.................................................................

.................................................................

viernes, 4 de enero de 2013

Buscadores de tesoros: la Ruta de la Seda


[Esto fue visto en un canal de la televisión abierta y grabado el 6 de junio del 2.001 en una segunda emisión.  Se lo había visto inicialmente unos cuatro meses antes, cuando me tomaron por sorpresa y no estaba listo para grabar.  Hay que agradecer al susodicho canal esa segunda oportunidad.

El 3 de mayo de 2.012, al buscar en la Red bajo el nombre completo de la enamorada de Hedin para verificar si había quedado bien escrito, topé inesperadamente, más de un decenio después de ver el documental, con el texto de la narración de la versión original (www.amworld.info/the-silk-road/the-silk-road), que sirvió para descubrir varios errores en la traducción al español.  Además encontré esa transcripción de la versión en inglés espantosamente confusa, con una puntuación caótica y sin que se señalara los pasajes que son los comentarios de eruditos (que son 36), todo lo cual hubo que corregir antes de poder incluirla luego de mi propia transcripción de la narración traducida.  En esta incluyo comentarios propios principalmente para esclarecer lo que puede parecer confuso.]

 

                                                            

En Occidente perduraba un continente erigido sobre encumbrados ideales y una enorme ambición, en el Oriente descollaba un imperio de inigualados tamaño y esplendor.  Durante miles de años estas dos civilizaciones habían prosperado en aparente aislamiento.  Dos hombres saltaron al vacío: Marco Polo, tentado por la esperanza de una riqueza inconcebible, Sven Hedin [pronunciado "jedin" por no ser muda la hache en su idioma, el sueco] por las ansias de aventura y el lustre de la fama mundial.  Enfrentados al más intimidante territorio sobre la Tierra, partieron en busca de lo imposible: una conexión permanente entre Oriente y Occidente a través de la antigua Ruta de la Seda.

Italia.  Año 1.296 después de Cristo.  Un comerciante veneciano se consume en la cárcel cuestionándose si saldrá de ahí.  Su nombre: Marco Polo.  Es prisionero de guerra, víctima de un conflicto armado que se presentaba en esos momentos entre Génova y su natal Venecia.  Marco teme morir en prisión y se le ha ocurrido una estrategia insólita para sobrevivir: un libro sobre su vida y sus viajes, una historia increíble que haría que su nombre perdurara para siempre.

"No ha existido un hombre, cristiano o pagano, mongol ["tártaro" en una traducción al inglés] o indio, o de ninguna otra raza, que haya conocido o explorado tanto el mundo y sus grandes maravillas como lo he hecho yo, Marco Polo."  [Es un pasaje tomado de los primeros renglones de su crónica.  En la introducción a dicha versión en inglés (The Travels of Marco Polo, Penguin Books, Harmondsworth, 1958, p. vii) el traductor afirma que eso era un hecho, "por lo menos en lo que se refería a aquellos que habían dejado un registro de sus viajes" (so far at least as it relates to anyone who has left a record of his travels).]

Escribe sobre su increíble viaje a través de montañas y desiertos hostiles hasta Catay, la actual China, un país mágico en el confín de la Tierra, un territorio tan rico que su gobernante agasajaba a 40 mil invitados simultaneamente, una civilización tan avanzada que sabía predecir el movimiento de los cielos, una cultura tan generosa que los hombres compartían sus esposas con los foráneos.  [Se lo dice como si hubiera sido una costumbre china generalizada más bien que una de cierta gente que encontró por el camino, y además no lo hacían por generosidad sino para propiciar a sus dioses.  Los esquimales, sea cual sea la causa, también lo hacían, antes de renunciar a su estilo de vida.]  El libro de Marco Polo fue todo un éxito.  Su viaje a Catay se ha convertido en una de las más famosas aventuras que se haya escrito, pero está tan plagada de relatos de descubrimientos e intrigas increíbles que todos nos preguntamos lo mismo: ¿fueron reales o fue la aventura de Marco Polo a lo largo de la antigua Ruta de la Seda una obra maestra de la imaginación?  [Todos los historiadores chinos actuales confirman la veracidad del relato, por la exactitud de las descripciones de Marco Polo.]

 En el siglo I antes de Cristo el Imperio Romano dominaba el Occidente y la China de los jan el Oriente.  A un mundo de distancia estas dos superpotencias sabían muy poco una de la otra.  La seductora belleza de un material las acercaría.

Todo empezó en Mesopotamia.  Era el año 53 a.C.  Las legiones romanas estaban a punto de conseguir una victoria histórica sobre el ejército parto.  De repente los partos enarbolaron enormes estandartes de un material translúcido que parecía mágico.  El ejército romano nunca había visto algo parecido, cundió la confusión y en la retirada dejaron atrás los cadáveres de veinte mil legionarios.  [Esto no suena convincente, tratándose de tropas que durante dos siglos, los primeros dos del imperio, fueron invencibles, con desastres ocasionales, sí, como ese, ante un pueblo que estaba en el límite oriental del mismo y nunca fue conquistado por Roma, pero que haya habido ofuscación y una desbandada como esa, al ver que ondeaban en el viento unas banderas, suena extraño.  Tuvo que haber algo más que eso.]  El miedo se transformó en fascinación y rápidamente la seda se puso de moda en la Roma antigua.  La tela china muy pronto alcanzó el valor de su peso en oro.  Los mercaderes vieron su oportunidad.  Las caravanas desafiaron los 8 mil quilómetros que separaban a China de Roma.  Surgieron ciudades en los desiertos y llanuras para atender a los comerciantes.  Junto a las mercancías viajaron ideas que revolucionaron las culturas a lo largo del camino.  El budismo y el islamismo se difundieron por el Oriente, la imprenta y el papel llegaron a Occidente.  La Ruta de la Seda, una conexión precursora entre  Oriente y Occidente, se había establecido.

[Habla Valerie Hansen, Professor of History, Yale, tal como aparece identificada por escrito:]  "La gente tiene la idea [de] que la Ruta de la Seda es como una autopista, una ancha y larga autopista, y que una persona llevaba la seda desde un extremo hasta el otro, y por supuesto casi nunca sucedió así.  Los comerciantes llevaban las mercancías de un oasis a otro y luego otro grupo de comerciantes continuaba la marcha.  Considero que lo más importante son esas comunidades a lo largo de la Ruta de la Seda."

Durante casi mil años estas comunidades prosperaron.  En el siglo X China entró en una guerra interna y dejó de ser seguro viajar hacia Oriente.  En medio del caos la Ruta de la Seda decayó.  Las ciudades del desierto que dependían de su tráfico fueron abandonadas.  En tanto las arenas cubrían sus recuerdos el vínculo entre Oriente y Occidente desaparecía.  Trescientos cincuenta años más tarde, en 1.254, un niño llamado Marco Polo nacía en Venecia, Italia.  Marco Polo se crió como un huérfano abandonado en los muelles y canales de la ciudad.

[Morris Rosabi, Professor at (…) and (…):]  "Marco Polo no tuvo una niñez convencional ni feliz.  Su padre se marchó antes de que él naciera y su madre murió cuando era apenas un jovenzuelo, pero en realidad esa relativamente infeliz niñez le proporcioná ciertas capacidades que resultarían importantes para él durante sus viajes: aprendió a relacionarse con toda clase de personas." 

Un día el mundo de Marco Polo cambió totalmente.  Un extraño entró en su vida.  Era su padre.  Era la primera vez que ambos se veían y el jovenzuelo escuchó con asombro la explicación de su padre por sus 14 años de ausencia.  Le dijo que había hecho un viaje increíble por tierra que lo llevó muy lejos, a una tierra mágica en el Oriente.  Le habló sobre gente extraña, los mongoles, y su vasto imperio, el más grande que el mundo había visto, y le explicó como había arriesgado su vida para visitar su capital en Catay, la China actual.  El joven Marco Polo estaba aturdido.

[Valerie H.:]  "En pleno siglo XIII China debía [de] ser para un veneciano el lugar más insólito, tal vez  lo que hoy es el Polo Sur para nosotros, a donde uno puede ir pero que es un viaje complicado.  No muchos van.  Hay problemas logísticos difíciles de superar."

El padre de Marco Polo afirmaba también haberse ganado el favor de Cublai Can, el nuevo emperador mongol.  Insistía en que estaba sentado sobre una mina de oro, ya que con la indulgencia del Can podría tener acceso privilegiado a todos los tesoros de Oriente, y si los Polo pudieran ir a China y regresar podrían reestablecer los vínculos comerciales por vía terrestre entre dos civilizaciones muy ricas.

[Rosabi:]  "La repentina reaparición de su padre debió [de] haberlo estimulado a meditar sobre la posibilidad de unírsele en un viaje.  Para Marco Polo ir a China sería la aventura más extraordinaria de su vida."

[Valerie H.:]  "Probablemente no pensaron que iban a llegar a China pero creo que ya había suficiente información en la época de lo que hoy son Turquía e Irán para que se entusiasmaran." 

Marco Polo fantaseó sobre su viaje a Oriente: la riqueza de Catay, los peligros por venir.  Algunos dirían que el suyo fue un viaje imaginario.  De acuerdo con su relato Marco Polo partió hacia China en el año 1.271, un comerciante en busca del mercado más rico del mundo.  Su viaje de 8 mil quilómetros por tierra lo llevó a Tabriz, Bagdad, Ormuz, los grandes centro de comercio de Oriente Medio, donde la pujanza comercial de la Ruta de la Seda aún estaba vigente.  Marco Polo era alentado por lo que veía: "Los mercaderes viajeros pueden ganar mucho dinero.  Hay bastante oro y telas de seda de gran valor."

Al pernoctar a la intemperie en las noches Marco Polo siempre estaba atento de sus ganancias.  [Rosabi:]  "Cualquier viajero que viajara por la ruta de la Seda tenía que ser valiente e intrépido.   Mucha gente no lo lograba, entre otras cosas por el bandolerismo que había a lo largo del camino."   Marco Polo afirmó que una noche fue asaltado en Persia.  Muchos de sus compañeros de caravana fueron muertos.  Tuvo suerte de salir de esa con vida.  [Rosabi:]  "No era tan fácil como tomar un avión en Venecia y volar hasta Pequín.  Era un camino largo y exigente."

Después de un viaje agotador a través de lo que hoy son Irán y Afganistán Marco describe su enfrentamiento con el Pamir, la desafiante cadena de montañas que separa a Oriente de Occidente.  A 4 mil metros sobre el nivel del mar la altitud y el frío extremo eran los menores problemas que debía enfrentar Marco Polo: "Hay incontables lobos, y las osamentas de sus víctimas están amontonadas a lo largo del camino como hitos para los viajeros durante el gélido invierno."  [No explican que son los huesos de ovejas silvestres y no de viajeros, como parece sugerirse, por haber presentado el pasaje fuera de contexto (op. cit., p. 49): There are innumerable wolves, which devour many of the wild rams.  The horns and bones of the sheep are found in such numbers that men build cairns of them beside the tracks to serve as landmarks to travellers in the snowy season. ("Hay una profusión de lobos, que devoran muchos de los carneros silvestres.  A los cuernos y huesos de las ovejas se los encuentra en tal cantidad que la gente los apila formando montones a la vera de los caminos para que los viajeros puedan orientarse en la estación de las nieves.")]  Marco Polo buscó refugio en las aldeas cercanas.  [Siguen sugiriendo que los lobos los acosaban, cosa que no dice en ningún momento.]  "Le doy mi palabra que si un extraño llega a una casa aquí pidiendo hospitalidad se le recibe cordialmente.  El anfitrión ordena a su esposa ser solícita con el invitado.  Las mujeres son hermosas, alegres y siempre dispuestas a complacer."  [La crónica agrega que dicho anfitrión, habiendo instruido de esa manera a la esposa, se iba para ocuparse de sus asuntos y regresaba al cabo de dos o tres días.]

[Rosabi:]  "La descripción de Marco Polo de estas seductoras y solícitas bellezas de Oriente concuerda con un concepto que ha perdurado a través del tiempo, según el cual las orientales tienen una especie de atracción exótica y erótica.  Se pretende hacer a Oriente más exótico de lo que es en verdad […(than) it really is]."

De acuerdo con su historia Marco Polo entró entonces al Desierto de Taclamacán, el más peligroso obstáculo a lo largo de la Ruta de la Seda [desierto que es tema del próximo capítulo de la serie cuya transcripción será incluída aquí, y cuyo nombre significa "se entra pero no se sale"].  Con dunas de 300 metros de altura y turbulentas tormentas de arena el Taclamacán son mil quilómetros de infierno.  [Habla Charles Blackmore, Explorer:]  "El Desierto de la Muerte para los chinos.  La temperatura del desierto es impresionante: en el verano puede alcanzar los 54 grados centígrados.  No hay agua en el desierto, ni pozos, así que uno viaja a través de un mar de arena y es muy difícil creer que se pueda llegar al otro lado."

Es aquí donde Marco Polo y su historia originan una agitada controversia.  ¿Es cierto que Marco Polo cruzó el Taclamacán para llegar a China o es una absoluta mentira la historia de su viaje a Oriente?

[Valerie H.:]  "Marco Polo sigue un patrón cuando viaja: va de ciudad en ciudad, él le cuenta a uno donde está y dice que distancia hay de un sitio a otro.  Cuando va a visitar la capital mongol abandona ese formato.  Nunca más le cuenta a uno de las ciudades intermedias cuando está al norte de China ni lo que hay en la capital mongol, así que cuando uno lo lee eso le parece muy repentino.  ¿Realmente viajó?  ¿Cómo lo hizo?  ¿Qué ciudades había de por medio?  La única conclusión a la que puedo llegar es que él no viajó, que alguien se lo contó y él sólo lo relató."

[Rosabi:]  "Era una costumbre entre los escritores de relatos de viajes de la época: se escuchaba algo y se afirmaba que se había estado ahí, atestiguando lo que otra persona había contado.  Algunos eruditos interpretan esto como un indicio de que probablemente nunca fue a China.  Esto es llevar las cosas a un extremo.  Marco Polo escribió de sus viajes mientras estaba en prisión.  Eso obviamente afecta la manera como él presenta su información.  Es un momento difícil de su vida y quiere atraer a un público, así que destaca lo más extraño e interesante, no lo rutinario de sus viajes."

Desde su escuálida celda en Italia Marco escribió sobre la pomposa corte del [sic] Cublai Can, el emperador mongol, a la que supuestamente llegó en 1.275.  Contó como en Chengdú, la ciudad que luego fue inmortalizada como Xanadú [en un poema de Samuel Taylor Coleridge (1.772-1.834)], las tribulaciones de sus cuatro años de viaje parecieron valer la pena: "El palacio del Can es el más grande del mundo.  El techo resplandece con todos los colores, brilla como cristales y refulge desde lejos.  El salón es tan enorme que podría albergar a 6 mil comensales."

[Rosabi:]  "Las descripciones que Marco Polo nos ofrece --por ejemplo, las de Xanadú, el palacio veraniego de Cublai Can--, coinciden con lo que sabemos hoy por la arqueología de esa ciudad.  Fue desenterrada en el decenio de 1.930 y se descubrió que la ubicación y el diseño de edificios son exactos a lo descrito por Marco Polo."

[Del poema antedicho, titulado Kubla Khan (1.798):

In Xanadu did Kubla Khan

A stately pleasure dome decree:

Where Alph, the sacred river, ran

Through caverns measureless to man

Down to a sunless sea.

…que en una traducción libre sería algo así:

Mandó Cublai Can en Xanadú

Construir un pabellón de los placeres

Donde Alf, el río sagrado, corría

Por cavernas inmensurables para el ser humano

Hacia un mar en un mundo en el que no brillaba ningún sol.]

Al comerciante veneciano le impresionó también, según parece, el poderoso Río Yangtsé: "Es el río más grande del mundo, donde más botes cargados con las cosas más apreciadas y valiosas van y vienen por éste que por todos los ríos y mares usados por los cristianos."

Marco no pudo haber exigido más.  Había llegado sano y salvo a China.  Había descubierto un territorio de excepcional riqueza.  Su proyecto de establecer una conexión comercial lucrativa con Oriente estaba en marcha.  Es aquí, en el umbral de su sueño, donde el relato de Marco Polo se hace imaginativo.

[Valerie H.:] "Cuenta que vio un pez de 30 metros de longitud con pelo.  Describe como los animales hacían venias a los visitantes en la corte del Can, como los tigres que salían a hacer reverencias respondiendo a una señal, cosas que cuando uno las lee sabe que no son posibles."

[Rosabi:]  "Los extraños pasajes en los que Marco Polo describe gente con cabeza de animales y peces no son poco comunes.  La costumbre de las crónicas de viajes de la época encaja con la clase de mitología y fantasía que Marco Polo incluye aquí."

Igualmente controvertida es la ausencia absoluta de cualquier referencia a los originales rituales chinos que habrían asombrado a un europeo viéndolos por primera vez.  [Rosabi:]  "Marco Polo no menciona ciertas peculiaridades chinas como la caligrafía, el té o los pies confinados [bound feet en inglés, o "pies atados", la costumbre incapacitante de deformar los de las mujeres de la nobleza] porque vivió entre los mongoles.  Se relacionó con el Cublai Can y los otros miembros de la nobleza mongol.  No se relacionó con los chinos, entonces que no mencione esas cosas no significa que no estuvo en China."

Los defensores de Marco Polo apuntan a detalles que no pudieron ser inventados en Europa: "A todo lo ancho de la provincia de Catay hay unas enormes piedras negras extaídas de las montañas que arden y producen llamaradas como leños."  (…) fue el primer europeo en escribir sobre el carbón, un tesoro que transformó al mundo.  […pero no porque no se lo hubiera visto nunca en Europa.  En la versión ya citada se anexa a ese pasaje una nota a pie de página que dice (p. 127n.2): It is surprising that a Venetian should regard coal as a curiosity at a time when Londoners were already complaining of the smog caused by 'sea coal' from the Tyne. ("Es sorprendente que un veneciano considerara el carbón como una curiosidad en una época en la que los londinenses se quejaban ya de la neblina irritante causada por el 'carbón marino' del Tyne.")]      

[Rosabi:]  "Definitivamente Marco Polo estuvo en China.  Estoy absolutamente convencido de eso por los extraordinarios detalles en su libro de sus descripciones de los mongoles: las costumbres, el vestuario, las actitudes de los mongoles hacia las mujeres, y además describe claramente hechos específicos, como por ejemplo el asesinato de un ministro de finanzas.  ¿Quién se habría enterado si no hubiera estado en China?"

[Valerie H.:]  "La razón por la que creo que Marco Polo no estuvo en China es que hay imprecisiones relacionadas con hechos fundamentales en el libro.  Dice que fue gobernador de un poblado y tenemos la lista de los gobernadores de ese poblado, Yangsú, y él no aparece [pero algunos creen que mintió en ese caso para impresionar], y en segundo lugar, dice que estuvo en una batalla en 1.273 y sabemos que la batalla se dio en 1.268, antes [de] que él llegara ahí."

Quizá el secreto del misterio del relato de Marco Polo se encuentre en su celda, en Italia.  Marco Polo no fue quien escribió el libro: lo dictó durante su año de prisión a su compañero de celda, Rustichello, un escritor apasionado de los cuentos de hadas.  [Rosabi:]  " Rustichello era un renombrado escritor de novelas y no un relator de hechos, así que obviamente el hecho de que Rusticello y no Marco Polo escribiera el relato pudo ser lo que impartió a la obra de Marco Polo un carácter legendario y mítico sin que fuera su intención."

La única evidencia confirmada de la vida de Marco Polo, su testamento, revela que murió siendo un hombre rico.  Aún así su apodo --Il Milione, el Grande--, se refería sarcásticamente al tamaño de su imaginación, no al saldo de su cuenta bancaria.  Permaneció desafiante hasta el final.  Cuando en 1.324 sus amigos le preguntaron en su lecho de muerte si en verdad había estado en China les contestó: "Les he contado sólo la mitad de lo que vi."  Murió rodeado de incrédulos, aunque su influencia en la historia de las exploraciones no deja duda.  Su controvertido libro se convirtió en la Biblia para una nueva generación de exploradores, y lo que animó a Cristóbal Colón a emprender el viaje que llevó al histórico descubrimiento del Nuevo Mundo.

[Valerie H.:]  "La mayor influencia que Marco Polo tuvo entre los exploradores posteriores fue inculcarles la idea de que se podía viajar a lugares exóticos, escribir sobre ellos y hacerse famoso.  Nadie antes que él fue famoso como explorador, así que esto lo convierte en el primer explorador y aventurero famoso."  […pero, ¿y qué decir de Neco, el cartaginés que circumnavegó Africa siglos antes, en la Antigüedad?]

Haya llegado o no Marco Polo hasta la China, sólo una cosa es cierta: su sueño de promover una ruta comercial entre Oriente y Occidente nunca se realizó.  China nuevamente se hundió en una guerra civil, haciendo imposible viajar a Oriente.  La tentadora esperanza de la Ruta de la Seda se desvaneció una vez más en el pasado, anhelo que se cumpliría en otra época.

Seiscientos años después un ambicioso explorador partió siguiendo los pasos de Marco Polo.  A diferencia de su predecesor, Sven Hedin no iba en busca de riquezas.  Iba tras algo más esquivo y peligroso [la fama, como se señala tres párrafos más abajo].

Estocolmo, Suecia, 1.949.  Sven Hedin, el explorador de 84 años, prepara sus memorias.  En su juventud exploró con heroísmo el último territorio inexplorado de la Tierra.  Descubrió las ciudades perdidas de la Ruta de la Seda, dando vida a una civilización olvidada.  Hedin, el ambicioso aventurero, se había ganado la adulación mundial.

[Valerie H.:]  "Fue el Neil Armstrong de su tiempo.   [Armstrong fue el primer ser humano que pisó suelo lunar, en 1.969 y en un 20 de julio, la Fiesta de la Independencia en Colombia, una de las coincidencias caprichosas del Destino, sin que haya ánimo de ofenderLo.]  Asia Interior era la Luna y él fue allá.  Fue una celebridad en su época."

...pero su pasión por la fama lo llevó a unas relaciones muy peligrosas [con los nazis: muestran, al decir eso, a Hitler en una película de la época].  ["Lasse Berg, Author":]  "Después de la guerra Sven Hedin  fue borrado de la memoria de Europa.  Fue una persona non grata.  Nadie quería tocarlo después de la II Guerra Mundial.  Era alguien con quien no podía uno relacionarse."  En sus memorias (…) tenía la última oportunidad de redimirse.  ¿Exorcisaría los demonios de su pasado o moriría en el olvido?

24 de abril de 1.880.  Sven, un joven de 15 años, observa con asombro como su héroe de la infancia regresa triunfalmente.  El puerto de Estocolmo es un tumulto de orgullo y alegría.  Adolph Nordenskjöld, el explorador sueco, vuelve a casa, la primera persona en navegar alrededor de Rusia de regreso en Europa.

["Hådar ----, Keeper ('custodio') of the Sven Hedin Foundation":]  "Junto con su familia había subido a las montañas para contemplar el puerto de Estocolmo, desde donde miles y miles de residentes de la ciudad observaban el regreso del barco.  Nacía un gran héroe nacional y Sven Hedin quería en verdad seguir sus pasos."

Este sueño de fama y aventura impulsaría a Hedin a lo largo de su vida.  Fue en Berlín como estudiante de geografía donde desarrolló la obsesión de su vida por Asia Central.  Al comenzar el siglo XX Asia Central era uno de los últimos territorios inexplorados de la Tierra.  Era el premio de difícil acceso de los aspirantes a exploradores y también de los estadistas del mundo.  Era el epicentro de una Guerra Fría que se venía incubando, una carrera entre Gran Bretaña, Rusia y China para expandir sus imperios en la región.  [Era lo que los británicos llamaban the Big Game, el Gran Juego.] 

Con los ojos del mundo puestos en éste remoto territorio era el escenario perfecto para que el ambicioso Hedin se hiciera un nombre como explorador.  En su interior había un impresionante mar de arena conocido como el Taclamacán.

[L. Berg :]  "Cuando Hedin decidió hacerse explorador amaba a los desiertos.  Los exploradores debían  escalar montañas peligrosas y cruzar desiertos amenazadores.  Eso era lo que un explorador debía hacer, así que se topó con éste Taclamacán que, según él, nadie había atravesado, o al menos nadie lo recordaba.  Quiso ser el primero, caminar donde nadie lo había hecho antes."

Hedin estaba seguro de que debajo de las cambiantes arenas del Taclamacán yacían las antiguas ciudades de la vieja Ruta de la Seda, que habían permanecido perdidas para el mundo durante más de mil años.  Hedin pensaba que si descubría las ciudades perdidas de la Ruta de la Seda su camino a la fama estaría asegurado.  En 1.893 consiguió financiamiento del Rey de Suecia para aventurarse por los inexplorados confines de Asia Central, pero su inminente partida fue agridulce.  Hedin dejaba atrás a la mujer de sus sueños.  Mille Bruman  era hermosa y muy rica.  Como Hedin, era una romántica.  El la adoraba.

[Alguien de apellido Blackmore:]  "Ella era espléndida en su juventud, inocencia y belleza.  Era rubia y tenía los ojos del color más hermoso."  [Con esta descripción cursi y almibarada se imagina uno a una valquiria, una diosa teutona, una Rizos de Oro en una obra de Wagner, el judeófobo (ver la próxima transcripción, sobre Nietzsche).]  En la mente de Sven no había duda de que se casarían a su regreso.

