.................................................................

.................................................................

viernes, 11 de enero de 2013

La muerte de Alicia


[Unos dos años antes de morir, hace ya tres lustros, una tía me contó, mientras yo tomaba notas, lo que convertí en el relato que presento aquí con palabras casi textuales suyas.  Era preferible dejar que ella misma fuera la narradora, tal como lo había sido realmente.

 

Era hija de Ramón Martínez Rodríguez, mi abuelo materno, que conoció la teosofía en Costa Rica, a donde llegó huyendo de las persecuciones políticas luego de la Guerra de los Mil Días, la última de las muchas guerras civiles colombianas del siglo XIX.  Vivió ahí unos siete u ocho años, luego pasó a Nicaragua, donde conoció a mi abuela, hija de inmigrantes alemanes de la provincia de Goslar, en Prusia, y se estuvo otros tantos años, y al regreso a su país, donde no era conocida la teosofía, fundó ahí la primera logia teosófica que hubo en Colombia, la Logia Arco Iris.  También fue masón. 

 

Murió en 1960, cuando yo tenía apenas ocho años.  Había nacido en 1875, el mismo año de la fundación de la Sociedad Teosófica en la ciudad de Nueva York, una coincidencia que comentaban mucho los teósofos.]  

 

 

 

 

 

En 1930 fuimos a La Mesa de vacaciones.  Eso era yendo para Girardot.  Se iba en tren desde Bogotá hasta San Javier en esa época, me parece --ahora estoy confundida--, y desde San Javier hasta La Mesa debió de ser a pie porque, ¡cómo íbamos a pagar taxi!

 

Al principio, la familia muy feliz, con el clima y todo.  Alquilamos una casa muy alegre, con muchas flores.  Nos quedamos como dos meses.  El primer mes fue fantástico, jugando y haciendo casas con las palmas esas de plátano --casas pequeñitas--, pero Alicia no jugaba.  Yo era la que me la pasaba en eso.  Alicia era persona seria: ella, comentando con Mami --se la pasaban conversando--, y yo allá en el potrero, entre el barro.  Había una diferencia como de veinte años en el comportamiento…no tanto, pero sí…pero sólo me llevaba un año.

 

Si tenía ya sus planes no me los puedo imaginar porque no hablábamos.  Me veía como una niña chiquita.  Cuando alguien me molestaba en el colegio yo iba y le daba quejas a ella.  Era como mi abogada.

 

Siempre la nombraban capitana del equipo de básquetbol.  Era alta, hermosa.  Yo, que no sabía jugar --no tenía disposición para eso--,  me sentaba a esperar a que me llamaran.  Cada capitana nombraba a los miembros de su equipo, y ya cuando no quedaba nadie más ella me incluía en el suyo, por lástima.

 

Papi era celoso.  No le gustaba ver a un muchacho por ahí cerca.  Le decía a Mami que la cuidara.  En general, tenía como miedo de que nos fuéramos a enamorar de un pendejo de esos, pero no teníamos los medios para conocer a muchachos porque no existían colegios mixtos.

 

Entonces el primer mes fuimos muy felices.  El segundo mes fue cuando se enfermó.  No podía pasar ni un bocado ni nada.  Se murió fue de hambre.  En ese entonces no había antibióticos.  Cualquiera se moría de una infección de la garganta.  Le untaron azul de metileno en la garganta, lo mismo que echaban a los caballos en las llagas.  Le ponían una arepa sobre el estómago hasta que se secara porque creían que la sustancia pasaba por la piel y que eso la alimentaba.

 

Duró enferma como tres semanas, hasta que le falló el corazón.  Era la mayor y le faltaba un mes para cumplir los quince años.  Nosotros casi no entrábamos a la pieza de ella.  Mami decía que no la molestáramos.  Estaba muy mala.  Cuando se estaba muriendo entramos y nos pusimos a llorar pero Mami nos sacó como una gallina recogiendo los pollitos con las alas.  Quería para ella una muerte tranquila.  Se necesita mucho valor para en ese momento pensar en ayudar a una persona a morir tranquila.

 

Papi iba a Bogotá al trabajo y venía cada ocho días.  No alcanzó a ir sino unas tres veces.  Su trabajo era en alguna oficina.  No me acuerdo.  Consultaba con una doctora homeópata amiga porque creía en la homeopatía a pie juntillas, y regresaba a La Mesa con “glóbulos”, unas bolitas como de azúcar.  Era como comerse un dulce chiquitico.

 

Quedó enterrada en el cementerio de La Mesa.  Nosotros ni supimos donde.  La visitaban unas amigas que resultaron ser antiguas compañeras de escuela.  Ellas se encargaron de todo.  En ese estado depresivo Mami no estaba en condiciones de hacerlo ella misma, y al regreso Mami sabía que tenía que seguir luchando por sacar adelante a los otros con su costura.  Cosía y lloraba, cosía y lloraba, ahí sentada en su máquina Singer de pedal.  El sueldo de Papi nunca fue suficiente porque éramos muchos, contando propios y extraños.  Siempre había alguien que necesitaba ayuda.  Todo el que quería llegaba a almorzar allá.  Yo no sé de donde sacábamos para tantos.  Dos primos vivieron con nosotros muchos años.

 

Yo recuerdo: cuando llegamos a Bogotá salieron unas amigas a recibirnos.  La doctora nos hizo una comida como de bienvenida, en la casa de nosotros. Ella mandó preparar todo.  Lo único que recuerdo es el comentario de Mami, después de que se fueron:  “¡Pensar que la vida de un hijo se puede pagar con comida!”  …o algo así.  Se me quedó grabado de por vida. 

 

Como a los diez o quince días de haber regresado, una paisa teósofa, amiga de toda la vida, le consiguió una médium: la hija del Doctor Zea de Medellín.  Salió transformada.  Antes de eso, cuando salía a la calle era llorando todo el tiempo.  Luego de la sesión quedó tranquila. 

 

Papi era teósofo también.  Nunca se le ocurrió hacer eso.  No creía que estuviera bien molestar a los de otros “planos”, y eso creo que vale para los teósofos en general.

 

Son diez páginas escritas en lápiz en la misma letra de Alicia, una letra elegante del estilo Palmer, pero ella tenía buena ortografía, o en todo caso mejor que esa.  La escritura es de trazo continuo, hecho sin levantar la mano, y por eso no hay puntuación, no hay tildes, puntos sobre las íes, hampas en las tes, eñes con la rayita.  Alicia, en vida, nunca dijo “madrecita” sino “mami, mami”.  Eso me llamó la atención.

 

 

 

 

Vengo a saludaros mis buenos hermanos os ruega vuestro guia le escuseis de no venir a veros se halla lejos de este plano os envia saludo y en su lugar me envia a serviros y soy un amigo

Luis

 

Con gusto os la llamare pero esperadla unos minutos entended hermanos que no la debeis fatigar y tened paciencia si no os atiende mucho tiempo

 

 

 

 

Mi querida madrecita mi adorada madre cuanto me apena veros tan triste no mi buena madre sed fuerte con la fortelesa de los santos sed fuerte con la fortalesa de las grandes almas conformaos con la voluntad del Ser Elevado y Creador estad muy tranquila no penseis que os ago falta no mi adorada madre al contrario si yo hubiese vivido hoy estaria soportando una penosa enfermedad para la cual no bastarian los recursos mi padre estaria sufriendo aun mas y yo desde este plano os ayudo os acompaño mi espiritu viene a vosotros con frecuencia yo estoy a vuestro lado sed fuertes decid a mi padre que siga  practicando las virtudes que os ayude que no os haga sufrir yo no os abandonare no madre mia yo estoy aqui  mejor que alla es verdad que al principio de mi paso a este plano estuve mal y turbada un frio muy fuerte me invadia os veia llorar mucho os consolaba no me oiais yo no sabia en donde estaba no veia sino la casa las matas y a ti y no sabia que hacer en medio de mi confusion pero vino un señor me tomo en su mano me calento y me dio vida senti mas calor vi todo mejor y vi mi cuerpo alla en ese plano os vi muy abatida muy triste ese señor que se llama daniel y es un angel me esplico todo yo sufria de veros llorar amada madre mia y aun siento pena no llores madre sed fuerte caminad por la senda que estais siguiendo no os preocupe mi muerte yo tenia mis dias contados nada podias hacer para alargar mis dias en este plano no dudeis que esto es asi y estad tranquila no os aflijas madrecita yo voy a pedirle a este guia que os quite la tristesa vive alegre para el bien de mis hermanitos madre mia yo no os abandono muchas veces os doy mis besos mi guia me lleva a vuestro lado os ve triste dejad la tristesa yo estoy bien yo estoy aqui mejor y mas tranquila yo ya era una carga para vosotros pensabais mucho en mi porvenir ya estais libre de esta preocupacion no te aflijas madre mia muy querida que no se aflija mi padre que vais a recibir un premio mejor no os afaneis madre mia y yo otro dia volvere a veros y a hablaros no penseis cosas que os atormenten madrecita mia no lloreis mas como te digo ya vais a tener mas alegria y mas valor no lloreis querida madre animo y seguid adelante vuestro sendero

Alicia tu hija que os quiere

  

si madre a todos os veo a todos oigo no temais que os deje no temais que os abandone  no lloreis madrecita esto no lo sabemos no nos dejan ver el porvenir  propio apenas lo mas cercano

 

a mi papacito como lo recuerdo dale madre mia nuestros besos y a cada uno de mis hermanitos no me olvides madre pero el lo que yo quiero es que no llores si me vuelves a llamar que lo hagas en dia lunes por ser mejor oyes madre mia no se te olvide nada de lo que te digo y quedate muy tranquila madre querida si me llamas tienes que preguntarle antes al maestro que dirige aqui la sesion ya sabes madrecita nada mas puedo decirte hoy ya me llaman largo rato estuve contigo madre no se te olvide lo que te digo y tened valor y fe adios madre querida os besa con amor vuestra hija

Alicia

 

 

 

 

vuestro guia le llamo se retiro y volvera otro dia cuando podais venir pero que pasen ocho dias y ella desea que en lunes

Luis

 

 

 

 

Mami siguió llorando y un segundo mensaje se lo reprocha.  Esta vez hay algunas tildes, algo de puntuación, pero en cambio la incoherencia es notoria, y no aparece ninguna firma.

 

 

Mamá mia busca y allaras, mas tarde, que soy feliz, no se imaginan las vellesas, en la que está que en aquesta mansión se contemplan No, pero tu llanto perturba mi felicidad Porque ya estaba mi prueva cumplida.  Mamá todo lo que hisieron por evitar que me  viniera resultó inutil porque sufrí lo que tenía que sufrir y a ti te faltaba pasar por el dolor de verme morir para purificar tu espíritu

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario