.................................................................

.................................................................

sábado, 21 de septiembre de 2013

"Patrimonio Mundial": La Isla de Gorée

 
Grabé éste otro episodio de "Patrimonio Mundial" unos tres meses antes del de Mojenyo Daro y el Gran Zimbabue, el 6 de enero del mismo año y en el mismo canal.  Es sobre la isla senegalesa de Gorée o Gorea, que desempeñó una función importante en el negocio de los esclavos africanos.  


                                                       Monumento de la Esclavitud en Gorée

Gorée: la isla fortaleza frente a la costa de Senegal.  En el siglo XV comenzó aquí la conquista económica del litoral occidental africano.

"Y la luz sobre el mar muy verde y azul/Y la luz sobre Gorée, sobre el Africa blanca y roja/Es bella, es triste, es Gorée donde se desangra mi corazón, mis corazones/La casa roja a la derecha, ladrillo sobre basalto, la casa roja del medio, pequeña entre dos abismos de sombra y luz (…) [aquí una palabra corta incomprensible que suena como "cinco"]/A la izquierda, al norte, el Fuerte d'Estré, color de sangre coagulada de angustia."

La cita pertenece a un poema de Léopold Sédar Senghor y describe las dos caras de Gorée.  [Fue poeta, el primer africano en ser elegido miembro de la Academia Francesa y el primer presidente de su país, cargo que ocupó durante dos decenios.]  Las hermosas fachadas dan testimonio de uno de los dos más tristes capítulos de la historia de Africa: el tráfico de esclavos.  Apenas unos cuatro quilómetros separan a Gorée del Archipiélago de Cabo Verde.  Navegantes portugueses descubrieron la entonces inhabitada isla en 1.444.  Inicialmente le dieron el nombre de Versiduche, más tarde la llamaron Palma y la utilizaron como escala en la búsqueda de una ruta marítima hacia la India.  La tribu de los bulofs [?], en tierra firme, la conocían como Bía [?].  La isla servía apenas como secadero de pescado.

Su excelente situación estratégica atrajo en poco tiempo a otros navegantes.  A fines del siglo XVI los holandeses se la apropiaron, erigieron sus fuertes Orange y Nassau, y le impusieron un nuevo nombre, Goode Reige [el narrador lo pronuncia como "gode reigue"], que en holandés significa "buen fondeadero".  Con el tiempo Goode Reige se transformó en Gorée.  Portugueses y holandeses se alternaron en el dominio de la isla hasta que en 1.677 fue conquistada por la flota francesa al mando del Conde d'Estré. 

El navegante francés fue recompensado póstumamente.  Esta fortaleza, construida 200 años después de su gesta, lleva el nombre de Fort Estré.  Inglaterra, que necesitaba la isla como cabeza de puente para su comercio con los países de la costa occidental africana, se la disputó a Francia.  En total, nueve veces se alternaron ambas potencias en el dominio de Gorée.

Sin el consentimiento de los reyes africanos en tierra firme, ni ingleses ni franceses hubieran podido sobrevivir en la isla: de tierra firme llegaban los suministros de alimentos, combustibles y agua.

Éste era el aspecto de una casa de comercio en el siglo XVIII.  En el piso superior [el segundo, con una galería a todo lo largo del frente] vivían los comerciantes, en la planta baja se almacenaba las mercancías.  Armas, algodón, telas y abalorios eran trocados por marfil, oro, cuero, maderas preciosas y plumas de avestruz, un comercio muy injusto.

El afán de lucro fue el motivo del más vergonzoso comercio de aquel tiempo: la trata de seres humanos.  Las plantaciones del Nuevo Mundo necesitaban mano de obra barata.  Gorée se convirtió en el punto de transbordo ideal en el envío de negros africanos a las Antillas.

Esta casa, llamada aún hoy Casa de los Esclavos, era uno de los innumerables establecimientos de los traficantes de esclavos en el siglo XVIII.  En esta mazmorra eran hacinados hasta 200 prisioneros, que esperaban aquí semanas enteras su transporte al Nuevo Mundo, hombres, mujeres y niños separados, los hombres incluso encadenados.  En los pisos superiores los tratantes y sus familias se entregaban a la vida muelle, servidos por esclavos escogidos.

                                                 Puerta Desde Donde No Se Regresa en Gorée

…pero las mansiones y las casas de esclavos no fueron privilegio exclusivo de los europeos: al paso de los siglos se fue formando una sociedad de mulatos acaudalados, vástagos de los europeos y sus esposas africanas.  Las siñares, voz derivada del portugués senhora ["señora", claro], eran mujeres muy hábiles en las lides del comercio, muchas de las cuales lograron amasar inmensas fortunas.  [Cfr.  las mujeres de Angcor] 

Aún hoy las descendientes de la siñares van vestidas en los días festivos con el opulento traje típico de aquella época, coronado por el sugestivo foulard du pain de sucre.  [Es un sombrero blanco de tela que parece envuelta y forma pliegues en espiral, terminando en una punta roma larga como una torre, algo como el remate de la cúpula de un templo oriental.]

Una de las más suntuosas mansiones de aquel tiempo, muy parecida a un barco [con un extremo como una proa], perteneció a la Siñare Victoria Alviz [?].  La hermosa Siñare Anquetín [?] logró incluso alcanzar prestigio literario gracias a los vínculos con el Caballero de Du Fleur [?], gobernador francés y escritor consagrado.  A él se debe esta breve descripción de Gorée: "Encontré aquí una deliciosa estancia: una montaña, una fuente, verdes árboles, aire puro."

A comienzos del siglo XIX la isla alcanzó su máximo esplendor, lo que le valió el nombre de Gorée la Feliz [cfr. Arabia Felix].  A sus atracaderos llegaban unos 1.200 barcos cada año.  Por toda la isla aparecieron nuevas oficinas comerciales.  En la pequeña isla de sólo 900 metros de longitud y 300 metros de ancho vivían 5 mil personas.

Se abolió la esclavitud.  El ocaso llegaría dramáticamente a fines del siglo XIX.  Implacables epidemias de fiebre amarilla diezmaron sobre todo a la población blanca.  El cólera, en cambio, causó una gran mortandad entre los habitantes africanos.  Poco después el comercio abandonó la isla, trasladándose a tierra firme, donde había surgido la bonanza del cacahuete [o "maní" (peanuts en inglés)].  El ocaso era irreversible.  La población descendió rápidamente.  En 1.910 vivían en la isla 1.300 personas, un año más tarde quedaban sólo 600 habitantes.  Las casas abandonadas estaban en ruina.  El mar rompió los muros de contención, que no fueron reparados.  El agua salada desintegró los cimientos.  Gorée estaba amenazada y lo sigue estando.

El ferry [transbordador] sigue siendo el cordón umbilical con la capital, Dacar [Dakar].  Lleva el nombre del personaje más famoso nacido en la isla en tiempos recientes: Blaise Diagne, el primer diputado del Senegal en el Parlamento francés.  El ferry lleva a los hombres a sus puestos de trabajo en la ciudad por las mañanas y recoge a los turistas, pero estos dejan sólo unas pocas monedas en los bares y tiendas de souvenirs [prendas de recuerdo], y por las noches abandonan de nuevo la isla, donde no hay un solo hotel que merezca ese nombre.

Esta situación va a cambiar pronto.  El antiguo palacio del gobernador, también llamado Palais (…) [nombre largo incomprensible de unas cuatro palabras, la última de las cuales suena como "Spatón"] está siendo renovado y habilitado para hotel de turismo, con lo que además se creará plazas de trabajo para los lugareños.  Se trata de un proyecto de gobierno senegalés en cooperación con la UNESCO.  También los viejos callejones, que fueron adoquinados con piedra de basalto en el siglo XIX, serán reconstruidos.  Las calles de la isla y la playa van a ser rellenados con arena, y el puerto rehabilitado.  Se trata de las primeras restauraciones emprendidas desde que en 1.978 se declaró a Gorée "patrimonio mundial" y se la incluyó en la lista de monumentos que la UNESCO considera dignos de ser preservados.  También el Fort Estré fue renovado y ahora alberga un museo.

Estos cañones de incalculable valor se oxidan en la arena.  Aún falta mucho por hacer…y echemos un vistazo a los principales proyectos.  Esta casa de comercio será renovada y convertida en un albergue juvenil.  Esta escuela, otrora famosa, será en el futuro un centro cultural.  Esta casa, que en otro tiempo perteneció a una siñare y hoy es un teatro al aire libre, figura en la lista de prioridades de los restauradores…también esta antigua casa de esclavos.  Los enormes costos no pueden ser cubiertos por el estado senegalés: se hace indispensable la ayuda internacional.  La restauración como tarea exclusiva del Estado es sólo una solución.  Igulamente importante es el fomento a la iniciativa privada de los adinerados propietarios de inmuebles, como se está haciendo aquí.

La mayor parte de la población de la isla vive apiñada como subarrendatarios en casas como esta.  Los propietarios viven en tierra firme y no tienen ningún interés en renovar las viviendas. Si se quiere sanear la isla hay que mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.  Gorée no puede convertirse en un museo muerto.

En Gorée viven hoy unas mil personas, 70 % de las cuales son niños y jóvenes.  Esta es ante todo su isla.  Todavía hoy los jóvenes tocan (…) [dos o tres palabras incomprensibles] los ritmos de los esclavos, los ritmos que estos, encerrados en las mazmorras, arrancaban a los tambores, expresando así su desesperación.  La historia de la isla aún late en la sangre de sus habitantes.  El futuro de Gorée como el símbolo monitorio de la historia africana y europea sólo estará asegurado cuando el futuro de esta gente esté asegurado.  Así lo prevé el plan de salvaguarda del gobierno de Senegal.  Gorée, símbolo de la diáspora negra, debe ser conservado para esta gente, para éste pueblo, para el Senegal, para todos nosotros.     


Viene ahora el tercer episodio del programa antedicho, que es sobre las edificaciones en el Parque de Greenwich, incluyendo el Observatorio Real, donde se hizo investigaciones que contribuyeron al progreso de la astronomía y la navegación.              


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



ADVERTENCIA (17/5/15).  Lo de Mojenyo Daro (http://transcripcionesreveladoras.blogspot.com/2013/09/patrimonio-mundial-mojenyo-daro-y-el.html) estaba antes de esto y de los dos temas anteriores (lo de la pitonisa y lo del nido), e inmediatamente después de lo del "Poderoso Continente", hasta que hace una semana saltó a la cabeza de la lista cuando actualicé lo de Mojenyo Daro, luego de percatarme de un defecto insignificante en el texto que me apresuré a corregir.  Es un problema ocasional que presenta el sistema Blogger de Google, muy molesto porque saca de contexto los temas y estos quedan fuera de lugar irremediablemente.          



             


No hay comentarios:

Publicar un comentario