Kashi , en la China actual.  Conocida antes como Cachgar ["Kashgar" en la transcripción al inglés].  Un mercado clave a lo largo de la vieja ruta de la Seda.  Sven Hedin llegó aquí en 1.894, después de un agotador viaje de un año.  Kashi era la base lógica para la expedición de Hedin ya que estaba al borde del Taclamacán, el desierto al que Hedin había llegado para explorarlo.  Con dunas de 300 metros y un calor veraniego de 54 grados centígrados el desierto es uno de los lugares más severos de la Tierra.  Hedin empezaba a hacer los meticulosos preparativos para una expedición al desierto cuando llegaron noticias desoladoras. 

[Berg:]  "Cuando estaba sentado ahí a la espera de sus camellos le llegó una carta de su casa en la que alguien le escribía que su amor, Milé María Bruman, iba a comprometerse con otro, y todo su mundo se derrumbó, y escribe en su desesperación que ya nada valía la pena.  Intentaría esta completa locura, se aventuraría en el desierto y vería que saldría de eso."

Hedin estaba descorazonado.  Perturbado y deficientemente equipado, partiría en una aventura suicida para encontrar una ciudad perdida en el desierto.  [Blackmore:]  "Caminó por las calles y la gente se agolpó para saludarlo y gritaban y le decían : 'Vas al Desierto de la Muerte y nunca saldría con vida de ahí.'  Caminó por las calles con sus camellos cargados y la gente le decía que sus camellos estaban sobrecargados, que no lo lograrían, que él no regresaría del Desierto de la Muerte."  Caminaron hasta el borde del desierto y desaparecieron.

"Un millar de penosos pasos hacia la meta, ni un paso atrás, fue mi lema."  [Cfr. las palabras del juramento de José Antonio Galán, el jefe de los Comuneros, que se sublevaron contra la Corona española en 1.781 en la Nueva Granada: "¡Ni un paso atrás!  ¡Siempre adelante, y lo que fuere menester… sea!"]  Terco y desafiante, Hedin había empezado una marcha de la muerte.  A los 15 días de viaje se percató de que sus guías no habían traído suficiente agua.  La expedición estaba ahora en la mitad del más implacable de los desiertos de la Tierra y sólo le quedaba agua para dos días.  ¿Debían regresar o buscar un oasis?  Hedin, como habitualmente, eligió continuar, directo hacia el caraburan, una embravecida tormenta que bate la arena con frenesí.  Su expedición estaba ahora perdida en el temible Taclamacán.

[Blackmore:]  " 'Taclamacán' traduce del uigur [una de las cuatro lenguas que aprendió Marco Polo en el Oriente, junto con el tártaro o mongol, el persa y el árabe, que eran las de uso más frecuente en la corte y en el imperio] 'uno entra pero no sale'.  A las 9 de la mañana, después de dos horas y media cargando los camellos para la marcha, ya uno podía haberse bebido toda el agua en vez de guardarla y tener unos valiosos sorbos durante el día para tratar de avanzar posiblemente unos escasos 8 quilómetros como máximo, porque en las dunas no se puede avanzar en línea recta ni rápido, y además la arena se deposita en todo el cuerpo --nariz, ojos y oídos quedan obstruidos--,  y los labios quedan cuarteados, la lengua hinchada y pegada al paladar."

Durante los siguientes 5 días de marcha dos de los integrantes del equipo de Hedin murieron por deshidratación y uno se desmayó por el cansancio.  Finalmente Hedin y un guía nativo tropezaron con huellas de pasos que rogaron los condujeran a donde hubiera agua.  "¿Por qué habría de morir en el abrazo de éste desierto engañoso por una mujer infiel?  Conquistaré el desierto y volveré a casa como un héroe, y todo  mi pueblo lo verá como una acción varonil y valerosa."

…pero las huellas eran de ellos mismos: habían caminado en círculo.  [No hace mucho que se descubrió por fin la razón que explica por que la gente que se extravía en parajes desconocidos resulta caminando en círculos: la mayoría de la gente tiene una pierna ligeramente más corta que la otra, una diferencia insignificante pero que basta para que los pasos que se da con la más corta sean un poco más cortos que los de la otra.]  El guía desistió dejando solo a Hedin arrastrándose hacia una muerte por deshidratación.  Siguió avanzando penosamente.  Después de 6 días sin agua por fin encontró el Río Cotan.  La suerte y una increíble perseverancia lo habían salvado.  [Berg:]   "Toda su vida se caracterizó por éste deseo de logro, de probarse a sí mismo, confirmar  que no era un fracasado, el fracasado en que se había convertido cuando ella lo abandonó."

Seis meses después de su primer desastre Hedin estaba de vuelta en el Taclamacán, más decidido que nunca a encontrar el camino a la fama.  Una noche un lugareño le trajo algunas tallas de madera que había encontrado en el desierto, unos objetos misteriosos que lo podrían conducir a la civilización perdida enterrada debajo de la arena.  "A pesar de mis infortunios en la primavera pasada, de nuevo era atraído irresistiblemente hacia el misterioso país bajo las arenas eternas."

Esta expedición fue diferente.  Los recipientes de agua estaban repletos, el aire invernal era más fresco.  Después de 5 días de viaje en el Taclamacán Hedin finalmente encontró vestigios de una ciudad abandonada.  Se detuvo para corroborarlo.  La evidencia era incuestionable.  Había encontrado a Dandanuilic, una ciudad perdida de la Ruta de la Seda.  "Ningún explorador tenía la menor idea hasta ahora de la existencia de esta ciudad antigua.  Aquí estoy, como el príncipe en el bosque encantado, habiendo despertado a una nueva vida a una ciudad que ha estado dormitando durante mil años."

El descubrimiento de Hedin era sólo el comienzo.  Inició una de las más grandes carreras arqueológicas del siglo XX.  [Valerie H.:]  "La principal contribución de Hedin a la Ruta de la Seda es que inició la carrera para descubrir todos los sitios de la travesía.  El no fue nunca la persona que determinó el valor histórico de un sitio dado, sino aquella que llevó a otros a ir y hacer eso mismo."

Usando los mapas precursores de Hedin, arqueólogos famosos como Aurel Stein [uno de los dos personajes principales del capítulo antedicho sobre el Taclamacán] y Paul Pelliot corrieron desesperadamente para encontrar otras ciudades perdidas de la Ruta de la Seda.  Para estos europeos era mucho más que una carrera en busca de tesoros enterrados: era una batalla para apropiarse de la historia de una zona que esperaban controlar en el futuro.  La Ruta de la Seda, un ideal olvidado, era una vez más una preocupación mundial.

A pesar de su éxito Hedin todavía estaba enamorado irremediablemente de Mille.  El orgulloso sueco le escribió una carta deseándole felicidad con su futuro esposo.  [Berg:]  "En ese momento ella estaba de vacaciones en Noruega y había decidido romper su compromiso porque en verdad a quien ella amaba era a Sven Hedin, así que le escribió una carta, fue hasta la oficina de correo y el cartero le dijo, 'Aquí hay una carta para usted…es de Sven Hedin', y leyó el mensaje en que le decía que quería que fuera feliz con su nuevo marido, y creyó que él la había olvidado [el enredo comienza a parecerse a una sátira social], así que ella se casó y él partió a nuevas expediciones." 

Herido y desafiante, Hedin se curó en su búsqueda de la fama.  Durante los siguientes 10 años éste hombre solitario y decidido partió a cartografiar los últimos territorios aún sin explorar de la Tierra.  Viajó recorriendo más de una tercera parte de la circunferencia del globo terráqueo, cartografiando un área de dos veces la anchura de los Estados Unidos.  Fue el primero en explorar las poderosas montañas transhimalayas en el Tíbet, el primero en descubrir la fuente del Río Indo.

[Berg:]  "Creo que el ideal de Sven Hedin era el hombre fuerte y solitario.  Dijo que lo mejor del desierto era que no había gente.  Un hombre verdadero era un hombre solitario.  Su ideal era el guía solitario que asumía su responsabilidad y hacía grandes cosas por su país, por la humanidad."

Al colocar a Asia Central y la Ruta de la Seda de nuevo en el mapa Hedin se convirtió en uno de los más famosos exploradores de la época.  El 17 de enero de 1.909 regresó a Suecia como un héroe.  Su sueño de la infancia se había hecho realidad.  Miles de suecos estaban allí para saludarlo tal como estuvieron para Nordenskjöld 30 años antes, pero aún no era suficiente: "La alegría que sentí al reunirme nuevamente con mis padres y hermanos y ser saludado por el viejo rey se ensombreció porque ella no estaba allí para darme la bienvenida."  Solitario en su momento de triunfo Hedin anheló la adulación en un ámbito cada vez más amplio.  Fue un camino que eventualmente acabaría en tragedia. 

En 1.914 Europa entró en la guerra mundial.  Cuando el conflicto se intensificó  partió al frente de batalla, como corresponsal de guerra, para la Alta Comandancia alemana.  [Berg:]  "Hay muchas razones por las que Sven Hedin apoyó a Alemania durante toda su vida.  Alemania --la comunidad científica--, siempre lo apoyó.  Provenía de un medio en Estocolmo donde siempre estaba uno cerca de los alemanes, así que eso era algo natural, pero el factor verdaderamente decisivo fue su afición por la geopolítica.  Como muchos suecos, Hedin creía que Alemania era la única potencia capaz de proteger a Suecia de una invasión rusa. 

Cuando Alemania perdió la guerra, países del bando de los Aliados como Inglaterra y Francia revocaron los honores que le habían concedido.  Hedin estaba del lado equivocado.  Permanecería allí de manera desafiante durante el resto de su vida.  Impertérrito, el explorador se concentró en escribir libros sobre sus anteriores expediciones.

En 1.920 Mille volvió a tener contacto con él.  [Berg:]  "Tuvieron algunos encuentros.  Ella tenía hijos y le escribió una carta diciéndole que  nunca, nunca podría olvidarlo.  El era el amor de su vida, y, ¿no podrían volver a estar juntos?   El le contestó que lo hecho, hecho estaba.  Nunca retroceder.  Un millar de penosos pasos hacia la meta pero ni uno solo hacia atrás."

Hedin regresó a Asia Central, la región a la que él llamaba su "novia congeladada".  "Ella me ha mantenido cautivo en su frío abrazo, y debido a los celos no me dejaba amar a ninguna otra, y le he sido fiel, es verdad."  El nuevo proyecto de Hedin era dibujar mapas de una nueva y revolucionaria Ruta de la Seda, una enorme carretera que recorrería 8 mil quilómetros desde Pequín [ahora hay que decir "Beiyín" (Beijing transcrito al inglés)] hasta Viena [que en cambio nadie que no hable alemán o lenguas afines nunca ha llamado "Vin" (Wien)].  Los mapas precursores de Hedin fueron la base para la autopista que hoy comunica a Asia con Europa.  [¿Berg?:]  "Esta autopista debía unir dos continentes --Asia y Europa--, dos culturas: la china y la occidental."  Sven Hedin, el hombre que había redescubierto la Ruta de la Seda 40 años antes le daba ahora nueva vida.

El explorador de fama mundial apostaba ahora su celebridad a una causa muy controvertida.  Los logros de Hedin le habían proporcionado admiradores influyentes.  Uno de ellos era Adolfo Hitler.  [Berg:]  "Había una relación muy especial entre Sven Hedin y Adolfo Hitler, quien sólo tuvo dos héroes en su vida, y uno era Sven Hedin.  [¿Acaso debemos todos saber quién fue el otro?  Tal vez Federico el Grande de Prusia, por lo belicoso y porque arengaba a sus tropas gritando: "¡Perros!  ¿Acaso quieren vivir eternamente?"]  Fueron los relatos de éste los que de alguna manera hicieron que el joven Adolfo Hitler tuviera conciencia del mundo, así que cuando departieron en la década de 1.930 y a comienzos de la de 1.940 Hitler quería hablar de todas las hazañas que Hedin había logrado."  Sven Hedin, el ansioso de atención, estaba halagado.  En 1.936 Hedin pronunció el discurso inaugural de los Juegos Olímpicos de Berlín [en los que Jesse Owens, el atleta afroestadounidense, enfureció al Führer cuando éste representante de una raza "inferior" derrotó a los atletas arios ].  Para Hedin Alemania siempre había sido un símbolo de honor y disciplina.  Rehusaría admitir que el III Reich era la causa de los horrores que vendrían. 

En 1.940 una enfermedad  ocular que había azotado a Hedin durante toda su vida resurgió, y el explorador quedó parcialmente ciego [como si el Destino hubiera querido advertirle del riesgo al que lo exponía su ceguera en el ámbito de lo político].  [Hådar ----:]  "Un combatiente de la Resistencia noruega fue presentado a Sven Hedin para que le contara de las torturas de que había sido víctima a manos de los soldados alemanes y Hedin no podía creerle porque eso no encajaba con la imagen que él tenía del soldado alemán, entonces éste combatiente le dijo que su cara estaba horriblemente cicatrizada.  Le tomó la mano y Hedin pudo sentir las cicatrices.  Se dice que  los ojos de Hedin se llenaron de lágrimas, pero permaneció aún incrédulo de que un soldado alemán pudiera haber hecho algo así."

En 1.945, cuando las atrocidades del régimen de Hitler no daban lugar a duda, Hedin decidió ignorarlas [traducción literal de "ignore" y tal vez el único caso de una palabra que es un anglicismo y además un galicismo y un italicismo].  [Berg:]  "Siempre fue atraído ingenuamente por los hombres con poder y nunca fue más evidente que cuando se refería a Adolfo Hitler.  Sven Hedin sencillamente no quería ver que éste era un hombre perverso. 

"Un millar de penosos pasos hacia la meta, ni un paso atrás."  El lema que llevó a Hedin a la victoria en el desierto lo llevaba ahora a la desgracia en Europa.  Hedin, simpatizante nazi sin arrepentimientos, se convirtió en un paria internacional.  Proscrito del escenario mundial, el arrogante explorador escribió sobre su pasado ilustre.

Envió una carta a la hija de 15 años de un amigo: "Tengo entendido que hablarás en el colegio sobre mis viajes por Asia.  Saluda con cariño a los desiertos y montañas cuando les hables, pero diles que ya no los añoro."  Después de la II Guerra Mundial nunca más volvió a Asia.  Cuando los comunistas tomaron el control de China en 1.949 cortaron todos sus vínculos con Occidente.  La Ruta de la Seda, la obsesión de toda la vida de Hedin, había sido abandonada una vez más.

Murió en su lecho en 1.952 a la edad de 87 años.  Al lado de su cama había una fotografía de su amada Mile, con una inscripción en ella: "Has estado a mi lado en todos mis viajes."  

 

[De aquí pasamos al caso de Nietzsche, por ser otro personaje relacionado con el nazismo, fenómeno que no alcanzó a conocer (murió en 1.900) y que tergiversó su obra, algo por lo que debe culparse antes que nada a su propia hermana.     El asunto incumbe a todo latinoamericano porque ahora una de las tales "tribus urbanas" que se nos instalaron por estos lados es la de los "cabezas rapadas" o "neonazis", que creen estar viviendo en la  Alemania del III Reich.  Viven en la región que en los planes de los nazis iba a ser usada como fuente de mano de obra esclava luego de conquistada.]   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada