.................................................................

.................................................................

martes, 28 de mayo de 2013

Crónicas de nuestro siglo: La ingeniería genética y la novela UN MUNDO FELIZ (A. Huxley)


[Fue un capítulo de la serie Stories of Our Century de Radio Nederland, que emite desde Jílversum (Hilversum), Países Bajos.  La transmitían los martes a las 6 a.m. en el tercer bloque de noticias del programa "Escenario Mundial" de U.N. Radio, la emisora de la Universidad Nacional de Colombia, y ese capítulo, de 25 minutos de duración, fue escuchado el 22 de octubre del 2.001.  Los números de página son de la edición de Penguin.  Nunca he tenido acceso a un ejemplar de la versión traducida, por lo que todos los pasajes son una traducción propia.]

 
 




En éste programa, [presentamos] Un mundo feliz, la novela del escritor británico Aldous Huxley sobre una utopía falsa creada por la ciencia.

 

[Pasaje del capítulo 1, p. 18:]  Hombres y mujeres de un mismo modelo, en tandas uniformes: toda una pequeña fábrica con un personal obtenido de un único óvulo bokanovsquificado./[Un funcionario da explicaciones a un grupo de estudiantes que recorre las instalaciones de un sitio donde se produce seres humanos en laboratorios:] "¡Noventa y seis gemelos idénticos accionando sendas máquinas idénticas!"/(…) El principio de la producción en serie aplicada por fin a la biología. 

[La "bokanovsquificación" en el mundo creado por el autor es un procedimiento con el que se logra que un óvulo desarrolle varios brotes o cogollos, sobre los que a su vez crecen más brotes, que a su vez dan brotes adicionales, y así sucesivamente, hasta obtener un máximo de 96 brotes, cada uno de los cuales se convierte en un embrión idéntico a todos los demás. 

La aplicación de procedimientos industriales a la biología es algo del mundo contemporáneo pero la biología aplicada (eugenesia) tiene un antecedente muy antiguo: en Esparta el Estado se encargaba de la crianza de todos los niños y despeñaba a los bebés que nacían con defectos físicos.  Algo parecido hicieron los alemanes durante 12 años con los que padecían de problemas mentales, luego de elegir a Hitler como su Canciller en 1.933,  y además se propusieron limpiar a Europa de judíos y gitanos para conservar la pureza racial.  Las víctimas fueron unos seis millones y medio millón, respectivamente, sin contar los Testigos de Jehová (cristianos, o sea, "arios", realmente, pero cuya secta tenía un nombre que resultaba sospechoso para los judeófobos) y demás indeseables.  Los teósofos afirman que los alemanes son la reencarnación de los espartanos, y que eso explica las similitudes.]

Nuestro invitado es Jeremy Rifkin, Presidente de la Fundación Para el Estudio de las Tendencias Económicas, con sede en Washington, y autor de The Biotech Century [El Siglo de la Biotecnología].

[Rifkin:]  "…lo que son principios de la ingeniería, control de calidad, normas de medida cuantificables, resultados pronosticables, utilidad y eficiencia, y ahora estamos hablando de tomar esas pautas de la ingeniería que aplicamos durante la Era Industrial a materiales inertes y aplicarlas a nuestros propios bebés en el instante de la concepción y al resto de la vida,"

Aldous Huxley escribió su famosa novela, Un mundo feliz, en 1.931.  No podía saber en esa época que en el siglo XX los sueños utópicos llevarían a los gulags [alusión a la GULag, la entidad oficial soviética que administraba los campos de trabajos forzados donde muchos murieron, posiblemente casi dos millones], las cámaras de gas y los campos de exterminio, pero la sociedad aterradora que describe anticipa claramente los peligros inherentes a cualquier intento de rediseñar a la humanidad en gran escala.  El mismo Huxley hacía un seguimiento continuo a los progresos de la ciencia, y con una exactitud asombrosa, en un libro escrito hace más de medio siglo, Un mundo feliz, describe cosas tales como la "realidad virtual", la píldora anticonceptiva, el Prozac [un antidepresivo cuyo uso se ha generalizado en los Estados Unidos y del que se ha dicho que puede promover las tendencias suicidas en algunos casos], la televisión de difusión planetaria y la ingeniería genética.

[Otros tres pasajes del mismo capítulo, comenzando con sus primeras palabras (pp. 15 y 16):]  Un edificio ancho y gris de apenas treinta y cuatro pisos.  Sobre la entrada principal, las palabras CENTRO DE INCUBACION Y CONDICIONAMIENTO DE LONDRES, y en un escudo la consigna del Estado Mundial: COMUNIDAD, IDENTIDAD, ESTABILIDAD./"Y esto," dijo el Director [es el funcionario, hablando a los estudiantes] (…), "es la Sala de Fertilización."/(…) Y abriendo una puerta de cierre hermético les mostró estantes y más estantes de tubos de ensayo numerados.

La trama de Un mundo feliz discurre en un futuro a cientos de años del presente.  Ha sido creada una nueva sociedad en la que los seres humanos ya no nacen de una madre y un padre sino que son incubados en tubos de ensayo en una línea de montaje.  La nueva era ha sido bautizada con el nombre del Gran Sacerdote de la producción en serie y el consumo desaforado, Henry Ford, y es el Año de Nuestro Ford 632.  Se ha combinado la ciencia y la eficiencia empresarial para crear el Estado Mundial perfecto.

[Casualmente, ese empresario fue uno de los antecedentes de las infamias del Tercer Reich.  En El judío internacional, una serie de panfletos suyos, incluyó "Los Protocolos de los Sabios de Sión", una impostura redactada por la Policía Secreta del zar en el siglo XIX que sigue circulando en todo el mundo como un documento auténtico y que expone un supuesto plan de dominio mundial de los judíos.  En el Juicio de Nuremberg uno de los jerarcas nazis contó que a él y a sus amigos, en su juventud, la lectura de El judío internacional los había impresionado y llevado a desarrollar su judeofobia.  Por su parte la Iglesia Católica ha ido dejando de lado a ciertos grupos en su denuncia de dicho plan de dominio mundial: ya no habla de los judíos y los comunistas pero sí continúa sospechando de los masones, de quienes dice se han infiltrado en el Vaticano para destruirlo desde adentro y envenenaron a Juan Pablo I.  Eso lo escuché a un sacerdote en un sermón que transmitieron en un canal religioso de televisión, y eventualmente, cuando se llegue a los asuntos de religión, será incluido en éste archivo.] 

 

 Cubierta de una edición de El judío internacional publicada en Egipto en el 2.001    

[Pasaje del mismo capítulo (p. 20):]  Herencia, fecha de fertilización, Grupo de Bokanovsqui: se transfería los datos del tubo de ensayo a la botella.  No siendo ya de seres anónimos sino con nombre e identificación, la procesión marchaba lentamente, a través de la abertura en la pared, lentamente hacia la Sala de Predestinación Social./"Ochenta y ocho metros cúbicos de índice de tarjetas," dijo el Sr. Foster con satisfacción, mientras entraban.  "Con toda la información pertinente," agregó el Director.

[Lo del índice de tarjetas suena ya arcaico y primitivo, y nos parece ahora fuera de lugar en una historia futurista, pero no era así cuando leí la novela, hace casi medio siglo, a fines de los años 60, estando todavía en el colegio.  No hace muchos años que en la Biblioteca Luis Angel Arango (en Bogotá), antes de su remodelación, consultaba uno un índice de esos, con las tarjetas, ya muy gastadas por los años de uso, metidas en las gaveticas de unos muebles de madera puestos contra las paredes de la sala de lectura.  Luego se solicitaba el envío a la sala de tres libros llenando un papelito.  Ahora todo eso lo hace el lector en pantallas de computador, y si olvidó traer un lápiz ya no importa.]

[Rifkin:]  "En los últimos 20 años dos tecnologías han ido avanzando por vías paralelas en todo el mundo: los computadores ["computadoras" en algunos países, "ordenadores" en otros, tal vez tomando el nombre del francés ordonnateur] y la tecnología genética.  Lo que se está haciendo evidente, apenas en los últimos años, es que estas grandes revoluciones tecnológicas están comenzando a fundirse para unirse y crear una única red inconsútil y un nuevo fundamento tecnológico para una nueva era en la historia.  El computador tiene muchas funciones pero su misión económica principal en el próximo siglo [se refiere al XXI: se estaba en esos momentos a las puertas del actual] consiste en que será el lenguaje para interpretar los genes, para aprovechar los genes.  [Con el debido respeto para con éste erudito, se trata de algo expresado confusamente.  El "lenguaje" genético es de naturaleza química, mientras que el computador, que tiene su propio lenguaje, el del sistema numérico llamado "binario", es una herramienta que ayuda a agilizar la labor de los genetistas.  Ese lenguaje es a su vez la base sobre la que descansan los lenguajes de programación, que pueden ser de bajo nivel ("lenguajes de máquina"), o de alto nivel.  Los de alto nivel se parecen al lenguaje humano.  Decir, entonces, que el computador "será el lenguaje para interpretar los genes" exige una aclaración que se destaca por su ausencia, porque a los genes se los interpreta según las normas de la bioquímica.]  Realmente estamos en una transición, de una era de los combustibles fósiles, los metales y los minerales, las materias primas de la Revolución Industrial, a una de los genes y el comercio genético, las materias primas del Siglo Biotecnológico."

Jeremy Rifkin es el presidente de la Fundación Para el Estudio de las Tendencias Económicas en Washington y autor de varios libros que inducen a reflexionar acerca de las consecuencias sociales y políticas de los cambios científicos y tecnológicos.  En su libro reciente, The Biotech Century, Rifkin advierte acerca de las formidables implicaciones de la tecnología genética actual, la cual, como el Centro de Incubación en Un mundo feliz, posée una capacidad de procreación como la de una deidad.

[Rifkin:]  "Actualmente podemos tomar materiales vivos --ADN--, podemos tomar la información genética de una especie y subdividirla para obtener los componentes básicos, y luego, recurriendo a tecnologías de recombinación, podemos unir, modificar, reordenar en una sucesión y recombinar esos componentes genéticos para crear entidades vivas, nuevos híbridos de criaturas vivas que nunca han existido, y es algo complejo no solamente desde un punto de vista ecológico sino que también lo es desde un punto de vista social, y ético, y cultural."

[Pasaje del primer párrafo del capítulo 10:]  Desde la Sala de Predestinación Social las escaleras mecánicas bajaban retumbando hasta el sótano y ahí, en la penumbra rojiza [en el capítulo 1 se había explicado a los estudiantes que "los embriones son como la película fotográfica: no toleran sino la luz roja"], tibios como un estofado en su cojín de peritoneo [de cerdo] y atiborrados de sucedáneo de la sangre y hormonas [esto último como los pollos que devora el carnívoro de nuestros días, a cuyo consumo se atribuye casos monstruosos de pubertad prematura en niñas, otra buena razón para dejar de ser carnívoro, o por lo menos para no consumir carne de vertebrados que no sean peces…pero no hace mucho oí decir a alguien de la industria avícola que es falso lo de que a los pollos les suministren hormonas sexuales, y es posible que, o dejaron todos de hacerlo al verse los efectos, o lo hacía una minoría de los avicultores (determinar las razones para usar hormonas sexuales en la crianza de aves queda como tarea para el lector)], los fetos crecían o, intoxicados, languidecían hacia la condición atrofiada de Epsilón.  Con un zumbido y un matraqueo leves los estantes móviles reptaban imperceptiblemente recorriendo las semanas y los eónes recapitulados hasta donde, en la Sala de Decantación, los bebés recientemente extraídos de su botella emitían su primer alarido de horror y asombro.

[No hay un nombre para ese primer grito del recién nacido en la lengua castellana, pero sí existe en el inglés, y es vagitus.  En cambio sí hay un nombre en ambos idiomas para la primera leche que segrega la madre: "calostro" y colostrum.

Lo de "los eónes recapitulados" es una alusión obvia a la teoría o ley de la recapitulación de Haeckel, formulada en el siglo XIX, que resultó ser falsa, pero se la sigue enseñando en algunos colegios como si fuera cierta.  Esa teoría, según la cual "la ontogenia recapitula la filogenia", afirma que el individuo, en su desarrollo embrionario, repasa todas las etapas evolutivas de los antepasados remotos de la especie.  Dicho biólogo teutón creyó haber identificado, por ejemplo, en el embrión humano, la yema del de las aves, las hendiduras branquiales del de los peces y la cola del de los reptiles.  Los cristianos fundamentalistas, que interpretan la Biblia al pie de la letra, señalan la falsedad de esa teoría como otra evidencia contraria a la teoría de Wallace y Darwin.]

 

Ilustración que se usaba para apoyar la teoria de la recapitulación (con embriones de ocho especies en tres etapas del desarrollo embrionario: de un pez, una salamandra, una tortuga, un pollo, un cerdo, una vaca, un conejo y el ser humano)

 

El Estado Mundial de Huxley ha perfeccionado la práctica de la eugenesia, la cría con el propósito de lograr la combinación ideal de rasgos físicos humanos.  Los bebés embotellados de Un mundo feliz pueden parecer algo muy alejado de nuestro mundo actual, pero ni siquiera Huxley pudo haber imaginado que hacia el final de su propio siglo los científicos iban a ser capaces de "clonar" animales [lo de la "clonación", un neologismo, aparece también en el tema de las "quimeras de laboratorio", que será el próximo], congelar embriones e interpretar la información almacenada en el ADN humano.

[Rifkin:]  "Hay niños que tienen ahora cuatro o cinco años de edad.  Cuando tengan 25 podrán ir a una clínica y los futuros padres de familia podrán obtener un registro genético íntegro de sí mismos.  Está sucediendo con el paso de cada año, pero habiendo transcurrido veinte años podrá uno entrar a una clínica y conocer su propia dotación genética, y podrá uno saber realmente que pasará si los genes de uno se encuentran, en el instante de la concepción, con los del cónyuge.  Se podrá tener realmente una especie de bola de cristal que indique cual será, estadísticamente, la composición genética de ese niño antes de la concepción."

[Otro pasaje del capítulo 1 (p. 22), éste con muchas frases suprimidas (habla a los estudiantes alguien del instituto:]  "Un óvulo fértil entre mil doscientos: eso bastaría realmente para nuestros propósitos, pero queremos poder tener una buena selección.  (…)  Entonces permitimos que tanto como 30 por ciento de los embriones femeninos se desarrolle normalmente.  (…)  Eso nos lleva por fin (…) del ámbito de la mera imitación servil de la Naturaleza al mundo mucho más interesante de la inventiva humana."

[Rifkin:]  "Cuando pensamos en la eugenesia en el siglo XX pensamos en la Alemania nazi, el sueño grandioso de Hitler de crear a la raza aria perfecta que gobernaría el mundo, y conocemos, ciertamente, el desenlace tan trágico de eso.  ¿Se prepara una nueva eugenesia mientras avanzamos hacia la era del comercio biológico y genético?  Definitivamente.  ¿Tiene algún parecido con la Alemania nazi?  No.  Lo que está pasando realmente es que la nueva eugenesia ha entrado por la puerta trasera.  Ya está aquí.  Aparece en una versión amistosa.  No la reconocimos.  Es de orientación comercial, es definitiva.  Las empresas están diciendo a los consumidores: '¿No quiere ayudar al bebé?' "

En Un mundo feliz el bien supremo es la felicidad, no la verdad, y la estabilidad social, no los logros individuales o la justicia social, y por eso los Controladores y los Predestinadores del Estado Mundial han desarrollado métodos de fábrica para producir diversas subdivisiones de seres humanos según las necesidades que tiene la sociedad de individuos para efectuar ciertas labores, desde los inteligentes Alfa-Mas hasta aquellos que son criados para hacer las tareas más elementales: los Epsilon Semiimbéciles.

[Otro pasaje fragmentado del primer capítulo (p. 24):]  Los embriones, habiendo sido ya decantados, sentían un horror del frío.  Estaban predestinados a emigrar a los trópicos [término comúnmente mal usado, cuando lo que se quiere decir es "la zona ecuatorial" o "la zona intertropical" (hay celdas de circulación atmosférica que hacen que los dos trópicos tiendan a ser regiones resecas, por lo que ahí hay varios desiertos)], para ser hilanderos de seda de acetato en las minas y obreros en las fundiciones de acero.  (…)  "Los condicionamos para que medren en el calor", concluyó el Sr. Foster.  "Nuestros colegas en los pisos superiores les enseñarán a amarlo."/"Y eso (…) [ahora habla el Director] es el secreto de la felicidad y la virtud: disfrutar de lo que uno debe hacer. Todo el condicionamiento tiene ese propósito: hacer que a la gente le agrade su destino social ineludible."

Habiendo nacido, los ciudadanos de Un mundo feliz son controlados recurriendo a todo género de condicionamiento e indoctrinación.  Se los entretiene permanentemente con sesiones para aumentar el entusiasmo, películas de realidad virtual llamadas "táctiles" y juegos físicos comercializados llenos de recursos técnicos, como Cachorro Centrífugo, pero estas distracciones no logran un control total.  Los inteligentes Alfas, principalmente, son propensos a las ideas peligrosamente independientes.

Bernard Marx, por ejemplo, es un solitario.  No es tan alto ni tan bien parecido como debe serlo un Alfa.  Aparentemente corre el rumor de que se incurrió en un error en el laboratorio en el momento de su concepción.  Peor aun, tiene una tendencia imperdonable a sentirse triste ocasionalmente.

[Fragmentos de una conversación en el capítulo 3 (pp. 52-3):] 

            -- Parece estar malhumorado, dijo el Predestinador asistente, señalando a Bernard Marx.

(…)

            -- (…)  Lo que necesitas es un gramo de soma.

            -- Todas las ventajas del cristianismo y el alcohol, y ninguno de sus defectos.  [Es una alusión a los efectos del "soma".]

(…)

            -- Irse de vacaciones para dejar atrás la realidad cuando a uno le plazca, y regresar sin siquiera un dolor de cabeza o una mitología.

[Rifkin:]  "Aldous Huxley en Un mundo feliz habló del soma.  Existía una droga que mantenía a todos bajo control, y la gente la disfrutaba.  No sabían que había otra opción.  Resulta que ahora estamos desarrollando esas drogas.  El 'valiente nuevo mundo' [alusión al título original del libro, que es a su vez una frase tomada de una obra de Shakespeare] está aquí: el Ridlin [?], el Prozac [el antidepresivo ya mencionado por a narradora], el Zoloc [?].  Algo de eso es útil en el contexto adecuado, pero someter a toda una sociedad a la acción de estas drogas es un error y prepara a la gente para la próxima etapa, que es introducir, en los procedimientos de la ingeniería genética, antes de la concepción, en series de genes, cambios que afectan el estado de ánimo y la conducta."

[Otro fragmento de la conversación (p. 54):]  " (…) soma, delicioso soma: medio gramo para media vacación, un gramo para un fin de semana, dos gramos para un viaje al fabuloso Oriente, tres para una oscura eternidad en la Luna (…)."

[Rifkin:]  "Tenemos a millones de jóvenes sometidos a una terapia farmacológica todos los días a la hora del almuerzo.  Actualmente millones y millones de niños en los Estados Unidos están usando el Ridlin porque se les diagnosticó el síndrome de la incapacidad para prestar atención [en clase].  Es más fácil dar a ese niño Ridlin al almuerzo y decir que es una predisposición genética, porque funciona, realmente logra un efecto, pero a largo plazo da un mensaje equivocado.  Se está diciendo a estos niños: 'Tú eres tus genes.  El medio circundante interviene poco o no lo hace en absoluto en tu estado de ánimo y tu conducta.'  Eso exime de toda responsabilidad al niño, y al padre de familia, y a la comunidad."

[Pasaje del capítulo 5 (p. 68):]  (…) Lenina y Henry seguían bailando en otro mundo, el cálido, el vivamente coloreado, el infinitamente amistoso mundo de las vacaciones del soma.  ¡Qué amables, qué hermosos, qué maravillosamente divertidos eran todos!

Una de las causas del mal genio de Bernard es el hecho de que no ha logrado atraer a Lenina Crowne, una hembra Beta popular y muy atractiva que trabaja en el Centro de Incubación en Londres.  [Algunos creen que la única causa del "mal genio" son las expectativas frustradas.]  Bernard es un sicólogo Alfa-Mas y eso le da el privilegio poco común de visitar los Resguardos de los Salvajes en Nuevo Méjico [donde viven comunidades de nativos].  Espera lograr que Lenina salga a hacer algún programa con él invitándola a viajar a uno de los resguardos, y ella acepta complacida.  Es uno de los únicos sitios en todo el mundo donde la gente todavía nace de unos padres y envejece naturalmente, sin manipulación genética o condicionamiento.  Como los turistas de Occidente del mundo moderno en un país del Tercer Mundo, Lenina y Bernard reaccionan de maneras muy distintas ante lo que ven.

[Pasaje fragmentado del capítulo 7 (p. 95):]  El espectáculo de dos mujeres jóvenes amamantando a sus bebés hizo que ella se sonrojara y que retirara su mirada.  Nunca había visto nada tan indecoroso en toda su vida, y lo que todo lo empeoraba era que, en vez de disimular discretamente, Bernard comenzó a hacer comentarios desinhibidos sobre esa escena tan repugnantemente vivípara./"¡Qué relación tan maravillosamente íntima!", dijo (…)."  "¡Y qué sentimiento tan intenso que debe de generar!  Pienso con frecuencia que uno pudo haberse perdido de algo por no haber tenido una madre.  (…)"

Huxley no idealiza a los indios mostrándolos como gentes nobles de estilo de vida natural [alusión a los conceptos del "salvaje noble" y el "estado de naturaleza" de la teoría política, relacionados con el del "contrato social"].  De hecho, creía que la sensatez era un fenómeno muy escaso y que la civilización representaba la insensatez, mientras que las culturas primitivas representaban la demencia.  Los dos mundos se encuentran en el resguardo cuando Bernard y Lenina topan con el Salvaje caucásico John.  El apuesto joven es hijo de una madre caucásica, Linda, una Beta londinense que había quedado aislada accidentalmente en el resguardo 20 años antes.

[Es injusto e insultante referirse a los "primitivos" como "dementes", por ser una acusación absurda.   Indica una incapacidad para entender su condición.  Son almas jóvenes, que inician su aventura humana, y su religión es la más adecuada para esa etapa de la evolución espiritual, sin teologías complejas, y que les permite una relación íntima con el otro mundo.  Los sociólogos de la religión la llaman "chamanismo" o "animismo" y en Occidente algunos de estos eruditos, y algunos antropólogos, sí han podido entenderla, e incluso han tenido experiencias con las sustancias sicoactivas, como el yajé amazónico, que usan los "médicos brujos" para comunicarse con sus guías espirituales y recibir orientación.  Como si eso fuera poco, los primitivos se acercan mucho más a la verdad que las teologías confusas y contradictorias de las tres religiones abrahámicas, ya muy alejadas de los mensajes iniciales recibidos y luego deformados por gobernantes que los aprovechan para ejercer el control social en beneficio propio, con lo que resultan justificando el apotegma marxista de que la religión es el opio del pueblo.

Eso evoca las incongruencias de los Orientalistas, que escriben tomos y tomos sin entender lo que estudian y llegan a conclusiones alucinantes, como la de que el budismo es una religión atea.  Ellos mismos tienden a ser ateos, lo que los descalifica para su quehacer.]           

Bernard invita a John y a su madre Linda a regresar a Londres con él. John ha escuchado toda su vida relatos maravillosos sobre la civilización y está tan entusiasmado con la idea de ir allá que irrumpe espontáneamente con una cita [de la que deriva el título original de la novela: Brave New World] tomada de un libro extraño y prohibido que ha estado leyendo: Obras de William Shakespeare, y son las palabras famosas de Miranda en "La tempestad" [V, i, 183].

[Pasaje del capítulo 8 (pp. 113-14):]  "¡O prodigio!", decía, y sus ojos relucían, su rostro brillaba pletórico.  "¡Cuántas criaturas hermosas hay aquí!  ¡Qué bella es la humanidad!"  (…)  "O valiente nuevo mundo," comenzó a recitar (…)./"O valiente nuevo mundo, con tal gente en él.  Partamos ya."/"A veces hablas de una manera muy extraña," dijo Bernard, mirando fijamente al joven, muy asombrado y confundido.  "Y además, ¿no es mejor que esperes hasta que puedas ver realmente el nuevo mundo?"

Lenina y John se sienten atraídos el uno al otro y ya de regreso en Londres el Salvaje, con su hermosura  natural, y sano, se convierte involuntariamente en un espectáculo de masas, pero su madre Linda, que tiene el aspecto natural de una cuarentona con sobrepeso, es vista con desagrado por los Alfas y Betas perfectamente hermosos.

[Pasaje del capítulo 10 (p. 121):]  Hubo un murmullo de sorpresa y horror; una niña gritó; de pie sobre un asiento para tener una mejor vista, alguien tumbó dos tubos de ensayo llenos de espermatozoides.  Hinchada, ajada y rodeada de esos cuerpos firmes y juveniles, esos rostros tersos, Linda, un monstruo extraño y aterrador de edad madura, entró al recinto, exhibiendo coquetamente su sonrisa desdentada y descolorida, contoneando sus enormes grupas al caminar con lo que se suponía era una ondulación voluptuosa.  [Era lo que llaman una "jamona".]

[Rifkin:]  "La víctima principal de la eugenesia comercial es algo de lo que nuestros pronósticos no hablan, y es esto: que podríamos perder para siempre la capacidad para sentir empatía.  La empatía es el hilo emocional tenue que nos mantiene unidos unos a otros en sociedad.  Uno la siente hacia otro, no porque el otro sea perfecto, sino por sus debilidades y sus esfuerzos por sobreponerse a las adversidades y convertirse en un ser humano, porque veo todo eso en mí mismo, pero cuando comencemos a considerar a nuestros hijos como seres perfectibles, como susceptibles de ser diseñados, es probable que perdamos la virtud de la empatía.  Entonces habremos perdido más que lo que hayamos conseguido, al avanzar por ese camino."

…y así como los Alfas y Betas en Un mundo feliz sienten repugnancia ante el aspecto de Linda, su hijo John, que se había visto abrumado por una sensación excitante de expectativa, ahora siente repugnancia hacia los monstruos humanos creados por los dictados de la eficiencia y la utilidad.

[Pasaje del capítulo 11 (pp. 128-9):]  (…)  ochenta y tres Deltas braquicefálicos y desnarigados de piel oscura estaban laborando en prensas de satinado en frío.  Los 56 tornos de cuatro ejes eran manipulados por sendos Gamas aguileños y cuidadosos.  Ciento siete Epsilones senegaleses trabajaban en la fundición.  (…)  En la sala de montaje los dínamos estaban siendo armados por dos equipos de enanos Gama-Mas.  (…)  Los mecanismos ya completos eran inspeccionados por 18 niñas idénticas de cabello ensortijado castaño rojizo vestidas con uniformes verdes de Gama, empacados en cajas de madera por 34 Deltas-Menos zurdos de piernas cortas (…)./"O valiente nuevo mundo…."  El Salvaje, por alguna tendencia malévola de su memoria, se vio a sí mismo repitiendo las palabras de Miranda.  "O valiente nuevo mundo, que tiene tal gente."

[Rifkin:]  "La discriminación genética aparecerá, y notoriamente, en la próxima generación, como lo han hecho durante miles de años la discriminación racial, la de género, la religiosa, la étnica, y comenzaremos a clasificar a la gente según su composición genética cada vez en mayor medida.  Permítaseme citar a Lee Silver, que es un biólogo molecular en Princeton [una universidad prestigiosa].  El anticipa que los miembros más adinerados de la sociedad podrán pagar el costo de dotar a sus hijos de genes superiores antes de la concepción, en la esperma y el óvulo, primero, para eliminar las enfermedades, y luego para solucionar problemas del estado de ánimo y la conducta, y luego por razones cosméticas [o sea, meramente para obtener rasgos físicos considerados como hermosos].  Dice que en el curso de los eónes los más ricos continuarán programando a sus hijos.  Los de genes de calidad inferior, que no podrán pagar por esa tecnología, y concebirán de la manera natural, acabarán por ser los de las labores serviles.  Tendrán los peores empleos en la sociedad.  Los de genes superiores controlarán la sociedad.  Eventualmente, dijo, estos dos grupos --los de genes superiores, que han sido sometidos a los métodos de la ingeniería genética, y los de genes inferiores, que no han sido sometidos a ellos--, será tan diferentes biológicamente que terminarán por dividir la especie humana en dos nuevas subespecies."

Cuando su madre Linda muere de una sobredosis de soma John organiza una sublevación de Alfas contra las autoridades.  El Estado Mundial reprime la rebelión fácilmente: de hecho, sin recurrir a la violencia.  Lenina y varios más son enviados a vacaciones de soma, mientras que a John y Bernard se los envía al exilio.  Incluso se les permite seleccionar la isla y el clima a donde quisieran ser desterrados.  El Estado Mundial no necesita usar la fuerza física porque su control es total.  En una de las escenas más sobresalientes hacia el final de la novela el Salvaje John tiene una discusión filosófica con el Controlador Mundial permanente de la región de Europa Occidental, Su Fordestad Mustafá Mond, que había ejercido como científico.

[Pasaje del capítulo 16 (p. 176):]  "(…)  La Oficina de Inventos está repleta de proyectos de procesos ahorradores de trabajo.  Miles de ellos."  Mustafá Mond hizo un gesto ampuloso.  "¿Y por qué no los ejecutamos?  Por el bien de los obreros; sería una crueldad crasa afligirlos con un exceso de ocio.  (…)  Todo descubrimiento en la ciencia pura puede convertirse en algo subversivo; incluso la ciencia debe a veces ser tratada como un posible enemigo.  Sí, incluso la ciencia."

[Rifkin:]  "La ciencia no está desprovista de juicios de valor y la tecnología no es neutral.  La ciencia moderna se fundamenta en el desapego, el ejercicio del poder a distancia, el aislamiento, el control, el reduccionismo partiendo de un contexto, y todo esto son actitudes ante la realidad, pero no son la única realidad.  Lo mismo sucede con la tecnología: las herramientas no son neutrales porque están dotadas de poder, así que cuando usamos una herramienta hay poder inherente a la misma.  [Existe la opinión contraria, que dice que "la ciencia no es ni buena ni mala: es lo que el ser humano hace de ella", y lo mismo podría pensarse de la tecnología. El punto de partida es la curiosidad, que lleva a investigar y tantear, y a los resultados se les puede dar diversos usos, pero sin que se pueda negar que haya casos en los que la intención inicial sea ya perjudicar a otros.  Unos historiadores dicen que las guerras promueven el progreso científico, otros lo niegan.]  El problema no debe ser: '¿Cómo puede ser usada esta herramienta, y controlada apropiadamente?'  El problema para la próxima generación debe ser: '¿Cuánto poder es apropiado en nuestras herramientas?  ¿Hay herramientas en las que el poder consustancial a ellas es tan extraordinario y desproporcionado que es mejor no usarlas?' "         

 [Pasaje del mismo capítulo (p. 178), en el que otra vez habla el mismo personaje:]  "Estoy interesado en la verdad.  Me gusta la ciencia.  Pero la verdad es una amenaza, la ciencia un peligro público.  Tan peligrosa como ha sido benéfica.  (…)  (…)  no podemos permitir que la ciencia deshaga su propia buena labor.  Es por eso que restringimos tan cuidadosamente el alcance de sus investigaciones (…).  [Omiten ahí el final de la oración: "(…)  [y] por eso casi me enviaron al destierro en una isla."]  (…) Es curioso," continuó luego de una pequeña pausa, "leer lo que la gente en el tiempo de Nuestro Ford [primera mitad del siglo XX] solía escribir sobre el progreso científico.  Parecen haber creído que podía permitirse que avanzara indefinidamente, dejando de lado todo lo demás."

