.................................................................

.................................................................

viernes, 9 de agosto de 2013

El nuevo jabón antimalárico


[En la transcripción anterior ya se dio explicaciones sobre éste tema.  Falta señalar que lo notable es la sencillez del invento.  (Ahora viene, forzosamente, una etapa de algo así como un año de pruebas clínicas rigurosas  para verificar su eficacia.)  Eso contrasta con el despilfarro espantoso de recursos del erario al que ha inducido al Estado colombiano el Dr. Manuel Elkin Patarroyo durante varios decenios.  Son ya unos cuatro, y miles de millones de pesos.  Yo envejecí viendo como ese impostor tenía a otros anunciando que pronto se iba a ganar un Premio Nobel por el desarrollo de una vacuna contra la malaria, pero por lo menos hace algún tiempo por fin decidieron los gobernantes no seguir echando dinero a su barril sin fondo.  También debe celebrarse el hecho de que hace pocos meses se le prohibió que siguiera atormentando vanamente a su legión de miquitos Aotus (y destruyendo su hábitat, que es lo que hacen quienes se los capturan en la selva).  Esa especie es una exclusividad zoológica: el único nocturno.  Si hubiera tenido el descaro de vender su supuesta vacuna, la tal SPf66, que demostró ser, en pruebas independientes en África, igual de eficaz que un placebo, alguien habría tenido que demandarlo por estafa y por publicidad engañosa.  De todos modos nunca habría podido encontrar compradores.  No se justifica seguir despotricando aquí contra su deshonestidad científica porque eso ya lo hice en la transcripción sobre la erradicación de la malaria, y en alguna otra.

Estas son cifras de la Organización Mundial de la Salud: 85 por ciento de los casos y 90 por ciento de las muertes se presenta en África, y 85 por ciento de las muertes es de niños menores de cinco años.  En la transcripción sobre la lucha contra la malaria una de las personas entrevistadas dice que el segmento más vulnerable de la población son los niños y las mujeres embarazadas.  En el 2.010 hubo casi 700 mil muertes.]   

 

 

[Presentadora:]  Moctar Dembélé y Gérard Niyondikó [agrego la tilde sobre la letra o para señalar la pronunciación] son los nombres de los dos estudiantes africanos que durante los últimos días han acaparado las miradas de los más reconocidos profesionales médicos a nivel mundial.  La razón no ha sido otra que la invención de un jabón que funciona como repelente del mosquito que causa la malaria y les ha valido el primer premio en la competición Global Social Venture.  Se trata de la primera vez que éste certamen, que tiene como objetivo reconocer la labor de jóvenes emprendedores, es adjudicado a ciudadanos no estadounidenses.  Moctar Dembélé nos habla del producto conocido como "jabón Faso" [por ser él de Burquina Faso (Niyondiko es de Burundi)].
 
Emblema comercial del jabón Faso (soap es "jabón" en inglés)
      [M.D.:]  [Como fondo sonoro de la lectura de la traducción por parte de un narrador se escucha a bajo volumen a Dembélé hablando en francés.]  Los ingredientes de éste jabón son, entre otros, citronella [en español, "cidronela", una de las varias hierbas a las que recurrieron], sustancia que utilizamos porque está disponible localmente y por sus propiedades para sanar la piel.  Se trata de uno de los componentes principales.  Hay también ingredientes que son esencialmente repulsivos [¿tal vez insectos machacados, que es con lo que los horticultores preparan un insecticida natural muy eficaz?] y otros que nos permiten matar las larvas del mosquito.  [Se puede escuchar esas últimas palabras del inventor: (…) de tuer les larves du moustique. Lo de las larvas no le quedó claro y se refiere al hecho de que el agua que se desecha luego de bañarse con el jabón tiene sustancias que impiden el desarrollo de dichas larvas, y entonces es como si se hubiera fumigado el entorno.  Olvidó agregar que su jabón incluye varios componentes secretos.]

 
Barras del jabón Faso

 
[Presentadora:]  El jabón ha sido íntegramente desarrollado en el país de Burquina Faso, en el África Occidental, de donde toma su nombre.  En estos momentos se encuentra en vías de ser aprobado por las autoridades sanitarias y se prevé que su comercialización [ya nadie dice "venta", y ni siquiera "mercadeo", sino que se prefiere el horrible marketing] comience el próximo año.  Gérard Niyondikó, inventor del producto junto a Dembélé, puntualiza los efectos positivos que el producto tendrá para las vidas de las comunidades locales.

[G.N:]  Vamos a crear nuevas oportunidades para los productores locales y para las asociaciones y las  cooperativas de mujeres.  De esta forma contribuiremos a la mejora de la calidad de vida de la población de Burquina Faso.  [Otra vez se escucha como fondo al entrevistado hablando en francés.] 

[Presentadora:]  La comunidad científica internacional se ha hecho eco del potencial [no existe como sustantivo esta otra palabra fea, robada a la física, que la emplea como adjetivo (dígase "las posibilidades (que tiene)" o algo así)] de éste producto, que junto a las mallas mosquiteras y las fumigaciones de espacios interiores podrá contribuir notablemente a la erradicación de la enfermedad.  Escuchemos a Quique Bassat, profesor asistente del Centro de Investigación en Salud Internacional de Barcelona.

[Q.B.:]  Lo brillante de éste proyecto y de esta idea es que se utiliza un jabón…eee…un jabón que llega hasta los sitios más…e…remotos de cualquier zona rural de los…de los países más pobres del mundo porque todo el mundo utiliza jabón en…en…en su día a día.  No es…una solución definitiva porque el uso de éste jabón…eee…noo…no…ee…e-…evitará que se tengan [debe ser "tenga" (habiendo sujeto indefinido se conjuga en la tercera persona del singular, error común que ya me estoy cansando de señalar en éstas transcripciones)] que utilizar otros…otros…otras herramientas que ya están disponibles, como los fármacos o como las redes mosquiteras, pero desde luego es una muy buena idea porque enn…en….  El principal problema delll…tratamiento de la malaria es conseguir que el producto que vas…a necesitar para tratar o para prevenir llegue a aquellas zonas dondee…el acceso es más difícil.

[Presentadora:]  Según el último informe de la O.M.S. [pronunciado así, como palabra monosílaba, "oms", más bien que dicho letra por letra, como se acostumbra generalmente, a saber, "o eme ese"], el África subsajariana y Asia siguen siendo las zonas más afectadas por la enfermedad, con la República Democrática del Congo, India y Nigeria aportando casi la mitad de todos los casos reconocidos.  La situación en América Latina ha mejorado considerablemente desde el inicio del milenio [que fue el 1º. de enero del 2.001, no del 2.000, como ya se explicó en un comentario intercalado en la transcripción sobre los muiscas], con una disminución de más del [otro error común: debe ser "de" a secas, como se dijo en la transcripción anterior y otras] 60 por ciento en la incidencia de la malaria.  Quique Bassat, del Centro de Investigación en Salud Internacional de Barcelona, comenta la situación en esta zona.

[Q.B.:]  Bueno, la situación está muchísimo mejor ahora de lo que estabaa…hace un par de décadas.  Eee…ahora mismo grandes focos de transmisión enn…en América Latina se circunscriben aaa…aa…Colombia, a Brasil y Perú, y no en todas las partes de cada uno de estos países, sino sobre todo en las zonas amazónicas […y en Colombia también en la costa del Pacífico, que es tan selvática como su sur amazónico y una de las regiones más lluviosas del planeta].  En Centroamérica la malaria persiste pero se está incluso hablando de un esfuerzo de erradicación, de eliminación de la enfermedad en toda Centroamérica, como parte de la iniciativa mesoamericana de control de enfermedades, aunque existen algunos focos, como por ejemplo la frontera entre Honduras y Nicaragua, donde todavía sigue habiendo bastante…transmisión, pero en comparación con otros continentes América ha avanzado muy rápidamente yy…está trabajando muy bien en el control de ésta enfermedad.

[Presentadora:]  Sólo quedan dos años para alcanzar el objetivo de la Organización Mundial de la Salud [hizo las cosas al revés: debió dar el nombre completo la primera vez, y decir "oms" ahora, porque no se puede esperar que todo el mundo sepa que es la O.M.S.] de reducir los casos de malaria en un [otra vez sobra el artículo antepuesto a un porcentaje] 75 por ciento.  A [sic] día de hoy la falta de financiación se presenta como el mayor enemigo a la hora de alcanzar dicho objetivo.  De ahí que el "eslogan" […y otra horrorosa, un anglicismo derivado de slogan, que es "lema",  "consigna"] del último Día Mundial de la [Lucha Contra la] Malaria sea "Invertir en [el] futuro".  [Se lo celebra todos los años, el 25 de abril, y el premio lo recibieron en ese mes, pocos días antes de dicho día del año que transcurre.]   

           

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada