a él le pidieron…que…que apli-…que explicara, que analizara a Polonia a la luz de su teoría…y en realidad, como le decía al principio…pues, me parece que es una lástima…que los aspectos anecdóticos, pintorescos, autobiográ-…pues, biográficos, que él mismo ayudó a crear esa…montaña de anécdotas…se hayan convertido…en una …en una cortina, digamos, y…y de humo, y muy tupida, para que el pensamiento político no se pueda entender.  Es decir, los liberales, por ejemplo, que…ee…e…lo han…lo han desacreditado, con la idea de que la democracia como la entiende Rousseau es plebiscitaria, es tipo Chávez [alusión al presidente actual de Venezuela, Hugo Chávez Frías].  ¡De ninguna manera!  La…la…el concepto de "voluntad general" no lo puede encarnar nadie.  No lo puede encarnar Robespierre, no lo puede encarnar Napoleón [hubo otros dos pero cuando no se especifica se entiende que se trata del primero], no lo puede encarnar Chávez, no lo puede encarnar Uribe [Alvaro Uribe Vélez, el presidente colombiano anterior, un personaje infame cuyo Ministro de Defensa lo sucedió y anda por la mitad de su período presidencial de 4 años, en momentos en que ambos están fingiendo una pelea].  La voluntad general es un procedimiento para organizar…el debate público, es decir, es la suma de las pequeñas diferencias, y lo que hace es proteger…las minorías, los movimientos, de los grandes grupos políticos.

 [G.P.:]  …pero en esa voluntad general está inserta también el pueblo como soberano.

[I.A.:]  ¡Claro!  ¡Exactamente!  …pero no es el pueblo todo, no es el sentimiento popular…digamos, de la mayoría que…que a punta,  pues, de…de publicidad…ee…es cautivado…ee…y…ee…digamos, a la manera de Chávez.  No es…no es en ese sentido que se habla de "voluntad general"…e…es decir, hay que pasar por el debate, hay que pasar por la deliberación pública, es decir, es que Rousseau lo dice en el capítulo más importante del libro…que es el Capítulo III…del Libro II [siempre usa números ordinales, como debe ser, al referirse a números de capítulo y de libro, como se hace con los monarcas (en éste caso, por ejemplo, dijo "tercero" y "segundo", respectivamente)].  Pues, acuérdese que son capitulitos de una página, de media página, donde…donde explica en que consiste la voluntad general, y la voluntad general no es un sentimiento popular, es decir, es el resultado del debate público, de…del…de los diferentes puntos de vista.  Es una integral.  Es una integral, pero Rousseau ahí se apoya en conceptos matemáticos.  No es una mera suma aritmética, es una integral…de pequeñitas diferencias.  

 [G.P.:]  Profesor, pero es él el que le da, y le abre paso a la democracia.

[I.A.:]  Evidé- [iba a decir, claro, "evidentemente"]…es que es el fundador.  Es el fundador de la democracia moderna, pero el…el mérito de él --pues, ya democracia había entre los griegos--, el mérito de él es…es…es hacer la relación entre estado de derecho…y democracia.  Es decir, los griegos no conocían la…el respeto por la vi- [iba a decir "vida privada" (o tal vez "vida íntima"]…por lo privado [ni por la vida humana en general, algo característico de las sociedades esclavistas: mataban al mensajero que llegaba trayendo malas noticias, como echándole la culpa de la desgracia].  En una asamblea popular podían…podían juzgar a un militar de alto rango, pero Rousseau no está pensando en eso.  Rousseau mantiene los logros del liberalismo: la protección de la personapues, que la persona está protegida por el debido…por el debido proceso…todos esos logros del liberalismo él los mantiene.  [El "debido proceso" es la garantía de que cualquier persona involucrada en un pleito tenga la oportunidad de exigir que los cargos hechos contra ella sean examinados con arreglo a los procedimientos jurídicos pertinentes.  En inglés la expresión es parecida: due process.]  Lo que él trae de nuevo…es que no son suficientes garantías --pues, para las libertades--, las garantías constitucionales, es decir, no es suficiente que haya una constitución donde se…con-…se preserve la división de los poderes, o el sistema parlamentario.  Eso no es suficiente.  Es necesario…     

[G.P.:]  Profesor, ¡cómo nos cae de bien…revisarlo para las discusiones que hemos tenido por estos días, ¿no?  [Parece estar refiriéndose a unos proyectos de ley o de acto legislativo para modificar ciertas normas constitucionales, presentados en el Congreso colombiano.] 

[I.A.:]  ¡Claro!  …y el…¡claro!  …y sobre todo que El Contrato Social es un librito…muy corto…claro, el profesor…anterior…se refería también al Emilio…pues…el…sin el Emilio no se entiende la ética kantiana, por ejemplo.  [Se hace una alusión  a la misma en la transcripción de la conferencia sobre la moral, titulada "Como debemos entender la moral".]  Es decir, en el Emilio, en el Libro IV [dice "Cuarto"], hay una…hay un librito chiquitico que él incluye…que se llama Profesión de fe del vicario saboyano.  Ese es un librito que él…él acomoda en el Libro IV del Emilio, que es el libro, pues, más importante.  El…el Libro IV son unas 200 páginas.  La Profesión de fe son unas 70 páginas…y esa es la mejor introducción a la ética kantiana.  Ese [sic]…es la defensa…que hace Rousseau frente a los materialistas, de la libertad de la voluntad, de la autodeterminación.  Ahí hay una confusión: es una lástima, hombre, que la gente…pues, se quede con las anécdotas, pero normalmente se cree…pues, que la libertad es que a uno no loo…no lo interfieran y no lo molesten, y eso es: que a uno no lo…no lo interfieran y no lo molesten, y uno esté protegido por la ley, pero es que la libertad también es autodeterminación…pues, que uno mismo se …los motivos…los propósitos de su vida, y un pueblo también, se dé los propósitos de…co-…comunes de su vida…e…colectiva…y…en eso consiste la democracia, es decir, es la expresión, no de la libertad liberal…bueno, y que lo dejen a uno tranquilo y…y no se metan con uno, que es muy valiosa, y que Rousseau no desconocepues, ya había dicho…ya se ha dicho mucho que el…Rousseau valoraba mucho la privacidad [anglicismo derivado de privacy que equivale a "intimidad"]…pero…é-…él introduce un concepto de libertad que…quee…que es autodeterminación, o sea, es el concepto de libertad de la democracia.  Esa autodeterminación [aquí unas pocas palabras incomprensibles porque el otro invitado interrumpe] (…) …

[M.G.:]  […y tampoco se le entiende porque hablan simultáneamente] (…).  Sí.        

[G.P.:]  Profesor…eee…ee…el Profesor…ee…Michel…e…quiere intervenir también.

[M.G.:]  Sí…e…sobre el…eemm…éste asunto de…deem…democrático.

[I.A.:]  Sí.

[M.G.:]  Qui-…quisiera un pocoo…matizar…su reflexión de …de Rousseau comoo…inspirador, fundador de laa…democracia moderna.

[I.A.:]  Sí.

[M.G.:]  Eemm…por un lado porquee…él mismo dijo…que el régimen democrático…e…sería lo ideal, pero para un pueblo…de dioses.  [Eso evoca lo dicho por Víctor Hugo sobre la Constitución de 1863 (colombiana) o Constitución de Rionegro: que era "una Constitución para ángeles".]  'Tonces [el "entonces" apocopado] él sabía muy bien…que eso era como un ideal…inalcanzable…para los…seres humanos.

[I.A.:]  Sí.

[M.G.:]  ¿Por qué?  Porque…eeem…usted sabe muy bien, Profesor, que en El Contrato Social…ee…Rousseau plantea que el poder Ejecutivo no se puede…delegar, no se puede…representar, y la…y me parece que la democracia moderna es…una democracia representativa, y Rousseau en El Contrato Social está totalmente en contra de eso

[I.A.:]  Sí.

[M.G.:]  …e…ee…

[I.A.:]  Sí.  Mira…

[M.G.:]  Mm…

[I.A.:]  ….  E…ee… 

[M.G.:]  Sí.

[I.A.:]  …si te…si te entiendo bien….  ¿Tú…tu terminaste?

[M.G.:]  Sí.  Sí, sí.  No es más.

[I.A.:]  Mira, ese…ese pasaje…que tú mencionas…está en el Capítulo IV…del Libro III …entonces, éste capítulo tiene…éste sí es muy largo: tiene dos páginas.  Este es un capítulo de dos páginas.  Se llama "De la democracia", y termina justamente con lo que tú dices…pues, si un pueblo…pues, solamente un pueblo…de dioses…se puede gobernar democráticamente, pero es que ahí él mismo aclara, es decir, él mismo aclara…él no se…cuando él se refiere a la democracia él no se está refiriendo a la democracia como forma de gobierno, es decir, todo un pueblo no puede gobernar.  Pues, solamente una pequeña comunidad…se puede reunir en una asamblea…pues, yo lo diría…graciosamente…permanente, a…a…a …a atender…e…los asuntos del gobierno.  Pues, Rousseau sabe que eso no se puede, pero es que cuando él habla de democracia él no se está refiriendo al gobierno, sino…a la esfera que legitima al gobierno.  El…es decir, la genialidad de Rousseau es haber descubierto…en la democracia una forma de legitimación o deslegitimación del gobierno, es decir, Rousseau no está pensando en la democracia como forma de gobierno.  Pues, él sabe que solamente un pueblo de dioses se puede gobernar democráticamente.  Pues, él sabe que los gobiernos…son producto de toda ese [sic] tira y afloje…de los…de los…de los poderosos, de las personas, digamos, más arrogantes y más agalludas [en el sentido, aquí, de "astutas", claro], y él sabe eso, pues.  El leyó a Maquiavelo.  La mayor influencia que recibió Rousseau…fue de Maquiavelo.  Fue…fue el autor que…que…que…que más le interesó.  Lo citaba directamente en italiano, es decir, Rousseau citaba a Maquiavelo en italiano.  [Sí, pero téngase en cuenta que hablaba también ese idioma, y que, siendo suizo, y además de la región francófona, no era como para sorprenderse el hecho de que hablara una segunda lengua romance, y que es una de las cuatro que se habla en Suiza.]  En cambio a Hobbes…lo…lo citaba en traducciones…francesas.  Entonces, él sabía que los políticos, pues, son los que see…se hacen con [queriendo decir "se apropian de", no "se forman en el curso de su su relación con"] el [poder] Ejecutivo, con el…con el Gobierno, pero la democracia consiste en los controles…que legitiman o deslegitiman el Gobierno, es decir, lo que hace Rousseau es inventar…la legitimación…democrática, o sea, la legitimación del gobierno y…proveniente de…del pueblo.   El pueblo es soberano no porque el pueblo gobierne sino porque es el que legitima o deslegitima a los que gobiernan.     

[G.P.:]  Profesor Arango…Profesor Arango, tengo un poco de preocupación porquee…nuestro Profesor Ciro Roldán tiene que hacer un viaje, y entonces quería dejar que él participara también.

[I.A.:]  ¡Hombre, claro!

[G.P.:]  ¿Profesor Roldán?

[C.R.:]  Bueno, muchas gracias.  Sí, he…he oído con mucha atención…al Profesor Arango y al profesor invitado francés.  Yo estoy totalmente de acuerdo, la partee…sobre la parte política, y la parte moral y ética.  Bueno, p-…Rousseau es antecesor de toda la concepción de la libertad, no solamente…de los modernos sino [también] de los antiguos.  La…la…la gran maravilla, que estaba diciendo [más bien "que mencionó] el profesor, es que concibe…la diferencia entre liberalismo y democracia.  Hasta ahora nos habían enseñado --hasta Hobbes y Locke--, que el problema era la simple democracia representativa, y, precisamente en lo que Rousseau avanza es en mostrar…que l-…no basta la soberanía…puramente…ee…llamada "de la nación" o la…m-…la soberanía del Estado-nación.  No…no basta simplemente una soberanía política c-…al estilo [de] Hobbes o Locke.  Se necesita ir mucho más allá, y se necesita lo que podríamos llamar…la…unión entre la libertad…de los antiguos y la libertad de los modernos, la libertad negativa…de…que es la de los modernos, y es una libertad de…"que no me interfieran", decía el s-…invitado.  La otra es una libertad para, que es la que verdaderamente hace hombres, la libertad de participación, y en ese sentido --él lo habló muy bien--, el gran aporte de Rousseau es la…el concepto de "legitimación democrática".  El pueblo no gobierna, pero el gob-…el pueblo es el soberano, en cuanto revoca cualquier decisión.  Piense usted lo que acaba de pasar con la…reforma constitucional, la reforma a la justicia: primera vez que el pueblo colombiano, ya sea de manera mediada por las redes sociales [es como llaman a los foros electrónicos de discusión en la Internet] --como quiera--, se ha expresado de tal manera…que obligó a los políticos, al Legislativo, e incluso al Señor Presidente Santos, a ponerse en contra de su propia reforma.  [Con la supuesta "reforma a la justicia", que no era nada de eso --no se buscaba agilizar el ejercicio de la justicia y facilitar el acceso a la misma, como se alegaba--, sino un intento de imponer ciertas normas legales que habrían permitido la liberación de la legión de congresistas condenados o sindicados por su participación en la "parapolítica", o sea, por ejercer la política a través del asesinato, que ha sido siempre la costumbre de los gobernantes colombianos, siguiendo el ejemplo que dio su Hombre de las Leyes, como llaman al General Francisco de Paula Santander, que en la nefanda nocte septembrina llegó con otros pocos al Palacio de San Carlos en la capital a matar a su ex compañero de armas, Simón Bolívar, que pudo escapar oportunamente lanzándose a la calle por una ventana, habiendo sido advertido por su compañera, Manuelita Sáenz.  La reforma la promovía el sucesor de Alvaro Uribe Vélez desde el Ejecutivo.  Además Santos había sido Ministro de Defensa de Uribe, un criminal cuyas infamias quedan expuestas, con las pruebas respectivas, en los dos debates que se incluyó ya en éste archivo y en los libros del citante del segundo de ellos y en los de Olga Behar.]  Es algo insólito en Colombia que una reforma constitucional haya sido…no haya tenido tránsito por la cortes sino que la hayan retirado de común acuerdo el presidente y el Legislativo.  Rousseau estaría muerto de la dicha, y también, tal vez, de la ironía, de mirar como la democracia representativa se pasa por encimatodos los controles constitucionales, y que le…pone y quita una reforma constitucional sin que haya pasado siquiera…por la mediación de las instancias que están hechas para controlar la legitimidad constitucional de esa reforma.  Entonces, es muy actual Rousseau, porque nos permite entender como un ciudadano --eso que decía el profesor--, hace lo que Kant llamaba, no una moral política, estilo el presidente, o ex presidente Uribe, sino apolítica moral, que es una cosa muy distinta, como dice Kant, para que…los políticosencarnen una relación moral con esa…y tengan lo que él llamaba la unión de un propósito, de un fin y de una intención, también con la responsabilidad.  [Está expresado muy confusamente eso.]  No…no basta la ética de la intención.  Es necesaria la ética de la responsabilidad, cosa que entre nosotros no ocurre, y me parece extraordinario lo que se ha dicho: Rousseau es el verdadero profeta de una democracia, no para que se reúna permanentemente el pueblo en asambleas, sino que…para que ese pueblo sea la última instancia que legitime todas las decisiones que toman a nombre de él, porque lo que se hace con el pueblo es lo que hace Hegel: decir que el pueblo es la única parte de la sociedad que no sabe lo que quiere.  Bueno, Rousseau confía…en que aunque el pueblo…tenga sentimientos naturales, religiones naturales, y todo lo que podemos decir…no tenga una educación profunda, sin embargo el pueblo sí sabe lo que quiere, y puede, en un momento dado, decirle [sic] a los políticos que [es lo que] no quiere, y eso acaba de pasar en Colombia, y me parece que eso es lo que el Doctor Gaviria Díez, en su libro dice: el paso de una Constitución hobbesiana a una Constitución que tiene una inspiración…rousseauniana.   

[G.P.:]  Profesor Arango…¿Profesor Iván Darío?

[I.A.:]  ¿Sí? ... ¿Aló?

[G.P.:]  ¿Cómo le…parecieron las opiniones del…ee…Profesor Roldán y como puso en la actualidad el tema y la…?

[I.A.:]  ¡Me gustaron mucho!  Sólo que…hay unaa…hay una precisión…que habría que hacer…eee…y es que…no…no es…no es el rumor, digamos, popular, no es…sólo laam…laamm…eel malestar popular el que…el que expresa, digamos, la voluntad general: es…el… Rousseau se refiere es al debate público, y para que haya…para que exista el debate público tiene que existir una institución moderna que se llama "la esfera pública"…y apenas, en Colombia, estamos conociendo eso ahora.  Eso es de…eso tiene días apenas.  El año pasado también hubo un movimiento estudiantil que no acudió a la violencia.  No…no acudió a quebrar…e…ee…e…e…las vitrinas, un movimiento estudiantil muy organizado que también hizo reversar [palabra inexistente, parece que tomada de la jerga de la mecánica automotriz en inglés en la que reverse gear es el mecanismo de contramarcha, por lo que se dice "reversa" a la marcha atrás o contramarcha, y "dar reversa" a la acción de retroceder, entonces lo que está queriendo decir es "retroceder"] un proyecto de reforma de la educación…de la Ley 30.  [Sí, pero otra vez se vio que el régimen sigue con sus engaños: en los noticieros de televisión, el 3 de agosto del año pasado, aparecieron miembros de dicho movimiento quejándose de que "el Gobierno", como llaman al poder Ejecutivo en un régimen hiperpresidencialista como el de Colombia, en el que los presidentes de la república tienen poderes casi omnímodos, ha incumplido sus promesas y entonces van a tener que volver a las calles a protestar.  La reforma pretendía "privatizar" la educación superior pública, o sea, convertirla en un negocio, como se ha hecho de manera infame con los servicio de salud, copiando el modelo chileno, que es a su vez copia del de los Estados Unidos, del que se dice es el peor de todos.]

[G.P.:]  ¡La MANE!  [Se refiere a la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, el órgano director del nuevo movimiento.]

[I.A.:]  [Primero dice unas dos o tres palabras que resultan incomprensibles porque el presentador interrumpe con lo de la MANE.]  (…)  Ese movimiento…es también una expresión…pues, de lo que hoy se llama "la sociedad civil".  Así era justamente como Rousseau entendía…el…la participación, pero sin la esfera pública…to-…todas esas expresiones populares…se desbordan, y…y se…y se desbordan hacia la violencia, y ya son intereses privados los que capitalizan [ya nadie dice "aprovechan": están de moda las metáforas económicas] la violencia, es decir los…como…como…como esas posiciones no pasan por el espa- [iba a decir "espacio", claro] …por…por la esfera pública…pues, la esfera del debate, esa violencia cie-…esa violencia ciega la capitalizan los políticos, es decir la…la…ellos cabalgan…en esas polarizaciones.  Ee…e…Rou-…cuando Rousseau está entendiendo la expresión popular no es el sentimiento…asíiíí…e…e…digamos, como pasivo de la…de…de…de las mayorías, sino que…tiene que haber formas de debate, de discusión…y eso en Colombia apenas ahora…eso es nuevo, pues.  Eso en Colombia es nuevo.  Eso lo estamos estrenando en Colombia.  

[G.P.:]  Profesor Ciro Roldán.  Quiere decir algo.  Yo estoy preocupado y…y quería…

[C.P.:]  Sí, claro.  Muchas gracias.

[G.P.:]  …relevarlo de su participación…

[C.R.:]  Yo me quisiera despedir diciéndole…lo…o s-… [parecía que iba a decir "o sea"] a lo que el profesor dice [queriendo decir "refiriéndome a lo que etc."].  Realmente…es mucho más…que lo que ha empezado: es la formación de la voluntad general, es la formación de la soberanía del pueblo.  Eso apenas empieza en Colombia, pero es una…es extraordinario lo que ha pasado con estas redes sociales, porque por primera vez..ee…se expresa una democracia que va más allá…de la simple elección de funcionarios y de representantes políticos, y de toda esa cosa que llaman "los congresistas", "los delegados" [queriendo significar  "aquellos en quienes el pueblo delega la facultad para gobernar"], "los Padres de la Patria" [expresión que tiene origen en la República Romana].  Es-…estos señores no representan la voluntad general.  La rep-…la voluntad general jamás  se puede endosar, y como muy bien dice…el Señor Rousseau, cada uno de nosotros pone en común su persona, y todo su poder bajo la dirección de la voluntad general, y nosotros recibimos…a cada miembro…como una parte indivisible de un todo.  Eso es lo que es la voluntad general, por lo tanto a mí me parece extraordinario que en Colombia…se esté formando eso que Habermas, tomando de Rousseau, llama "la formación de la voluntad general", la soberanía, y eso…e…e…ha nacido merced a los movimientos de los estudiantes, a los movimientos, ahora, de la sociedad civil que aquí en Colombia pues ha sido precluída por todos los poderes.  Aquí a la sociedad civil se le llama…para que refrende, en referendos, o en plebiscitos, o que…simplemente pase a…a hacer lo…los…la votación de cada cuatro años, y desaparece la pobre sociedad civil, que en ese interregno es asumida por los gremios, por los…grandes…financieros, los bancos, etcétera, que son los que se llaman dizque "sociedad civil".  Aquí Sabas Pretelt [Sabas Pretelt de la Vega, funcionario del gobierno de Alvaro Uribe Vélez  y personaje involucrado en la "yidispolítica", asunto infame al que ya me referí en algún comentario en otra transcripción y que se relaciona con la manera solapada y tramposa como Uribe V. logró hacerse reelegir modificando a su acomodo nuestra Constitución política, llamada "ley de leyes y norma de normas", en un país donde la ley y la norma son las familias Uribe Vélez y Santos y sus matones, versiones actuales de los "pájaros" de la época de la Violencia sectaria del decenio de los 50s provocada por el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán y que se convirtió en la guerra civil que cumple los 65 años en el 2013] era la sociedad civil, hasta hace unos años, pero resulta que la sociedad civil ahora…no es…esa…dee…una gente escondida, sino que ya unos estudiantes, trabajadores, que salen a la calle, y tienen la posibilidad de ir en marchas a decirle [sobra ahí el pronombre y sufijo "-le"] al Parlamento que no sea vergonzoso, y que no sea desg-…des-…desagradecido con los que lo eligieron.  Ese pueblo ya va a revocar.  [¡Pobre ingenuo!  ¡Cree estar viviendo en Suiza!]  Incluso tiene iniciativas de empezar a mirar quienes son los que los representan, y por primera vez estamos haciendo uso de derechos que están en la Constitución.  [Los varios TLCs anulan en la práctica muchos artículos de la misma y benefician a unos pocos importadores, por ejemplo.]  Yo no soy…eee…tan creyente como el Doctor Gaviria Díaz [dijo "Díez" la primera vez] de que tengamos una Constitución rousseauniana.  Me parece que es bastante complicado decir eso, pero lo que él llama un estado de ánimo…de un paso de instituciones simplemente de delegación a instituciones donde la ge- [iba a decir "gente"]…los ciudadanos se pueden empoderar.  Eso me parece que está pasando, y que la Constitución no se necesita enterrar [trastroca chambonamente sujeto y predicado porque lo que quiere decir es "no se necesita enterrar la Constitución"] con una nueva [Asamblea] Constituyente, como está proclamando ahora el "gran hombre" [dicho con sarcasmo, claro] que tenemos llamado…Alvaro Uribe.  No.  La…Constitución no se necesita más que poner en funcionamiento [trastroca otra vez: quiso decir "no se necesita más que etc."] y darle […y otra vez adosa el pronombre y sufijo sobrante, pero no seguiré señalando ese error porque es demasiado común] a eso coherencia, y yo no creo que se necesite una nueva Constituyente para reformar la justicia, de modo que el pueblo mismo es el que va a determinar [¡pobre iluso!] cual es el mecanismo, pero no el político, ni el Señor Londoño [Fernando Londoño Hoyos, otro que fue funcionario en el uribiato e hizo cosas indebidas (era Ministro del Interior y de Justicia [ministerio producto de la fusión de dos que luego fue escindido para que funcionaran separadamente como antes], por lo que en el 2004 fue destituido e inhabilitado para ocupar cargos públicos durante 12 o 15 años, según la fuente que sea consultada, por los delitos de abuso de autoridad y conflicto de intereses)], que nos digan que tenemos que hacer de aquí en adelante para ir contra el terrorismo, cuando el terrorismo lo han desatado ellos.  [Alude con eso al "terrorismo de estado".  En Colombia los opositores al orden impuesto siempre han dicho que donde se genera la violencia (que se inició con el susodicho magnicidio de Gaitán, en 1948) es en los barrios tranquilos de los que todo lo controlan a la brava, no en las zonas rurales que sirven de refugio a los acosados.]  Me parece contradictorio que sean los amigos, los más terriblemente sindicados hoy de asociaciones para delinquir los que le [sobra el pronombre] llamen al pueblo a que haga un frente contra el terrorismo.  Es algo irónico.  El  convocar ahora a legitimar, a través de una Constituyente, una nueva reelección…para que con-…los ciudadanos se sientan partícipes del poder.  No: los ciudadanos ya entendieron que ellos mismos toman las iniciativas, y que no se requiere ningún profeta que nos venga, a lo Robespierre, a decir cuales son los comités de salud pública de la nueva Revolución Colombiana.  [Buena la diatriba, pero su tono vehemente resultaba un poco cómico, como de un orador en la plaza pública.  El Comité de Salud Pública fue un ente al que Robespierre dio facultades dictatoriales y que arrestaba y guillotinaba arbitrariamente durante el intervalo llamado El Terror.  Fue suprimido luego de la ejecución de Robespierre.]         

[G.P.:]  Profesor Ciro Roldán, del Departamento de Filosofía de la Universidad Nacional de Colombia, gracias por haber estado con nosotros, y que tenga muy buen viaje, profesor.

[C.R.:]  Muchas gracias a ustedes, y hasta pronto.  Chau [el ciao italiano, que parece haberse difundido por varios países latinoamericanos].

[G.P.:]  Vamos a saludar en éste momento a Javier García Medina.  El es un doctor en derecho, es profesor del Departamento de Derecho Penal e Historia y Teoría del Derecho y director del Observatorio en Derechos Humanos en la Universidad de Valladolid.  El también es integrante del Grupo Interdisciplinar [sic] de Investigación Jean-Jacques Rousseau.  Profesor García, muy buenos días.    

[J.G.M. (de entonación española):]  Hola, muy buenos días.    

[G.P.:]  Bienvenido a estas emisoras.

[J.G.M.:]  Pues muchísimas gracias por contar conmigo (…) [aquí, palabra incomprensible] intervenir en (…) [otras dos a tres] …eee…en unn…programa sobre Rousseau.

[G.P.:]  Estamos haciendo hoy precisamente, y estamos tratando de conmemorar los 300 años de nacimiento del Señor Rousseau, y obviamente alrededor de la discusión de la democracia, del Estado…

[J.G.M.:]  M-jm.

[G.P.:]  …de la participación, pues afloran, como usted se habrá dado cuenta, las situaciones políticas que vivimos en el país, ¿no?

[J.G.M.:]  Sí.

[G.P.:]  Obviamente deben ser de desconocimiento suyo, porque, pues, esto es yaa..muy de la provincia, pero, en todo caso, ¿qué tal si usted nos cuenta un poco cual es el trabajo que ustedes hacen en ese Grupo Interdisciplinar de Investigación Jean-Jacques Rousseau, y si lo puede enmarcar un poco dentro del tema y de lo que han venido comentando los otros interlocutores?    

[J.G.M.:]  Pues sí.  Eee…quería añadir, al hilo de laaa…debat-…del debate que se estaba estableciendo entree…los conceptos de libertad negativa y el concepto de libertad…positiva, yo creo que habría queee…y sería…positivo entender…un nuevo concepto que aparece después en la obra de Philippe Etir [?], que es la libertad comoo…no dominación.  Es un concepto que aparece también en la obra dee…Rousseau y que se puede interpretar en estos términos, y que tiene mucho que ver con una idea que posteriormente  Kant utilizaa…de Rousseau, y es que…el…eell…el pueblo no comete injusticias contra sí mismo, es decir, la ley debe ser hecha por el pueblo.  Es el pueblo el protagonista de la ley.  Cuantos menos intermediarios existan entre quien es el creador de la ley y el destinatario de la ley, menores posibilidades de injusticia se pueden [debe ser "puede"] cometer [más bien "menores posibilidades de injusticia habrá"], por lo tanto al pueblo le corresponde el protagonismo de legislar.  Cuanto más distancia haya entre el creador de la ley y el destinatario, más posibilidades hay…de que haya otros…que aprovechen, precisamente, esos espacios quee…deja la voluntad general, para aprovecharlo en beneficio de su propia voluntad.  Ya sean los entes económicos, ya sean entes…ee…eee…bancarios, financieros, ya sean…entes de otro tipo, evidentemente que…ee…su objetivo es el interés privado y no es el interés general.  Rousseau en un determinado habla [sic] dee…un…en un determinado momento habla de las "minivoluntades generales", es decir, cuando yo soy mucho más…leal…a la voluntad de mi grupo, a la voluntad de mi partido, a la voluntad de mis intereses, evidentemente menos solidario voy a ser y menos me va a interesar la voluntad general.  Por eso esa idea de…kantiana, esa idea quee…aparece ya en Rousseau, dee…no cometer…e…que el pueblo no comete…injusticias contra sí mismo, es una idea…muy fuerte y yo creo que precisamente, y eso es lo que venía oyendo en el…en el debate anterior, en las intervenciones anteriores, yo creo que eso nos da una pauta de…cual es la importancia, en la actualidad, de Rousseau.  Rousseau nos está diciendo…que hemos dejado muchísimos espacios…a los entes financieros, hemos dejado muchísimos espacios a otros…ee…protagonistas y a otros sujetos, que de alguna forma están condicionando nuestra vida diaria.  Hemos perdido espacio, los pueblos.  Hemos perdido capacidad de tomar decisiones que nos vinculan para el futuro, y precisamente Rousseau, en un determinado momento, también señala esa…e-…esa cuestión, es decir, las decisiones que nosotros tomamos deben ir destinadas, precisamente, en aras de la libertad, en aras de la igualdad, y sobre todo, dice Rousseau…añadiendo estos elementos de libertad e igualdad…en la línea de la pervivencia de la comunidad política, es decir, somos nosotros los que generamos…la pervivencia de la comunidad política con nuestras decisiones, y si nosotros estamos apartados de la creación de esa voluntad general son otros…los que van a tomar decisiones por nosotros, y eso…es muy peligroso, y eso es algo…que se está produciendo…en todas las sociedades, porque desde…bueno, desde la España actual, que todo el mundo sabemos la crisis y el momento que tenemos, evidentemente mucha de la crisis tiene que ver con que se han [debe ser "ha"] abandonado los espacios, y se han [igual aquí] abandonado…ee…e…digamos, zonas que han tomado otros, y que el pueblo ha perdido capacidad de decisión, capacidad de…de…de…de pensar y decidir por sí mismo [a] donde quiere ir, porque son otros los que le están diciendo que tiene que hacer, que tienen…como tienen que invertir su dinero, en que…etcétera, etcétera, es decir, no me quiero extender más, pero, cuando…e…esta idea de la libertad como nueva opción, esta…añade un punto en-…un punto, quizá medio, entre esa libertad negativa, en el…es decir, en ese espacio privado en el que no entra nadie, y en [sobra el "en"] esa libertad positiva de participación en la…en la democracia y en el…en el espacio público.  Esta idea de la libertad como no dominación es…es utilizada…por Habermas en un determinado momento para articular la idea de la democracia sin de-…e…es imposible la democracia sin derechos, y los derechos sin democracia.  No hay un antes y un después, como ahora [dicen] los liberales.  No es…[no] son primero los derechos y luego un sistema político para garantizar esos derechos, sino que hay….  Derechos y democracia son una unidad, y cuando eso no está garantizado entonces nos encontramos con un problema, y nos encontramos, volviendo al…a mi argumento inicial, de que otros legislan por nosotros, y las posibilidades de hacer injusticias contra el…el pueblo se incrementan…notablemente.  [Es otro ingenuo, u otro erudito deshonesto: explica la situación sugiriendo que se llegó a ella por negligencia de los gobernados, que supuestamente abandonaron "espacios" que otros aprovecharon para ocupar, siendo que lo que se ve en casi todas partes es que se les niega el acceso a ellos, y cuando salen a las calles a protestar a los gritos para que se les permita recuperarlos se les viene encima la gente armada.  No hay negligencia sino más bien vehemencia, que es lo que se castiga, y los arrestados, los torturados y los muertos están ahí para atestiguarlo.  El problema es poder establecer en cada caso si el erudito carece de discernimiento o si oculta la verdad deliberadamente, y si es lo segundo, si lo hace por temor o por convicción.  En cualquier caso queda traicionado el ideal científico de la búsqueda de la verdad y su divulgación.]    

[G.P.:]  Profesor, y probablemente los Indignados de hoy  [el movimiento popular de protesta que se había iniciado hacía unos meses en España] entonces no saben que Rousseau en 1750 ya estaba planteando…el asunto de la libertad y las decisiones.      

[J.G.M.:]  Es…eee…bue-…yo creo que intuitiva-…es una cuestión casi intuitiva la que ellos tienen en ese sentido, pero evidentemente están un poco, un poco en esa línea, y es…en esa línea…e…de…mm…casi un po-…un  tanto asamblearia --¿no?--, es decir…ee…de…de toma de decisiones.  Por eso Rousseau habla de democracia directa, pero, claro, la democracia directa no…no se sustenta solamente sobre un voto…concreto, no solamente sobre la participación directa.  Hay toda una reflexión previa…quee…Rousseau argumenta muy…mu-…muy bien que es…toda la cuestión de las virtudes públicas --¿no?--, es decir, las virtudes públicas, el trabajo previo de educación en quienes somos, de educación en que es importante el interés común…de…el…es decir, todo ese tipo de…de bagaje de carácter cultural, de formación en lo público, en…ee…digamos que también se ha ido perdiendo por la sencilla razón de que hemos entrado en una dinámica del propio interés particular, de que se nos ha ido generando de que…mm…e…la idea de que…por…nuestra identidad…viene determinada más por nuestra participación en el mercado como sujeto individual que en el…por nuestra participación en lo público como sujetos que de alguna forma han tomado decisiones para futuro, por tanto esta idea de…de…de los…de In-…de los Indignados a veces es una llamada de atención en éste sentido, pero también hay…no hay que perder de vista estas llamadas que hace…e…sobre todo…Rousseau, en la parte…una de las partes del Contrato social en relación…relacionadas con la religión civil de…e…en el que habla de las yu-…de estas virtudes públicas --¿no?--, es decir…es decir, es-…esta…estas convicciones de…de…de…dee…de  que lo público es…es ul-…es importante, pero es lo…e…sin ir…sin perder de vista esa…distinción entre el individuo y el ciudadano, es decir, como ciudadanos debemos ser participa-…ee…participantes activos de la toma de decisiones para nuestro futuro, pero debemos tener una vida particular, pero, evidentemente, tenemos que tener muy claro que nuestra vida particular está muy condicionada por nuestra participación ciudadana, y si hemos perdido espacio ciudadano entonces nos quedamos…en simplemente como individuos aislados, atomizados, y es un poco lo que se quiere por parte de…un neoliberalismo, o unas ideas…e…neoliberales excesivamente basadas en la idea de un mercado…e…eee…y como sujetos que partici-…que entendemos que participamos de un sistema global o de una globalización pero en términos muy individualistas, y muyy…ee…poco solidarios en determinadas ocasiones, cosa que una sore-…una sociedad…a…al estilo rousseauniano, una sociedad más vin- [tal vez iba a decir "vinculada"]…más centrada en…en la ciudadanía, nos per-…podría permitir pensar con una…una sociedad más solidaria porque sabemos, como señalaba…a-…alguien en…en la conversación, cuando yo entrego mi poder, cuando yo entro en comunidad, no solamente…e…es decir, entrego como ciudadano mi persona y mis bienes, lo pongo en común, y eso es una actitud solidaria, y yo…y en determinados momentos, y creo que la…la…el momento actual ha hecho que…en muchas ocasiones hayamos perdido precisamente esa idea solidaria, esa idea de un ciudadano participativo, de un ciudadano…de un ciudadano que toma las decisiones políticas, que…que…que reconoce cual es la mejor decisión, para el futuro, de aquellos que comparten con él, pues, ee…ee…todo…ee…el momento actual, pero también las decisiones para más adelante.      

[G.P.:]  Profesor Javier García Medina, director del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Valladolid e integrante del Grupo Interdisciplinar Jean-Jacques Rousseau, gracias por sus opiniones aquí en "U.N. Análisis". 

[J.G.M.:]  Muchas gracias.

[G.P.:]  Que esté muy bien, profesor.  Vamos a saludar en éste momento a Jimena Hurtado.  Ella es una economista y politóloga.  Es doctora en…economía de la Universidad de París 10 con una maestría en epistemología económica de la Universidad de París 1 y es profesora de la Universidad de los Andes.  Profesora Jimena, muy buenos días.

[Prof. Jimena H.:]  Buenos días. 

[G.P.:]  Profesora Jimena, usted haa…hechoo…unoos…estudios muy interesantes y ha hecho una tesis doctoral sobre la relación del agente económico de Rousseau.  [¿No habrá querido decir "en Rousseau"?  Además lo de la "relación" queda en el aire.]  ¿Cómo podemos…e…poner…ee…e…en…ee…en antecedentes aa…nuestros oyentes respecto al tema del dinero, el manejo del mercado, la economía, todo lo que significa la compra, la venta, todo lo que tiene que ver…al respecto…y esa comparación que usted hace connn…Rousseau y con Marx?   

[Prof. Jimena H.:]  Ee…pues, digamos, la in-…lo interesante de Rousseau es que uno puede ver como un precursor de la crítica a la teoría económica actual.  Eee… Rousseau desde el principioo…desde su segundo discurso claramente establece quee…la economía monetaria y la economía de intercambio son formas en las cuales la economía excede a la política y por lo tanto son una forma, si se quiere, de desnaturalización…ee…que para Rousseau era muy mala palabra…ee…[de] las relaciones entre los seres humanos…eee…y en ese sentido, durante [más bien "a lo largo de"] toda su obra Rousseau encuentra es una crítica permanente…precisamente a esas formas de relaciones de intercambio, porque, si usted se da cuenta, lo que está planteando Rousseau es que la economía…sin que eso sea peyorativo, es el reino de la servidumbre, es el reino de la instrumentalización del otro, pero no es que eso sea malo mientras lo tengamos consciente, seamos…ee…lo tengamos presente, mientras sepamos que esto es así, porque finalmente, lo que está diciendo Rousseau, y lo dice…sobre la Edad de Oro en…en particular, es quee…e…el primer instrumento del ser humano es [la] mano del otro, y tenemos que producir y trabajar en conjunto y…ee…compartir los productos de nuestro trabajo, y esa es la manera en la cual nos apropiamos del mundo, creamos nuestro mundo, y materializamos también una forma de satisfacer nuestras necesidades.  Entonces, ese proceso de instrumentalización, digamos, que es normal, queee…en el Emilio Rousseau lo llamaría "la dependencia…natural", noo…atenta contra la libertad de la que ustedes estaban hablando hace un rato…e…precisamente porque lo que está haciendo es reconociendo [mejor, "reconocer"] nuestra necesidad de compartir y de trabajar con el otro.  En el momento en que…desconocemos que eso pasa, que es…e…por ejemplo, cuando se crea la Sociedad del Pacto, y yo aquí estoy haciendo la diferencia entre la Sociedad del Pacto y la Sociedad del Contrato, la Sociedad de la Voluntad General…eee…en ese momento, entonces, esas relaciones de instrumentalización…empiezan a ser las únicas relaciones que los seres humanos establecen entre ellos, y en el momento, además, [en] que son mediadas por la moneda, precisamente, ee…en ese momento los seres humanos ya pasan de unaa…ee…dependencia natural a una dependencia artificial, lo que significa que somos sujetos a la voluntad de otros, entonces por eso Rousseau…e…enfatiza [anglicismo derivado del verbo to emphasize, "recalcar, acentuar, poner de relieve; subrayar" (Nuevo Diccionario Cuyás de Appleton)] sobre la situación en la cual nos encontramos en una sociedad de mercado que sería una sociedad en la cual…   

[G.P.:]  …la…

[Prof. Jimena H.:]  …ee…los seres humanos…ninguno es realmente libre.  Todos somos esclavos porque estamos sujetos aaa…la voluntad de otros, y no hacemos nuestra propia voluntad, y como usted se da cuenta, es exactamente lo contrario…a lo que estaban diciendo los profesores antes sobre la necesidad…sobre esa…noción de libertad que implica la autonomía, que es precisamente seguir nuestra propia vountad y darnos nuestras propias reglas.  Eso, cuando la economía…toma el lugar de la economía…[ahora corrige el error] del debate público, eee…desaparece [sigue expresándose confusamente: quiere decir que desaparece el debate público cuando es sustituído por la economía], entonces en ese momento…por eso…es que Rousseau…dice claramente él así:  "Finanzas es una palabra de esclavos, y la sociedad comercial, la sociedad del intercambio, la sociedad basada,,,únicamente en el intercambio monetario [por fin queda aclarado lo del "intercambio", que mientras no tuviera atributos era un término general que podía referirse también al trueque] lleva esss…a laa…esclavización…e…a la ausencia de reconocimiento del otro, y a una instrumentalización indeseable del ser humano porque pierde precisamente su carácter de ser humano, y…en la medida en que ya noo…a…tiene acceso ni a la libertad civil ni a la libertad moral." 

[G.P.:]  Profesora Jimena Hurtado, siempre me siento adolorido cuando estamos en esta parte del programa y me empiezan a anunciar que se está…acabando el tiempo.  Muchas gracias por habernos acompañado hoy en "U.N. Análisis".   

[Prof. Jimena H.:]  No, con mucho gusto.

[G.P.:]  Que esté bien, Profesora Jimena.  Profesor Arango…

[I.A.:]  ¿Sí? 

[G.P.:]  Ya estamos a punto de terminar el programa.  ¿Cómo querría usted hacer el cierre, y cómo querríaa…terminar su participación hoy?

[I.A.:]  Depende del tiempo que tenga.

[G.P.:]  Profesor, tienee…cuatro minutos.

[I.A.:]  Bueno, eemm…a ver…

[G.P.:]  Discúlpeme lo tajante, pero…

[I.A.:]  Laa…la intervención anterior…eee…quee…se ocupa de asuntos económicos…ee…pues, ¿qué pudiera yo decir?  Rousseau tiene un pequeño discurso, que se llama "Discurso de economía s-…de economía política", anterior al Contrato social.  Ee…yo estoy de acuerdo conn…con la Profesoraa…Jimena.  Rousseau no aporta…a la teoría económica, yo creo que nada.  Inclusive, en ocasiones me parece anacrónico.  El aporte inmenso es a la teoría del Estado, del estado de derecho [vs. de hecho (de iure vs. de facto)].  Ahí es donde…se vuelve absolutamente (…) [aquí una laguna de unos cinco segundos por el cambio de cassette] que en ocasi-…en…de ciertas manera fue [Adam Smith] influído por Rousseau, cuando…sostiene…la importancia que tiene…ee…la  mirada del otro paraa…para el sentimiento, pues, de…de…dee…de existencia de cada uno.  [En el momento del cambio de cassette estaba hablando de Adam Smith, el autor de La riqueza de las naciones (The wealth of nations), la obra precursora de la economía política (… vs. doméstica, pero como ya poco se habla de la segunda --home economics en inglés--, entonces cuando se dice "la economía", sin atributos, se entiende que se trata de la primera), y pude grabar, pero sólo en la memoria, éste fragmento:  "Fue Adam Smith (…) quien leyó a Rousseau (…)."]  La importancia del reconocimiento, esa teoría de…moral del reconocimiento…es propia de Rousseau.  Influyó mucho en Adam Smith…y también en Hegel.  Ahora, en relación con los asuntos económicos…es muy difícil…ee…ee…abordarlo porque, en el mundo moderno, muy una razón de más, el hecho de que muy buena parte de la economía mundial sea ilegal, ee…es una razón de más para que…e…los asuntos políticos…e…estén por encima…de…de…de las consideraciones económicas.  [No queda claro lo de estar lo uno por encima de lo otro.  La ubicuidad de las actividades económicas ilícitas, ¿en que sentido obliga a dar prelación a los factores del ámbito político?  Entre paréntesis, las principales son el tráfico de sustancias sicotrópicas (alteradoras de la mente), el de armas, el de personas y el de fauna silvestre.  El invitado francés nos habría podido decir que Marsella, la segunda ciudad en importancia de su país, está en manos de mafias.  En las calles son frecuentes los "ajustes de cuentas" con fusiles Kalashnikov y hay una profusión de armas de guerra como esas en la ciudad, donde el comercio de narcóticos es el negocio más difundido entre los adolescentes.  Es la colombianización de Marsella.].  Ahora, el mercado…pues, la importancia del mercado, l-…lo frágil que es el mercado --[ante] las intervenciones políticas--, pues, yo en eso sí estoy de acuerdo, con la Profesora Jimena.  Pues, estar interviniéndolo, como hace, por ejemplo, Chávez [el presidente venezolano], hace que…que…que la actividad económica se paralice y…y…y…y pierda todo el mundo, pues, y…y…y…pero…pero no…no creo, pues, que…que…que haya que ir [mejor, "recurrir"] a Rousseau…para encontrar precisiones en el…en el…en el campo…en el campo económico.  No…yo….  ¡No las hay!  Sí, profesor.  [Quiso significar "diga usted, profesor: ¿qué piensa del asunto?"]      

[G.P.:]  […pero el presentador lo manda a paseo en vez de dejar que conteste el otro profesor:]  Profesor Iván Darío Arango, muchas gracias por habernos acompañado hoy.  Nos faltó fue tiempo, ¿no?    

[I.A.:]  No, estuvo muy bien.  Es una verdadera conmemoración…y, no sólo de los 300 años del nacimiento de Rousseau sino [además] de los 250 años…que también se cumplen éste año, del Contrato social y del Emilio.

[G.P.:]  Sí, señor.

[I.A.:]  Es una…es una verdadera celebración la que ustedes hicieron.

[G.P.:]  Profesor…eee…Iván Darío Arango Posada…del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia, muchas gracias por habernos acompañado el día de hoy. 

[I.A.:]  ¡Gracias a ustedes!

[G.P.:]  Que esté muy bien, profesor.

[I.A.:]  'Ta luego.

[G.P.:]  Profesor…ee…Michel Garrière.

[M.G.:]  Si, ya escuchando a todas estas…intervenciones mee….  Estaba pensando que…todavía Rousseau da lugar a muchas…muchos [sic] vertientes de…hasta opositoras de…interpretaciones [queriendo decir "interpretaciones contrapuestas"].  Hastaa…e…se puede interpretar…ee…[a] Rousseau de maneraa…mestiza, como lo ha hecho la…la profesora anterior, se…incluso…puede interpretar [a] Rousseau de manera…liberal, o sea, todavía…mm…hay…muchas interpretaciones…e…roussieau-…roussieauniana [sic]…para decirlo.  Ee…eeemm…es-…eso sí es muyy…muy interesante…m…pero creo quee…para loos…litores [parece haber querido decir "lectores"] …ha-…habría que ir…más allá dee…de estas…m…eee…caricaturas…de…dee…de Rousseau…y…y…y quee…tocaría volver aa…a leer [a] Rousseau…con otra mirada, por ejemplo, la mirada que yo rescato, la de…dee [aquí un nombre que suena como "Lustros"], el politólogo…norteamericano, quee…rescataba la importancia de Rousseau, diciendo que con él…eee…da lugar la primera crisis del espíritu moderno, y…y eso sí es muy importante: leer [a] Rousseau…eeem…aquí…hoy…en día…ee…con una mirada crítica…a la…modernidad.  [Lo de "mestiza" parece querer significar que ella combina ilegítimamente dos disciplinas científicas, la economía y la politología, de lo que resultaría una deformación caricaturesca, y parece reprochar a todos los que hablaron ese mismo crimen de deformar las ideas de Rousseau al interpretarlas.]  Eee…por eso…e…e… Rousseau…ilustra…mm…ilustrador, y…yy…yy…ilustrativo…eemm…queda…m-…muy atrás.  Es el primer…e… Rousseau…él es el primercrítico de los pormenores…y de los excesos…de la modernidad, yy…que…todavía…ee…vivimos hoy en día.  

[G.P.:]  Profesor Michel Garrière, muchas gracias por habernos acompañado hoy.  No pudimos…ee…meternos por la música, no pudimos…e…mirar esa faceta de botánico que tuvo…el Señor Michel Garrière, pero, bueno, tratamos deee…conmemorar los 300 años de su…nacimiento.  Hemos expuesto distintas opiniones sobre Rousseau esperando contribuir a la formación de opinión pública.   Audiencia inteligente.  [Siempre cierra el programa con esas palabras: lo de la formación etc.  y un halago para los que lo escuchan.]  Gracias, profesor, por habernos acompañado.  

[M.G.:]  Gracias a ustedes.