[Rifkin:]  "Espero que esta sea la primera gran revolución en la historia que será sometida a debate minuciosamente, escudriñada, estudiada, examinada cuidadosamente, antes de que siga su curso, que todos nosotros nos involucremos en un debate inteligente, y apasionado, y bien informado, porque esta ciencia, y esta tecnología son la intervención más radical en la Naturaleza, y la naturaleza humana, en toda la historia."

Al final de su discusión el Salvaje John trata de convencer a Mustafá Mond de que el sufrimiento puede ser significativo, pero su propio destino contradice eso, y la novela termina en la locura y la tragedia.

Más de diez años después de la primera edición de Un mundo feliz Aldous Huxley escribió un nuevo prólogo para la novela en el que decía que ahora daría al Salvaje la posibilidad de lograr la sensatez [en ese nuevo prólogo, que es de 1.946,  lo que dice es que si reescribiera la novela ofrecería al Salvaje una tercera opción, más allá del dilema de tener que escoger entre la utopía falsa y su existencia elemental en el resguardo, pero también da las razones para dejarla tal como estaba, que fue lo que hizo], y en 1.948 Huxley escribió La isla, una novela en la que la ciencia de Occidente, y la filosofía oriental, y el humanismo se unen para crear una utopía auténtica. 

[Rifkin:]  "En última instancia la contribución más importante de esa nueva ciencia será el hecho de que nos obligará a todos nosotros a plantearnos las grandes preguntas sobre el por que de la existencia.  Ellas pueden ser más importantes que las proteínas cuya estructura molecular se encuentra almacenada en los genes, y ahora que tenemos a nuestro alcance la capacidad para entender algo de la dinámica de la vida, ¿cómo la ejerceremos?  Dependerá de como nos definimos a nosotros mismos.  ¿Qué significa ser un ser humano?  ¿Cuáles son nuestras responsabilidades ante las generaciones futuras?  ¿Deberemos ser los arquitectos de una segunda Génesis?  ¿Cuáles son nuestras obligaciones con respecto a las demás criaturas, que son incapaces de hablar en defensa propia?  ¿Son nuestros valores fundamentales valores intrínsecos o valores utilitarios?  Nuestras respuestas a estas grandes preguntas socráticas determinarán como usaremos esta nueva biología: si la convertiremos en un ingeniero y un arquitecto y pasaremos a un 'valiente mundo nuevo' o si querremos incorporarnos más adecuadamente en éste experimento llamado 'evolución'."    

[Pasaje del capítulo 12 (p. 141):]  'Una nueva teoría biológica' era el título del informe científico que Mustafá Mond acababa de leer.  Permaneció sentado por un rato, meditando y arrugando la frente, luego tomó su estilógrafo y escribió algo sobre la página titular.  "(…)  No debe publicarse."  (…)  Lamentable, pensó, mientras firmaba.  Era un texto magistral.  Pero (…).  Era el tipo de idea que podía fácilmente descondicionar a las mentes más inestables en las castas superiores, hacerles perder su fe en la felicidad como el Bien Supremo y hacerles creer, en cambio, que la meta estaba en algún lugar más allá, en algún lugar por fuera del ámbito humano actual, que el propósito de la vida no era conservar el bienestar sino la intensificación y el refinamiento de la conciencia, el aumento del conocimiento, lo cual era, reflexionó el Controlador, muy probablemente cierto.  [Omiten lo que sigue y debieron incluir: "Pero no, en las circunstancias actuales, admisible."]

 

Ha estado escuchando "Historias de nuestro siglo".  En éste programa ha escuchado pasajes de Un mundo feliz, de Aldous Huxley.  La novela la publican Penguin en la Mancomunidad y Harper Collins en Norteamérica.  La lectura de los pasajes la hizo Neville Powers.  El equilibrio sonoro lo efectuó Pagett [?] Boss.  Nuestro invitado fue Jeremy Rifkin, autor de The Biotech Century.  El programa fue producido y presentado por Marijke van der Meer para Radio Nederland, el servicio internacional neerlandés.    

        

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por el elogio, y aprovecho entonces la ocasión para contar algo relacionado con Rifkin, el entrevistado, que sucedió cuando preparaba el tema de la historia de la viruela, incluído en éste blogo el 31/6/13, y fue que, viendo en la Red una foto de un templecito a la diosa de la viruela en India solicité permiso para exhibirla y en el curso del intercambio de mensajes con el propietario, un médico y profesor de la Universidad de Stanford, le mencioné lo del tema de la novela de Huxley y la entrevista a Rifkin y me sorprendió con una pequeña diatriba contra Rifkin: I will not even begin on Rifkin, whose anti-genetic engineering tirades probably delayed the development of numerous life-saving therapies. ("No quiero ni siquiera comenzar a referirme a Rifkin, cuyas invectivas contra la ingeniería genética probablemente retrasaron el desarrollo de muchas terapias que salvan vidas.")

      Eliminar