.................................................................

.................................................................

lunes, 24 de diciembre de 2012

Debate parlamentario -- 2a. Parte


(...)
La Presidencia concede el uso de la palabra a la Honorable Senadora Adriana Gutiérrez Jaramillo, como vocera del Partido de la U [el partido uribista con la u de "Uribe"].

Palabras de la Honorable Senadora Adriana Gutiérrez Jaramillo

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra la Honorable Senadora Adriana Gutiérrez Jaramillo:

Bueno, esa es la réplica.  Cuando me vuelvan a atacar de esa manera tan dulce, porque es dulce, pues volveré a pedirle un derecho de réplica, Señora Presidenta.  [¿De qué habla?  Nadie la ha atacado, ni ha respondido a ningún ataque.  ¿Se omitió algo en la transcripción?]

Gracias, Presidenta. Hoy hemos podido tener la oportunidad que…después de ese gran boom publicitario tan esperado por los colombianos para éste debate, lo que hoy hemos hecho es un recuento de la triste historia de la violencia en Colombia, en donde seguramente por la falta de presencia del Estado colombiano en los rincones de la provincia, en el campo colombiano, surgió la guerrilla, esa guerrilla que quiso entonces intimidar, atropellar, secuestrar y matar a personas propietarias de tierras que no dudaron en armarse y conformar las Autodefensas, o los grupos paramilitares y que posteriormente, unidos con el narcotráfico, buscando como financiar sus grupos al margen de la ley…y que en ese desarrollo iban obteniendo apoyo unos y los otros, apoyos de la ciudadanía, que desprotegida de pronto veía en esos grupos, a unos dioses quienes les protegían su vida y sus bienes, porque el Estado no estaba allí.  Seguramente todo ello unido a la corrupción de algunos grupos políticos, llevó a éste país a la desinstitucionalización más grande nuestra democracia, convirtiéndose el paramilitarismo [en la crisis] más grande de gobernabilidad de Colombia, por su poderío, por su capacidad de incidencia en la sociedad, por su vinculación con el narcotráfico. 

[Mañosamente omite la causa de la aparición de la guerrilla, que fue el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán en 1948.  Inicialmente la guerrilla fue liberal, y combatía en esos momentos al Gobierno conservador, y no fue sino ya en 1964 cuando decidió hacerse comunista.  Ahora el régimen afirma que la guerra comenzó en ese año, queriendo hacer creer que la inició una insurgencia comunista.  En realidad estamos en una guerra civil que tiene ya 64 años y debe llamarse Guerra del 9 de Abril, por el día en el que mataron a Gaitán. 

El 30 de noviembre de éste año los noticieros informaron de algo de lo que dijeron que todo lo cambiaba: el Ejército topó con un proyectil tierra-aire del tipo SAM (surface-to-air missile) en un campamento de las FARC en el municipio de Morales, Cauca.  Era de los de alcance medio (6,5 km., pero su sensor de calor percibe el objetivo a una distancia de 10 km.), y podía ser un Stinger, de fabricación estadinense, o un SA-8, de la era soviética.  El Ministerio de Defensa se había apresurado a solicitar a los expertos en los Estados Unidos que lo identificaran y averiguaran como pudo llegar a manos de la guerrilla.  Se dijo que las FARC había establecido un canal de comunicación con Gadafi con el Presidente Daniel Ortega como intermediario para conseguir dichas armas.  También se dijo que el asunto era grave porque los ataques más eficaces contra la guerrilla son aéreos, y ahora podrá evitarlos derribando "aviones de apoyo cercano" que transportan tropas y helicópteros militares Black Hawk.

Lo de Ortega es injusto porque Gadafi fue ejecutado hace ya muchos meses y en todo ese tiempo no ha habido disparos de proyectiles contra aeronaves, distintos del que aparece en un video de la guerrilla, encontrado en dicho campamento, que falló el blanco (un helicóptero), y que pudo ser algo reciente.  (¿Por qué no se informó de ese disparo en su momento?  ¿Acaso creyeron que eran fuegos artificiales?)  Lo más probable es que sean de los miles que quedaron disponibles en el mercado negro de armas del Medio Oriente luego del saqueo de los arsenales de Gadafi.  Hace poco, con uno de ellos los rebeldes sirios tumbaron un helicóptero. 

Es un tipo de arma potente y fácil de transportar y disparar, apoyándola sobre un hombro, y que puede cambiar el curso de una guerra, como sucedió ya, en la Guerra de Afganistán, cuando el país estaba invadido por tropas soviéticas que se vieron obligadas a retirarse, en lo que fue llamado el Vietnam soviético.  Los proyectiles de Gadafi pueden estar iniciando una nueva etapa en la historia de las sublevaciones y pueden convertirse en la salvación de la guerrilla colombiana, luego de una espera de 64 años.]

Álvaro Uribe, consciente de esta situación, y habiendo pasado por la Gobernación de Antioquia, le propuso a Colombia un programa de "seguridad democrática", un programa que buscara llevar nuevamente la presencia del Estado a todas las regiones de Colombia, un programa que buscaba recuperar el monopolio de las armas en las Fuerzas Militares legítimamente constituidas, y fue por ello que muchos de nosotros lo apoyamos para llegar a la presidencia de la república.  Con orgullo lo hemos apoyado aquí en el Congreso de Colombia.  Fue por ello, conscientes de la necesidad de buscar una salida para desmovilizar ese Estado, ese grupo paramilitar, narcoparamilitar, que se había apoderado de muchos de los municipios de Colombia, [que] apoyamos aquí su propuesta de Ley de Justicia y Paz, esa propuesta que le ha permitido bajo su liderazgo desmovilizar hasta hoy a 40 mil hombres y mujeres, 30 mil de la Autodefensa y 10 mil de la guerrilla, mal contados, cifra nada despreciable si la comparamos con la desmovilización del M-19, en donde se desmovilizaron más o menos mil hombres. [Está mintiendo descaradamente. El término técnico para referirse al fenómeno del paramilitarismo es "acciones encubiertas de estado".  Los gobernantes fingen que ahora combaten a sus propios paramilitares y que los desmovilizan, e incluso afirman que ya no hay paramilitares, y que sus restos son ahora dizque "bandas criminales", apocopando el término a "bacrim".  En realidad el país ha quedado totalmente paramilitarizado y en todas partes siguen asesinando a quienes incomodan a los gobernantes: jefes de las comunidades afrodescendientes e indígenas, jefes de los grupos que buscan la devolución de las tierras que los paracos les han robado, sindicalistas, educadores, defensores de los derechos humanos y activistas ambientalistas.]  

Doctor Petro, si su contribución fue dejar las armas, para contribuir a la paz de Colombia, porque se convenció de que el tener las armas no era la solución, debería valorar en igual forma la dejación de las armas que ha hecho la Autodefensa.     Si su contribución fue dejar las armas, para lograr la paz de Colombia, los paramilitares, si siguen con un proceso juicioso, también están dejando las armas para contribuir a la paz de Colombia y en ese sentido estarían en igualdad de circunstancias. [Además ni siquiera sabe mentir, por su ignorancia con respecto a los términos que se usa en casos de conflictos armados: la "dejación de las armas" no implica un desarme, que es lo que se supone fue lo que se obligó a las Autodefensas a hacer, sino una renuncia a su uso, como sucedió en Irlanda del Norte, donde los sublevados no pactaron la entrega de las armas sino el compromiso de dejar de usarlas, y se permitió que las conservaran porque se entendió que la desconfianza impedía un acuerdo con entrega de armas.]

Yo esperaría de usted, Senador Petro, que su inteligencia, su capacidad, como hombre que dejó las armas para contribuirle a la paz de éste país, no la dedicara entonces a enlodar y a desprestigiar al Presidente Álvaro Uribe Vélez, a desprestigiar en muchas oportunidades a nuestro país en otras partes del mundo, sino que la utilizara para convencer a quienes aún al margen de la ley siguen en la guerrilla, y que a pesar de las muchas posibilidades que ha ofrecido el Gobierno colombiano, porque como olvidar el proceso que adelantó el ex Presidente Pastrana, en donde vimos con tristeza, como esa silla [que debía ocupar Manuel Marulanda, alias Tirofijo, primero guerrillero liberal y luego uno de los fundadores de las FARC, que no se presentó a la mesa de diálogos de paz alegando motivos de seguridad] siempre quedó vacía….  [Habla tan deshilvanadamente que se pierde en su propio laberinto verbal y deja incompletas las oraciones.]   ¿Cómo no utilizar su tiempo, Senador Petro, en hacer que esas personas se desmovilicen y que desde la democracia, como ustedes lo están haciendo ahora, defiendan sus ideales?

¿Cómo no recordar esta noche semejante ironía, cuando después del proceso que adelantó el Presidente Barco con éxito con ustedes, que permitió la desmovilización del M-19, después de que se vincularon a la democracia colombiana, donde ya tenían senadores, diplomáticos, una juez de la república en 1992 intentó llevarlos a la cárcel, por hechos de lesa humanidad y, cómo no recordar que era en ese entonces senador el Doctor Álvaro Uribe Vélez y que fue él mismo, en compañía del Senador Everth Bustamante, de Vera Grabe quienes redactaron la ley de reindulto, para que no fuera posible echar atrás ese proceso, que con éxito estaba haciendo posible que ustedes hicieran parte de la civilidad, de la política del país?  [Justamente antes de comenzar a hablar ella, Petro se refirió al caso de esa juez que quiso hacer retroceder la historia.]

Si el M-19 hubiera contado con enemigos como usted, en ese entonces, que todos los días les recordara a los colombianos las atrocidades que cometieron, las atrocidades cuando el asesinato de José Raquel Mercado, con la toma de la Embajada de la República Dominicana, con la toma del Palacio de Justicia donde murieron más de 90 personas, donde se destruyeron todos los expedientes de los narcotraficantes [ya señalé que fue esa destrucción lo pactado entre el M-19 y los narcos], seguro que el éxito de ese proceso no hubiera sido posible y ustedes no podrían estar hoy aquí, contribuyendo con sus luces a encontrar la paz que anhelamos todos los colombianos.

Ese proceso demostró la capacidad de perdón del pueblo colombiano. Uribe vio claramente que una propuesta departamental no era suficiente, que necesitábamos una política de Estado, con la cooperación ciudadana, para recuperar la paz de los colombianos, y es así como hoy contamos, no con 70 Convivires en Antioquia o 700 en el país, sino con 4 millones de colombianos comprometidos en colaborar con sus autoridades legítimamente constituidas para que hayamos disminuido [más bien "para que disminuyamos"] la violencia en el país. Las cifras son evidentes y se demuestran como en éste período del Gobierno de Uribe se ha disminuido el homicidio de sindicalistas, el secuestro, las víctimas de masacres, los actos terroristas.  No me voy a detener en los porcentajes porque todos los días se habla de ello.

Apoyamos entonces desde aquí al Presidente Uribe en la férrea propuesta de desmantelar el narcoparamilitarismo, y que se sepa toda la verdad.  Aquí no estamos para tapar la verdad, por triste y por grave que ella sea.  Aquí estamos todos defendiendo el que se sepa la verdad, la verdad, mucha de ella, que no conocimos, del pasado del M-19, y que sin embargo los perdonamos por graves que hayan sido sus delitos.  Nadie estigmatizó en ese momento los vínculos que tenían las personas que estaban haciendo parte del M-19 con actores, educadores, con congresistas, en fin, con todos aquellos que ya han mencionado mis antecesores en la palabra.

Los colombianos queremos la reconciliación, los colombianos queremos encontrar la paz, y no es con ataques al Presidente Uribe como van a entorpecer éste proceso, porque sus instituciones están funcionando y creemos que la justicia va a operar con objetividad e imparcialmente.  Se conocerá la verdad a la cual no le tenemos miedo.   El Presidente Uribe ha estado comprometido con éste proceso de la verdad, a tal punto que le ha ofrecido todo el apoyo a la Corte Suprema de Justicia, proporcionándole un presupuesto adicional éste año de 2.600 millones de pesos para que pueda investigar a todas las personas vinculadas a éste proceso.

Usted hoy, con su forma un poco novelesca a la cual ya estamos acostumbrados, sigue en su estrategia de desperdiciar [posiblemente un error de transcripción, y debe ser "desprestigiar", porque ya lo dijo] al Presidente Uribe, como si los colombianos no observáramos diariamente el afán que tiene el Presidente Uribe por cumplirle a Colombia, por entregarle a los colombianos un país en donde se haya recuperado la institucionalidad.  Todos, absolutamente todos, empezando por el Presidente Uribe, y toda la bancada de Gobierno, estamos interesados en saber la verdad, por comprometedora que ella sea como elemento fundamental, para lograr perdonar [a] aquellos bárbaros que acabaron con la vida de tantos colombianos.   La experiencia me ha enseñado que sin la verdad no hay perdón.   En mi caso familiar, al no saberse toda la verdad acerca del asesinato de mi esposo y el padre de mis tres hijos, no ha sido posible para algunos de mis hijos perdonar a los autores de tan atroz crimen.

Cuando observo con insistencia y obsesión al Senador Petro atacar al Presidente Uribe --su propuesta de Gobierno para alcanzar la paz en este desolado país--, se me viene a la mente las palabras de un filósofo y pensador, Baltasar Gracián, pues lo veo descrito en ellas, quien decía:  "Hay hombres de genio fiero.  Todo lo hacen delito y no por pasión, sino por naturaleza.  A todos condenan, a unos porque hicieron, a otros por lo que harán.  Indica ánimo peor que cruel, que es vil, y acribillan con tal exageración que de los átomos hacen vigas para sacar los ojos."  […buen ejemplo de retórica chapetona rebuscada, que complementa la tortuosa de esta oradora.]  Muchas gracias, Señora Presidenta.

La Presidencia concede el uso de la palabra a la Honorable Senadora Gina Parody D'Echeona, como vocera del Partido de la U.

Palabras de la Honorable Senadora Gina Parody D'Echeona

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra la Honorable Senadora Gina Parody D'Echeona:

Gracias, Presidenta.  Cuando estaba hablando el Senador Petro, pues me vi en la obligación de ubicarme temporalmente en el año de 1995.  ¿Qué estaba haciendo yo?  Estaba terminando mi universidad aquí en Colombia porque había tomado esa opción --estudiar en Colombia--, y digo que había tomado esa opción porque buena parte de los compañeros de clase míos  habían y decidieron irse del país por el miedo que sentían de vivir en Colombia, y naturalmente, cuando pienso en el año de 1995, que me estaba graduando de la universidad, y pienso en que había perdido casi todas mis compañeras de clase, porque habían salido, tengo que recordar una fecha que llevo guardada en la memoria como buena parte de mi generación, y es el 6 de noviembre de 1985.   Ese día tenía yo 12 años.   Estaba estudiando para un examen final en el colegio y estaba en la casa de una amiga y sonó el teléfono y era mi madre, quien no vivía en el país por problemas de seguridad, como muchas otras familias en ese momento.  Llamaba gritando y decía que las imágenes que mostraban los noticieros internacionales eran desastrosas, de la Toma del Palacio de Justicia por los guerrilleros colombianos.   La instrucción entonces fue que regresara a la casa y que no podía volver a salir hasta nueva orden.   En ese momento sentí mucho miedo, pero lo más grave de eso fue que crecí con miedo como muchos otros colombianos.

[Entonces tal vez sea buena idea que yo también cuente por donde andaba en esa ocasión.  Ese día tenía yo 33 años.  Estaba leyendo algún libro en la Biblioteca Luis Angel Arango y había estado encerrado ahí durante horas.  Salí y bajé caminando por la calle 11, que es la de la entrada a la biblioteca y la misma del Palacio de Justicia, que queda apenas dos cuadras más abajo, en la Plaza de Bolívar, donde están también el Capitolio, la Catedral Primada y la Alcaldía, en sendos costados de la plaza.  No pude seguir bajando porque no dejaban pasar.  El asalto se había iniciado sin que yo escuchara nada dos cuadras más arriba.  Se alcanzaba a ver el Palacio pero no recuerdo ya que fue lo que vi.  No creo que hubiera comenzado ya el ataque imprudente de las tropas.  No me quedé a ver que pasaba sino que me alejé, y no pude pasar a la historia como testigo ocular de la conflagración.

En éste debate fueron tantas las referencias a lo del Palacio que parece haber sido más bien ese el tema de discusión.]

Es que el miedo ha sido uno de los legados que nos han legado [posiblemente error de transcripción porque queda mejor "dejado"] los grupos armados al margen de la ley a los colombianos.   Ha sido tan grande ese miedo que hemos construido en Colombia hombres y mujeres para quienes la palabra "derecho" carece de cualquier significado.   Aquí hemos logrado construir a unos hombres no ciudadanos: no ciudadanos porque no saben que tienen derecho a la vida, no ciudadanos porque no saben que tienen derecho a la dignidad humana, no ciudadanos porque no saben que tienen derecho a elegir en muchas partes, no ciudadanos porque mucho menos saben que tienen derecho a ser elegidos.  [Omite explicar que los tales grupos armados ilegales comenzaron a proliferar cuando la clase gobernante, a la que ella pertenece, inició en 1948, con el susodicho magnicidio, una etapa salvaje en la lucha de clases que aun no termina, pero que tal vez pronto lo haga, como en Afganistán, por la llegada de los cohetes portátiles del Medio Oriente.  Mi sospecha es que Venezuela, luego de incidentes fronterizos, se verá obligada a intervenir, y como el armamento chavista es muy superior al de la miserable Colombia, ya sabemos en que acabará el cuento.  Es para eso para lo que Chávez ha estado preparándose.  Habrá un temible Eje Teherán-Caracas-Bogotá-Quito-Bolivia que evocará el Imperio Inca, el gran Tahuantinsuyu.]

En el debate pasado [no me voy a poner ahora a averiguar a que debate se refiere, y es que no se justifica] yo mencionaba que en Colombia teníamos varias tradiciones.    Una era los vínculos entre la ilegalidad y la política, que se habían repetido a lo largo y en el transcurso de la historia colombiana, y otra, esas tradiciones en que hemos construido los procesos de paz en Colombia y edificado esos procesos de paz sobre la base de perdón amnésico.   Recuerdo entonces el proceso de paz con el M-19 que tenía aplicación del indulto, diálogo nacional, cese al fuego, la promesa de desmantelar todo el grupo, y todos esos elementos nos llevaron a nosotros a la Asamblea Constituyente del año 1991, pero esa historia, ese proceso de paz, no se construyó ni con verdad, ni se construyó con reparación.   No hubo ninguna reparación a las víctimas, ningún tipo de reconocimiento a las víctimas, y por eso ese proceso no trajo a Colombia la reconciliación.  Por el contrario, creo que hechos tan importantes como el holocausto del Palacio de Justicia ha quedado perdido en el olvido.   Si acaso los vemos en una página de un libro de historia de esos que enseñan en el bachillerato, es decir, el olvido en Colombia es lo que ha reemplazado la verdad, así que éste proceso de paz fue exitoso y fue sonoro, pero en ese momento.

Desde el día cero [en] que nosotros iniciamos el proceso de paz con los paramilitares la primera exigencia de muchos de los colombianos es que ese proceso tuviera verdad y esa exigencia básicamente se hizo por las consecuencias que trae la verdad en un proceso de paz.   La primera consecuencia que tiene es que nos ayuda a desmantelar esas organizaciones criminales, clandestinas, narcotraficantes que están en los grupos armados ilegales.   La segunda consecuencia que tiene la verdad dentro de un proceso de paz  es que nos ayuda a construir memoria colectiva.   ¿Para qué?   Para que no repitamos esas violaciones de derechos humanos en el futuro, y la tercera consecuencia que trae la verdad dentro de un proceso de paz es que es la primera forma de reparar a las víctimas.

Probablemente una madre que piensa que su hijo está desaparecido y no sabe si está vivo o está muerto prefiere que le digan la verdad, prefiere que le digan que su hijo está muerto, a ver a su victimario privado de la libertad, así que esa es la tercera y seguramente la consecuencia más importante de la verdad dentro de un proceso de paz: el reconocimiento y la reparación a las víctimas.

…pero,  ¿cuál es la verdad que sabemos del M-19?   Mínima.   ¿Cuál es la verdad que nos han contado los integrantes del M-19?   Mínima, y por eso ese proceso de paz está lleno de dudas.   Por eso esa verdad está llena de dudas.   Yo, por ejemplo, siempre he querido saber si el M-19 tuvo niños o niñas en sus filas.   Eso no lo conocemos los colombianos.   Yo quisiera saber la verdad acerca de si tuvieron o no tuvieron vínculos con el narcotráfico, si se reunieron con los narcotraficantes de la época.  [¿Se está haciendo la loca?  Es un hecho histórico lo de que Pablo Escobar pagó una millonada al M-19 para que fueran a destruir los expedientes judiciales compromentedores en dicho Palacio.]

Yo quisiera saber la verdad de coincidencias históricas, como que, por ejemplo, los magistrados de la Sala Penal y de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia estaban amenazados de muerte por los narcotraficantes de la época y estaban amenazados de muerte porque tenían que pronunciarse sobre el Tratado de Extradición, y el día que ellos deciden debatir el Tratado de Extradición es el 6 de noviembre de 1985, el día de la toma del Palacio de Justicia por el M-19.   ¿Por qué esa coincidencia? ¿Cuál es la verdad?   ¿Hubo pago por parte de los narcotraficantes al M-19?   …porque lo cierto, lo que hoy sabemos en la historia de Colombia, es que todos esos archivos de los narcotraficantes hoy son cenizas, así que una vez más el olvido es el que reemplaza a la verdad en Colombia.   Al día de hoy conocemos más datos de los paramilitares que están en un proceso de paz  que del M-19, que ya terminó el proceso.   

      Hace unos días leía un artículo de Antonio Navarro [Wolff, otro ex guerrillero del M-19, convertido en politiquero como cualquier godo o liberaloide] donde decía que el perdón en los procesos de paz se gana, y supongo que acompaña ese argumento con el éxito electoral de algunos desmovilizados del M-19, pero resulta que la consecuencia que todos queremos de un proceso de paz no es el perdón a los victimarios.   No es sólo eso: es la reconciliación de la sociedad lo que buscamos después de un proceso de paz.   La reconciliación entre la víctima y el victimario es lo que nos permite tener una sociedad en paz, y eso no sucedió con el proceso del M-19.

Si hubiéramos tenido reconciliación en ese proceso no hubiéramos tenido que presenciar episodios como los de hace dos o tres años en la Cámara de Representantes, cuando se realizó un debate y asistió el hoy Embajador en Gran Bretaña, Carlos Medellín, hijo de un magistrado asesinado en el Palacio de Justicia, quien reiteradamente en el debate se refería al Senador Gustavo Petro como Comandante Petro.   Reiteradamente lo señalaba como Comandante Petro.   Eso claramente es una muestra de no reconciliación en nuestra sociedad.   Claramente es una muestra [de] que no se pidió perdón a las víctimas, de que ni si quiera se reconocieron a las víctimas del M-19.

¿Por qué no pedir perdón?   ¿Por que no pedir perdón a las víctimas, porque lo pudo hacer, por ejemplo, el Frente Farabundo Martí en el Salvador?     Cinco años después de firmado el acuerdo de paz  le pidieron perdón a las víctimas de la guerra y a sus familiares.   ¿Por qué no pedir perdón?   Lo hizo el presidente alemán en el Parlamento israelí.   Pidió perdón a las víctimas de todo el Holocausto judío.   Perdón ha pedido hasta el Papa Juan Pablo II: pidió perdón a Dios y pidió perdón a la humanidad por 2.000 años de culpas de la Iglesia Católica.  ¿Por qué no pedirle perdón entonces a la familia de José Raquel Mercado, por ejemplo?   ¿Por qué no pedirle perdón a la familia Escobar Soto, [a la] que le asesinaron a uno de sus miembros, o por qué no pedirle perdón a la familia Ferreira, [a la] que le secuestraron a uno de sus miembros, por qué no pedirle perdón a la familia de Alvaro Gómez, por qué no pedirle perdón, por ejemplo, a la familia del Señor Blanco y el Señor Díaz, que eran los dos celadores que se encontraban en la puerta del Palacio de Justicia y que fueron asesinados a manos de 35 guerrilleros del M-19, por qué no pedirle perdón al escolta de Alvaro Gómez, a Juan de Dios?

Es que las víctimas del M-19 no son víctimas de segunda: son víctimas que merecen la verdad, que tienen ese derecho, que tienen derecho a ser reconocidas y que tienen derecho a recordar.   Tenemos el deber en Colombia de recordar.   Es un deber de toda la sociedad, no para reabrir heridas, sino para entender y conocer nuestra historia, porque finalmente hemos sido más los colombianos que nos hemos resistido a tomar la violencia como forma de vida, hemos sido más los colombianos que estamos en el camino de la legalidad y hemos sido más los colombianos que decidimos que el crimen en Colombia no paga [esa traducción literal de la frase crime does not pay, o "el crimen no beneficia a nadie", lo repite tanto el colombiano que no quiere uno volver a oirla jamás].     ...la misma verdad que yo quiero saber de por que se ocasionó ese acto en Mapiripán, esa masacre en Mapiripán, cuando entraron los paramilitares, estuvieron cinco días allí, torturaron y finalmente mataron a 49 personas, esa misma la verdad de por que pusieron una bomba, por ejemplo, en el Batallón Pichincha en Cali los del M-19, por qué la pusieron.  

Ya voy a acabar, Presidenta, y termino con esto:  y es que la verdad tiene que ser para todos y sobre todo tiene que venir de todos.   La verdad no puede ser como un embudo, es decir, ancha y amplia y laxa para los hechos del pasado y precisa y estricta para los hechos del presente.   El Senador Petro hacía una propuesta, que era un Acuerdo Nacional por la Verdad.   Yo comparto plenamente esa propuesta, pero la verdad no puede ser a partir de 1995.   Comprenderá usted, Senador Petro, por mi trayectoria política, y porque hemos estado de acuerdo de la verdad [?], que no busco echar una cortina de humo al tema del paramilitarismo en el que muchas veces hemos estado de acuerdo, pero sí tengo toda la intención de que en Colombia se sepa la verdad de todos los actos, y en ese caso el M-19, y usted es protagonista de esa historia, porque el M-19 tiene una deuda muy grande con la sociedad colombiana y es que no ha pedido perdón, y es que no nos ha contado la verdad.

Yo le pediría que aprovechara éste momento en donde hay una gran audiencia, donde hay muchos televidentes, y pidiera un perdón.   Seguramente no es el formal que exigiría la Corte Interamericana de Derechos Humanos, porque le exigiría presencia de las víctimas, pero claramente es una deuda que tiene el M-19 con la sociedad colombiana:  el perdón y la verdad.  Este no es un debate de izquierda y de derecha, porque ni izquierda ni derecha son dueños de los derechos de los colombianos, y tampoco tienen la legitimidad para ocultar la verdad.   Izquierda, derecha, centro, cuando gobiernan, tienen la obligación de reconocer y garantizar los derechos de todos los colombianos, y parte de sus derechos, de esos derechos fundamentales, es el derecho a la verdad de las víctimas y es el derecho a recordar de todos los colombianos, y eso, Senador Petro, sería el primer paso para ese gran Acuerdo Nacional de la Verdad que usted nos pide.   El primer paso sería el perdón.   Gracias, Presidenta.

Con la venia de la Presidencia y del orador, interpela el Honorable Senador Gustavo Francisco Petro Urrego:

Gina, estoy 100% de acuerdo contigo, sólo que tienes un problema de memoria histórica: el M-19 sí le pidió perdón a sus víctimas.   Lo hizo públicamente, y medios de comunicación, los que pudieron, nos lo difundieron a toda la sociedad colombiana.   Lo hizo Antonio Navarro Wolff públicamente, lo hizo Otti Patiño, los responsables de ese movimiento de más alta graduación o jerarquía, como se quiera llamar, existentes, sobrevivientes.   Si quieres oír, te lo repito a nombre de ese movimiento, lo repito: nosotros los que fuimos del M-19 hemos [pedido] y ahora pedimos el perdón de las víctimas. El perdón de las víctimas no es el perdón de éste Estado, y discúlpame que te haga esta segunda apreciación: yo me rebelé contra la Constitución del '86 [la de 1886, que fue sustituida por la de 1991], políticamente y armadamente.   No la aceptamos.  No aceptamos el Estado de Sitio, la dictadura civil, el Frente Nacional [el acuerdo entre los dos partidos tradicionales, el Liberal y el Conservador, para alternarse en el poder y acabar así con la violencia partidista], etc., no acepté cuando tenía 18 años y quizás tú [eras] una bebé, una época en donde llevaron a 10 mil ciudadanos colombianos a las Caballerizas [la Escuela de Caballería donde él mismo fue torturado durante una semana, como ya dijo] a la tortura, no acepté la tortura cuando también en el Cono Sur hacían lo mismo, en Argentina, en Chile, en Uruguay.   Me rebelé contra eso, me rebelé contra 25 años de Estado de Sitio, ante la ausencia de libertad.   Me consideré, si quieres oírlo, un oficial del Ejército de Bolívar, amante de la república democrática, uno, y [a] Gerléin no le gusta mucho esta tesis, y dos, donde la espada no se volviera contra los derechos y las libertades de los ciudadanos. Nos la llevamos [otra alusión al robo de la espada de Bolívar] --tiene toda la razón Roberto--, nos la llevamos, y la devolvimos, no sabemos si al pueblo o a un sótano donde por ahí anda.

Quiero también que reconozcas lo siguiente: hicimos un acuerdo de paz, esos rebeldes y ese Estado al que combatíamos, y ese acuerdo de paz que nosotros no hemos incumplido, nosotros no hemos incumplido, lo han incumplido otros, porque ese acuerdo de paz consistía finalmente en hacer la Constitución que se llama ahora "del '91". El Ministro Holguín ha dicho varias veces:   "Ustedes están contra las instituciones democráticas."   No: nosotros construimos mayoritaria y protagónicamente estas instituciones democráticas, porque hicimos con otros la Constitución del '91.   El pueblo nos dio la mayoría, libremente, en la Asamblea Nacional Constituyente.   Estas instituciones son nuestras.   Soñamos que el proceso de paz era un Estado social de derecho que garantizara todos los derechos y libertades a todos los ciudadanos y luchara por disminuir la desigualdad social en Colombia, que construyera una república democrática, y,  ¿qué hemos encontrado?   Lo hicimos.

Nosotros sí tenemos fallas.   Claro que cada vez que miramos hacia el pasado, y hay una biblioteca entera de libros, Gina, escritos por militantes del M-19, contando las historias grandes y las pequeñas, claro que mirando hacia atrás no hay un solo libro del M-19 que no sea autocrítico, no como ahora el Gobierno:  "No, no pasó nada con las Convivir."   Discúlpame que vuelva al tema.   "No fue una política transparente, no, todo eso que cuenta Petro, que no cuenta Petro", sino una serie de indicios, que dos horas me gastaron, sobre crímenes terribles.   Eso es mentira.   No, nosotros miramos al pasado con autocrítica y también pedimos que se mire el pasado con autocrítica, por parte de ustedes, porque hubo cosas que fallaron indudablemente y somos responsables políticamente, colectivamente, de esas cosas que fallaron.

¿Por qué destruyeron la Constitución del '91?   ¿Por qué en todos estos territorios, de los años '95, '96 o cualquier fecha que escojas del '91 a la fecha, la Constitución del '91 fue derogada, nuestro acuerdo de paz, nuestro acuerdo de paz fue derogado por los hechos, por la práctica y en medio de sangre y la sierra eléctrica [alusión al hábito de los paracos de usar motosierras para desmembrar viva a la gente, e incluso consultaron a un médico para averiguar cual era la manera más lenta y dolorosa de matarlos, y él les explicó que colgándolos patas arriba y comenzando a cortarlos por la entrepierna e ir bajando la sierra lentamente hasta llegar al corazón, y en ese momento morían, como contó el mismo Petro en alguna sesión plenaria del Senado], con ayuda de funcionarios públicos del Estado que nosotros ayudamos a construir?  ¿Tenemos autoridad para hablar de esas instituciones que nosotros por voto popular construimos en la Constituyente del '91, sobre su salud, sobre su futuro o no tenemos?   Claro que la verdad no es a partir del '95, Gina: es a partir de la fecha que colocó la Comisión de Reparación de Víctimas, que es 1964.   Yo hubiera querido 1948 [cuando comenzó la guerra actual, como ya indiqué] porque todas esas luchas de rebeldías también las hubieras podido encontrar en los liberales y también en los conservadores de antes, no solamente las de las rebeldías, sino también las de las masacres y la destrucción nacional, y el delito de lesa humanidad.   Aquí les queda difícil encontrárnosla.

Yo sé lo que significa el Palacio de Justicia y por que no hablan de la República de Monican [?] y otras.   Sé qué significa el Palacio de Justicia y sé qué significa la verdad en el Palacio de Justicia y estoy atento al proceso judicial, y algún día ojalá podamos encontrar en dónde están los desaparecidos del Palacio, en que sitio, y que significa ese sitio.   Quiénes eran los que estaban con el narcotráfico en esta toma, quiénes los de adentro, que murieron todos, o los que desde afuera entraron hacia dentro matando a todos, es una historia que dejaremos hacia delante, pero estamos en eso.

Ojalá, y termino aquí, Señora Presidenta, la verdad del Palacio de Justicia consista en que esos familiares de esas víctimas desaparecidas puedan enterrar [a] sus seres queridos en alguna tumba, y que el M-19 pueda enterrar esos muchachos, 35, que entraron.   Todos murieron…todos murieron, y algunos fuera del Palacio en ejecuciones extrajudiciales también.   En sus tumbas y al lado de sus seres queridos, hoy están tirados en el cemento, huesos.   Hoy los únicos cadáveres aparecidos en éste país que llevan décadas tiradas…tirados sus huesos en un patio de cemento son esos muchachos del M-19.  Algún día los enterraremos.   Ese día en que enterremos a los desaparecidos del Palacio y a esos muchachos, 35, de dentro del Palacio, ese día es porque habremos encontrado la verdad del Palacio. Espero que esa verdad no termine finalmente destruyendo la historia oficial del Gobierno, porque sería peor de difícil que entender por que parte del Estado, de éste Congreso, de la Inteligencia del Ejército, de la Policía, terminaron al lado del narcotráfico y del genocidio en Colombia.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Luis Fernando Velasco Chávez, como vocero del Partido Liberal.

Palabras del Honorable Senador Luis Fernando Velasco Chávez

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Luis Fernando Velasco Chávez:

Señores ministros, señores senadores, voy a solicitarle a usted, Presidenta, la venia, para darle un minuto al Doctor Juan Manuel Galán [uno de los dos hijos de un jefe liberal asesinado, de lo que se culpa a una alianza de narcos, policías, militares y un político copartidario suyo, de apellidos Santofimio Botero (el otro es concejal de Bogotá)] que me ha solicitado hacer una pregunta específica en el debate, y obviamente lo descuenta de mi tiempo, que espero cumplir a cabalidad, con su venia.

Con la venia de la Presidencia y del orador, interpela el Honorable Senador Juan Manuel Galán Pachón:

Muchas gracias, Señora Presidenta.   Quiero en primer lugar decir que al escuchar al Senador Gustavo Petro a veces tengo la impresión de escuchar a Luis Carlos Galán [su padre asesinado], con la diferencia de que Luis Carlos Galán le dijo al país lo que le iba a pasar [advertía acerca de la influencia cada vez más notoria de los narcos, y sus denuncias contra Pablo Escobar, que había logrado infiltrarse en el Congreso, lo sacaron de ahí] y Gustavo Petro en estos años le ha dicho al país lo que le pasó.   Ojalá, obviamente, el Senador Petro no corra la misma suerte de Galán, en términos de haber sido un profeta en el desierto y en términos de haber tenido un final trágico.

La pregunta que yo le quiero hacer al Senador Petro, muy específica, tiene que ver con el recuento histórico que él hizo sobre el Cartel de Medellín, que me parece que es un antecedente de contextualización de toda esta tragedia y éste drama del paramilitarismo, y su alianza con el narcotráfico fundamental.   El cartel de Medellín --todos lo sabemos--, fue un proyecto criminal, fue un proyecto militar, pero también fue un proyecto político.    Durante toda esa década de los 80 ese proyecto político del Cartel de Medellín hizo posible que Pablo Escobar se sentara en la Cámara de Representantes.    Ese proyecto político del narcotráfico, durante toda esa década de los 80, defendió en éste Congreso los intereses de los narcotraficantes.   Desde aquí, inclusive por miembros de ese proyecto político, se fraguaron debates como el que enfrentó Rodrigo Lara Bonilla [el Minjusticia asesinado, ya mencionado].    Se fraguaron también atentados contra miembros del Nuevo Liberalismo como Alberto Villamizar, que dio una lucha en la Cámara de Representantes en contra de Jairo Ortega por la presidencia de la Comisión Primera de la Cámara en el año '86 y frustró de esa manera que los narcotraficantes y sus aliados políticos hundieran la extradición en el parlamento colombiano, entonces yo sí quisiera pedirle al Senador Petro que nos hable de los hallazgos que él ha encontrado [más bien "hecho"] en sus investigaciones sobre ese proyecto político del narcotráfico y del Cartel de Medellín.   Muchas gracias, Señora Presidenta.

Recobra el uso de la palabra el Honorable Senador Luis Fernando Velasco Chaves:

Presidenta, yo quiero confesar ante ustedes, honorables senadores, y ante los colombianos, una profunda preocupación que tengo por el giro que fue tomando el debate.   Me preocupa, señores ministros, que cuando tratemos de desentrañar unos orígenes del paramilitarismo y que tanta influencia pudo tener las Convivir o el mal manejo de las Convivir en el fortalecimiento del paramilitarismo, la respuesta de muchos de los que he oído aquí es recordarnos las atrocidades que el país ha vivido -- Palacio de Justicia, los ataques bárbaros de las FARC--, y, ¿sabe por qué me preocupa?   Porque creo que es un pésimo mensaje para Colombia el tratar de justificar las barbaridades de los paramilitares con las barbaridades de la guerrilla.   Los Congresistas que tenemos la palabra tenemos que decirle al país de frente que aquí nada justifica la acción violenta, que no puede haber una respuesta de terror frente a una acción de terror, venga de donde venga, que repudiamos con toda la firmeza las barbaridades de las FARC, como repudiamos con toda la firmeza las barbaridades del paramilitarismo.    Aquí escuchamos al señor Ministro de Transporte dando un testimonio, casi un acto de fe.   Yo no voy a debatir porque los actos de fe son muy íntimos, casi litúrgico, pero ministro, el 7 de agosto no creo que sea la refundación de la patria.   Ministro, el 7 de agosto del 2002 [cuando Uribe asumió su cargo de presidente de la república por primera vez] no fue un punto de quiebre.   Todo lo contrario: creo que iniciamos otra equivocación política y ahora quiero explicar de que se trata esa equivocación política, pero antes,  Doctor Gustavo Petro, permítame hacer unas cortas claridades, porque usted hizo unas referencias a dirigentes de mi partido.   Primero, usted habló del Presidente Gaviria, pero no le contó al país que fue precisamente el Presidente Gaviria el primer colombiano que desde aquí, desde el Congreso de la República, le dijo a Colombia lo que se estaba fraguando con la creación de los paramilitares, y eso hay que recordarlo.   Habló de un decreto para prevenir, o para premiar acciones de ilegales y creo que se equivoca, Doctor Petro.  Yo le voy a explicar.  El decreto del Presidente Gaviria fue un decreto para controlar las organizaciones de vigilancia privada que estaban funcionando sin ningún control.   Claro, algunos gobernadores y algunos ciudadanos se quisieron pegar de ese decreto para legitimar o legalizar las Autodefensas.   Yo sí quiero decirle que no fue precisamente el Presidente Gaviria el que le entregó las licencias a las Convivir de Monoleche, de Mancuso, de Chape Barrera, de Rodrigo Peluffo, del Comandante Feris y de Juancho Prada.   La licencia se las entregó alguien más.   El único decreto, Doctor Petro, que Gaviria alguna vez, y su Gobierno, sacó para premiar la acción de un grupo ilegal fue un decreto que todos los colombianos aplaudimos, y fue el decreto de convocatoria a la Constituyente para reconocer la voluntad política que se tradujo en la construcción de una nueva Carta Política, y los colombianos celebramos como el que más que todos los que en ese momento estaban hablando con el Gobierno se sentaran a ayudarnos a diseñar la [acción de] tutela [es como en Colombia se les ha ocurrido rebautizar lo que en los demás países hispanoparlantes siempre han denominado el "recurso de amparo", y de lo que se dice es lo más valioso que tiene la nueva Constitución], a diseñar unas instituciones más modernas.

A mí me parece, y lo digo con honestidad, francamente, exagerado el episodio de la fotografía que le quisieron sacar al Senador Petro, y del vídeo.   Si quieren testimonio, yo lo vi muchas veces.   Yo era el Presidente de la Comisión de Paz del Cauca y ayudé a escoger ese sitio, Santo Domingo, en mi departamento, pero no para hacer la guerra: para hacer la paz, y me gustó verlo llegar a usted --fue de los últimos que llegó--, a ayudarnos a construir algo nuevo, y estoy seguro que hay muchos y mejores vídeos, pero ese vídeo, y doy testimonio, no como un acto de fe litúrgico, sino como un acto presencial, que fue un video en donde se estaba hablando de paz y no haciendo la guerra, y eso enaltece.   No hay acto más valiente de un combatiente que dejar las armas.

Por último, Doctor Petro, hombre, no le queda bien a usted tratar de vincular al Presidente Gaviria con los PEPEs [Perseguidos Por Pablo Escobar, el grupo de narcos que le hicieron la guerra al verse acosados por él], porque usted sabe que eso no es cierto.   Eso le queda bien a algunos que, siguiendo las recomendaciones de Rendón, el experto internacional en la nueva política del descrédito y de las cortinas de humo, han regado…y de pronto que salgan murmuraciones de Palacio, tratando de vincular a Gaviria con los PEPEs, hasta lo entendería…lo entendería, pero no creo honestamente, Doctor Petro, que a usted le quede bien eso.

Algunos asesores, a lo mejor con un dolor filial por la muerte de un cercano, pueden decir que el Gobierno se juntó con los PEPEs para matar a Pablo Escobar, pero usted sabe que eso no es cierto, Doctor Petro, y por último, usted conoció y conocemos a Ramón Elejalde y a mí me parece bien que se saquen aquí pruebas de expedientes que no condujeron a nada, y hablaré de eso, pero no está bien que no se lea completo.   Ramón Elejalde, nuestro compañero en la Cámara, compañero liberal, aquí en éste Congreso de la República, siempre, siempre se caracterizó por enfrentar toda manifestación de la ilegalidad, y si leemos el expediente completo, luego entenderemos que fue una terrible equivocación de un técnico de instrucción -- perdón del CTI--, que escuchó el apellido Elejalde y pregunto que Elejalde había en esa zona, y como el más conocido era el de Ramón Elejalde, lo vincularon para luego tenerse que retractar.

No profundizaré en los señalamientos que hizo el citante a éste debate, entre otras cosas, Doctor Mario Uribe [Escobar, senador y primo del Presidente Uribe], porque yo soy de los que creo que hoy la pelota está en la cancha de la Corte Suprema de Justicia. [Luego esa pelota la golpeó con tanta fuerza que Mario Uribe no la vio, le dio en un ojo y lo tumbó, pero ya se recuperó, porque fue un episodio cuidadosamente fingido: la Corte lo condenó a 90 meses de cárcel por paramilitarismo, de los que pagó apenas 54.  Hace pocos días, el 15 de noviembre, salió en libertad condicional luego de pagar una multa ínfima de cuatro salarios mínimos (unos mil dólares, que yo mismo habría podido prestarle), pero no ha pagado y creo que nadie se atreverá a cobrar la de 3.700 millones de pesos (casi dos millones de dólares) que le impuso dicha Corte.  Fue liberado "gracias a su trabajo como granjero en La Picota", una cárcel en Bogotá, y a su buena conducta.  Hubo quejas cuando se lo vio andando por las calles de la ciudad cuando se suponía que debía estar encarcelado.  Todo eso revela el engaño: fue una simulación para confundir al público y hacer creer que el régimen se opone a sus propios matones.]   Lo que tenemos que hacer aquí los colombianos, los congresistas, el Gobierno, es rodear a la Corte, para que saque la verdad, la verdad judicial, la verdad que estamos esperando para que no tratemos de hacerle triquiñuelas a esa verdad.   Hay que rodear a la Corte.   Claro, me preocupa, y me preocupa con usted, porque --lo dijimos en la Cámara--, me preocupa que tantos testimonios y que tantas evidencias como las que usted leyó llegaran a nada, y me preocupa porque cuando hay tantos testimonios, tantas pruebas, tantas evidencias y se comienzan a dar sentencias absolutorias de delitos que después los mismos criminales reconocen haber cometido, como la masacre que Mancuso, de la cual recibió una absolución y luego él mismo se confesó culpable….  [Quedó inconclusa la oración, o hay aquí otro error de transcripción.]

Yo creo que aquí en éste Congreso no hay que tener temor a decir que vamos a tener que pensar, y vamos a tener que profundizar, cuáles fueron las actuaciones de la Fiscalía de Luis Camilo Osorio frente al paramilitarismo, y en eso lo acompaño y lo acompaña el liberalismo, porque lo que necesitamos es que las instituciones no sean permeadas y que los intereses de las instituciones sean los intereses de la patria, no los intereses de unos pocos.

Doctor Andrade, no he venido, ni viene el Partido Liberal, a probar que tan paramilitar es un funcionario del Estado, no.   No es nuestra tarea, y no venimos a señalar a ninguno de los del Congreso, miembros del Congreso, como paramilitares.   No es nuestra tarea.   Venimos a pedir que se rodee a la Corte, para que ellos nos digan la verdad.  Hoy lo que venimos a hacer es algo distinto: venimos a criticar una política de Estado que no salió bien.

Me preocupa profundamente, señores ministros, señores congresistas, que aquí han hablado…que insistamos en defender lo que fueron las Convivir para el país.   El ser humano cuando se reúne, cuando trata de formarse en sociedad, lo hace para defenderse de las amenazas externas.   Esa es la historia de la civilización en la humanidad y un elemento central para la sociedad, para la formación del Estado.   Es la defensa y esa defensa, en la medida en que el hombre va evolucionando, cada vez se la deja más a unos, que la sociedad define y le entrega el monopolio de las armas.   La sociedad de bárbaras naciones…son las sociedades en donde todos están armados, en donde no hay una regla, en donde no hay una justicia, en donde cualquiera puede asumir la justicia con sus manos.

Aquí cometimos un error en Colombia, un error terrible de tipo político.   Aquí, ante la ausencia del Estado, que hay que reconocerla en unas zonas, creímos que la mejor manera de enfrentar esa ausencia del Estado no era con Estado, no era con presencia, no era con nuestras autoridades legítimas, sino que comenzamos a entregarle responsabilidades a los ciudadanos, para que de manera privada se defendieran, y eso fue un error político impresionante, señores ministros.   Esas Autodefensas no se iban a defender contra el ladrón de la esquina, no se iban a defender contra el que se robó una bicicleta.   Esas Autodefensas en las zonas rurales las mandamos a que se defendieran --perdón, esas Convivir: lo que pasa es que en los tiempos se fueron convirtiendo en Autodefensas--, las mandamos a que se defendieran de las FARC, a que se defendieran de la guerrilla, y lo que encontraron al otro lado fue un ejército bien armado, un ejército bien financiado, un ejército con capacidad de combate, ¿y ustedes creen y nos quieren hacer creer, señores ministros, que con dos radios y dos escopetas iban a enfrentar a las FARC?   No, señor.  ¿Qué fue lo que pasó?   Lo que debieron avizorar, lo que debimos avizorar en nuestra sociedad: que ese enfrentamiento con las FARC era un enfrentamiento que iba a terminar definiéndose con financiación, y que la única financiación posible para enfrentar ese monstruo que es las FARC en éste país, o la da el Estado a través de los impuestos, o lo da un negocio ilegal, y en ese caso el negocio ilegal era el narcotráfico.   Eso debió preverse en su momento, claro.

La Presidencia manifiesta:

Senador Velasco, lleva 20 minutos.    Le pido que termine.

Recobra el uso de la palabra el Honorable Senador Luis Fernando Velasco Chávez:

Bueno, voy redondeando y espero que sea el mismo tiempo que les ha dado a los demás congresistas.

La Presidencia manifiesta:

Generosamente que termine, Senador Velasco.

Recobra el uso de la palabra el Honorable Senador Luis Fernando Velasco Chaves:

Señores, para enfrentar a las FARC había que financiarse y quien terminó, o tomándose, o financiando estas organizaciones de seguridad, evidentemente fue el narcotráfico.  Por que no reconocemos aquí que nos equivocamos, que claro que teníamos que darle seguridad a la gente, que claro que había una ausencia de Estado en esas zonas, pero ante la zona de ausencia de Estado lo que debimos hacer fue meter Estado.   ¿Por qué no nos inventamos una policía rural, preparando nosotros mismos nuestra gente.   ¿Por qué no crecimos la Fuerza Pública en su momento?   ¿Por qué no hicimos ese esfuerzo financiero?

Creo que fue un error político, y el peor error político no sóo es el que hicimos sino el que hoy tratamos de justificar: entregarle la seguridad a los ciudadanos y volver a crear la ley de la selva, en que cada uno tiene que defenderse.   Es un error político que en nuestro país no puede repetirse.  Eso salió mal, llegamos a éste proceso, y con eso cierro la intervención, Señor Presidente [uno de los dos vicepresidentes sustituyó a la presidenta], llegamos a éste proceso y creo que nos hemos equivocado, pero no vengo, Presidente…

Con la venia de la Presidencia y del orador, interpela el Honorable Senador Juan Manuel Galán Pachón:

Presidente, con todo respeto, el Senador Oscar Darío Pérez habló 37 minutos, entre la Senadora Adriana Gutiérrez y la Senadora Gina Parody hablaron casi media hora, quince minutos cada una, entonces yo le pido que el equilibrio del tiempo se le garantice también al vocero del Partido Liberal.

Con la venia de la Presidencia y del orador interpela el Honorable Representante a la Cámara Luis Fernando Almario Rojas:

Gracias Presidente.  A ver, faltan dos horas para la 12 de la noche, Señor Presidente, Senador Luis Fernando Velasco.   Los inscrito estamos 20, en caso de los voceros faltan tres o cuatro, más o menos en 30, 40 minutos, que me parece muy importante lo que están hablando, la intervención del Senador Luis Fernando Velasco, y cortársela sería un sacrilegio. Por lo tanto me parece que deberíamos acordar que el día de mañana se continúe el debate.   Ya ahí tenemos tiempo.   No tenemos afán, en un tema tan importante para el país.  Yo les propondría eso con todo respeto a los honorables senadores. Muchas gracias, Señor Presidente.

Recobra el uso de la palabra el Honorable Senador Luis Fernando Velasco Chaves:

Señores ministros, llegamos a éste proceso…yo no creo que ustedes se metieran en éste proceso con una mala intención.  Yo creo que ustedes se metieron en éste proceso --el Gobierno--, queriendo de verdad desmontar el paramilitarismo, pero creo que las cosas están saliendo mal, y, ¿por qué están saliendo mal?  Porque es que en esta negociación se desmontaron [debe ser "desmontó"] las estructuras militares pero no la estructura frontal del paramilitarismo. Señores ministros, el paramilitarismo y el narcotráfico están vivos en Colombia.  Hace unos 7 meses aquí, desde éste mismo atril, le [sobra el pronombre] dije al Ministro [de Defensa de Uribe, ahora su sucesor en la presidencia de la república y fingiendo ambos estar enemistados, para confundir a los ingenuos] Juan Manuel Santos que había un informe en donde demostraba la aparición de las 44 nuevas llamadas "bandas emergentes", el Informe Bacrim [apócope de "bandas criminales", que no son realmente otra cosa que el "neoparamilitarismo" porque son los mismos matones de antes que usan los gobernantes para conservar el poder] del mismo Ministerio de Defensa.  El a lo mejor no lo conocía porque acababa de llegar al Ministerio.

¿Sabe cuál es el problema?  No sólo que está vivo armado, sino que [además] está vivo en los negocios, está vivo en el poder.  Vamos al sur del país.  Miremos que está pasando con la salud [queriendo decir "el sector de la salud", que la famosa Ley 100 convirtió en un negocio y un engaño, privatizándolo, imitando con eso el sistema chileno, que es a su vez una imitación del estadinense, del que se dice es el peor del mundo] del sur del país y vamos a darnos cuenta [de (esto es lo contrario del dequeísmo: omitir el "de" cuando debe ser incluído)] que no sólo el paramilitarismo, sino [también] el narcotráfico está intentando de nuevo tomarse la política del país a través de la salud.  Claro que está vivo, claro que está vivo, y va a tener una influencia muy grande, va a tener una influencia muy grande, señores ministros y señores senadores, en las próximas elecciones, y va a tener una influencia muy grande si nosotros no hacemos algo.

Me parece, Ministro, que usted quiere ponerle buena voluntad con su firma de su pacto.  Nosotros creemos que es un poco extemporánea, pero no se la voy a descalificar.  Inclusive me parece arriesgado, me parece audaz que usted rompa un principio universal en un proyecto y nos diga que aquí en Colombia la responsabilidad penal, por primera vez en el mundo, creo yo, no va a ser individual sino familiar.   Usted sabe que eso es romper un principio universal del derecho.   [Se considera que el rechazo al concepto de la responsabilidad colectiva es uno de los grandes progresos del derecho moderno.]  Pues rompamos dos, y se lo propone el Partido Liberal: rompamos el principio de la no retroactividad [otro principio universal del derecho contemporáneo], y que esas sanciones que usted propone no sólo sean para el futuro sino también para el pasado, y estas sanciones que usted propone, para que aquellas personas que resultaron electas con vinculaciones inconfesables, esos partidos, no puedan traer sus suplentes acá [al Congreso], no hacia delante sino también hacia atrás.

Señor Ministro, aquí estamos fallando en la negociación por tres elementos.  Primero, estamos negociando con el narcotráfico y al narcotráfico hay que negociarle de frente, y si vamos a negociarle de frente, hagamos un acuerdo nacional para el desmonte del narcotráfico en Colombia, hagamos un acuerdo nacional que sirva para el sometimiento, hagamos un acuerdo nacional que realmente nos dé a los colombianos la seguridad [de] que sí se van [debe ser "va"] a desmontar esas bandas narcotraficantes.

Aquí pasó una cosa muy delicada: se sacó una ley demasiado blanda --ahí estaba la zanahoria, no estaba el garrote [es una confusión en la que incurren con frecuencia los que tienen acceso a los medios informativos, relacionada con una metáfora tomada de la cultura anglosajona, que es la de la zanahoria y el palo (the carrot and the stick), pero el palo no se refiere a ningún garrote sino al palito con una zanahoria colgada de una cuerda en el extremo que el que va montado en el burro usa para mostrarle la zanahoria y hacer que avance sin permitirle nunca que la pueda alcanzar, lo que simboliza el engaño del aliciente siempre inaccesible] (tal vez la confusión se deba al lema de Teodoro Roosevelt --speak softly and carry a big stick--, donde el "palo" sí es un garrote)], y, ¿saben qué terminó pasando, señores ministros, señores senadores?  Que la Corte la endureció, y ese instrumento, a lo mejor, señor Ministro del Interior, no va a servir para terminar de aclimatar el proceso de paz.   Ese proceso no le [otra vez el uso gratuito del pronombre] va a terminar sirviendo ni a las víctimas, ni al Gobierno, ni a los paramilitares.  Nosotros estamos dispuestos a repensar, a replantear y a hacer un verdadero acuerdo nacional que desmonte con la verdad el paramilitarismo, acuerdo que va más allá de lo que hasta ahora se ha propuesto en el Congreso.

No estemos pensando que ley o que reforma del Código Penal llega al Congreso para ver como ampliamos el principio de oportunidad [que rebaja la pena a cambio de la confesión], como arreglamos el problema del testaferrato, o como arreglamos otro problema.   Hagamos un acuerdo sobre la mesa y nosotros le jalamos ["jalarle" a algo significa aceptarlo] a ese acuerdo.   El problema no es un problema de un gobierno, es un problema de un país, y el liberalismo quiere ayudar, pero ayudar de frente.   No tengamos temor a reconocernos [a nosotros mismos] que la Convivir fue una mala política y no tengamos temor a reconocer que éste proceso de paz nos está saliendo mal a todos y todos vamos a pagar proposición [?] del mismo.

Ministro, hoy viene el liberalismo, no a cortar cabezas, no a pedir cabezas.  Hoy no viene el liberalismo a decir que tan "para" o que no tan "para" es un funcionario del Estado.  Hoy viene el liberalismo a criticar una política, pero también a decir que estamos dispuestos a ayudar a enderezar la política, y yo estoy seguro, y estoy completamente seguro, [de] que ante un acuerdo nacional, con unos puntos que van más allá inclusive de los que propuso el Senador Petro, todos estaríamos dispuestos a sentarnos en la mesa, porque éste país ya se está cansando de simples denuncias.  Este país lo que necesita de éste hemiciclo político [alusión a la forma del recinto del Senado]  es propuestas para salir del atolladero.  Mil gracias, señora Presidenta.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Alfonso Núñez Lapeira, como vocero del Partido Conservador.

Palabras del Honorable Senador Alfonso Núñez Lapeira

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Alfonso Núñez Lapeira:

Respetos, honorables senadoras y senadores y teleaudiencia.   No sé hasta donde a Colombia se le pueda aplicar el pensamiento de un distinguido uruguayo.   No sé hasta donde irán los pacificadores en su ruido metálico de paz, pero hay ciertos corredores de seguros que ya colocan pólizas contra la pacificación, y hay quienes reclaman la pena de garrote para los que no quieren ser pacificados.   En realidad somos un país tan peculiar que quien logre pacificar a los pacificadores un buen pacificador será.  [Esuna alusión a un trabalenguas del que uno se pregunta que origen tiene y si se lo enseña a los niños en todos los países hispanoparlantes: "El Arzobispo de Constantinopla se quiere desarzobisconstantinopolitanizar, y quien lo pueda desarzobisconstantinopolitanizar muy buen desarzobisconstantinopolitanizador será."] 

Hoy en la academia se ha introducido la idea de analizar la violencia dentro de un principio sistémico, relacionando varios aspectos: los aspectos de abundancia, de escasez y de mano de obra.   El ejemplo es sencillo: puede haber abundancia de tierras, pero si hay monopolio de esa tierra, de un lado surgen los ideólogos diciendo "la tierra para el que la trabaja", y de otro lado los que defienden la posesión.  La tierra es un elemento de promoción [¿promoción de qué?].  Allí unos y otros quieren manipular la mano de obra y surge la violencia, violencia que puede ser de tinte ideológico, o que puede ser de tinte económico.   El problema está en que una y otra afectan al tejido social.

En el mundo esto…lo que ha pasado, la división en el mundo desarrollado, subdesarrollado y en vía de desarrollo, llevó a que los países de mayor potencia se sobredimensionaran y consuman más de que lo que necesitan, y países que estaban en vía de desarrollo hoy van para la miseria, y para calmar conciencias, en la tesis académica vamos dando adjetivos al desarrollo --"sostenible", "sostenido", "sustentable", "humano sostenible"--, es decir, cuando decimos, "lo importante es producir y ganar, tumbemos la naturaleza", para calmar conciencias entonces inventamos la teoría del progreso sustentable.

Esa es un poco la tragedia que ha pasado Colombia, nación que casi no ha tenido un solo día de paz. Colombia es un país de choques culturales porque trata de unificar a partir de una visión económica, busca sin definirse por seguir [?] una de las perspectivas mundiales: la de fortaleza, la astronauta [?] o el hogar [?].  Si sigue la primera deja de ser realmente una tierra joven de proyección para ser de turbulencia y amenazas porque al reconocer que el desarrollo no alcanza para todos entonces se alimenta de un lado la violencia de tinte ideológico, pero también la violencia de tinte económico.

Sigue la segunda y se busca que todo esté relacionado como trató de hacer el Plan Marcha [¿Plan Marshall?] , entonces entramos al deterioro de la naturaleza.   Ahí está el acabose de nuestros ríos, de nuestros bosques, de nuestras reservas, y muy poco pensamos en la tendencia de la vida, que si muere la naturaleza muere la vida, y si miramos los mapas de la patria nos damos cuenta de cuales son los territorios donde, a través de la historia, el negocio de tierras ha sido de más de 50 hectáreas, y si pasamos a otro mapa de la patria nos damos cuenta [de] que el nivel de asesinato permanentes coincide con esa situación de violencia económica y con esa situación de violencia social.

Si miramos otro mapa de la patria miramos cuáles son las hectáreas abandonadas por departamentos entre los años 2001 y 2005, coinciden perfectamente, y si miramos algunas estadísticas y miramos la curva en la tasa de homicidios, vemos como la violencia política de aparentes tintes ideológicos pero que tenía también un fundamento económico y donde contaba la tierra fue aumentando, bajaron un poco las cosas en el Frente Nacional [el acuerdo entre los dos partidos tradicionales, el Liberal y el Conservador, para establecer un bipartidismo en el que los partidos se alternaban en el poder y acabar así con la violencia partidista] y en el período '86-'98 se incrementa, pero no por lo que aquí se ha dicho: se implementa [¿o "incrementa"?] por la ampliación de los frentes de las FARC, por la creación de las Autodefensas, por lo problemas urbanos y el número de víctimas relacionadas con la guerrilla, ahí está en esas gráficas, y como siempre en los enfrentamientos con la guerrilla, la mayor cantidad de caídos son los civiles, no combatientes, y en la curva siguiente está el número de víctimas relacionadas con los paramilitares, y como siempre el mayor número de víctimas son los civiles no combatientes.

En éste panorama es que nos hemos desenvuelto en esta nación colombiana y ahí está Antioquia,  que era el objetivo de éste debate.  Nuestros ancestros, de muy buena fe, crearon un modelo de desarrollo basado en el aislamiento geográfico, en un régimen político de corte federativo, que a otro [tal vez dijo "otros"] llaman "regionalismo", con una autonomía regional por encima del país, creando un proyecto antioqueño en lo económico, en lo ético-cultural y en lo político.  En lo económico era un proyecto especulativo: "saquemos el oro de las regiones de Antioquia, mandémoslo para Inglaterra, importemos los insumos y pongamos a ese capital especulativo a construir.  La demostración de eso es que el plan vial de Antioquia se construyó para favorecer ese modelo especulativo y no para unir las subregiones de Antioquia entre sí.

En lo ético creamos unas virtudes del pueblo antioqueño que favorecieran ese modelo: honradez en los negocios, respeto a la palabra empeñada, por humanidad [?] en el vivir y sencillez de las costumbres, y poco a poco ese modelo fue construyendo una lid [?] de sentido social, sí, porque no lo podemos negar, pero que también armaba grandes núcleos de exclusión, como eran los distintos….   Ahí está la subregión del nordeste de mulatos y mestizos, que al no aceptar ese modelo de que sacaban el oro para engrosar otras regiones fue la más castigada y hoy sigue siendo una de las subregiones de Antioquia de menos posibilidades de desarrollo.

En el mapa siguiente podemos mostrar como se fue concentrando ese desarrollo. Pasemos a la siguiente.  Era claro que muchas subregiones de Antioquia se iban quedando marginales, y cuando el paternalismo cayó y el modelo empezó a caer en la mitad del siglo pasado, como un acto de visión de la gesta antioqueña, empezamos a pensar en un nuevo modelo que lo vemos en el mapa siguiente. Alrededor del área metropolitana de Medellín, surjamos con un área departamental metropolitana que llegue a cerca de 23 municipios capaces de desarrollarse y de irrigar desarrollo a todas las regiones de Antioquia.  En el mapa siguiente podemos observar la realidad de nuestro departamento, con excepción de la zona verde que tiene algo de calidad de la vida, la zona roja está en necesidades básicas insatisfechas de más del 86% y así sucesivamente.

El desequilibrio de las subregiones de Antioquia guarda desde luego una deuda social de lo nacional, de lo seccional, de lo local.  Dentro de ese ambiente entonces….   Rápidamente, por razones del tiempo, miremos a Urabá en el mapa siguiente.  De las 9 subregiones Urabá forma parte del Darién colombiano, que también pertenece a Panamá y no olvidemos que todos los lugares estrechos de la tierra están llamados al conflicto --el Corredor Polaco, el Canal del Suez, el Istmo de Panamá--, y ahí está Urabá, y a través de toda la historia ha sido debatida entre franceses, entre ingleses, en forma interna entre Cartagena, entre el Cauca y entre Antioquia.

La situación geopolítica de Urabá, con su condición selvática….  Hicieron una zona de entrada y salida ilegal de productos, fue zona de piratas y bucaneros y por allí, si se quiere, salió el oro de Antioquia, sin quintar y sin amuradar [?] durante el siglo XVIII. En 1905, como una especie de compensación con la ida [?] del Eje Cafetero, que había formado parte de la gesta antioqueña, en la expansión y la necesidad de un mercado, parte de Urabá que era de Antioquia [oración incoherente]. En 1964 la población censada de Urabá no llegaba a 20.000 personas y hoy es superior a 500.000 personas.  Ese afán económico, los acuerdos de la agroindustria bananera, la explotación de las hectáreas, animaron la invasión guerrillera que vemos en el mapa siguiente: dos fases de la penetración guerrillera en Urabá con el EPL, el ELN, las FARC, situación crítica entre 1974 y 1982.

En el Senado….  Deme unos minuticos más, señora Presidenta.  No sé que tiempo lleve. El 29 de agosto de 1995 hubo un debate en éste Senado, y ahí están las actas, y allí se dijo: "Hagamos una evaluación de cual ha sido el papel de la justicia en la región de Urabá, cual el número de investigaciones que se realizan [debe ser "realiza"], el número de detenidos que se han […y "ha"] logrado capturar, cuantos hay en la cárcel, a cuantos se ha condenado por los centenares de muertes que ocurren anualmente allá.  En los últimos 15 ó 20 días Urabá ha tenido que sumar la dolorosa cifra, impresionante, de 75 personas asesinadas en el término de 15 días."  La Policía se declara impedida para garantizar la seguridad de la población civil, porque no tiene con que, el Ejército Nacional realiza acciones muy esporádicas contra expresiones de violencia como la guerrilla porque es un ejército regular, que en la formación [?] de Urabá tiene capacidad entre la carretera y la costa pero no tenía capacidad de acción entre la carretera y la serranía, serranía que venía siendo desvastada y que venía siendo habitada por grupos guerrilleros, levantados en armas contra el estado de derecho.

En 1993 se expidieron [debe ser "expidió"] en Turbo 263 órdenes de captura de las cuales la justicia colombiana hizo efectivas 3.  Muertes violentas en el '94, 468, entre el '94 y '95 a la fecha de ese debate, 600.   El promedio mensual de homicidios en Urabá aumentó bárbaramente en un 387%, y allí se decía: el paramilitarismo se ha incrementado dramáticamente, los fuegos cruzados de fuerzas de izquierda y de derecha, la expansión ganadera contra las colonizaciones campesinas y todas las formas de acumulación violenta de tierras, habla de que en menos de 5 meses se han desplazado 20.000 personas del área rural a las zonas urbanas, y así, porque no puedo referirme a todas las zonas. 

Aquí se ha hecho énfasis en el Magdalena Medio, pero el Magdalena Medio no ha sido definido.  Se considera "Magdalena Medio" por donde atraviesa el río, en los departamentos de Caldas, Cundinamarca, Boyacá, Antioquia, Santander, sur de Bolívar y sur del Cesar.   Es un paso obligado para conectar el sur y el norte, el occidente y el oriente.   El río es utilizado por la industria petrolera, que como eslabón de desarrollo atrae todo tipo de violencia.   En esa situación de abundancia y desarrollo ha sido también víctima del cartel del hierro, y en las Serranías de San Lucas hay desde luego disponibilidades de potencial aurífero.  Por ello el Magdalena Medio también alimentaba y atraía la violencia, pero rápidamente mirando las estadísticas, porque ya me están pasando papelitos de tiempo, miremos los actores al interior de [eso es sintaxis del idioma francés, à l'intérieur de, una frase rebuscada que se puso de moda en los ambientes académicos hace ya unos 20 años o más y que quiere sustituir el humilde "en"] la situación de Antioquia en 1997 cuales eran los actores: 31.728, la fuerza pública, 21.000 y más, las Convivir, 4.000 y más, las Autodefensas, 1.460, las del Magdalena Medio…565 [?].   Eran los fuegos cruzados de todos contra todos…y en el cuadro siguiente vemos el cuadro comparativo de las acciones armadas desarrolladas durante el '96 y el '97: en el '96 ahí está la cifra de 394, en el '97 de 2.632, y 71 masacres registradas en el año '97.   11 correspondieron a los paramilitares, el resto a otras, y no estoy justificando sino diciendo que la violencia ha sido pluralista, de unos y de otros, donde el Estado, buscando mantener la Constitución y el estado de derecho, ha participado con las fuerzas regulares, y en medio de todo eso --voy a redondear, señora Presidente--, vienen las Convivir.  Con todo respeto las Convivir, en mi concepto, no tuvieron origen real en ningún gobierno: las Convivir tuvieron origen en el Congreso de Colombia, en el proyecto que presentó el Ministro de la Defensa de la época.   Era un proyecto para controlar las armas en la población civil, para evitar la violencia.

En el paso por la Cámara de Representantes le agregaron el literal "jota", que dio lugar al decreto de las Convivir, y ahí está el acta número 63 de la sesión ordinaria del martes 8 de junio del '93, donde aparece claramente la proposición que dio lugar a ese literal, y aquí hay senadores que pueden decirme que no estoy mintiendo.  Aquí está, en esa época, Representante Acosta Bendeck, aquí están representantes como Clopatofsky, aquí están, por ejemplo representantes como Piedad Córdoba, aquí están representantes como Petro Urrego, Gustavo Francisco, aquí Rojas Jiménez, Héctor Helí, aquí está Salazar Cruz, José Darío, aquí está Uribe Escobar, Mario [el primo de Alvaro Uribe Vélez].

Yo no encontré en esta acta que hubiera existido votación nominal, u oposición a esa norma que luego da lugar a las Convivir, luego hay una responsabilidad compartida del Congreso de Colombia, que ahora no se puede correr no más que a criticar, porque aquí vemos que muchas veces se vota a pupitrazo [dando un golpe sobre el pupitre para indicar que se aprueba un proyecto de ley] sin saber que se vota, y cuando vienen los debates ni siquiera tenemos el coraje si votamos o no votamos [?]. Yo invito a los medios de comunicación a que examinen la historia real de la ley que alimentó el decreto de las Convivir, pero es que las Convivir están dentro de la legalidad.  Si realmente se desfasaron el problema era de investigación, con las que se desfasaron [?].  En Antioquia fueron 12 Convivir, en Urabá, 12 y en Colombia más de 400 y tantas según está en la gráfica.   Le oí mencionar al Senador Petro alguna inquietud sobre 19, entonces no se puede generalizar.

Déjenme terminar con un testimonio.   Es cierto que yo quería ser gobernador de Antioquia, porque participé en un camino de paz para esa dolorida región bajo la orientación del Gobierno Nacional y con mucha gente.   Por eso en el '94 me presenté como aspirante en la orilla de emulación [?] con Álvaro Uribe.   Lo que pasó ya Colombia lo sabe pero hoy tengo que decir que cuando hay un esfuerzo del Gobierno y del Presidente por ponerle sentido social a la política, por encarar el aspecto de seguridad…. Yo le doy gracias a Dios como creyente de no haber sido yo el gobernador.   Si yo hubiera sido el gobernador se le hubiera dificultado a Álvaro Uribe llegar a la Presidencia.

Estoy de acuerdo con que busquemos un acuerdo nacional, pero un acuerdo que esté por encima de los aspectos meramente electorales, que sea para la verdad, pero también sea para la política y la justicia social, para un mejor estar, si no de esta generación, de la siguiente.   Si seguimos haciendo debates de unos contra uno y de todos contra todos, a ninguna parte iremos.   Me parece, Senador Petro, que usted es de la oposición, y los voceros de los partidos, que nos llaman "la coalición del Gobierno", tenemos que sentarnos a defender los principios que no son negociables, pero a defender fundamentalmente el avance de la sociedad colombiana y hacer los debates con la verdad histórica.   Aquí no podemos sesgar el aspecto de la violencia en uno solo de sus agentes.   Esa no es la historia y esa no es la verdad, y el pueblo colombiano que nos está viendo está exigiendo la verdad completa.

Que los medios de comunicación examinen la verdad jurídica real, de como nacieron las Convivir, que yo sostengo que fueron adaptadas a la Constitución y a la ley.   Resistieron cinco sentencias de la Corte Constitucional sin ningún problema.  Gracias, honorables senadores.   Gracias, honorables senadores. Poco he hablado en éste Senado.   Quizás me pasé, pero cuando se trata de la verdad y los conocimientos que tenemos de Antioquia, la sociedad antioqueña puede tener dificultades y puede haber tenido incluso equívocos, pero la gesta antioqueña se reconoce en la vida nacional sin regionalismo, y desde Antioquia queremos una nación fuerte para la prosperidad de la comunidad Internacional. Pacifiquemos, por favor, a los pacificadores, para que seamos buenos pacificadores.   Muchas gracias.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Manuel Ramiro Velásquez Arroyave, como vocero del Partido Conservador.

Palabras del Honorable Senador Manuel Ramiro Velásquez Arroyave

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Manuel Ramiro Velásquez Arroyave:

Señora Presidenta, honorables senadores, señores ministros, espero con la ayuda de Dios cumplir el tiempo reglamentario, Señora Presidenta, y en primer lugar quiero, dejar clara constancia en éste recinto.   Intervengo en la sesión de la fecha en mi calidad de ciudadano antioqueño, en mi calidad de senador por el conservatismo colombiano, y quiero intervenir coherentemente con nuestra alianza programática con el Señor Presidente de la República, el Doctor Álvaro Uribe, en quien seguimos depositando toda nuestra confianza, el mismo Presidente Uribe al cual tantos critican y fustigan y al cual en su momento le piden favores personales, tanto como algunos de nuestros amigos colegas senadores de la oposición, y aquí han intervenido fustigando el Gobierno, pero que en su momento han tenido la gentileza de pedirle una embajada dentro de la Cancillería.

Quiero ratificar que intervengo aquí para ratificar mi apoyo al Señor Presidente Álvaro Uribe, aquel mandatario al cual, en compañía de mi señora esposa y de millones de colombianos, lo encomendamos en nuestras oraciones diarias para que la Divina Providencia lo proteja y le fortaleza ante las agresiones del día a día.  [Es indignante la alusión a la Divinidad en boca de los asesinos que tienen completamente paramilitarizado al país.]  Intervengo en nombre del conservatismo colombiano fiel a sus postulados de libertad, de orden, de autoridad, por lo tanto se hace necesario recordar hoy, mañana y siempre, como lo hemos hecho siempre desde el Congreso de la República, el compromiso ciudadano a que nos obligan las leyes colombianas, y por ello también como conservador quiero rememorar una normatividad, de acuerdo a ese orden, disciplina y legalidad del país.

El Decreto Legislativo 3398 del '65, adoptado como legislación permanente por la Ley 48 del '68, determina que la defensa nacional es la organización y la previsión del empleo de los habitantes y los recursos del país desde tiempo de paz para garantizar la independencia nacional y, ojo, para garantizar la estabilidad de las instituciones.   Expresa además que todos los colombianos, todos los colombianos, personas naturales, jurídicas, están obligados a participar y cooperar activamente en la defensa nacional, cuando las necesidades públicas lo exigen.   Nos hemos preguntado entonces, nos seguimos preguntando, cual ha sido realmente el objeto, el propósito de éste debate.   ¿Será que éste debate, de acuerdo a esta normatividad, sí fue convocado para garantizar la defensa nacional y la estabilidad de las instituciones, o acaso pretende seguir sembrando dudas para deslegitimar al Presidente Uribe [son sus acciones y las de la clase política que lo adula lo que lo deslegitiman] y la región antioqueña en la cual mantiene la mayor favorabilidad y apoyo?

El cuestionario para el presente debate, en sus cinco interrogantes, sólo habla de las Convivir y del criterio del Gobierno Uribe respecto a la misma Convivir.   ¿Podrá acaso el país --ya lo han mencionado aquí--, podrá el país creerse la farsa de que éste es un homenaje a Antioquia, cuando por el contrario región a región ha tratado de destrozarse a Antioquia, creando zozobra, falta de confianza y falta de unidad territorial con el país?    Este cuestionario es simplemente el mascarón de proa para hacerle creer a la opinión pública lo --aquí ya se ha dicho--, para hacerle creer que fue el Presidente Uribe el que creó las Convivir en Antioquia para todo el país y que el Señor Presidente Uribe creó las Convivir, las creó, las invitó y, paralelo a ello, también fue el creador del paramilitarismo en Antioquia para el resto del país,   crear, crear el desconcierto a nivel nacional con el rumor de que él fundó estas Convivir, simplemente para que entre el '95 y el '97 el país tuviera allí desde Antioquia el nido del paramilitarismo.   Ya aquí el señor Ministro del Interior, el Ministro del Transporte y los demás que han intervenido a favor del Gobierno, han demostrado a la saciedad, hasta la saciedad, que nada más oprobioso y mal intencionado que esta información aquí contenida en el día de hoy.

Vale la pena allí recordar que muchas de las Convivir que aquí se han [debe ser "ha"] mencionado, de fuera de Antioquia, comandadas por algunos de los líderes del paramilitarismo posterior, ya aquí se lo ha reiterado que en ningún momento fue la Gobernación de Uribe la que las autorizó, y la de Mancuso ni todas las demás, para que aquí lo sigan repitiendo, para seguir creando y creando zozobra y malestar en el país ante una verdad que está repetida por ustedes a medias pero que es una verdad que es realmente una total mentira, y lo menciona el promotor del debate, lo menciona con….   Aquí ya se ha dicho también las causas que originaron las asociaciones de ciudadanos y campesinos para defender el orden y la institucionalidad.   No menciona que fue la arremetida guerrillera en todas sus expresiones históricas la que obligó al Estado colombiano a buscar fórmulas legítimas como las cooperativas de seguridad Convivir para complementar la operatividad de una fuerza pública siempre deficitaria en su parte presupuestal, en su pie de fuerza, en su equipamiento.   Vale la pena, vale la pena aquí nosotros repetir que las Convivir fueron constituidas con el propósito patriótico de interrelacionar a la población civil con las autoridades constituidas, y óigase bien, crear entre las gentes de bien una conciencia de, no neutralidad cómplice y complaciente, sino de colaboración con las autoridades y con las instituciones del Estado encargadas de velar por la vida de los colombianos.

Se le ocurrirá entonces a alguno el día de mañana, después de aquí haberse repetido hasta la saciedad, y también en los medios de comunicación, [que] quien aplicase la normatividad para crear Convivir en Antioquia o en el país era autor del paramilitarismo.  Se le ocurrirá a alguien entonces, de acuerdo con ello, el día de mañana acusar a quienes fueron los firmantes de ese Decreto 354 del '94, creando las Convivir, acusar al Presidente Gaviria, o a su Ministro Rafael Pardo, de paramilitar, porque allí se crearon [debe ser "se creó] las Convivir y luego algunas, o muchas de ellas, se desviaron.   Sería el colmo también nosotros creer que el día de mañana también se pueda acusar al presidente que siguió reglamentándolas, colocándoles límites a las Convivir pero de todas maneras manteniéndolas vigentes --el Presidente Samper, el Ministro Serpa, el Ministro Botero--, acusándolos entonces el día de mañana de paramilitares.   No creo que pueda el país aceptar entonces que cualquiera que le diera vía libre a las Convivir, como fue la Corte Constitucional de entonces, no creo que el país vaya a aceptar que también a estos ilustres magistrados que le [sobra el pronombre] dieron legalidad a las Convivir, el día de mañana los vayan a acusar de paramilitares, o acusar de paramilitares [a] aquellos integrantes de la Comisión de Derechos [Humanos] de las Naciones Unidas que avalaron lo que fuera decisión de la Corte Constitucional colombiana.   Tampoco podría aceptarse que el señor Procurador de entonces --creo que fue el Señor Doctor Gómez Méndez que [debe ser "quien"] avaló la decisión de crear las Convivir dentro de la legalidad--, que también se le vaya a él [a] acusar de paramilitar el día de mañana en esta generalización irresponsable que se está haciendo en el país, como tampoco los gobernadores en cuyos departamentos hubo las primeras Convivir, y que no fue Antioquia --ya lo han dicho aquí--, la de la mayor cantidad de Convivir.   Se iniciaron precisamente en Santander --son 106--, Cundinamarca, 83, Boyacá con 64, Antioquia, 56, y siguieron Córdoba, Caldas, Cesar, Meta, Valle, Sucre, Nariño, Risaralda, Atlántico, Casanare, Chocó.   Entonces a ellos dos, en Risaralda, Atlántico, y Casanare, tendrán allí estos gobernadores que tuvieron que expedir estas autorizaciones, tendrán que ser acusados de paramilitares el día de mañana.

Pongámonos la mano en el corazón: cuantos colombianos, ante la arremetida guerrillera, que veían que había ciudadanos por allí con valor que enfrentaban a la guerrilla, no ciudadanos mezclados con el narcotráfico, no ciudadanos mezclados con el paramilitarismo, sino ciudadanos con valor para enfrentar la guerrilla, y veían en los medios de comunicación que esos ciudadanos habían contrarrestado alguna acción de la guerrilla, y no digamos mentiras, que había cierto aire de satisfacción en una cantidad de colombianos, que allí callados miraban como alguien se enfrentaba a las atrocidades de la guerrilla.   Lástima que después se desviaron y se extralimitaron todos estos actores de lo que fuere enfrentamiento a los violentos y se volvieron más violentos.  [En éste párrafo se expresa de manera espantosamente enredada.]

Quiero aquí reiterar lo que se ha dicho del Presidente Uribe y nuestra confianza con respecto a lo que fue su posición como gobernador.   Desde el momento en que el Señor Presidente Uribe fue electo gobernador de Antioquia….    Recuerdo como en el periódico El Colombiano, en diciembre del '94, decía el Presidente Uribe: "El campo necesita instrumentos eficientes que garanticen su seguridad.   Las cooperativas pueden ayudar.  Pueden eliminar los grupos paramilitares con los cuales tendrán marcadas diferencias, por estar estos últimos al margen de la ley."  Por ello yo repito que aquí nosotros seguimos depositando su [más bien "nuestra"] confianza….   Ya voy a terminar, Señora Presidenta.   Soy el que menos me he demorado.   Ya termino.

Decía un ilustre colombiano recientemente:  "Cualquiera que haya sido denunciado, en cualquier expediente no importa que haya decisión inhibitoria o preclusión o sentencia favorable porque es paramilitar ya, y va a ser puesto en la picota pública por el Señor Senador Petro.   Este no es un debate legítimo", concluía.

Por ello nosotros que aquí hemos aprobado en éste Congreso de la República, a través de los años, indultos, amnistías, perdón, olvido y falta de verdad, hoy miramos con tristeza como aquellos indultados de ayer [alusión a la firma de la paz con el grupo guerrillero del M-19 al que perteneció Petro] hoy no quieren perdonar al país y a la sociedad que los perdonó, por ello no podemos entender como ellos quieren desconocer hoy todo el procedimiento de la justicia, la aplicación de la justicia para los demás, corriendo el manto de duda sobre cualquier compatriota que se les ocurra.

Aquí se mencionó a Santiago Uribe y ya todos sabemos que sobre Santiago Uribe la Fiscalía no adelantó ninguna investigación por desaparición, porque no había ni acusación, ni pruebas, ni tampoco había ningún testigo, y en cuanto a lo que era asociación para delinquir, si acaso hubiese hoy en día por cuenta del citante alguna prueba, ¡qué bueno que su responsabilidad la asuma ante la Fiscalía!   Ya se ha hablado de personas como Fabio Valencia, como Ramón Elejalde, de los cuales aquí se ha aclarado éste tipo de cosas, y le [otra vez el pronombre sobrante] pedimos a quienes fueron nuestros indultados de ayer que tengan comprensión.   Ya lo decía la Senadora Parody: que digan su propia verdad y no la manipulemos.

Quiero terminar diciendo: hay dirigentes y organizaciones en Colombia que se la pasan por el mundo manipulando la información, ejerciendo terrorismo verbal en contra de Colombia, terrorismo político para desacreditar a Colombia y perder la confianza de la inversión extranjera, la confianza de la cooperación en la lucha contra el terrorismo, y yo creo que es la hora de la movilización nacional, de la verdad contra la mentira, la movilización de lo que es las buenas voluntades de los ciudadanos de bien para enfrentar la mentira, para que nosotros entendamos que aquí sí puede haber herramientas legales para conjurar todos estos episodios de injuria y de calumnia contra tantos colombianos.

Por ello quiero repetir que todos en conjunto somos responsables del futuro de un país viable para nuestras familias, por ello comprometidos con la defensa nacional, unidos contra ese terrorismo verbal, porque el terrorismo político y el armado….    Reclamamos desde aquí respeto a la dignidad presidencial y también respeto a la verdad.   Señora Presidente, terminé.   Muchas gracias.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Jorge Enrique Robledo Castillo, como vocero del Polo Democrático.

Palabras del Honorable Senador Jorge Enrique Robledo Castillo

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Jorge Enrique Robledo Castillo:

Sí, muchas gracias, Señora Presidenta.   Lo primero es resaltar, a mi juicio, como un éxito del debate el hecho nada fácil en Colombia de que se logre avanzar en el proceso de conocer la verdad, de lo que ha sucedido a éste respecto del paramilitarismo en los últimos años.   Sin duda la intervención del Senador Petro tiene origen en una investigación juiciosa, en un análisis sin duda también juicioso, y tiene como una de sus características el valor civil grande que se necesita para torear, como se dice, éste tipo de temas.

Lo segundo,  Señora Presidenta, es resaltar, o explicar, mejor, alguna cosa que de pronto algunos colombianos no entienden:  por que se ha vuelto tan importante éste tema de la verdad con respecto a la violencia en Colombia, y particularmente al caso del paramilitarismo, que es el caso que hoy por hoy nos está ocupando y sobre el cual no debiera distraerse la verdad con la astucia de las cortinas de humo. Esto tiene que ver, para los colombianos que no lo entiendan…y es que somos muchos los que consideramos, o en eso podría haber una especie de consenso con respecto a que el camino de la paz es en buena medida lo que perseguimos, es decir, que cese la utilización de los instrumentos bélicos como mecanismo para resolver las contradicciones económicas, sociales y políticas entre los colombianos, se supere…es decir, que logremos una cosa que en la que, hay que decir con franqueza, ha fracasado éste Gobierno de manera estruendosa: que logremos que el monopolio sobre las armas quede en manos del Estado, que es lo único que puede asemejarse a una definición de paz en las condiciones de un país como Colombia.   En ese sentido, entonces, de lo que se trata es de que cualquier proceso de paz que se termine haciendo con uno u otro actor armado, pues conduzca a una cosa que los especialistas han dado en llamar "la no repetición", es decir, que no vuelva a suceder a lo que se comprometieron que no sucedería quienes resulten beneficiados con un proceso de paz.   En éste sentido la sociedad está dispuesta a que haya menos justicia, en el sentido en que haya disminuciones notorias en las penas  que les [pronombre sobrante] corresponderían a quienes han infringido la ley, pero que a cambio de esa reducción en las penas [alusión a la aplicación del principio de oportunidad: disminución de la pena a cambio de la confesión] se acerque el objetivo de la paz que se está persiguiendo, objetivo de la paz que exige reparación, por supuesto, de las víctimas de estos procesos, pero que exige por sobre todo verdad, que exige verdad judicial, pero que exige también verdad política, y éste es entonces un poco el eje de éste debate, y de ahí que se insista tanto en é3ste tema de la verdad.

Cuando uno oye a los funcionarios del Gobierno, y cuando oye a los amigos del Gobierno, tiene que llegar a la conclusión de que no quieren avanzar por el camino de la verdad.   De entrada hay una cosa que a mí me llama mucho la atención y es una cierta actitud de palidecer la gravedad del fenómeno paramilitar, silenciando un hecho que yo lo insistí en el debate anterior, en el que insistí en el debate anterior, de señalar como de lo que estamos tratan-…hablando es del Estado capturado por poderosas organizaciones armadas ilegales, negando la esencia misma de lo que se supone es el Estado, en cuanto al monopolio sobre la fuerza, el monopolio sobre las armas, monopolio que además es perfectamente reglamentado.   Estamos hablando de un hecho que probablemente no tenga similar en la gravedad de lo que significa, y esto siempre es un tema sobre el cual el Gobierno Nacional hace caso omiso, para referirse a otras formas de violencia que se han presentado y se presentan en Colombia y de cuya gravedad no tengo dudas, violencia que hemos repudiado desde siempre, en mi caso, sí, pero que por supuesto no puede ser utilizado para palidecer la gravedad del fenómeno del cual estamos hablando, y a ratos, además, en las defensas, algunas bastantes disparatadas, tengo que señalarlo, pareciera que la idea que se quiere transmitir es que casi, en Colombia, éste fenómeno no existe, sino que es un invento del Polo Democrático Alternativo.   Aquí falta poco para que algunos concluyan que es que nosotros nos estamos inventando una realidad que no existe.   No, congresistas de la bancada de mayoritaria, colombianos, todo éste fenómeno sí existe y es de una gravedad inaudita, y a nuestro juicio no se está resolviendo de manera satisfactoria.   Esa garantía no nos la puede dar ninguno de ustedes, los amigos del Gobierno.

Para mostrarles con un par de ejemplos, o un ejemplo simple, de que [ejemplo de dequeísmo]
éste fenómeno sí es más grave de lo que parece, y que no está siendo resuelto, y que no es un invento del Polo Democrático Alternativo, yo les voy a leer algunos párrafos de lo dicho ayer nada menos [que] por The Washington Post, un periódico importantísimo de Estados Unidos, que por supuesto no preside, o no dirige, ningún dirigente del Polo Democrático Alternativo.  Dice el Washington Post de ayer, refiriéndose a estas cosas que están sucediendo en Colombia y a los últimos acontecimientos judiciales, dice:  "Una investigación que ya ha dejado al descubierto lazos entre funcionarios gubernamentales y escuadrones de la muerte paramilitares en seis de los departamentos costeños se ha extendido ahora al departamento natal del Presidente Álvaro Uribe Vélez, enfocándose en poderosos aliados políticos de su administración, según dijeron autoridades judiciales."   …el Washington Post, y no se está refiriendo al debate del Polo Democrático Alternativo.

Agrega el Washington Post: "En Washington el Representante Sander Lewi [?]…" --un importante representante a la Cámara del Partido Demócrata--, "…dijo que él y otros congresistas estaban sosteniendo conversaciones con la Dirección del Partido Demócrata que podrían conducir a la celebración de audiencias públicas."  Son palabras mayores hablar de audiencias públicas en el Congreso de Estados Unidos, que son instrumentos de investigación.   Estamos hablando de asuntos que por supuesto tienen que tener fundamentos en hechos de bastante gravedad.  Agrega la información: "Con Colombia reclamando el acuerdo comercial…" --es decir, el TLC--, "…y más ayudas…" --comillas--, "…expresó Lewi:  'El Congreso necesita esforzarse por saber exactamente que está ocurriendo en ese país, cual es exactamente el papel de los paramilitares, que tanta parte del Gobierno está constituida por estos y cómo está tratando el Gobierno de abordar el caso.' ".   …palabras mayores sin duda, que, repito, no tienen origen en los análisis del Polo Democrático Alternativo, y a propósito del interés sobre éste tema en los Estados Unidos, [a] quienes hemos estado allí hablando del tema del TLC nos ha llamado la atención y esto lo ha publicado la prensa colombiana, tampoco es un invento del Polo Democrático Alternativo, como allá cuando se habla de los TLC se dice:  "Panamá, Corea, Perú, ese es un caso, y el otro caso, distinto, es el caso de Colombia."   …y es distinto, y yo lamento decirlo, por el caso de la violencia atroz que padece éste país, y fundamentalmente por la violencia que tiene que ver con la captura del Estado por parte de poderosas organizaciones armadas ilegales.

Hoy yo confirmo, y tengo que decir que lo confirmo de manera dolorosa, que las afirmaciones que hice hace cerca de 20 días aquí en torno a la actitud del Gobierno Nacional, éste escándalo del paramilitarismo, a mi juicio siguen siendo las mismas y aquí se están enfrentando dos posiciones.  [Nos] estamos enfrentando en Colombia quienes queremos que avance la verdad en estos aspectos y quienes encabezados por el Gobierno Nacional y el Señor Ministro del Interior son los campeones del "tapen tapen", son los campeones del "tapen tapen".   Aquí pedir la verdad se ha convertido en una especie de crimen.   Aquí se quiere negar hechos tanto tan obvios como que una parte fundamental, importantísima, de la organización, de la constitución del fenómeno paramilitar, se encuentra en la creación y en el desarrollo de las Convivir, entre ellas muchas Convivir constituidas en el departamento de Antioquia.

Aquí el Senador Petro dio nombres de jefes importantísimos y reconocidos del paramilitarismo que fueron jefes de las Convivir, y que está, repito, esto demostrado hasta la saciedad incluso en procesos judiciales, pero yo voy a leer dos citas de dos jefazos del uribismo, quienes de manera clarísima señalan el vínculo entre las Convivir y el paramilitarismo, y por supuesto ninguno de los dos milita en el Polo Democrático Alternativo. 

 El doctor Jorge Humberto Botero, ex Ministro de Comercio, el día en que el Doctor Uribe le dio, y no sé por que, la Cruz de Boyacá, dijo esto en un texto, en un discurso que llevó por escrito.   No fue una improvisación que se le salió sino que en un trabajo escrito.   Miren lo que dijo el Doctor Jorge Humberto Botero: "A nadie debe sorprender que el fenómeno paramilitar tenga una dimensión política.  En sus albores en los años 90…"  --que son…los estamos analizando esta noche aquí--, "…se manifestaba en las Autodefensas, estos grupos armados tuvieron en aquella época una dimensión legal, las Convivir."   ¿Qué es lo que está diciendo el ex Ministro Botero?  Que el paramilitarismo, las Autodefensas, tuvieron en los años 90 una dimensión legal que se llamó "las Convivir", que es lo que estamos alegando esta noche, y hoy no más el periódico El Tiempo --no el Polo Democrático Alternativo: El Tiempo, el periódico de dos de los jefes importantes del Gobierno Nacional--, cita o explica, y no fue refutado aquí hoy por ninguno de ustedes, ni por el Doctor Valencia Cossio: dicen que el Doctor Fabio Valencia Cossio hoy alto directivo de la Casa de Nariño, en agosto de 1995 dijo esto que les voy a leer.   No lo dijo el Polo Democrático Alternativo: el Doctor Fabio Valencia Cossio.    No se ha retractado él, ni ha sido rechazado aquí por ninguno de ustedes.   Dice esto Valencia Cossio:  "Yo quiero hablar de las famosas Convivir, ese es el disfraz que se está utilizando para fomentar, para inducir a que haya un paramilitarismo y unas Autodefensas que están creando la agudización de la guerra en Antioquia."

Doctor Fabio Valencia Cossio, distinguido jefe del Partido Conservador, encumbradísimo directivo del Gobierno Nacional e inquilino permanente del Palacio de Nariño, no milita en el Polo Democrático Alternativo, no estuvo en la guerrilla, no es un reinsertado.   Es el doctor Fabio Valencia Cossio, y el otro es el Doctor Jorge Humberto Botero, quienes están haciendo de manera sintética una afirmación que coincide con la que nosotros estamos haciendo aquí, y por supuesto que no será posible superar los problemas de la violencia en Colombia mientras ustedes persistan en decir que las Convivir fueron una genialidad y en justificar de tantas maneras todos los hechos atroces que tuvieron origen en esas organizaciones.

Me llama la atención y me molesta mucho, y lo dije la otra vez también, que siempre que se habla de paramilitarismo los amigos del Gobierno Nacional, como una especie de resorte --parecen esos muñecos que uno toca y saltan--, entonces ponen el tema de la guerrilla.   Ponen el tema de la guerrilla y entonces esto se vuelve como una especie de justificación, y como una cosa de insinuar, que es que si usted habla de las Convivir es porque es amigo de la guerrilla, cuando por supuesto no necesariamente tiene nada que ver una cosa con la otra, y yo con franqueza les pregunto, y le [el pronombre que sobra] pregunto al Doctor Carlos Holguín: ¿usted justifica la existencia del paramilitarismo y de las Convivir, o del paramilitarismo expresamente, por la existencia de la guerrilla?  ¿Esa es la posición?  ¿Entonces lo que nos están diciendo aquí es que eso estuvo muy bien o está muy bien porque existieron grupos alzados en armas por cuenta de la guerrilla y con una u otra expresión política?

Esto sería bueno que se aclarara, porque a mí me llama la atención, me mortifica esa lógica.   Me mortifica esa lógica.   No es que nos opongamos a que se debatan [más bien "debata"] estos otros temas, pero es curioso que cuando se trata un tema de una vez salte el otro tema, y si no es para justificarlo, ¿para qué se trata el otro tema?  ¿Para tirar una cortina de humo?  ¿Para manipular las cosas?  …pero además, y en esto tengo que reconocerle el éxito, Doctor Carlos Holguín, hoy logró usted poner el debate en muy buena medida en los actos del M-19 de hace no sé cuantas décadas ya, y yo con franqueza les digo que eso no viene al caso o viene al caso si es para justificar la existencia del paramilitarismo, y entonces díganos si se trata de eso, porque vamos a aceptar que todo, absolutamente todo lo que aquí han dicho los amigos del Gobierno sobre el M-19 es así y de ahí se concluye que entonces, ¿qué?   ¿Vivan las Convivir?   ¿Viva el paramilitarismo?   ¿Viva el paramilitarismo, sobre todo que es lo que estamos discutiendo, más que las Convivir?   …pero además de una manera astuta quieren asimilar el Polo Democrático Alternativo al M-19.   Ustedes saben que eso no es cierto: eso es un truco.

Aquí somos 18 congresistas del Polo Democrático Alternativo, y uno, el Doctor Gustavo Petro, tiene origen en esa organización, pero además ponen en duda, y eso yo pienso que no es ni siquiera decente de parte de ustedes, ponen en duda que gente como Gustavo Petro, como Antonio Navarro, no haya cumplido con toda honradez y pulcritud el compromiso que hicieron de desarmarse y dejar de utilizar la violencia contra cualquier compatriota, trucos para evadir y para tirar cortinas de humo sobre el aspecto fundamental de lo que estamos discutiendo aquí.   Esos sí son sofismas, me dice aquí algún amigo que me ayuda, pues, en éste debate que estamos haciendo, pero además va más allá éste asunto de las cortinas de humo y de la manipulación que uno tiene que francamente repudiar.   Ya le he oído a varios el "rin tin tin" de que es que éste es un debate contra los antioqueños.   Lo dijo el propio Ministro Arias [de Agricultura] en un artículo del periódico, de El Espectador, el domingo pasado.   Dice él: es un ataque contra Antioquia. Primero, sería bueno que algún amigo del ministro le dijera que por que no zapatero a tus zapatos.   Tiene el peor sector de la economía nacional:  los campesinos colombianos se están muriendo de hambre, el desastre agropecuario es de todos los tamaños, y el ministro, en vez de atender ese desastre, anda asumiendo oficios que no le corresponden y que por supuesto le salen terriblemente mal, y no deja de ser curioso que el ministro esté actuando en ese tipo de cosas que, repito, no le corresponden, probablemente para tirar una cortina de humo sobre el fracaso de su administración, pero él sí es bien cantaletudo en el cuento de que se le toca "paramilitarismo" y salta como un resorte y menciona "guerrilla".   ¿De lo que se trata, señor ministro, es de justificar la existencia del paramilitarismo porque en Colombia existe la guerrilla?   Es una pregunta que le hago de manera directa, y lo último que se nos han inventado, y ya nos lo utilizan en todos los casos, es que si uno menciona éste Gobierno no es que esté criticando al Gobierno, no es que esté criticando al presidente o al ministro, sino que se critica al país.

Pues el Doctor Álvaro Uribe Vélez va y viene de Washington sacrificando el interés nacional, y es un estadista.   Si nosotros nos atrevemos a ir a Estados Unidos a explicar nuestros puntos de vista, ¡qué crimen!, y el crimen no es contra el Presidente Uribe: es contra el país.   ¡Qué tal!   "L'état c'est moi", decía el Rey Sol de Francia, y por mucho que se les parezca al Mesías, les prometo que no es el Rey Sol de Francia el Señor Presidente Álvaro Uribe Vélez, y no se arroguen ese derecho, que nadie se los ha concedido.   Nosotros tenemos el derecho de opinar aquí y en Cafarnaúm sobre los asuntos de éste país y lo hacemos con toda responsabilidad y con toda seriedad, y eso que son críticas a éste mal gobierno, a esta mala administración, no nos lo van a volver críticas a Colombia, de la misma manera que si criticamos cosas que sucedan en Antioquia no nos las van a volver un ataque a los antioqueños, astucias de diez pesos, les digo con toda franqueza a quienes han utilizado esos recursos, pero además voy a insistir en una idea: éste es el Gobierno del "tapen tapen", y voy a dar aquí una prueba que puede ser prueba reina: el 14 de marzo los jefes del paramilitarismo colombiano que están en Itagüí le [el pronombre etc.] mandaron una carta al presidente de la república, el Doctor Álvaro Uribe Vélez.   El respondió quince días después, o sea que no podemos pensar que fue una respuesta improvisada, sino que respondió de manera calculada, y respondió en extenso, pero en resumen lo que dijo el presidente de la república es que él creía que estos señores que están en la cárcel de Itagüí podían hacer lucha política, llamémoslo "participar en política", pero desde la cárcel de Itagüí, y esa fue la discusión que hubo en el país: ¿pueden hacer, pueden no hacer, etc.?   Yo no me voy a meter en éste momento en éste asunto para no salirme del tiempo que hemos comprometido hacer, pero el país no supo, o muy pocos lo supimos, que la carta que le envían al Presidente Uribe y sobre la que él sólo responde su opinión de que no pueden hacer política sino desde la cárcel de Itagüí, esa carta, además, contiene una proclama…el presidente de la república no rechazó, Señora Presidenta…sobre la cual no habló, a la cual no se refirió, una auténtica proclama que yo les voy a leer aquí, en la cual los jefes del paramilitarismo dicen que la verdad le [pronombre etc.] hace daño a Colombia, que la verdad desinstitucionaliza al país, que la verdad daña la gobernabilidad, a pesar de que están comprometidos por las leyes de la república a contar la verdad, y ese hecho inaudito que ya les voy a leer, no le merece al Señor presidente de la república ni el menor rechazo, con lo cual me entra por lo menos la duda, y es una pregunta que le [el susodicho pronombre] hago al presidente de la república aquí de manera directa: ¿Está el doctor Uribe de acuerdo con los jefes del paramilitarismo en la idea de que la verdad le [otra vez el pronombre, y no seguiré señalándolo] hace daño al país?   

Les voy a leer lo que dicen los jefes paramilitares, para que vean que no es una mención marginal sino que es un alegato precisamente sustentado.  Dicen así estos jefes:  "También queremos decirle, Señor Presidente, que nos ha ocupado mucho en estos meses, y particularmente en estos días de hondas reflexiones, la naturaleza de la verdad que Colombia está esperando.   En estas circunstancias queremos insistir, y así se lo manifestamos a usted en esta ocasión, sobre el hecho que no deja de preocuparnos,  y es la influencia que tendrá la verdad que aflore de Justicia y Paz, de la Ley de Justicia y Paz, sobre la gobernabilidad del Estado y sobre la credibilidad de las instituciones democráticas y de las clases políticas y dirigenciales del país, o sea, sobre la propia estabilidad del presidente de la república."  …y agrega:  "Sobre esto de la verdad y su relación estrecha con la gobernabilidad, en la coyuntura que nos ocupa, nuestra reflexión no puede evadir el tema de la razonabilidad y el imperio de la razón sobre cuestiones que no pueden agotarse en consideraciones solamente moralistas, cuando algunos pretenden absolutizar el valor de la verdad y convertirlo en un dios bajo cuyo designio todo otro valor ha de quedar relegado."   …palabras mayores --¿no?--, cuando estamos hablando de encontrar la verdad y cuando ellos están comprometidos por la ley a contarla.   "El que esté esperando, bajo la presión de la verdad, que la institución sufra crisis y que otras propuestas entren a enjuiciar el Estado actual de cosas, ubicándose a un lado e intentando capitalizar en el marco electoral del actual proceso, se equivoca, o sea, quienes pidan la verdad se equivocan.   No queremos entrar en ese juego y defenderemos nuestro proceso con nuestros propios acumulados e historia."    …y el presidente de la república, calladito.

Concluyo, Señora Presidenta, porque no quiero alargarme.    Concluyo, Señora Presidenta, llamando la atención sobre un hecho sobre el cual habremos de insistir hasta el último día, tengamos o no éxito.   Aquí hay responsabilidades, además de las judiciales, políticas, y en las responsabilidades políticas hay un número inmenso, cada vez más grande, de altos jefes políticos, amigos del Gobierno, uribistas, quienes le pusieron los votos al presidente, a los que el presidente les ayudó a sacar votos, quienes establecieron una parte importante de la burocracia del Estado, o sea, allá, del gran combo del uribismo que terminaron presos, prófugos, sindicados o por lo menos mencionados en éste escándalo de la parapolítica, y seguimos esperando que el presidente de la república salga ante las cámaras de la televisión, mansito, sin patanerías, a hacerle algún tipo de explicación política de por que tantos amigos suyos terminaron vinculados en éste asunto, cosa que estamos esperando todos los colombianos.

Termino, Señora Presidenta, porque la veo muy nerviosa.    Cuando yo hablo yo la siento nerviosa, le digo con franqueza --¿cierto?--,  pero ya voy a terminar.    Yo soy de los que cumplo aquí los tiempos que se establecen, sí.    Quiero terminar con esta última reflexión: el Polo Democrático Alternativo está por la verdad, porque cree que es un camino hacia la paz, es un camino hacia que la política se desarrolle en Colombia de manera civilizada, pero estamos por una verdad que sea verdadera --¿cierto?--, así duela, así perturbe cosas, así moleste a algunos ciudadanos por importantes que ellos sean.    En eso estamos, pero francamente les digo que nos tropezamos con una actitud de resistencia de un sector muy grande de éste país, empezando por el propio Gobierno Nacional.

En ese sentido entonces nuestra propuesta al país, la que tiene discutida el Polo, acordada el Polo, es una propuesta que apunta a la verdad, a que avance la verdad, a que se conozca la verdad y a unirnos por supuesto con todos los colombianos, que así no sean del Polo Democrático Alternativo, sean de otros sectores, inclusive sectores uribistas, no parauribistas sino uribistas, que estén dispuestos a colaborar en ese proceso de la verdad.

Sin embargo yo por último le digo,  Señora Presidenta, que no soy optimista.   No siento que aquí haya una actitud positiva de los sectores por menos [?] mayoritarios de éste país en éste sentido, pero nosotros insistiremos e insistiremos con una consigna que es la consigna, que es la consigna oficial del Polo Democrático Alternativo para esta etapa, salvo, pues, que por alguna cosa termináramos modificando.   Decimos: por toda la verdad, por toda la democracia y por todas las garantías que el Gobierno tiene que otorgarnos.   Es su deber otorgárnoslos para que avance la verdad y éste país empiece a construir el futuro que necesitamos. Muchas gracias.

Con la venia de la Presidencia y del orador, interpela el Señor Ministro del Interior y de Justicia, Doctor Carlos Holguín Sardi:

El Senador Robledo ha hecho varias manifestaciones, por decir lo menos, desobligantes, si no atrevidas.    Aquí nadie está en la política del "tapen tapen".    Estamos en la política de la verdad y de una verdad integral, de una verdad que efectivamente contribuya a establecer la justicia, y sobre todo a establecer la no repetición, una verdad que no parta de bases tan sólidas como las que aquí se presentaron:  la acusación contra Fabio Valencia fue un hecho ya fallado, la acusación contra Ramón Elejalde por un hecho ya fallado, la acusación contra el Coronel Santoyo, que no pudo cometer los actos de que se le endilgan porque estaba en otra parte, la relación sobre el testigo clave de la Fiscalía, en el caso de Rito Alejo del Río, que tampoco pudo conocer de los hechos de los cuales daba testimonio porque estaba en otro sitio, como está demostrado en el expediente [Santoyo fue luego pedido en extradición por un tribunal en los Estados Unidos por haber sido señalado allá por un jefe paramilitar como colaborador de las Autodefensas entre los años 2001 y 2008, algo que sorprendió a todos por haber sido Jefe de Seguridad del Presidente Uribe en el Palacio de Nariño, fue extraditado y hace pocos días, el 14 de diciembre, fue condenado a 13 años de cárcel, que podrían reducirse a la mitad por buena conducta, y el General Rito Alejo del Río Rojas, otro aliado de los paracos, lo menciona Petro al comienzo del debate, donde comento que fue arrestado eventualmente], y lo más grave de todo, la expresión hecha con perversidad, para hacerle daño al país, de que el Presidente Uribe, siendo gobernador, había autorizado las Convivir de Mancuso y de la Gata.  No tuvo nada que ver, sencillamente, porque esas Convivir no operaban en Antioquia, no las reconoció Antioquia.   Operaban y fueron reconocidas por gobernadores distintos, pero esa es la noticia que quedó del debate, porque en eso son muy hábiles, saben precisamente en que tienen que atinar para que toda la prensa del mundo mañana diga que el Presidente Uribe autorizó la Convivir de la Gata y [la] de Mancuso.   ¡Qué gran servicio al país, a base de una infamia, de una calumnia, de una demostración de un hecho manipulado malévolamente, para producir un efecto que realmente Colombia no merece!

Yo me cuidé, Senador Robledo, de hablar del Polo.   No lo mencioné una sola vez porque sabía que había unas advertencias de parte de la bancada sobre la calidad en la cual estaba hablando el Senador Petro, y hablé del M-19.   Usted está mezclando, usted es el que está mezclando al Polo Democrático con el M-19, y lo tendrá que ver, resolver dentro de su bancada, porque usted sabe a que antecedentes me estoy refiriendo [su condición de ex guerrillero del M-19].

Tengo que hacerle una cordial precisión a la intervención del Senador Velasco: no fue el Presidente Gaviria el que expidió el decreto.   No lo meta en una danza que no es.   El decreto es del Presidente Samper.   Verdaderamente me dejó muy confundido, claro, como se confundió en la autoría del decreto.   Probablemente se confundió sobre todo lo demás porque hizo una intervención que realmente, siendo una persona tan inteligente, tan brillante, tan valiosa, no pudo tener tantas y tantas equivocaciones y tantas confusiones: que las Convivir se fueron convirtiendo en Autodefensas, cuando las Autodefensas venían de atrás, y ya estaba demostrado, que por que no financiamos el poder militar del Estado para que sea el Estado el que responda, cuando es lo que estamos haciendo, lo que hemos hecho, ¡y de qué manera!

…y finalmente, el problema del acto legislativo: no es un problema de trasladar la responsabilidad penal a unos parientes, es un problema de establecer una causal de inhabilidad, que es distinta, y causales de inhabilidad hay varias que se refieren a parientes: el que contrata con el Estado, inhabilita a los parientes, el que es empleado público inhabilita parientes, el que es alcalde o gobernador inhabilita parientes, el que es condenado, senador, por estos hechos, debe inhabilitar a parientes, y está para atrás y para adelante [en el tiempo], porque no distingue, y es una norma constitucional, entonces es atemporal, si así lo determina la Corte Constitucional.  [Por eso la norma de la no retroactividad no es aplicable a dichas normas.]

Gracias, Señora Presidente, y Senador Robledo, siga haciendo sus gestiones en Washington.  Esta vez lo tuvieron como oculto.   Al Senador Petro le hicieron un cantidad de actos públicos.   Lo llevaron a todos ahora en la última visita --públicos--, lo llevaron a todos, ahora en la última misión.   A usted que es tan brillante, que conoce tanto de cultura, que tiene tantas teorías económicas bien construidas, no lo presentaron en nada público.  Lo llevaron por allí de brazo, [en]una de las expresiones del imperialismo [los Estados Unidos]: usted, ni más ni menos que usted, Senador Robledo, de mano del imperialismo recorriendo oficinas privadas en Washington --"que no nos den oportunidad de entrar a su mercado", pero ese será un debate posterior--, para decirle a los colombianos que tienen que quedar condenados a ese mercado pequeño [el mercado nacional] y que no tienen posibilidad, en el mundo globalizado de competir, pero ese es un debate posterior.  [Está aludiendo al TLC, que luego los Estados Unidos lograron imponer y que está diseñado para que pueda deshacerse de sus excedentes agropecuarios subsidiados, con lo que resulta destruyendo a los productores en los países importadores de los mismos y a su seguridad alimentaria, como sucedió con Haití, que dejó de cultivar los campos para pasar a importar todo, y cuando llegó el terremoto se inició una hambruna tan devastadora como el desastre natural y que continúa.  Los haitianos preparan pastelitos de barro (mud pies en inglés) que secan al sol y consumen para sentir que tienen algo en el estómago.]

Por ahora, cuando vuelva a Washington, senador, y ojalá vuelva muchas veces, que le hagan un acto público, que lo lleven a la Cork Washington [?], a esas universidades, y le hagan unas audiencias, como se las hicieron con todo derecho, por supuesto, para que usted se pavonee frente al imperialismo, como tiene todas las condiciones y todas las calidades para hacerlo, por esa inteligencia y esa preparación que lo caracteriza.   Gracias, Señora Presidenta.

Con la venia de la Presidencia y del orador, interpela el Honorable Senador Gustavo Francisco Petro Urrego:

No es culpa que usted haya colocado a hablar, no es culpa nuestra que usted haya colocado a hablar al ministro en el momento en que no era, por tanto tenemos que reaccionar obligatoriamente.   Oiga bien, ministro: lo que dije, y no diga que es infamia o calumnia --lo reto a eso--, [fue que] la firma del Gobernador Álvaro Uribe Vélez está en la Convivir de alias Julián Bolívar, comandante actual del Bloque Central Bolívar.   La firma del Gobernador Álvaro Uribe Vélez está en la Convivir de hoy alias el Chepe Barrera, comandante paramilitar y en esa misma Convivir están los Señores Botero, aliados con el esposo de la Gata, con la Gata y con el hijo de la Gata.

Eso fue lo que yo dije.   Demuéstreme que es mentiras.   Demuéstremelo.  Dígame que Uribe Vélez, siendo gobernador, no legalizó la Convivir del Señor Julián Bolívar, comandante del Bloque Central Bolívar.   Demuéstremelo.  Esa es la verdad, señor, como es la verdad también que por fuera de Antioquia  sucedió lo mismo, como es la verdad también, desgraciadamente para su posición defendida políticamente aquí en éste Congreso, que las Convivir tuvieron jefes paramilitares desde el inicio en todo el país, incluido Mancuso y el Mochacabezas y Monoleche, el que mató a Castaño, y Juancho Prada y otros que no voy a volver a repetir, porque ya los mencioné, y que las Convivir delinquieron, o sus miembros delinquieron, con el paramilitarismo mientras eran miembros de la Convivir, y no en el resto del país excepto Antioquia, no en Antioquia cuando era gobernador Álvaro Uribe Vélez, y lo demostré, ¿o es que la Convivir Papagayo, que recibió el dinero para los paramilitares de la Banana, de la Chiquita Brands, quién la autorizó, o es de Córdoba?   No: es del Urabá, y todas las Convivir del Urabá --¿no demostré allí, por lo menos con testimonios de otros, bajo gravedad de juramento?--, estuvieron implicadas permanentemente con el paramilitarismo, y la de Villegas, en la Convivir el Cóndor de San Roque, ¿quién la autorizó?    ¿De Boyacá, de Cundinamarca, o de dónde?    ¿No es de Antioquia, y no es el informe de inteligencia militar, el que dice que estaba actuando con el Bloque Metro y después se pasó al Bloque Central Bolívar?   …y las del occidente, y las del sur, y las de Medellín, y el nuevo Cartel de Medellín, que expresa mis documentos, ¿qué hacían?   

Un ataque a Antioquia, dirá usted, como confunde narcotráfico con pueblo antioqueño.   Esto es un ataque a la liga entre narcotráfico y Estado, que es como se denomina el paramilitarismo, y entiéndalo bien, y yo quiero acabar eso, y muchos otros, otros y otras, entiéndalo bien, y encuentro que usted y sus amigos en el Gobierno son un obstáculo porque ustedes aceptan esa política.   Sí es cierto que las Convivir tuvieron los paramilitares por dentro, y en [grandes] cantidades, incluido en Antioquia.   Sí es cierto que las Convivir,  en una gran proporción, se articularon al paramilitarismo y delinquieron, sobre la base de que se entendía que eran organizaciones de la ciudadanía, escogidas arbitrariamente por el Estado, armadas con funciones de la Policía y del Ejército para controlar a los ciudadanos, y ocurrió eso.

Entonces, ¿por qué ustedes hoy defienden la misma política?   ¿Ustedes creen que hoy no va a ocurrir?   Pues ese es el fondo del debate, Doctora Presidenta del Senado.    Es que si se repite hoy va a volver a repetirse.    Usted hablaba allá de 3 millones.    No sé como sacó la cifra, de 20.000 a 3 millones, si la política del Gobierno a nivel nacional sigue siendo armar sectores de la ciudadanía arbitrariamente para controlar el resto de la ciudadanía.   Eso es uno de los pilares de la política de seguridad democrática, y falla.   Falla porque se traslada rápida y automáticamente hacia el narcotráfico.   Pasó esa vez, como usted lo sabe, y pasa hoy aunque ustedes no lo quieran reconocer, en una especie de experiencia autista:  negar que hoy territorios nacionales concretos y de superficies concretas del Estado han pasado bajo la seguridad de los mafiosos, precisamente por no rehacer una política en otro sentido, una verdadera política de seguridad democrática que establezca como principio el que el ciudadano sea el soberano en su territorio y goce de todos sus derechos y libertades, y ha hablado usted de procesos, de algunos de los que yo mencioné aquí.    Yo no voy a decir, Señora Presidenta, que en todo ese tipo de procesos el 100% de las cosas que dicen y acusan sea verdad.   No soy ingenuo para [no] saber que es un proceso, pero tampoco caigo en el extremo de decir que todo es mentiras: caigo en la realidad de que no se investigó.

¿Me puede usted afirmar que la firma de Ramón Isaza, que está en esa carta que recibió el gobernador de Antioquia en 1995, y está el sello del Despacho, me va a decir que esa firma es falsa? Está demostrado.   ¿Me puede demostrar que la firma de Ramón Isaza allí es falsa?   Claro, dirá:  "No. Pregúntele a Ramón Isaza hoy."   No, yo quiero saber si la firma es falsa o no, como quiero saber si lo que está diciendo el General Castiblanco, de que no es que Pablo Escobar en el '92 estaba preso y por tanto no se podía reunir con él, o que no, que yo dije que en el '92 el testigo se reunió como….    Ya voy a terminar.    Ya estaba cerrando…pero me refería a ese hecho: que murió Gacha en el '89, cuando el Señor Pablo Escobar salió o se salió de La Catedral a mediados de 1992, y así es como destruye una argumentación construida, sobre la cual lo único que quiero indicar es que todo ese tipo de testimonios, de diferentes procesos en forma de inteligencias, etc., lo que mostraban con saciedad era que esa política de Convivires, es decir, de grupos ciudadanos armados ejerciendo funciones de Policía, derivaron hacia el crimen y al narcotráfico, casi automáticamente…casi.   No se debe repetir esa misma política a nivel nacional, hoy, por éste Gobierno.

Ese es el sentido del debate, y que la conducta del Gobernador Uribe…porque ya me dicen aquí, "usted diciendo que Uribe es paramilitar".   No, estoy diciendo que los indicios muestran que las Convivires usaban y llevaban los paramilitares a las fincas del Presidente Uribe y quizás no se daba cuenta que significa ni más ni menos  que no tenía la guardia alta sobre el problema paramilitar, sino que la tenía abajo porque su obsesión era la guerrilla, y punto, que significa que hoy como gobernador a nivel nacional también tiene la guardia baja sobre el tema del paramilitarismo, porque la guerrilla es su obsesión, y significa que eso es un gran peligro, porque lo mismo que le pasó a los gringos que usted aquí critica como imperialistas --el Partido Conservador hablando de imperialismo…¡qué más podré yo oír!--, lo mismo que les pasó a los gringos para atacar a los comunistas en Afganistán --entrenaron a [Osama] Bin Laden y Bin Laden les tumbó las Torres [Gemelas, o sea, el World Trade Center en la ciudad de Nueva York]--,…es lo mismo pero peor lo que pasó en Colombia: vinieron a ayudar a los que mataban comunistas y los que mataban comunistas le meten cocaína por toneladas  a la sociedad de los Estados Unidos con un efecto destructivo que es peor que el derrumbe de las Torres porque es permanente, diario, y lleva años, así que, Ministro del Interior, demuéstreme que el Presidente Uribe no firmó la autorización de Convivires con comandantes paramilitares en Colombia.   Demuéstreme eso.

Recobra el uso de la palabra el honorable Senador Jorge Enrique Robledo Castillo:

Muy brevemente también, Señora Presidenta: es una réplica al señor ministro.  Yo francamente le digo esto, Doctor Holguín: usted es un veterano de la política aquí, de muchas luchas.   Yo no creo que quede bien, que sea sensato, que usted saque una tesis tan deleznable, como que me critique a mí o la gente del Polo porque vamos a Estados Unidos a defender nuestros puntos de vista.   Realmente es un poco cómico, porque si yo hubiera ido a Estados Unidos con un discurso distinto que el que tengo aquí, crucifíqueme, pero no: yo fui a Estados Unidos exactamente a lo mismo que digo aquí.   Tengo testigos de sobra, estando incluso escritas las cosas que dijimos, entonces, ¿en qué consiste la inconsistencia? Aquí digo "a", y allá digo "a", aquí digo "blanco" y allá digo "blanco", entonces, ¿cuál es la inconsistencia?   Ninguna.    Ahora, ¿por qué voy allá?   Entonces usted de pronto será que supone que yo soy ingenuo y que no sé que es Estados Unidos.   No, Doctor Holguín, yo sé muy bien que es Estados Unidos, y le cuento esto porque usted se hace el loco.   Yo no creo que usted lo pueda ignorar.   No creo que pueda ignorar tantas cosas.

Es cierto que Estados Unidos es el principal imperio de la historia de la humanidad, que la Casa Blanca lo que ha instituido es un régimen atrabiliario ["atrabiliario" significa "melancólico" y es otra de las varias palabras que a los colombianos les encanta usar todos los días y en todo momento sin conocer su significado, como, por ejemplo, "falencia", "propender", "conllevar", "truculento", "apersonarse" y "trasegar"], imperialista, profundamente retardatario, que maltrata a los pueblos del mundo.   Eso es verdad, pero también es verdad que en Estados Unidos, como en Colombia, hay sectores democráticos muy amplios de la sociedad, que participan en la lucha política, que están representados en el Congreso, profesores universitarios, estudiantes, dirigentes sindicales, amas de casas, gente del común, como aquí.   Aquí todo el mundo no es de su concepción política, en Colombia.  Bueno, allá todo el mundo no es de la concepción política del Señor George Bush.

Entonces yo estuve hablando con esos, con todos esos, explicándoles por que le hacía daño a Colombia el TLC y por que no era bueno, si se querían [debe ser "quería"] buenas relaciones entre los dos pueblos, entre el pueblo de Estados Unidos y el pueblo de Colombia, ese tipo de relaciones imperialistas, como es la del Tratado de Libre Comercio.   Eso fue lo que estuve haciendo, pero además le digo más.  Si usted lo sabe probablemente eso le moleste particularmente: estuvimos reunidos con el propio Tomás Shannon, Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, el segundo a bordo de Condolezza Rice, y, ¿sabe qué le dijimos?   Pues lo mismo que le dijimos a los demás: que esas relaciones eran unas relaciones negativas, que no eran buenas para Colombia.   Nos preguntó, incluso: "Bueno, pero, ¿ustedes qué quisieran?"   Yo dije:  "Hombre, nosotros quisiéramos para Colombia las posibilidades de desarrollarnos, las mismas que tuvo Estados Unidos para desarrollarse."    …y le cité al presidente de Estados Unidos, al Señor Ulysses Grant, que explicó como eso del libre comercio, cuando a él le tocó hace 100 años, era un desastre para Estados Unidos, así los ingleses lo propusieran.   Eso fue lo que dijimos.   Estuvimos haciendo exactamente lo mismo que hacemos aquí, entonces lo que dijimos, estuvimos haciendo, fue exactamente lo mismo que hacemos aquí.

Entonces, ¿cuál es la queja?  ¿Cuál es el reclamo?  Ninguno.  Usted no puede hacer reclamos sobre eso.   Por eso es por lo que queda mal, porque cuando el Presidente Uribe tira eso por ahí en un auditorio, donde nadie puede responderle, pues quedará como un genio, pero aquí, donde sí podemos hablar, quedan definitivamente mal.   Yo fui a Estados Unidos a cumplir con mi deber de ciudadano y de patriota, y a decirle, por último, al Señor Shannon, y también se lo dijimos, que el día que el Polo Democrático Alternativo sea gobierno en Colombia, y vamos a ser gobierno, vamos a tener relaciones con Estados Unidos, pero que cuenten, Señora Presidenta y señor ministro, con que las relaciones que el Polo va a tener con Estados Unidos no son las de arrodillamiento que tiene el Gobierno que usted representa en éste recinto, señor ministro.   Muchas gracias.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Rubén Darío Quintero Villada, como vocero del Partido Cambio Radical.  [Es otro ejemplo de la costumbre universal de dar a los partidos políticos nombres que disimulan su naturaleza, para despistar a los ingenuos, como es el caso del PRI mejicano y del Partido Popular chapetón, que es el de los franquistas fascistas.  Cambio Radical es una facción del muy conservador Partido Liberal.]

Palabras del Honorable Senador Rubén Darío Quintero Villada

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Rubén Darío Quintero Villada:

Muchas gracias, Señora Presidenta.   Muy rápidamente, porque ya la hora, lógicamente, nos apremia a todos: en primer lugar, en nombre del Partido Cambio Radical, éste debate de la parapolítica hace…se ha venido desbordando y no es un debate de tipo político sino que se ha convertido en un debate de carácter judicial.  Por ello el Partido Cambio Radical, desde el año pasado, en pronunciamientos a la opinión pública, habló de que en éste tema de este debate respeta simplemente la judicial-… judicialización del mismo y va a apoyar y a respetar la acción de los órganos jurisdiccionales: la Fiscalía, la Corte Suprema de Justicia y demás instancias judiciales.  Por eso, entonces, simplemente lo que hacemos en éste proceso, el Partido Cambio Radical, es decir que respetamos la justicia, que el debate de la parapolítica ya no es un debate político, que se ha venido judicializándolo, y lógicamente que en eso acataremos las decisiones de esos órganos de carácter jurisdiccional.

En segundo lugar, Señora Presidenta, simplemente yo hice parte de la gobernación del Presidente Álvaro Uribe Vélez.   Fui su secretario privado, después de haber sido alcalde de mi pueblo Rionegro, militado en el galanismo [facción del Partido Liberal relacionada con el jefe político asesinado Luis Carlos Galán] y desde el año '90 he trabajado al lado del Presidente Álvaro Uribe Vélez.

Seguramente que como ahora se planteaban las políticas públicas que ha implementado el Presidente Álvaro Uribe Vélez, seguramente también haya tenido errores y personas que no hayan interpretado el pensamiento y la filosofía del presidente, pero quienes como nosotros lo conocemos desde aquella época. los años 90, además que conocemos su forma de actuar, sabemos que el Presidente Álvaro Uribe Vélez es un hombre de decisiones seguramente muy controvertida la gran mayoría de ellas, pero indiscutiblemente un hombre completamente transparente.   Yo veo que al país no le puede quedar la menor duda de la transparencia [de la] que ahora hablaban los ministros, precisamente, del Presidente Álvaro Uribe Vélez, y por eso, por ejemplo, yo recuerdo que tal vez una de las ejecutorias grandes del presidente fue el tema de la seguridad, y lógicamente la instrumentación de esos mecanismos como las Convivir, que ya se hablado de su parte legal y en ese proceso.  

Yo recuerdo que el Presidente Uribe, como lo decía ahora el Ministro del Interior, estableció las reuniones de seguridad.   Esas reuniones diarias de seguridad, como su nombre lo indica --REDIS, así se denominaban--, se celebraban todos los días de la semana --si mal no recuerdo, 7:00, 7:00 y media de la mañana--, y esas reuniones que eran públicas y fundamentalmente masivas y democráticas en su participación, porque no solamente asistían los órganos judiciales, la Policía, el Comandante de la Cuarta Brigada, sino fundamentalmente los órganos de control.  Allá asistían precisamente esos órganos de control y por eso yo sigo pensando que el Presidente Uribe, además, en éste Gobierno, viene implementando una política de seguridad democrática, la cual el Partido Radical, lógicamente, respalda completamente, y cree que el Presidente Uribe ha obrado al [?] país de manera honesta, transparente en todos sus actos de gobierno, antes en la Gobernación de Antioquia, y lógicamente, ahora como presidente de todos los colombianos.

Finalmente quería decirle, Señora Presidenta, y al Congreso, que en torno a la propuesta que ha hecho el Senador Petro y que han venido recogiendo también otras bancadas para hablar del tema de la reconciliación nacional, el Acuerdo Nacional, el Partido Cambio Radical está de acuerdo en ese proceso y en esas instancias, y tal vez en las mismas consideraciones y con la amplitud que la Senadora Gina Parody, y Adriana Gutiérrez, lo contemplaban ahora, un Acuerdo Nacional por la verdad y por todas las verdades.  Creo que debe ser un ensayo que debemos practicar, no solamente el Congreso, sino también de la mano del Ejecutivo y ahora el Presidente de la República y el Ministro del Interior.   ¡Qué bueno que el Gobierno fuera tomando posiciones sobre la propuesta que hoy lanzó el Senador Petro y que de cierta manera he visto que han venido recogiendo todas las otras bancadas!

Finalmente, Señora Presidenta, simplemente quiero dejar una constancia.   El 1º de abril, el día…el Domingo de Ramos el periódico El Espectador sacó una publicación en la primera y segunda página haciendo referencia a un testigo que me vincula a mí en eso, el testigo y esa publicación de El Espectador que luego han reproducido todos los medios de comunicación de carácter nacional e inclusive internacional.   Yo quiero dejar la siguiente constancia, simplemente haciéndole una lectura a la constancia de los temas que el testigo y El Espectador citaron en esas columnas de primera y segunda página de ese domingo 1º de abril.   Quiero leerla textualmente, la aclaración que le solicité no pertinente [?] al periódico El Espectador para que quede como constancia:

Digo, abro comillas: "Este testigo no existe o no puede existir o es falso porque los hechos supuestamente aportados nunca existieron.  No conocía al Alemán.   Nunca sellé un pacto con él.  Nunca existieron, ni directamente, ni por vía telefónica, ni por intermedio de ninguna persona, ni ninguna otra vía, esos contactos.   Nunca celebré ninguna alianza para las elecciones de marzo de 2002 con ningún grupo al margen de la ley, ni con el Alemán.   Nunca me solicitaron, ni menos exigieron en Urabá, el segundo renglón.  Siempre conté con el Doctor Humberto Builes Correa.   Nunca se acordó reposición de votos en Urabá.   Elbo Enríquez Escobar no estuvo en la UTL ["unidad de trabajo legislativo", un grupo de asesores que cada congresista contrata] mía.   En el 2002…" --perdón, en el 2006--,   "…Rubén Darío Quintero no logró la mayor votación en Urabá. Fui el sexto de los senadores antioqueños en las elecciones pasadas en esta región.  Espero entiendan mi posición, cuando tengo la completa seguridad de que los hechos del testigo son completamente falsos y nunca nadie podrá comprobarlos porque no existieron.  Rubén Darío Quintero Villada."   Muchas gracias, Señora Presidenta.

CONSTANCIA ACLARACION -  APARTES: CARTA AL PERIODICO EL ESPECTADOR

(2 DE ABRIL 2007)

Ese testigo no existe o no puede existir o es falso porque los hechos supuestamente aportados nunca existieron.

No conocía a El Alemán.  Nunca sellé un pacto con él.  Nunca existieron, ni directamente, ni por vía telefónica, ni por intermedio de ninguna persona, ni ninguna otra vía, esos contactos.

Nunca celebré ninguna alianza para las elecciones de marzo de 2002 con ningún grupo al margen de la ley, ni con el El Alemán.  Nunca me solicitaron, ni menos exigieron, en Urabá el segundo renglón.  Siempre conté con el Doctor Humberto Builes Correa.  Nunca se acordó reposición de votos en Urabá. Elbo Enrique Escobar no estuvo en la UTL mía.  En el 2006 Rubén Darío Quintero no logró la mayor votación en Urabá.  Fui el sexto de los senadores antioqueños en las elecciones pasadas en esta Región.

Espero entiendan mi posición, cuando tengo la completa seguridad de que los hechos del testigo son completamente falsos, y nunca nadie podrá comprobarlos porque no existieron.

Rubén Darío Quintero Villada

17. IV. 2007


La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Jesús Enrique Piñacué Achicué, como vocero del Movimiento Alianza Social Indígena.

Palabras del Honorable Senador Jesús Enrique Piñacué Achicué

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Jesús Enrique Piñacué Achicué:

Gracias, Señora Presidenta.   Ministros y colegas en esta sesión: esta discusión no sé hasta donde nos permita reconstruir posibilidades de bienestar.   Sin embargo, pues estamos en la tarea de participar y tratar de orientar la opinión en la dirección que más convenga, para la sociedad en general, de manera que en primer lugar debo reconocer, o destacar…la idea está en que no se trata [en] éste debate, en sus propósitos, [de] conseguir el malestar de los antioqueños, pero sí se trata en reconocer que esta es una sociedad en la que poco a poco, ha ido infectándose por situaciones que es tiempo de corregir.   No creo que desde éste escenario…porque yo estoy convencido en que no hay uno que no pueda sentir la incomodidad de estar denunciando la existencia de la viga en el ojo ajeno.   

En segundo lugar vale la pena subrayar con énfasis la decisión histórica y heroica del M- 19, porque padecimos el rigor de la guerra y de la violencia cuando éste grupo intervino y actuó en nuestros territorios.   Infortunadamente después de ese proceso de desmovilización, después de ese proceso de intentos de reconciliación, no hay muchas señales que permitan, a los grupos guerrilleros existentes, una posibilidad de confianza en un proceso de paz.   Se advirtió de la existencia de una Constitución, que podría ser el instrumento para la paz.    Sin embargo hoy esa Constitución ya no es el reflejo de ese acuerdo político de 1991.  

 En tercer lugar debo advertir la conveniencia de recordar como en esta sociedad humana la muerte del otro, la violencia contra el otro, es un recurso cotidiano.     En un escenario enlodado de sangre, si se hace un esfuerzo por normas con un rigor sustancial el hombre protesta buscando posibilidades de libertad, y si no la consigue hay una autoflagelación permanente.   Por esto la idea de la resistencia civil se constituye en una oportunidad de esperanza para este país.   Sin embargo la fórmula que ganó fue la de acabar la guerrilla al costo que sea, y de nuevo en éste período se intenta conseguir esa oportunidad.  Sin embargo, lejos, presumo, estamos de esa posibilidad, porque parodiando la idea de quienes creen que esta es una cultura mafiosa o es una cultura de rateros, nosotros hemos acuñado el término de la "cultura de los atajos".    Esa pretensión tiene un fundamento rápido en éste documento de investigación que quiero resaltar corriendo. 1962: un equipo del Centro de Guerra Especial, Fort Brat [posiblemente Fort Bragg], California del Norte, Estados Unidos.  Su Director de Investigaciones, el General Jar Borroc [?], redactó un suplemento secreto al informe de visita.   Comillas:  "Debe crearse ahora mismo un equipo en el país acordado para seleccionar el personal civil y militar con miras a un entrenamiento clandestino…" --lo están diciendo en 1962--, "…en operaciones de represión, por si se necesitare después.   Esto debe hacerse con miras a desarrollar una estructura cívico-militar que explote [?] en la eventualidad en el que el sistema de seguridad interna de Colombia se deteriore."

El paramilitarismo viene agenciado hace mucho rato, varios años después, el Decreto 3398, por el cual se organiza la defensa nacional en su artículo 25:  "Todos los colombianos, hombres y mujeres, no comprometidos en el llamamiento al servicio obligatorio, deberán ser utilizados por el Gobierno en actividades y trabajos con los cuales contribuyan al reestablecimiento de la normalidad.  Ya saltándome varios episodios: 1979.   El Manual de Instrucciones Generales Para las Operaciones Contraguerrilla mantiene la necesidad de organizar grupos de autodefensa.  Ordena una serie de medidas que garanticen el control riguroso sobre la población, de manera que las Convivir en todo éste escenario tienen un respaldo tremendamente preocupante.  1982-1986, Landazábal Reyes:  "Cualquiera nacional, ya no solamente en armas, sino ideológicamente visto como cercano al enemigo, es un aliado, y por tanto un traidor."   1978- 1982, el General Carlos Camacho Leiva:  "En esta guerra total los indiferentes e indecisos forman parte de las filas del adversario, al que prestan apoyo por el solo hecho de dejarlo prosperar."  …de manera que el paramilitarismo es un problema que obedece a una estrategia del Estado.   Habrá que seguir meditando al respecto.

Llamamos a que por favor se tomen [debe decirse "se tome"] medidas importantes.   Yo a la Viceministra del Interior y de Justicia…porque al tiempo que estos problemas se están dando el Estado mismo se constituye en su mayor contradictor, infortunadamente.   Nosotros los protagonistas de la resistencia civil, así lo parecemos [?].   Los Nukak Makú, desplazados por estrategia militar de las FARC, varios meses ya en el Guaviare, están sin Dios, sin ley, ni gobierno, los guayaberos en medio de una escuela de formación de fuerzas especiales en la que sus cañones apuntan sobre la comunidad.   Alberga no menos de 300 desplazados hace cinco años y no hay vivienda ni agua potable, y al contrario, desidia, malestar y desobediencia a las normas que deberían significar atención para aquellos colombianos que están padeciendo el desastre y el rigor de esta guerra que no se gana…que no se gana, y el caso de los wayúu, eso es un desastre mayor.   Tengo aquí a una de las representantes de ese pueblo, acosándome en la idea de poder intervenir.   Señora Presidenta, le pido que le conceda el minuto que sea necesario.   Yo termino aquí con mi intervención.   Muchas gracias.

La Presidencia concede el uso de la palabra a la Honorable Representante a la Cámara, Orsinia Patricia Polanco Jusayú.

Palabras de la Honorable Representante a la Cámara, Orsinia Patricia Polanco Jusayú

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra la Honorable Representante a la Cámara, Orsinia Patricia Polanco Jusayú:

Primero que todo quiero decir tres cositas.    Los pueblos indígenas de Colombia sí queremos la paz, pero queremos que sea con toda la verdad, mas no una verdad parcializada.    ¿Por qué digo esto?    Es que se habla mucho del paramilitarismo --que se están desmovilizando, o que ya se desmovilizaron--, pero nos damos cuenta, los indígenas que vivimos en las zonas rurales, en las propias comunidades, y sentimos lo que están haciendo los paramilitares "desplazados", entre comillas, con la comunidad indígena wayúu especialmente, actualmente.   No estoy hablando del pasado.   Estoy hablando del presente, de la realidad que se está sucediendo y de lo que está viviendo la comunidad wayúu.   Caso concreto, Poropo, alta Guajira, que siguen atropellando los derechos de los pueblos indígenas.

Segundo: el paramilitarismo en Colombia ha sido el único grupo al margen de la ley que ha violentado los patrones culturales de la comunidad wayúu.   Caso concreto: en masacre de mujeres, niñas y niños.   Especialmente la mujer, en la cultura wayúu, es sagrada y no puede ser sacrificada.   En la historia, hasta hace tres años, hemos vivido éste atropello tan grande en nuestra cultura indígena wayúu, que es milenaria, lo cual ha cambiado un poco la cosmovisión, y eso es producto del desastre que sigue realizando el paramilitarismo en la alta Guajira.   Caso concreto: [en] Portete, media y alta Guajira, y Media Luna, Bahía Honda, siguen operando de manera ilegal.

Por eso es importante que el Gobierno Nacional se apropie de éste asunto y que no vaya a creer que es mentira.   Personalmente yo he hecho denuncias en la Fiscalía y eso está en manos de la Fiscalía, pero hace falta presencia estatal, para que ellos personalmente se den cuenta de que éste grupo sigue operando.   Este mismo grupo, como lo decía el senador, ha sido culpable del desplazamiento forzado humano en Colombia, [de] los wayúu.   Hay 350 indígenas que están en Maracaibo, Venezuela, que no han tenido el apoyo del estatal. 

 Lo otro, lo último que ya le voy a decir, Señora Presidenta, y discúlpeme si me pasé: el caso del combustible.   Para nadie es un secreto de que hay redes paramilitares, con respecto al combustible que se trae de Venezuela a la Guajira, y esos cupos, que son 2.800.000, es para los wayúu y no para que el paramilitarismo entre a participar, y a mí sí me gustaría que en éste caso el Gobierno Nacional también le ponga asunto o atención a lo que está pasando en La Guajira con la comunidad wayúu, que eso está pasando es actualmente.   Eso no es que es una historia.    El caso de la Cooperativa Ayataguacó, que no se sabe cómo estará esa cooperativa que está siendo investigada por la Fiscalía, pero no hay una claridad [con respecto a] quienes participan en esa cooperativa.  Lo único que yo sé, como representante de los pueblos indígenas, es que la gente está atemorizada por los paramilitares en el departamento de la Guajira, especialmente en la comunidad wayúu, y que yo también…yo no puedo hacer nada frente a eso, pero [a] ustedes que son el Estado yo sí les pido ese favor.   Yo estoy de acuerdo acá con Gina, lo que decía, pues que ella ha crecido, pues en medio del miedo, del sufrimiento.  A mí me da miedo que las culturas indígenas en Colombia, especialmente la wayúu, la vaya a desaparecer.  Eso sí es un miedo, y más cuando somos minorías en éste país.   Muchas gracias, Presidenta.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Representante a la Cámara, Luis Fernando Almario Rojas.

Palabras del Honorable Representante a la Cámara, Luis Fernando Almario Rojas

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Representante a la Cámara, Luis Fernando Almario Rojas:

Muchas gracias señora Presidenta.   A ver: el tema de la parapolítica es un tema nacional de los últimos tiempos, cuando se empezó con la parapolítica en la Costa [Atlántica], en Casanare, hoy con éste debate sobre la parapolítica en Antioquia, y yo quiero hacer referencia a una supuesta parapolítica en el departamento del Caquetá, según la revista Cambio en dos artículos que ha publicado, uno en marzo, sobre "La ley de la jungla -- Universidad de la Amazonia", y otro en el mes de abril que dice "Regreso forzoso", donde se habla de algunas acusaciones porque un debate del Senador Petro con el ex Fiscal Luis Camilo Osorio…pero que ahí le cuelga un artículo…ahí que de pronto el Senador Petro ni se dio cuenta, pero hubo allí algo, que se dice, como freno de mano [incoherente], que tiene que ver con posibles vinculaciones de éste representante con supuesto paramilitarismo en el departamento del Caquetá.  Ahí tenemos entonces, según la Revista Cambio, que importantes dirigentes del Polo Democrático, del Partido Conservador y Movimiento de Participación Popular, que represento [pero inicialmente fue conservador], estamos comprometidos con el paramilitarismo.   Nada más falso, y por eso considero muy importante que se tome el tema, no de paramilitarismo, sino de grupos armados ilegales en el departamento del Caquetá.   

¿Por qué [la] revista Cambio publica esto?   Sencillamente porque está siendo manipulada.   Está siendo manipulada por algún integrante de la dirigencia liberal unida, supuestamente del Caquetá, con un propósito que yo lo he denominado "politicoterrorista", en el departamento.   Esa es la fuente que tiene la revista Cambio.   Ese Cambio tiene una fuente desde esa directiva liberal del departamento del Caquetá que está infiltrada por grupos al margen de la ley, y desde allí [está] infiltrada en el diario El Tiempo, en la revista Semana y también en la revista Cambio, y que tiene una estrategia de guerra sucia en el departamento para tomarse la Universidad de la Amazonia, supuestamente por el grupo liberal, pero detrás de ellos vienen grupos armados ilegales, como también pretenden tomarse la política del departamento del Caquetá, como lo ha intentado hace 10 años, cuando en ese tiempo tenía unas mayorías el liberalismo turbayista y fue exterminado.

Hemos logrado avanzar esta década en el departamento con una fuerza mayoritaria y hoy pretenden eliminarnos, con una estrategia primero de denigrar de nuestros nombres, de nuestro movimiento, judicializarnos y luego exterminarnos. Es macabra de verdad.   Por eso, Señora Presidenta, honorables senadores, colombianos, yo quiero hoy denunciar inclusive con nombre propio alguna de estas personas infiltradas en algo que yo llamaría [algo] así como "parapolítica".   Sería como para-narco-política porque allá en el departamento…y uno escucha muchas veces y habla de unión, de insurgencia para-narcos, y todo eso está repercutiendo en la política, y he puesto, en el día de ayer, una denuncia ante la Fiscalía General de la Nación, ante el Señor Fiscal General de la Nación, para que se investigue, no al Partido Liberal, sino a infiltrados dentro del Partido Liberal, y necesitamos ayudar a que se rescate el Partido Liberal en nuestro departamento, como hay que ayudar a que todos los partidos tengan dirigentes y tengan miembros respetuosos de la Constitución y la ley.   Por eso cuando hablamos de parapolítica, yo creo que, señor ministro, honorables senadores, no deberíamos hablar de parapolítica sino de grupos armados ilegales, y de eso tengo una pequeña visión general.   Hay un poder real, un poder real de los grupos armados ilegales en nuestras regiones.   ¿Qué son los grupos armados ilegales?  La insurgencia, las AUC, paramilitarismo, igualmente el narcotráfico.

[Estaba recurriendo a la estrategia de defenderse atacando, con arreglo a la máxima de Napoleón I: "La mejor defensa es el ataque."   Cinco años después, en octubre del 2012, o sea, hace apenas dos meses, fue inhabilitado por la Procuraduría General de la República por 18 años para ocupar cargos públicos.  Decía un comunicado de la Procuraduría: "Desde su posesión en el Congreso de la República y por dos periodos consecutivos ayudó a fomentar y consolidar el grupo paramilitar denominado 'Bloque Central Bolívar' de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, en el Caquetá."  Su colaboración con los paramilicos había comenzado en el año 2000.  Inicialmente tuvo como aliado el grupo de las FARC, que luego organizó varios atentados contra él por haber cambiado de bando, y por eso el 17 de julio la Corporación Arco Iris publicó en su sitio en la Red un informe titulado "Luis Fernando Almario: el gran camaleón".]

   La insurgencia en las AUC surge con una causa política, tiene su esencia política, la insurgencia [de izquierda] el buscar [la] revolución, oponerse a la tradición política y el régimen político que ha gobernado nuestra patria desde mucho tiempo, y la AUC [aparece] como una respuesta a la lucha armada de la insurgencia, de [más bien "con" (es de los de hablar enrevesado)] un componente totalmente político.  Ese es el origen de ambos, pero viene una contaminación con un pegante muy grave que es el narcotráfico.  El narcotráfico contamina la insurgencia.  El narcotráfico contamina las AUC.   Por eso hoy cuando queremos hablar de algún tipo de negociación con la insurgencia o con la AUC, o paramilitarismo, no podemos estar hablando del mismo proceso que hizo el M-19.

El M-19, en el proceso que se hizo, jamás involucró ese pegante delincuencial del narcotráfico.   Por eso se habló de una ley diferente, política, pero hoy hablamos de "justicia y paz", hablamos de la posibilidad de una negociación política, pero igualmente de un sometimiento a la justicia, por ese ingrediente del narcotráfico que tienen estas dos organizaciones, dos organizaciones que no solamente infiltraron y tuvieron influencia entre ellas mismas, sino sobre todas las instituciones, sobre la misma sociedad, sobre la política, sobre la economía, sobre todas las instituciones públicas y privadas, y de fondo se creó como un coctel terrorífico, y tenían secuestrado al país.   Ya aquí no se podía ir por ningún lado porque uno u otro comenzaba a exigirles a los ciudadanos que se vincularan a sus propios intereses.

Por eso en 1998, cuando el Presidente Pastrana da una posibilidad de una salida negociada y política con las FARC, el país elige presidente al Doctor Andrés Pastrana, y se viene ese proceso de 4 años, con una esperanza y una salida negociada, porque a nadie le gusta la guerra.  Desafortunadamente fracasó, y entonces el país como que ve la opción, necesariamente, la mano firme, la mano dura y por eso elige al Presidente Álvaro Uribe, con su política de "seguridad democrática", y lo volvieron a reelegir porque el país se sentía secuestrado y necesitaba de alguna manera ser rescatado de todas estas organizaciones y un control territorial.  Eso lo necesitábamos: volver el Estado nuevamente a posesionarse de cada centímetro del territorio, pero igualmente se necesita que además de ello se reactive la economía, el desarrollo en todas estas regiones.  Ese poder real de los grupos armados ilegales, armados…intimidan, amenazan, boletean, secuestran, extorsionan, hacen desplazamientos y asesinatos al que no se someta a su voluntad.  En segundo lugar lo afecta también en alianzas.  Hay quien de pronto dentro de la misma sociedad, dentro de las mismas instituciones, hace alianzas con ellos y comienza a beneficiarse económicamente o con poder político o con algún tipo de interés, y ahí también dentro de estas organizaciones se toman la sociedad directamente.   Por eso al hacer un juicio de responsabilidades hay que tener en cuenta esta situación, en el caso de la intimidación.

Hay que tener mucho cuidado.   Si alguien paga por un secuestro, ¿se puede decir que es un auxiliador de un grupo al margen de la ley?   Es una víctima si es extorsionado, si es boleteado, si es obligado a asistir a una reunión en un pueblo lejano donde las FARC o [la] Autodefensa, paramilitares, citen a un comerciante, a un ganadero o le exijan, "tiene que pagar y tiene que ir", y eso no significa de que [otro ejemplo de dequeísmo] esa persona pertenezca al grupo armado ilegal.  Precisamente es una víctima o cuando algún magistrado --pasó aquí--, asista a un restaurante y el dueño pertenece a algún grupo armado o al narcotráfico, no puede ser culpabilizado.   Sencillamente es una víctima de algo que está allí influenciando la sociedad.

Por eso hay que tener mucho cuidado.  A veces en una feria, en un acto social, en una foto, uno puede [más bien "a uno pueden"] comprometerlo.  Aquí se ha llamado la atención al Ministro de Hacienda por una foto con un dirigente político.   ¡Cuántas fotos se toma un dirigente político en una campaña, o un comerciante o un ganadero en una feria!  ¡Cómo saber quién está al lado de uno! Entonces allí no podemos estar judicializando a quienes son las víctimas y luego victimarios.   Hay que mirar la realidad regional, no con el lente de Bogotá, o de un escritorio de Bogotá.  Ahora, quienes son auxiliadores, colaboradores o son miembros de éste grupo de armados ilegales, pues sí hay que identificarlos y hay que judicializarlos. 

Por eso me parece importante denunciar ante el país la infiltración en la política caqueteña de grupos armados ilegales, y por eso quiero hacer un recuento y un recorrido histórico muy breve sobre el departamento de Caquetá con relación a la presencia de grupos ilegales.   Las FARC llegó al Caquetá en 1964, prácticamente cuando Tirofijo salió de Marquetalia huyendo hacia El Pato y Guayabero.   Pues llegó al Caguán.  Eso queda en el Caquetá.  Allá llegó Tirofijo en 1964.  Las Autodefensas, paramilitarismo, llegó al Caquetá cuando la "zona de distensión" [creada durante las negociaciones de paz en el gobierno de Andrés Pastrana].   Recordemos que Carlos Castaño manifestó que se oponía y que iba a entrar a la zona de distensión.   Lo dijo públicamente y después dijo que iba a respetar…que no creía en las FARC y que iba a colocar sus hombres alrededor de la zona de distensión, como efectivamente lo hizo.   Ahí llegaron los grupos al Caquetá, Putumayo, Guaviare, sur de Meta, alrededor de la zona de distensión, hoy afortunadamente desmovilizados, porque acuerdo humanitario daño que hicieron en nuestras regiones [incoherente esa última cláusula]. Por eso de verdad esa desmovilización fue muy importante para el Caquetá en éste caso.    Hay algunos reductos que tratan de organizarse nuevamente. Esperamos que esto no suceda. Vienen siendo controlados…medio controlados.   Esperamos que no se vuelva a reactivar, y en el caso de narcotráfico, Caquetá tiene una historia de narcotráfico, pero, cosa curiosa, los capos del narcotráfico no viven en el Caquetá.   Allá se comercializa, allá se compra, allá se trafica, pero los capos no viven en nuestro departamento.  Sin embargo en las últimas campañas, a partir del 2002, 2003, han comenzado como a financiar a ciertos amigos, entre comillas, "políticos", porque hemos visto campañas con algún derroche de dinero, y hablando de las FARC, de 1964 a 1984 las FARC [creadas en 1964, pero fue apenas un cambio de nombre y de ideología, de liberal a comunista, de gente que se organizó inicialmente como reacción al asesinato de Gaitán en 1946] no interfieren en la política caqueteña y las FARC hacen un control territorial y una presencia comunitaria, tratan como de suplantar al Estado y hacen como de juez, ayudan a resolver los pleitos, ayudan a que traiga armonía entre la comunidad, y la comunidad como que a ratos recurre más fácil a las FARC [como lo hizo él para conservar su control de la política regional, y es impresionante oirlo hablar por extenso como si fuera un profesor universitario, ocultando que todo eso lo sabe por estar él involucrado en los hechos, en una manifestación de la duplicidad que caracteriza a la "clase dirigente"] que al mismo Estado, donde un juez [?], y cualquier problema o conflicto se soluciona rápidamente en media hora con una justicia oral y hay una rapidez y una concordia y las FARC como que ayuda y colabora en eso.   No hay mucho enfrentamiento con el Estado.

Sin embargo el Estatuto de Seguridad del Presidente Turbay Ayala, en 1978 a '82, hace que de todas maneras en el Caquetá se refleje un antiturbayismo porque allá estaba el Senador Turbay Turbay, pariente, primo del Presidente Turbay Ayala y toda la situación de seguridad, de estatutos, o seguridad nacional, hace crear sentimientos antiturbayistas en las FARC, en el departamento.

De 1984 a 1994 surge la Unión Patriótica y lógicamente tienen enfrentamiento entre FARC y liberalismo turbayista, y hubo muchos muertos --importantes dirigentes del turbayismo y casi toda la cúpula de Unión Patriótica--, y acrecienta esto lógicamente esa posición antiturbayista de las FARC.   El Partido Conservador no es afectado.  No es la pelea, podemos decirlo así.   Es una pelea más de turbayismo, liberal turbayista, y la insurgencia, pero en 1994 éste representante hace una alianza con el liberalismo turbayista, con el Representante Rodrigo Turbay Cote y con el gobernador de entonces, a quien elegimos en compañía de Jesús González Arias, y somos declarados objetivo militar, y allí el conservatismo comienza entonces también a ser rechazado, como objetivo militar de la insurgencia.

En junio 16 del '95 las FARC deciden secuestrar a los dos representantes, Rodrigo Turbay Cote y Fernando Almario, y efectivamente, es secuestrado el Doctor Rodrigo Turbay el 16 de junio, un viernes del '95.   Nosotros en esa alianza íbamos a reuniones los dos, pero fui ponente, no recuerdo si fue de la Reforma Tributaria o el Plan Nacional de Desarrollo, de entonces y era como el 16 de junio, no se alcanzó a aprobar y se citó a Plenaria el jueves y el viernes, me tocó quedarme.   Eso me salvó, gracias a Dios.  Al año fue asesinado el Gobernador Jesús Angel González Arias.  Al tomar precauciones por esta muerte de mis socios entonces ordenan exterminar a todo el movimiento nuestro.   Por eso en 1997 me tocó tomar la decisión de retirar todos los candidatos.

     [Esto dice sobre ese asunto el susodicho informe de la Corporación Arco Iris: " (…) aunque las alianzas entre los Turbay y Almario eran pan de cada día, hubo un serio distanciamiento por éste tiempo.   En ese contexto las FARC secuestraron a Turbay y el dirigente político murió en cautiverio.   Desde entonces Almario ha sido múltiples veces mencionado ante la justicia como posible cómplice de éste plagio, pero nunca se ha probado su participación en él."]

     Por instrucciones de la Presidencia y de conformidad con el Acto Legislativo número 01 de 2003, la Secretaría anuncia los proyectos que se discutirán y aprobarán en la próxima semana.

Un segundito, Representante: vamos a anunciar los proyectos para que usted pueda seguir.  Los proyectos para la próxima sesión son los siguientes, debidamente publicados en la Gaceta.


INFORME DE CONCILIACION

Proyecto de ley número 129 de 2005 Senado, 285 de 2006 Cámara, por medio de la cual se aprueba el Convenio de Seguridad Social entre la República de Colombia y la República de Chile, suscrito en Santiago, a los 9 días del mes de diciembre del año dos mil tres (2003)

PROYECTOS DE LEY PARA SEGUNDO DEBATE

Proyecto de ley número 77 de 2006 Senado, por la cual se crean incentivos para la permanencia de los educandos en el proceso de formación educativa

Proyecto de ley número 96 de 2006 Senado, por medio de la cual se modifica parcialmente la Ley 683 de 2001

Proyecto de ley número 283 de 2006 Senado, 073 de 2005 Cámara, por la cual la Nación se une a la conmemoración de los 100 años de la creación del municipio de Lourdes, departamento de Norte de Santander y se dictan [debe ser "se dicta"] otras disposiciones

Proyecto de ley número 289 de 2006 Senado, 194 de 2005 Cámara, por la cual se determina la relación laboral de los músicos sinfónicos con el Estado

Proyecto de ley número 282 de 2006 Senado, 075 de 2005 Cámara, por la cual se declara patrimonio cultural de la Nación el Concurso Nacional de Duetos Hermanos Moncada, y se dictan ["dicta"] otras disposiciones

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Representante a la Cámara, Luis Fernando Almario Rojas.

Palabras del Honorable Representante a la Cámara, Luis Fernando Almario Rojas

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Representante a la Cámara, Luis Fernando Almario Rojas:

Gracias, Señora Presidenta.  Sé que es muy corto el tiempo por terminar la sesión [frase absurda], pero allí, ¿qué surge en 1995?   Un proyecto político de las FARC, que es el Movimiento Bolivariano Clandestino. A mí me retuvieron tres horas, por [parte d]el Frente Tercero de las FARC.   Afortunadamente la comunidad reaccionó y me liberaron, pero de ahí determinaron la muerte de Rodrigo Turbay, igualmente en el caso del Gobernador González Arias.   Por…ante el secuestro y muerte de Rodrigo Turbay, Inés de Turbay, Cote de Turbay, denuncia que ha sido infiltrado el liberalismo turbayista, o sea, las cabezas del liberalismo y conservatismo no aceptamos que fuéramos requeridos por las FARC, pero parece que algunos dirigentes sí lo hicieron y Doña Inés de Turbay denuncia traición dentro de su mismo movimiento.    Por eso fueron detenidos algunos dirigentes liberados por falta de pruebas.   No eran todos los que estaban y no estaban todos los que eran, por lo tanto, como decía Doña Inés, la hiena continúa suelta.

En el año 2000, en San Vicente del Caguán, se lanzó el Movimiento Bolivariano, e interviene en el 2000 apoyando [a] un candidato.   "Eso sería bueno", lo manifestaban los campesinos.   Se apoyó al electo gobernador del Caquetá, Paulino Muñoz, que estuvo detenido, y acusado por Doña Inés, no se pudo comprobar nada, pero los campesinos manifestaban que las FARC los invitaban a votar por Paulino Muñoz Parra, y el 29 de diciembre asesinan a Diego Turbay Cote, a Doña Inés de Turbay e igualmente a sus acompañantes.  Un informe de inteligencia manifestaba igualmente que sería asesinado éste representante [siempre que dice así, "éste representante", se refiere a él mismo] y dos periodistas de la Voz de la Selva, de la familia Turbay, como efectivamente fueron asesinados también, antes de la muerte de Diego Turbay, Guillermo León Agudelo el Kit [?], 3…el 30 de noviembre del 2000, y Alfredo Báez el 13 de diciembre.  Tuve más precauciones.   Sin embargo me salvo milagrosamente de un ataque salvaje, que todo el país conoce, en Florencia, mi residencia.   Al actual gobernador también lo atacaron en el 2002.   Se salvó milagrosamente de un tiro en la cabeza.  [Uno se pregunta: ¿en qué otro parlamento del mundo se está escuchando relatos como estos?]

Del 2002 al 2006 las FARC no interviene en la política.   [Ha estado combinando así un sujeto plural con un verbo en el singular, al mencionar a las FARC, y he estado corrigiendo eso, pero de ahora en adelante no lo seguiré haciendo.]  Sin embargo apoya a algunos dirigentes, y en especial las FARC apoyó en ese período al actual alcalde de Puerto Rico, Caquetá, a Jorge Calderón Perdomo J.   El actual alcalde de Puerto Rico, Caquetá, es de las FARC y denuncio a éste alcalde de las FARC infiltrado en el Partido Liberal colombiano, y no solamente lo acuso: que se investigue su participación en la muerte de los concejales y la masacre en mayo de 2005.   Recordarán ustedes, y el país, cuando se masacraron ["masacró"] los concejales, y los masacró las FARC, con el Comandante Iván [luego el transcriptor escribe "Diván"], con quien mantiene relaciones el actual alcalde, tendrá participación o no en el asesinato de los concejales.   Es lo que se puede deducir. Ahora, ¿por qué mataron a los concejales, especialmente la Comisión de Presupuesto?  Para quitarle el control al presupuesto, para poder cumplir el actual alcalde con éste movimiento y entregarle parte del presupuesto del municipio de Puerto Rico, Caquetá.   Cuando mataron [a] los concejales yo en la Plenaria dejé una constancia donde le pedía al Gobierno que investigara --a la Fiscalía--, las relaciones políticas, amores políticos.   Pues, ¡qué sorpresa!   El señor alcalde de Puerto Rico me denuncia ante la Fiscalía por pedir que investigara, y él públicamente en los medios de comunicación dice que para que se investiga, que para que seguridad, mientras los concejales sobre- vivientes claman por más seguridad,

La Fiscalía viene investigando al alcalde y yo le pido al Fiscal General de la Nación que le diga al país que han encontrado, porque hace un mes hicieron allanamientos en Puerto Rico y afortunadamente no fueron a revisar papeles sino que fueron a la zonas con el Ejército, y obras pagadas con el presupuesto no existen.   Simplemente, el presupuesto ha sido birlado.   Allí está la prueba por que se mataron ["mató"] a los concejales, por que asesinaron a los concejales.   Igualmente sucedió en el municipio de Milán: unos años atrás se mataron ["mató a"] los concejales y al terminar el mandato del alcalde de entonces desaparecieron $1.500 millones de ese municipio, de la salud.   Hay las correspondientes denuncias.   Ojalá el Fiscal nos diga que pasó con esos $1.500 millones, a donde fueron a parar, y voy a presentar rápidamente algunas pruebas de lo que estoy diciendo. 

 El día que fue electo el alcalde de Puerto Rico, J. Calderón, las FARC celebró disparando los fusiles desde las montañas, y lo sabe todo el municipio de Puerto Rico.   Lo escucharon todos los habitantes.   El Ejército grabó conversaciones radiales de los diferentes grupos guerrilleros donde celebraban y decían: "Ganó nuestro amigo J."    Ahora se me ha hecho llegar una carta del Comandante Diván, que encabezó la muerte de los concejales, de una persona que mandaba una carta, sacó fotocopias y me la envió.   Diván, el comandante que asesinó a los concejales…una carta al alcalde: "Montañas de Colombia.  Amigo J.  En su finca.  Apreciado camarita, desde estas cordilleras del Alto Londres le deseamos suerte en su alcaldía, esperando que resista la arremetida del fascista Presidente Uribe Balas, jefe de los paramilitares, como usted bien lo sabe.   No olvide que nos persiguen, pero no se preocupe que nuestra columna móvil guerrillera Teofilo Forero de las FARC estamos con usted para defenderlo y apoyarlo como lo hicimos desde antes y después de las elecciones.   Envían unos documentos para que saque fotocopias, que nos deje una finca, allá donde hablamos con sus hermanos los abogados Alirio y Einer.   Saludos a ellos.   Sígale cobrando la plata a los contratistas para que nos cumpla y no demore tanto y cuídese de los celulares, que los tiene chuzados [o sea, interceptados].   Saludos de mi camarada Fabián Ramírez.  Comandante Iván [el transcriptor regresa a éste otro nombre] Muelas.   No olvide romper o quemar esta carta.    No se le olvide…se me olvidaba decirle que no sea boleta con las peleas que le da el H. Presidente [?] de Fernando Almario, porque se nos arisquea y no vuelve por acá.   Déjelo sano y quieto para ver si lo podemos pelar al HP.   Déjelo sano y quieto que tan pronto nos dé papaya le damos como lo acordamos."

La comunidad comienza a enviar oficios y envía al Presidente de la República dos oficios hablando de las relaciones con las FARC, igualmente el compromiso del presupuesto y el compromiso de los dos hermanos abogados, para que defiendan a los acusados y detenidos por la Fuerza Pública.   Esto hace que se investiguen, comienza a investigarse y tengo un informe de la Policía, un desmovilizado Luis Eduardo Collazos, que expresó amplio conocimiento de todos los integrantes de la red de apoyo y me dice que el Frente 14 de las FARC, con alta injerencia en el municipio de Cartagena del Chairá y en el Caguán y da unos nombres, entre ellos Alirio Calderón, el abogado hermano de J. Calderón.   También la Policía de Inteligencia detecta que el Señor Joaquín Tapias Aley, integrante del Frente 14, manifiesta que la detención de Oscar Castrillón Olarte, alias Cascarita, del Frente 14…manifiesta que lo va a defender el abogado Alirio Calderón por $30 millones pagados por las FARC, y manifiesta que Alirio Calderón es un enlace y un contacto de las FARC y es el abogado del Frente 14 de las FARC, el que fue alcalde de Puerto Rico anteriormente.   En estos momentos la Fiscalía puede mirar y detectar fácilmente los casos en los cuales los abogados Calderón son defensores o abogados de personas vinculadas con la insurgencia.   Igualmente ya comienzan algunas personas a mandar denuncias ante la Controlaría y ante la Fiscalía y estamos en espera de resultados, como lo dije hace un momento, sobre obras de papel, contratos de papel que no se han hecho, y aquí tengo una persona que me ha enviado esta carta con huella digital donde manifiesta que firma y se presenta y se le dan garantías, donde dice que da fe de que Alirio Calderón y J. Calderón, alcalde, son miembros de las FARC.  Alirio Calderón es el abogado de las FARC en la región donde está el Comandante Hermides Micho, y Diván, que opera en esa región, que manipula la junta de acción comunal para inscribir a los guerrilleros en la junta de acción comunal como campesinos, y que Alirio Calderón recibe los pagos directamente de las FARC para defenderlos cuando son acusados o detenidos, el Alcalde J. Calderón, invitado especial a reuniones igualmente, rápidamente en esas reuniones informa sobre proyectos, contratos y cuanto le corresponde a las FARC.

Estoy dispuesto a ratificar lo escrito solicitando protección para mi y mi familia.   Hay más testigos, Señor Fiscal, que pueden dar fe de todo esto, pero aquí lo que llama la atención hoy es que hace un mes se detectó el plan de guerra de las FARC para los próximos cuatro años y se vuelve a reactivar el Movimiento Bolivariano, que la estrategia es infiltrar a los partidos políticos.   Ahí está el alcalde de Puerto Rico, como alcalde del Partido Liberal.   Eso se llama Movimiento Bolivariano Clandestino, pero igualmente Alirio Calderón, éste abogado de las FARC y que está infiltrado en las directivas del Partido Liberal del Caquetá y aspira a la gobernación del departamento…pero también aparece en los medios de comunicación.   Es columnista de El Tiempo, del diario El Tiempo, columnista…como también columnista de la Revista Semana y también referenciado en la revista Semana y ahí todos estos artículos que salen en el departamento contra quienes no estamos con sus propósitos.   Igualmente me sorprende encontrar en la revista Cambio que el Señor Alirio Calderón es consultado por el Ministro de Defensa.  Ahí aparece en un artículo de la revista Cambio con relación, esté la leche derramada [?], pero lo que llama la atención también es que cuando la zona de distensión el asesor principal de Víctor G. Ricardo nos sorprendió a los caqueteños: señor ministro, era Alirio Calderón, el abogado de las FARC, o sea que quien acompañaba al Comisionado de Paz, el que negociaba con las FARC, el que estaba asesorando al lado pertenecía al mismo movimiento. ¿Qué confidencia podía tener el Gobierno en esas negociaciones?    …pero también las directivas, en las directivas liberales del Caquetá, ahí también está el cuñado de Alirio Calderón, Roberto Carvajal, también cuñado de los Calderón Perdomo, casado con Amparo Calderón Perdomo, que es la Subsecretaria de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes.   Roberto Carvajal fue candidato a la Cámara de Representantes el año pasado por el Partido Liberal, ahora lo es su cuñado Alirio Calderón, el abogado de las FARC, el columnista de El Tiempo, de Semana y de Cambio, el asesor de Víctor G. Ricardo.

Desde la desaparición de la familia Turbay ellos han tomado la parte oficial por lo menos del directorio liberal turbayista, pero aquí hay algo que me hace pensar, al ver todas estas cosas: cuando Diego Turbay, Inés de Turbay, fueron masacrados el 29 de diciembre del 2000 iban a la posesión del Alcalde Lisardo Rojas Chirriqui, cuñado de los Calderón, pero al poco tiempo las FARC comenzaron a matar a los taxistas que se dieron cuenta, fueron testigos de esta masacre, que llegaron al sitio de la carretera donde las FARC atentó contra Diego, Doña Inés y el acompañante.   Los cazaron hasta aquí en Bogotá.   A algunos taxistas los mataron, pero lo que sorprende es que a los seis meses también matan al alcalde. A José Lisardo Chirriqui lo matan.   ¿Por qué lo mataron?    Sabía algo sobre la muerte de Diego, Doña Inés y demás acompañantes.  ¿Por qué sus cuñados, siendo que las FARC mató al Alcalde José Lisardo, siguen trabajando como abogados de las FARC, y por qué J siguió vinculado con las FARC y lo apoyaron para ser el alcalde de Puerto Rico?  

También es miembro de las directivas liberales del Caquetá Germán Medina Triviño, aspira a la alcaldía de Florencia por el Partido Liberal y nos sorprende porque es el segundo renglón de la Cámara del Partido de la U, pero bueno, uno tiene derecho a cambiar de partido, pero yo no quiero criticar a Medina porque tenga un hermano guerrillero, pero [es] un jefe guerrillero, y el que coordinaba todos los atentados contra la clase política en el Caquetá, Lucas Medina Triviño, que está detenido hoy en la Fiscalía porque ayudó al atentado de Jaime Lozada Perdomo, ex gobernador del Huila.   Está bien, yo no tengo la culpa de lo que haga un hermano, pero es que en el 2002, en diciembre de 2002, Lucas Medina Triviño me contactó.   Yo no lo conocía y me dijo: "No, yo soy hermano de Germán Medina Triviño y vengo de parte de las FARC a que hagamos una negociación política, para que apoye a Germán Medina a la alcaldía de Florencia, y nosotros los apoyamos a ustedes a la gobernación.   Como lo rechacé intentó hacerme un atentado.   Voy a terminar en 5 minuticos.  Ya vamos a acabar: 3 minutos.   Yo puse la demanda a la Fiscalía, por eso sería bueno que se investigara.  Igualmente allí colocamos la relación de seis meses de comunicación entre los dos hermanos, entonces algo…no sé, pero es importante que se investigue. Allí también está Alvaro Pacheco Alvarez en esa directiva liberal unida, que acaba de ser responsabilizado por un contrato sobrevalorado, encontrado fiscalmente por la Contraloría. por $98 millones, y fue candidato el año pasado por NMPU en el Caquetá a la Cámara y hubo bastante derroche de dineros.  Lo saben los caqueteños.   Así lo dice también Edgar Artunduaga en su libro.

Por eso yo quiero manifestar aquí que es importante que se sepa la verdad, que revisemos todas estas situaciones y no hablemos solamente de parapolíticos, sino de grupos armados ilegales, porque tenemos que buscar, rescatar nuevamente la institucionalidad y así lo estamos haciendo en el departamento.   Por eso quería aprovechar, Senador Petro, esta oportunidad, y usted manifestaba que quiere ir al Caquetá, no solamente usted sino todos los partidos, para que busquemos que no haya nueva masacre en el Caquetá cuando se hace política de mano de grupos armados ilegales, que no suceda más esto en Colombia.  Por eso yo quiero, Señor Ministro del Interior, pedir más protección, seguimiento total en el departamento, porque sé que toda estas declaraciones traen sus consecuencias, pero me toca hacerlo porque hay un plan macabro en el departamento y no quiero que suceda en esta década lo que le pasó a la familia Turbay en el pasado.   Por eso me parece muy importante que seamos muy consecuentes, Senador Petro, y hagamos y busquemos un entendimiento para darle una salida a esto, a las víctimas, a quienes de pronto han sido obligados a actuar dentro de estos parámetros, pero igualmente, quienes se infiltran o contribuyen a que no haya esta paz anhelada. pues también sean investigados y tengan sus consecuencias.

Así me tocó, muy rápido, hacer mi intervención, pero esperamos poder en éste…y si continúa éste debate invito, Presidenta --ojalá que en el Caquetá evitemos, y en el resto del país en muchas regiones--, para que hagamos la conciliación, y se hace precisamente con la verdad, identificando a quien no quiere que se logre que grupos se desmovilicen, o que igualmente desaparezcan, porque estas situaciones no las pueden seguir viviendo los colombianos secuestrados, como estábamos en el pasado, y tenemos que luchar todos por la paz y por la verdad. [Es otra oración incoherente, sin que en ningún caso se pueda saber si la culpa es del orador o del transcriptor, o de ambos a la vez.]  Muchas gracias, Señora Presidenta.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Luis Fernando Duque García.

Palabras del Honorable Senador Luis Fernando Duque García

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Luis Fernando Duque García:

Yo voy a tener una consideración de responsabilidad, no solamente con mis colegas senadores, porque ya son ocho horas de debate, y también con los televidentes, que seguramente a esta hora no en gran número, pero sí aquellos que creyeron encontrar en éste debate una circunstancia de catástrofe para el departamento de Antioquia.  Todavía deben estar pernoctando.   Estamos amaneciendo en un nuevo día y desafortunadamente de lo que fue un debate promocionado, de lo que fue un debate lleno de expectativas, de páginas de periódicos de grandes entrevistas, terminó de manera muy lánguida.  [Este orador intenta hacer creer ahora que no se dijo nada importante.  No tiene nada de lánguida la intervención anterior, la de Almario, repleta de cosas sórdidas que dan para una novela macabra, sino que más bien es otro momento culminante del debate (y lo mismo se puede decir de las denuncias de Petro).  Pasaría uno meses investigando en que terminaron, y no voy a ponerme a hacer eso.  Consideré como un deber iniciar el blogo dejando constancia de lo que está pasando en el País del Demonio, esperando que sirva para que el derecho internacional haga algo, en vez de limitarse a acosar a los Uribes africanos, pero pronto habrá que pasar, con mucho alivio, a temas más gratos.]

Nos pusieron hace ocho días a la expectativa los antioqueños que el Senador Petro aquí iba a entregar una lista de 2.000 antioqueños sindicados de paramilitares.   Nos anunciaron que, por el otro lado, un importante asesor de Palacio decía que no eran 2.000 sino 800, y al final ni lo uno ni lo otro, y al final tampoco la gran expectativa del famoso debate paramilitar de Antioquia, pero no sería justo tampoco que en éste amanecer yo tratara de minimizar el trabajo que el Senador Petro ha hecho en la noche de hoy para tratar de demostrar una verdad que en muchas ocasiones se oscurece por las verdades a medias, por las imprecisiones o por las calumnias o difamaciones, que bajo la irresponsabilidad judicial que nos brinda a nosotros el artículo 185 de la Constitución se hace, y voy a plantear la necesidad, indudablemente como parte de esta conclusión, de que se conozca la verdad al detalle y la verdad sin temores, venga de donde venga y responsabilice al que responsabilice, pero la verdad hay que presentarla de manera transparente, sin argucias, respetando todo el marco jurídico para que esa verdad sea transparente y contundente y no se cuerda [?], no se convierta a veces en mentirillas o imprecisiones que deslucen y le quitan credibilidad a quien está pretendiendo demostrar una verdad que los colombianos ansiamos conocer de una vez por todas, y sobre todo quiero señalar en éste recinto el estado de indefensión en que son colocadas aquellas familias o personas que no tienen el amparo ni el derecho constitucional de la irresponsabilidad judicial que sí tenemos los congresistas, y hay que separar [¿no habrá dicho "señalar"?], por supuesto, que éste es un debate de control político y que no es de implicación judicial, que de aquí se pueden [debe ser "puede"] por supuesto obtener cabezas de proceso o algunos indicios, pero que con todo y eso cuando aquí se nombra a una familia, a una persona, o a una organización, sin pruebas contundentes, lo que se está es condenando, sin ningún debido proceso ni presunción de inocencia, y eso es lo que hizo el Senador Petro, aquí en algunas circunstancias: la primera, en haber expresado de manera injuriosa y calumniosa que el premio a los PEPES, a los narcoparamilitares, fue el haber organizado legalmente por el Presidente Gaviria y por el Presidente Samper a las Convivir.   Me parece que eso no es serio, eso no tiene sentido, porque no tiene rigor jurídico y porque incluso en todos estos recortes de prensa uno ve hasta la misma Corte Constitucional incluyendo al hoy presidente del Polo Democrático, Senador Carlos Gaviria, salvar su voto en la Corte Constitucional, porque la misma Corte no tenía…tenía dudas de para que estaban o no las Convivir en ese momento, e incluso les permitió continuar, pero entregando las armas de largo alcance y simplemente, como dice de manera textual la providencia, que tuviesen pistolas y revólveres.

[El antedicho artículo dice: "Los congresistas serán inviolables por las opiniones y los votos que emitan en el ejercicio del cargo, sin perjuicio de las medidas disciplinarias contenidas en el reglamento respectivo."  Eso último se refiere al Reglamento Interno del Congreso, o Ley 05 de 1992, cuyo artículo 265 expone la "prerrogativa de inviolabilidad" y es casi idéntico al ya citado.]

Esa es una injuria que se hace bajo la responsa-…la irresponsabilidad de ese artículo 185, y me tengo que referir también a una calumnia injuriosa, que se hace contra dos familias antioqueñas, como la Vélez White y la Elejalde Arbeláez, entre otras cosas porque mi tesis fundamental aquí en éste…y es una pregunta para el senador, para que le diga al país si todos esos testimonios, de una rica historia, que pareciera más una novela de crimen y de sangre parecida a las de Truman Capote [su In Cold Blood, o A sangre fría, que leí en la adolescencia (c. 1967) y es su obra más conocida, no es una novela sino el relato de unos asesinatos auténticos, y no creo que haya sido un escritor de novelas de esas a lo Agatha Christie], si todos esos relatos y testimonios que él hace…¿de dónde los saca, Senador Petro?   …porque estos testimonios, o bien son sacados de un expediente que ha sido archivado o precluido, o bien son sacados de un expediente que ya ha tenido una condena judicial.

Si ha tenido una condena judicial, la justicia colombiana ha actuado con prontitud y ha castigado a los culpables, pero si no, usted está manejando de manera perversa y falaz un testimonio que ha sido archivado porque no hace parte de la prueba y porque el organismo de control judicial no lo encontró pertinente.   Eso hay que determinarlo porque ahí es donde está la verdadera claridad de esa verdad que no puede ser entregada a medias y que yo quiero testimoniar hoy con esas preguntas, Senador Petro…por ejemplo, de presentarnos usted aquí a unos testimonios ocultos, como si nosotros desconociéramos que la Corte Constitucional proscribió como prueba fundamental los testimonios ocultos, y hoy no existen como prueba válida para enjuiciar a una persona.

Eso es gravísimo, muy grave, como es tan grave, y estoy de acuerdo con usted, Senador Petro, que los crímenes de lesa humanidad no prescriben, pero la autoridad también dice que cuando hay cabeza de proceso, o cuando hay sindicado, existe el principio de la actuación con prontitud para la judicialización del mismo, y mi gran pregunta, Senador Petro, frente a todo ese esfuerzo, como lo decía ahora el Senador Robledo, tan investigativo, por supuesto muy investigativo, pero, ¿hasta dónde esa investigación es veraz, es válida, tiene calidad de prueba judicial para condenar siquiera a una persona, puede ser un indicio para empezar a ser una cabeza de proceso?

A mí me extraña, y es una pregunta que le quiero hacer para que nos la responda aquí, toda esta información que usted trae que, entre otras cosas, a uno le llama muchísimo la atención, que supuestamente la reserva del debido proceso, o de los expedientes cuando hay un proceso…esos son documentos reservados y usted aquí viene con toda la amplitud del caso y trae testimonios, expedientes, esto y lo otro, entonces debe tener de pronto alguna persona infiltrada allá o algún beneplácito en la Fiscalía para que le puedan entregar documentos que son reservados y violatorios del proceso que se está siguiendo, o simplemente fueron documentos o testimonios ya archivados que no han generado ninguna culpabilidad, como muchos, y yo no tengo por que salir aquí a defender de oficio al Presidente Uribe y al Gobierno del Presidente Uribe porque ya bien lo hicieron el ministro o los ministros y quienes pertenecen a la coalición de Gobierno.   Yo soy liberal, pero soy un liberal que cree en la objetividad, que cree en la transparencia de la verdad, para que esa verdad de veras pueda tener todo el peso de la contundencia de la ley o de la sanción moral por la sociedad, y entonces la pregunta es que todos esos testimonios de información de 1995 y '97, ¿que ha ocurrido con ellos?    ¿Ya fueron fallados, ya fueron archivados, hubo negligencia de la justicia, o simplemente usted, Senador Petro, los está usando de manera indebida?   ¿Por qué no nos cuenta que pertenecen a expedientes de veredictos ya fallados por los organismos penales o de justicia colombiana?

 Ahí, entonces, es donde debe centrarse éste debate, un debate que…como repito, también respaldo el hecho de que la política de las Convivir, si se degeneró había que acabarla, y no se puede volver a repetir, pero lo que no puede ocurrir aquí es que vengamos tras la búsqueda de la verdad tratando de empantanar en el camino a una serie de personas y de instituciones que ya fueron, unas, juzgadas dentro de sus procesos, o [fueron] sus procesos precluidos como tal, porque los jueces…aquí quien…la única o los únicos organismos que están hechos para judicializar a los ciudadanos colombianos son la Corte Suprema de Justicia y por supuesto los jueces ahora en la oralidad, y a ellos, solo a ellos les competen los fallos, y a nosotros respetar como, de hecho, también lo estamos haciendo con la Corte Suprema de Justicia, con todo éste proceso de la parapolítica, pero insisto: lo peor que le ha podido pasar a esto, el desequilibrio de conceptualizaciones, es la falta de transparencia y la falta de contundencia en las argumentaciones para demostrar la verdad de las circunstancias, y yo tengo que hacerme otra pregunta, que la opinión general se hace no solamente en Antioquia, sino en Colombia, muy preocupados porque todo esto es un problema paramilitar, pero es que los delitos de lesa humanidad también los hubo en la guerrilla, y también ha habido problema de narcotráfico, y entonces lo que nosotros tenemos a partir de ahora es que construir también un balance lógico de entender que no solamente es malo y ha sido problema en Colombia, condenable por todas las…las masacres y por todos los crímenes que ha cometido, el problema de los paramilitares, sino que vamos a tener la oportunidad también de la misma manera, como hoy se hace con el paramilitarismo, de juzgar detalle por detalle, de los crímenes y de los horrores, que no pueden prescribir, de las guerrillas en Colombia, y va a haber, para obtener la paz, señor ministro, un proceso de sometimiento a la justicia del narcotráfico, porque si solamente se conocen [debe ser "conoce"] esas dos verdades y se deja esa otra verdad, en Colombia no va haber paz, porque mientras haya narcotráfico y haya toda esta serie de cantidades de dineros y de cosas habrá cualquier otra manifestación de violencia.

Yo simplemente quiero concluir diciéndole al Senador Petro que reconozco que es un hombre acucioso, que es una persona que ha tenido actitudes que de alguna manera sería mezquino no decirle que le contribuyen a la democracia colombiana para fortalecerla, pero también le quiero decir con la misma objetividad, Senador Petro, que al pueblo colombiano también hay que decirle, cuando esos testimonios se toman, si son de fallos y de expedientes que ya la justicia los ha fallado o los ha archivado, porque entonces esos testimonios ya no son ningún tipo de prueba, sino que se quedan como simple anecdotario o como simple chisme de lo que ha sido la triste historia de la violencia en Colombia.  Gracias, Señora Presidenta.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Gabriel Ignacio Zapata Correa.

Palabras del Honorable Senador Gabriel Ignacio Zapata Correa

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Gabriel Ignacio Zapata Correa:

Bueno, gracias, Señora Presidenta.   Vamos a tratar de cumplir con el tiempo diciendo también de antemano que la felicito por la forma como ha manejado el debate del día de hoy, dándole las garantías tanto a la oposición como a los que tenemos la oportunidad de intervenir para hacer la defensa de Antioquia y del Presidente Uribe.   Para mí éste debate fue el debate de las…de las ironías y de las verdades a medias, verdades a medias que ya, con las intervenciones de muchos de los parlamentarios, se ha demostrado que muchos de los planteamientos hechos por el citante Senador Petro dejan una estela de duda y un manto de claridad y de precisión en todo lo que él mencionó y denunció frente al tema de las Convivir, originadas en Antioquia y frente al Presidente Uribe, verdades a medias porque él no tuvo ni siquiera la valentía de reconocer, cuando hablaba de la finca Guacharacas, que allá fue donde asesinaron al padre del Presidente Uribe, y simplemente lo puso como si fuera la finca nido de los paramilitares que ejercían delitos en ese territorio, y eso yo creo que la opinión pública necesita que cuando se hable con la verdad también se reconozcan ["reconozca"] hechos que han sido de la historia y que fueron causados por la guerrilla y la insurgencia en ese momento tan difícil para nuestro territorio antioqueño, y la ironía…¡qué ironía decir que éste debate, como títuló El Espectador, en boca del Senador Petro, ese era un homenaje a Antioquia!

¡Qué bien le quedó su homenaje a Antioquia, Senador Petro, contra familias prestantes antioqueñas y contra el Presidente Uribe, un hijo de Antioquia que actualmente es presidente de la república y que ha sido electo y reelecto [mañosa e ilegalmente, como ya expliqué al mencionar la yidispolítica] por los colombianos!  Si usted considera que eso fue el homenaje que nos hizo a los antioqueños está supremamente equivocado, porque Antioquia ha puesto mucha parte en la historia de éste país, en el costo de las vidas humanas, como aquí se precisó con las cifras del ministro, y además porque Antioquia ha sido uno de los departamentos que ha[n] jalonado la historia y el crecimiento económico de nuestro territorio nacional.

¡Qué bien le quedó ese debate, Senador Petro, donde dejó no solamente al país y a Colombia en el contexto internacional como lo han dicho las agencias internacionales!    Las noticias que han emanado hacia fuera, totalmente mentirosas y calumniosas, y eso ha sido lo que hoy nos ha dejado su debate, de una persona que respetamos y consideramos inteligente, pero esa es la estrategia de la oposición y es la estrategia de decir que mañana o pasado mañana aspiran a tener la Presidencia de Colombia.   Por ese camino no van a llegar, Senador Petro, a la Presidencia de Colombia: por el camino de ofender a las razas que han hecho la historia en nuestro país.  Por ese camino no van a llegar a construir una verdadera fortaleza política para lograr lo que anhelan muchos colombianos: ser presidente de éste país.

A uno como antioqueño le queda el sabor amargo de que un colega haya hecho éste debate simplemente para dejar en el suelo a la raza antioqueña, a todos esos empresarios, campesinos, dirigentes políticos, miembros y líderes de acciones comunales que han luchado por nuestra tierra, pero que hoy aquí se pretendió mostrar que Antioquia era el foco o fue el foco del paramilitarismo a través de las Convivir, cuando está totalmente demostrado que legalmente se podían constituir y las respaldó la Corte Constitucional.

Por eso hemos estado atentos a todas las intervenciones, y a uno también le quedan algunas inquietudes, Senador Petro.   ¿Usted por qué no nos clarificó si verdaderamente usted sí habló con ese Señor Eduardo Delgado, ganadero amigo de los paramilitares y si por esa vía…?    También usted mencionó que habían hablado con Vicente Castaño, porque aquí lo dijeron en las intervenciones y porque tampoco en sus réplicas, que fueran tan oportunas, no desmintió eso, o no desmintió también [a] ese funcionario que tuvo en la Fiscalía y que usted rápidamente lo sacó para Canadá.   ¿Por que no le dice a la opinión nacional si eso es verdad o mentira, cómo confrontó al Ministro Holguín en otros aspectos?    Confronte y díganos si eso es verdad o mentira, lo que aquí denunciaron, de la participación o de los contactos que usted tuvo con ese ganadero "para", amigo de los paramilitares y ese funcionario que usted tuvo en la Fiscalía y que le [más bien "al que", para que no quedemos ante el mundo como gente que, además de bárbara en el plano de lo físico, lo es también en su uso del lenguaje] ordenó que chuzara los teléfonos de muchos congresistas de Colombia.   Yo creo que el país también necesita que usted le diga si eso es verdad o mentira, lo que aquí se dijo por parte de unos intervinientes.

Yo simplemente quiero rematar diciendo que Antioquia hoy está herida, herida por lo que ha hecho el Senador Petro mostrando a una raza antioqueña que no tiene que ver ni que haber puesto ese costo de sangre, ese costo de muertos que es un fenómeno que surgió y que nació por la fuerza de la insurgencia, por la fuerza de la guerrilla [los responsables de una violencia que nunca acaba evitan siempre retroceder a la verdadera fuente y origen, como si todo hubiera comenzado con la conversión de la guerrilla liberal al marxismo en 1964, o sea, como si la nueva ideología la hubiera hecho violenta súbitamente], por la fuerza de esos grupos que atentaron contra todos los antioqueños en todo nuestro territorio.   A uno le da tristeza haber participado y haber escuchado, cuando uno esperaba que con mucha altura se iba a mostrar que fue lo que sufrió Antioquia y cual fue la verdadera historia por la que llegó esa presencia paramilitar a nuestro territorio y a nuestro departamento.   Gracias, Señora Presidenta.

La Presidencia concede el uso de la palabra a la Honorable Senadora Gloria Inés Ramírez Ríos.

Palabras de la Honorable Senadora Gloria Inés Ramírez Ríos

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra la Honorable Senadora Gloria Inés Ramírez Ríos:

Gracias, Señora Presidenta.   Indudablemente, pues un debate a estas horas de la noche como decía muy bien el honorable senador que me antecedió….   Vamos a tratar de ser ágiles y cortos en responsabilidad, no solamente con los colegas, sino también con los pocos televidentes que quedan, pero diciendo que se nos quedan muchas cosas por esclarecer, y seguir avanzando en éste proceso que en buena hora se ha venido denunciando, de lo que ha sido éste escenario del paramilitarismo en el país.

Este debate que hoy tenemos aquí tiene que ver fundamentalmente con los efectos de las decisiones políticas de la Gobernación de Antioquia que, en un contexto claro, en una época contribuyeron de alguna manera a la extensión de un fenómeno, que es el fenómeno paramilitar, y por eso hemos venido planteando la necesidad de que se haga el esclarecimiento de lo que significa la llamada "pacificación del Urabá".   Esta historia esconde la persecución, desplazamiento, muerte de personas que fueron perseguidas por grupos paramilitares en un llamado "plan de limpieza", y en éste caso el Estado, el Gobierno, no puede funcionar como si fuera solamente un árbitro.

Por eso cuando aquí se hacen ["hace"] señalamientos, y hoy todo el mundo aquí estaba esperando, pues, que salieran el circo romano, la palestra, las listas, todas estas cosas que han mencionado y [de las] que tanto se quejan algunos honorables senadores y representantes que han hablado, Antioquia está herida y comparto eso, honorable senador, pero está herida no por el debate del Senador Petro: Antioquia está herida desde el año de 1984, cuando empezó en el Urabá antioqueño el genocidio que infortunadamente, porque en éste país hay la política de impunidad y del "tapen", así nos duela reconocerlo…el ministro hizo alusión al genocidio de la Unión Patriótica y hay que decirlo con claridad, que está la Unión Patriótica…éste genocidio hoy ha sido admitido en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos porque se pudo mostrar que hay una identidad de grupo, que esa identidad de grupo se basa en lo político, que esa identidad política los convirtió en víctimas, que se desarrollaron formas de eliminación sistemáticas, material, histórica y cultural, y desde luego que hubo formas de eliminación directas e indirectas y que no hay punto final porque aun se sigue revictamizando a los sobrevivientes de la Unión Patriótica.

El surgimiento de la Unión Patriótica, que aquí algunos colegas han dicho con claridad es con base en el acuerdo de paz de La Uribe, Meta, firmado entre el Estado Mayor de las FARC-EP y el Estado colombiano…hubo elementos claros como el cese bilateral al fuego y continuar la lucha en la arena política, la creación de la verificación de paz, desmilitarización de la vida nacional.   Con estos elementos el 28 de mayo de 1985 se hace el lanzamiento público como nuevo grupo político en el escenario nacional.   El acuerdo de cese al fuego bilateral estuvo acompañado del compromiso del reconocimiento oficial que el Estado colombiano le otorgaba a los movimientos armados como un fenómeno político y social, como genuinos contradictores del régimen. 

Cuando aparece en el escenario público presenta su plataforma política, que no voy a repetir, y participa en las elecciones.   Producto de la participación en las elecciones de 1986 la Unión Patriótica obtiene 329 mil votos, los más altos de un partido de oposición en ese momento de la historia del país.   Eligió 5 Senadores, 9 Representantes, 14 Diputados, 23 Alcaldes, 351 Concejales, pero la Unión Patriótica fue asumida con la categoría de enemigo interno por el Estado colombiano y entonces se convirtió esta colectividad en un blanco de eliminación, y ese blanco de eliminación estuvo mostrado en los planes de exterminio: el Plan Baile Rojo, 1986, de carácter nacional, el Plan Esmeralda, 1978, dirigida a los departamentos de Meta y Caquetá, el Plan Golpe de Gracia en 1992 a nivel nacional, y el Plan Retorno, 1993, en Urabá, Plan Retorno que terminó en el año 2000, cuando se declara Urabá zona libre de violencia.   Fundamentalmente eso es lo que ha hecho que la Corte Interamericana admita esta demanda y se constituya en Colombia el proceso de genocidio frente a una colectividad como tal, y es que el avance paramilitar por más de 20 años ha estado bajo la protección de la Fuerza Pública y ha contado con el favorecimiento por acción u omisión de las instancias del poder público que han garantizado su absoluta impunidad y plena libertad de acción.  

Esos elementos son los que mostró el Senador Petro en Antioquia.    Se mostró la articulación entre los miembros de la Fuerza Pública, entre la Policía Nacional, entre el Ejército, entre la Fiscalía y ese instrumento que creó éste Congreso, de las llamadas "Convivir".   Hay claras pruebas de como los testigos iban y denunciaban ante estos estamentos y luego, ante quienes denunciaban iban y les mostraban, les decían a los paramilitares cuales eran los testigos y estos los asesinaban.   Esa es la herida profunda que tiene Antioquia, que está desde el año de 1984.   Mucho antes, puede ser, pero aquí referenciamos fundamentalmente por la crudeza de lo que se está generando allí, pero hay que decir que significaron las Convivir: instrumento legal, sí, porque fue hecho por una ley, pero como se constituyó y quiénes las integraron es lo que el Senador Petro mostró en su debate, y eso aquí nadie ha podido decir que no es así.   Fueron integradas por miembros de los grupos paramilitares.   Lean.   Cuando se leen ["lee"] todos esos expedientes que ustedes dicen, claro que se muestra como algunos miembros de la Fuerza Pública actuaban contra ellos, y luego llegaba el señor representante de las Convivir, los directores, como el caso de la Convivir Papagayo, y seguidamente quedaban en libertad.

Ministro, y no son 360.   Hay otro libro que recoge esta historia.   Se llama La Historia de un genocidio.    Este libro documenta 1.330 casos de asesinatos en el Urabá antioqueño.   Este libro tiene una lista de personas que no son inventadas, sino que son asesinadas y que reposan hoy en [los archivos de] la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pero hay que decir que esas Convivir tienen, como digo, un instrumento legal --tenían la naturaleza de las Convivir--, que les permitió funcionar bajo dos lineamientos jurídicos: uno, como instituciones sin ánimo de lucro, y dos, como sociedades comerciales.    Aquí se ha hablado de las instituciones sin ánimo de lucro.  El doctor Petro absolutamente claro lo señaló.

Yo quiero hablar entonces de esa otra estrategia: la estrategia social que se fue configurando, una nueva matriz para el caso del Urabá.   Se crearon ["creó"] entonces organizaciones como Fundar, donde actúan los paramilitares --su directora, Beatriz González, la mujer de Roberto Hoyos, asesor del Presidente Uribe, es la que tuvo el trabajo social de las Convivir--, Asocomún, asociación comunitaria de los paramilitares del norte de Urabá, manejada por Germán Monsalve, hermano del Alemán, Corpavisol --todos sabemos lo que significa Corpavisol--, las tres reforestadoras que se crearon allí, y uno se pregunta y nos deben decir: ¿qué implica?  …porque el Gobierno colombiano trabaja con la Reforestadora El Indio, Corpourabá es accionista de ella, Construpaz, ONG creada por el Bloque Elmer Cárdenas de las AUC en la reinserción [a la vida civil], y pudiéramos seguir mostrando otras tantas de estas asociaciones, pero también aquí quiero decir, en el poco tiempo que tenemos, de lo que significó la unión del empresariado que sustentó y amasó riquezas al calor de las Convivir, se organizaron, algunos se han venido planteando Banadex, Uniban, Banacol, todos ellos escenarios donde jugaron los empresarios, algunos miembros de la prensa lo han podido mostrar, pero espero que podamos hacer un debate con tiempo para ir señalando lo que significó cada uno de estos procesos.

 Las reuniones de la clase dirigente y política, hay que decirlo, de muchos sectores….   yo pienso que no podemos tapar.   Hay que decir las cosas.   En la reunión de la finca La Virgen del Cobre….    Todos conocemos también la reunión que se hacía en la hacienda Las Vegas de Ungía.   Sabemos también quien era el propietario de esas haciendas.   Hay que decir esas cosas, no con el ánimo de señalar y macartizar, sino que queremos que no haya repetición.    Aquí hay que decir que éste es un problema de dirigentes políticos, pero --¡ojo!--, también del empresariado.   No se nos olvide que en Urabá hay mucha riqueza: hay petróleo, uranio, carbón, calizas.   Están planteados y registrados en la prensa antioqueña…la riqueza estratégica, lo que significa el Urabá como tal, pero quiero dejar solamente señalado el fenómeno que se tiene hoy, la reparamilitarización, y esa reparamilitarización está pasando por lo que significan las Aguilas Negras, y esas Aguilas Negras actúan en una línea del narcotráfico, otras del embarque de la droga.   Controlan el delta del Atrato, pero además de ello está trabajada sobre la base del Bloque Elmer Cárdenas, que todos sabemos que negoció aparte, porque no fue a Ralito, y que en esa negociación lo hizo con base en un "proyecto de alternatividad social", el famoso PASO, y que en ese PASO reciben los subsidios que da el Estado colombiano por reinserción, de los cuales 378 mil pesos que les entregan 78 [?] y el resto va para los proyectos productivos que tiene esta organización. Pienso que es necesario, si queremos de verdad que no haya repetición de éste fenómeno, que digamos las cosas que ocurrieron, pero que tienen un efecto en la política de hoy: el diálogo político de Antioquia, el diálogo regional, estrategia de el Alemán, para tener participación política, cuatro candidatos escogidos, pero no solamente escogidos, sino impuestos por él, con el ánimo de repartirse por cada año el poder, pero todos bajo la influencia del proceso de el Alemán, y quiero terminar, Señora Presidenta, en aras del tiempo que tenemos aquí, [hablando] sobre la necesidad de que hagamos el acuerdo, que no permitamos que esa propuesta que leímos en la página de los paramilitares [¿un sitio suyo en la Red?], que salió la semana pasada, 12 renglones para decirnos que el país tiene que entrar en el acuerdo, en el pacto del silencio, porque dicen que ellos no pueden hablar, porque el país no resistiría toda la verdad, se desestabilizaría la institucionalidad [se enredó hablando y olvidó completar la oración, porque no dijo que es lo que no se puede permitir].   Yo pienso que no.   Pienso que es todo lo contrario, para no repetir, porque me pongo de acuerdo con que la violencia no es del '95, ni mucho menos.   Aquí ya lo han dicho muchos honorables Senadores.   Esos ciclos de violencia que hemos tenido están justamente dados en eso: en que no se ha permitido que aquí se conozca la verdad a profundidad.   Por eso llamo a que no permitamos que el acuerdo del silencio se imponga en éste país, que en eso de que "hagámonos pasito porque todos estamos untados" no acallemos la verdad de la relación de los políticos de la clase dirigente, pero del empresariado, de los sectores del Estado, donde el Urabá antioqueño ha sido claro ejemplo de lo que no debe suceder en todo el país, y en esto tenemos que decirlo, con todo el respeto, las políticas de la gobernación de Antioquia, en el período '95-'97, profundizaron la expansión del paramilitarismo a través de éste instrumento que permitió que se legalizara.   Muchas gracias,  Señora Presidenta.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Representante a la Cámara, Jaime de Jesús Restrepo Cuartas.

Palabras del Honorable Representante a la Cámara, Jaime de Jesús Restrepo Cuartas

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Representante a la Cámara, Jaime de Jesús Restrepo Cuartas:

Muchas gracias. Señora Presidenta.   Realmente, en aras del tiempo y de la hora, yo voy a tratar de ser muy breve.   No se trata, al intervenir acá, de desconocer muchas cosas que han pasado en el país, muy graves todas ellas.  No se trata tampoco de justificar, por ejemplo, como lo decía el Senador Robledo, a las Convivir, pero se trata de explicar los fenómenos.   Es que hay mucha diferencia entre justificar y explicar.   [En las ciencias sociales esa distinción es algo  reiterado.  Topé con ella por primera vez hace unos 30 años, y luego han sido varias más.   El que escribe siempre la hace para aclarar que su explicación no implica una justificación.   Lo primero determina las causas objetivas, lo segundo supone la aplicación, siempre subjetiva, de normas morales.]    

Por eso a mí me pareció muy curiosa la intervención del Senador Petro: curiosa porque ellos hablan de una investigación, así como la que plantea Nixo [?] el Señor León Valencia con la Fundación Arco Iris, pero eso no es ninguna investigación.   Es una indagación de hechos, es una consulta de documentos, es una búsqueda, pero miren: no hay rigurosidad en el tema, en el estudio del tema.   No hay rigurosidad porque no se hace un análisis histórico preciso donde coincidan las fechas con los fenómenos que se fueron dando en la sociedad colombiana.  Se acomodan con el objeto de definir que es que hay una relación precisa entre el surgimiento del narcotráfico, las Convivir, los paramilitares, el Gobierno, y por supuesto el Ejército colombiano, y todo eso se mezcla de una manera que parece un cuento, y que tiene cierta racionalidad,  y no se mira desde un punto de vista histórico preciso del análisis de los hechos, entre otras cosas porque la indagación se hace solamente con un sector, y entre otras cosas porque se elude, y ojalá hubiera estado aquí el Senador Robledo para que me viera también brincar a mí como un muñeco [alusión a la metáfora burlona que usó Robledo], porque es cierto que se elude el tema de la guerrilla, como si la guerrilla no hubiera tenido nada que ver con éste proceso.   Son dos cosas absolutamente independientes, según el análisis y la discusión que hacen, porque es cierto que la guerrilla incidió definitivamente en el surgimiento, no solamente del paramilitarismo, sino de fenómenos como de las Convivir, como las Convivir que fueron mecanismo utilizado, en éste caso legalmente, para tratar de contrarrestar ese fenómeno guerrillero creciente, que es el que realmente está acabando con las sociedad colombiana.  [Es otro de los que no retroceden a lo largo de la cadena de causalidad, para no hablar de las causas del surgimiento de la guerrilla en 1948, porque hacerlo revelaría a los que iniciaron la violencia y la siguen promoviendo.]

Miren, nunca van a llegar a la verdad en los términos en que lo están definiendo, porque es indudablemente una verdad a medias, una verdad que no contempla los diferentes aspectos que hay que considerar en el tema de la verdad.   Es una verdad parcial, sesgada, fundamentalista.  Quizás es la historia, la historia de los movimientos armados en Colombia, la historia de organizaciones de izquierda que en éste país se volvieron fundamentalistas, y quitarse uno de la cabeza el fundamentalismo es bien difícil.   Le hace hasta decir que en éste momento, como una tesis sorprendente, existe un nuevo paramilitarismo mafioso en contubernio entre el Gobierno y los paramilitares, por ejemplo.   Es como si no hubiera pasado nada, como si los 32 mil paramilitares que están desmovilizados…no fuera cierto ese fenómeno.  Es como si 10 mil guerrilleros que se hubieran entregado tampoco tuvieran ninguna significación.  [Las ONG revelaron el engaño de la supuesta desmovilización.  El país está completamente paramilitarizado, pero los medios de difusión siguen afirmando que lo que hay ahora es dizque "bandas criminales", o "bacrim", que serían los paracos que no se desarmaron, pero a lo que se dedican demuestra que son los mismos de siempre y por eso se habla de "neoparamilitarismo": amenazan de muerte u omiten las amenazas y pasan sin preámbulos a matar a los civiles desarmados que denuncian las infamias de los gobernantes.]

A mí me parece que mientras no se estudie a profundidad el fenómeno paramilitar, contemplando también la incidencia de la guerrilla en éste fenómeno, no será posible descubrir la verdad, y yo, como aquí estaba el Doctor, el Senador Robledo, advirtiendo que él era, pues, un amigo fervoroso de la verdad, y que él no tiene nada que ver con la violencia, ni con las formas de lucha que tengan que ver con diferentes tipos de violencia, yo quisiera leer algo del programa político del MOIR [Movimiento Obrero Independiente Revolucionario, miembro del Polo y partido maoista en sus inicios al que pertenece Robledo, un arquitecto de la Universidad de los Andes, donde el semestre cuesta muchos millones de pesos, que en su madurez está dedicado principalmente a defender los intereses de la clase media a la que dice pertenecer y los de la industria nacional ante las agresiones del TLC] y de los estatutos del MOIR que hasta donde sé no los han cambiado.   No los han cambiado.   Nunca los han cambiado.   Siguen creyendo en ellos, y miren, por ejemplo, lo que dicen en el programa general:   "Sólo mediante la guerra popular la revolución colombiana logrará la victoria."    …y esto también tiene relación con el fenómeno que se viene de la posibilidad de un candidato presidencial del Polo Democrático y de esta alianza de los diferentes sectores del Polo y la posibilidad de que gobiernen el país.

Miren lo que dicen:  "El frente unido revolucionario impartirá durante la campaña electoral, y con su acción en las corporaciones públicas, una especial educación a las masas sobre el verdadero papel reaccionario y antipopular de las instituciones parlamentarias del régimen neocolonial y semifeudal de Colombia.   Igualmente combatirá la ilusión de que los grandes problemas de la revolución colombiana, y entre ellos la cuestión de la toma del poder por el pueblo, puedan encontrar una salida adecuada con el hipotético triunfo de un candidato presidencial de izquierda.   Si participamos en la lucha electoral y parlamentaria es para avanzar en la preparación de las condiciones subjetivas de organización y conciencia de las masas populares para destruir el Estado opresor de las oligarquías vendepatrias y en su lugar erigir un Estado democrático popular con sus propias instituciones representativas y auténticamente democráticas que desglosen el camino hacia el socialismo."

Yo quería leer esto porque a mí me parece que es evidente la pretensión del Polo Democrático con éste debate.  La pretensión es el descrédito.   No es la búsqueda de la verdad, es el descrédito del Gobierno, del Estado, es el descrédito del Congreso mismo, es el descrédito de la institucionalidad para poder buscar lo que ellos quieren.   Seguramente algunos representantes del Polo Democrático estarán pensando en que ya esta propuesta de construir una revolución con base en la toma armada del poder, ya no sea válida, y yo reconozco que organizaciones como el M-19 renunciaron a las armas y seguramente tienen la convicción de que ese ya no es el proceso a seguir, pero aquí hay otras organizaciones dentro del Polo que no tienen el mismo criterio.   El Partido Comunista sigo defendiendo todas la formas de lucha, y quizá eso tenga algo que ver, senadora, también con la masacre que se hizo de la UP, porque es imposible jugar a todas las formas de lucha sin que haya un enfrentamiento radical como el que ocurrió en ese momento.  Yo creo que lo que está pasando en éste momento es precisamente lo que dice éste aparte del programa político del MOIR.    Muchas gracias, Presidenta.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Representante a la Cámara, Fernando Tafur Díaz.

Palabras del Honorable Representante a la Cámara, Fernando Tafur Díaz

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Representante a la Cámara, Fernando Tafur Díaz:

Señora Presidenta, queridos congresistas, señores ministros, como oriundo de una de las poblaciones del país donde no nació el paramilitarismo, Doctor Petro, sino la guerrilla del ELN, en mi municipio Arenal, sí me siento como consternado en esta noche de que se haga un debate de control político, primero, frente a tantas situaciones de necesidad, como muchos de mis colegas lo pronunciaron en la noche de hoy, que tiene el país, y que nosotros, casi siendo la una de la mañana, y sé que va a seguir, tengamos un debate a un control político, también importante.    Ojalá éste mismo debate se le dé al Plan Nacional de Desarrollo o a otras actividades legislativas importantes.

Para nosotros los del departamento de Bolívar, que vivimos masacres de las Farc, del ELN y del ERP --el M-19 nunca incursionó en el departamento de Bolívar, sino estas tres organizaciones--, sí que vimos masacres horrorosas, como la que hizo también después las AUC.   En su debido tiempo, Doctor Petro.  [Parece haber notado que Petro quería interpelar.]   Usted que se…el debate se siguió fue con lo de las Convivir.  En ese tiempo, donde no había Estado, donde había falta de Estado, era necesario la creación de esas Convivir, para que la gente de bien nos pudiéramos defender frente a las embestidas de unos grupos terroristas que en esa época no tenían el control de la droga.   Después estos mismos grupos desplazaron a estos mafiosos y se convirtieron entonces en narcoterroristas, pero sí tuvieron el control en el departamento de Bolívar.   En muchos departamentos estos grupos de izquierda [intervinieron] en la política y eligieron alcaldes y concejales, y en muchos casos, como en el '97, secuestraron a la mayoría de los candidatos a las alcaldías y concejos en el departamento de Bolívar, sobre todo en el sur y en los Montes de María.  

Hoy se ha querido estigmatizar a estos grupos de las Convivir, y se han ["ha"] mencionado nombres que después integraron a las Autodefensas.  Yo estoy casi seguro [de] que estos gobernadores de esa época, o el señor Ministro del Interior de ese tiempo, el Doctor Horacio Serpa Uribe, si hubiesen sabido de que el Señor Julián o el Señor Mancuso, o cuantos otros diría yo, de las Autodefensas, que estaban integrando esas organizaciones ilegítimas no le hubiesen creado estas Convivir.   Por eso yo aplaudo lo que decía el señor, el rector de la Universidad de Antioquia en el sentido de que en esa época eran buenas.

Yo no he visto sino, en éste Congreso, tanto en el Senado como en la Cámara, solamente criticar el proceso de las Autodefensas.   Jamás he visto un debate de la guerrilla.    No lo he visto todavía, un debate de la guerrilla donde la guerrilla también le responda por éste sinnúmero de masacres y éste número de viudas que hoy lloran a sus seres queridos, y que también hay desapariciones forzosas, sobre todo en la Serranía de San Lucas, donde se capea [hay que adivinar que significado está inventando a ese verbo] el narcotráfico, el oro, como lo decía la senadora, y también tenemos uranio, senadora.  Por eso es que en el sur del departamento de Bolívar hay tanta violencia: porque hay muchísima riqueza, pero como el tiempo es demasiado corto, Presidenta, sí quería decirle al Doctor Petro, y después usted lo aclaró, mi querido senador, porque siempre lo he admirado porque ha hecho unas investigaciones profundas, y después usted aclaró que la Señora Emilce López, a quien usted despectivamente llama La Gata --ella tiene su nombre y se llama Emilce del Rosario López Romero--, hoy está sindicada de un delito, más no está judicializada, senador [como señalé, está ahora en una cárcel]    Ella no tuvo nada que ver con las Convivir.   Usted lo aclaró: fue la familia Botero.   Ella sí….   Después se creó un permiso, que le dio la Superintendencia, donde tenía que defender a sus empresas, y, ¿por qué tenía que defender a sus empresas?    Para el país, para nadie, es secreto, senador, de que […y otro ejemplo de dequeísmo] le asesinaron tres hermanos, le asesinaron su papá.   No fue el M-19: fue el ELN quien le declaró una guerra contundente a esa familia, hasta secuestrarle al esposo, al Señor Héctor Julio Alfonso.   El no se llama Héctor Julio Alfonso Pastrana, a no ser que usted le ponga otro marido a esta señora, que hoy sus hijos […y otro ejemplo del uso desmañado, bárbaro, del "que", porque debe ser "cuyos hijos hoy"] deben estar demasiado disgustados con usted por haberle puesto otro marido.

Yo sí quiero decirle, Doctor Petro, con todo el respeto que usted se merece, que a las personas hay que respetarlas, que a las personas tenemos que mirarlas como tal, y no tratar de estigmatizarlas.   Casi en todos los debates que he visto en el Senado usted no hace sino mencionarla a cada rato.  Yo quiero que usted también le cuente a la Plenaria por que usted la menciona.   [de], y tengo aquí una denuncia que ella le puso a usted.  Usted tiene un espacio importante en el Congreso, mi querido senador, para atacarla cada vez que usted quiera y siempre pronunciarse en forma despectiva.   Yo creo que así, con estas expresiones, no vamos a lograr la paz que tanto queremos los colombianos.

Si en esta noche, en éste Congreso, se ha querido vincular a un gran líder como Álvaro Uribe Vélez, a ese líder de esas grandes mayorías en éste país, y se [lo] ha querido vincular con el paramilitarismo, ¿qué estarán diciendo nuestros compatriotas del ELN, que no tienen esta amistad con el actual Gobierno, ni con la bancada uribista de la cual hago parte [o sea, es del Partido de la U] y me siento orgulloso?   ¿Qué estarán diciendo para hacer un proceso de paz?   Así va a ser muy difícil llegar a estos procesos de paz con estas estigmatizaciones.

Aquí hubo procesos de paz importantísimos, como los del M-19. Hubo proceso de paz importantísimo en el Gobierno del Presidente Gaviria con el EPL, como lo anunciara el Señor Ministro del Interior, y nos quedó un reducto del Doctor, del Señor Caraballo, y también, Señor Ministro de Hacienda, aquí tuvimos a un ex parlamentario del EPL, el Doctor Edgar Fandiño, que lo hizo con lujo de detalles, porque también la izquierda se ha preparado.  La izquierda le está aportando un granito de arena a la democracia colombiana.

Doctor Petro, yo sí le pido a usted mucho más respeto para las personas de éste país cuando usted se dirija, mientras no estén judicializadas y condenadas.  Mientras tanto, Doctor Petro, yo creo que tenemos que respetarle y máxime aún cuando la Señora Emilce del Rosario López Romero tiene un hijo en éste Congreso.  Le quiero decir que yo salí con ese hijo en el departamento de Bolívar.   Soy oriundo del sur de Bolívar.   Milité 26 años en el Partido Conservador colombiano, donde lo hice con lujo de detalles. desde concejal de mi pueblo en esa época, Morales.   Después nos segregamos y nos creamos el municipio de Arenal del sur de Bolívar, y después fui diputado del departamento y asesor de paz en el Gobierno del Doctor Andrés Pastrana, cuando era gobernador de Bolívar el entonces Miguel Enríquez Raad Hernández.

Por eso, Doctor Petro, yo creo que sus propuestas son interesantísimas, en buscarle un consenso a nivel nacional para salir de esta crisis, no esta crisis paramilitar que tenemos, no esta crisis guerra política que tenemos, no, sino para buscarle una salida, una salida social a tantos problemas que tiene el país, que tiene el país actualmente.   Yo sí estoy de acuerdo por que en un futuro no muy lejano…ya, Doctora, voy a terminar…en un futuro no muy lejano ustedes puedan tener la presidencia de la república, pero vamos a hacerla con altura, vamos a hacerla con altura, y Doctor Petro, y que tal de pronto yo lo pueda acompañar siendo usted un excelente candidato a la presidencia, pero no con injuria y calumnia hacia sus compatriotas.   Muchísimas gracias, Presidenta.

Con la venia de la Presidencia y del orador, interpela el Honorable Senador Gustavo Francisco Petro Urrego:

Ya se me han hecho varias preguntas aquí, por una persona.   Lo que pasa es que las personas que las formularon….   ¿No sé si están Duque y Gaviria?   Bueno, pero vamos a responderlas.    Discúlpeme, yo le dejo a usted, pues, Doctor Tafur, el papel de defender a la Gata, pero si nosotros alguna vez somos presidentes de éste país [es el "nosotros" presuntuoso de los monarcas y el papa, con el que quieren significar "Dios y yo", porque es algo del Antiguo Régimen, la época del "derecho divino de los reyes" que fue sustituido por el concepto del "contrato social"], o alguien de mi movimiento, no le vamos a aceptar financiación.   Nosotros no, ni vamos a permitir que siga manejando los dineros de la salud de los pobres de Colombia a través de un contrato con el Estado para manejar los juegos de suerte y azar, no, con todo el respeto.   No sé si eso genere otra guerra, o algo así por el estilo, pero esa no es nuestra conducta ni la vamos a mantener en la historia de éste país.    Me parece que es la forma como el erario público [frase pleonástica porque el erario es, por definición, público] ha venido sustentando finalmente regímenes mafiosos locales, pero éste no es ese debate, digamos.  

Aquí han hecho unas preguntas que ahora me toca responder.   Alguien dijo, y usted es amigo de Eduardo Delgado, el ganadero del Casanare, que a su vez es amigo de los paramilitares….    Oiga, a Eduardo Delgado, el ganadero de Casanare, los paramilitares le mataron toda la familia y después lo mataron a él.   Está muerto y era una de las personas que aquí habremos mencionado, algunas en forma certera, o en forma equivocada, una de las familias que llevó a los paramilitares a su región pensando que lo iban a defender de la guerrilla, y terminó asesinado por ellos --no solamente él: su familia--, y sus propiedades usurpadas.   Perdió el derecho a la vida, el derecho a la propiedad, el Estado de derecho, en esa región donde estaba, y antes de su muerte decidió colaborar con la Fiscalía General y se convirtió en uno de sus informantes de más alta calidad.   Fue él el que mostró que fiscales iban a asesinar las AUC, en un informe que se conoce, con la firma de Centauros, y fue él el que efectivamente se comunicó conmigo para decirme como me iban a asesinar a mí.    ¡Qué pecado, pues, que alguien pueda colaborar conmigo para que no me maten!    Ese es Eduardo Delgado. o era Eduardo Delgado.

Han mencionado a Riaño Botina, el llamado "jáquer [hacker, o sea, programador de computadores que se entretiene forzando el acceso a sitios restringidos en la Red] de la Fiscalía", y han repetido lo mismo que dijo Luis Camilo Osorio, por lo cual ha sido llamado entre otras cosas a indagatoria en la Comisión de Acusaciones [Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes, que llaman "Comisión de Absolución" porque lo que hace es proteger a los acusados], porque yo lo acusé por eso, sólo por decir que Riaño Botina, cuando era funcionario de la Fiscalía, porque lo hecho [?] Luis Camilo Osorio, lo había colocado yo, y estaba en relación conmigo, y yo le ordenaba no sé que cosas.   Pues simplemente no es cierto, y la mejor fórmula para comprobarlo es preguntarle al fiscal de la época, el Doctor Gómez Méndez, si alguna vez, yo le pedí un empleo, o a él, o al fiscal anterior, o algún funcionario público de éste país, es que yo he pedido empleos.   No, señor.

A Riaño Botina nunca lo conocí.    Llegó dos días después de que lo echaron, tembloroso, a mi oficina a contarme su historia [entonces sí lo conoció], y su historia fue la que me metió a éste tipo de debates, porque le creí que había descubierto las conexiones, no infiltrando teléfonos, digamos cultura [?] de los que me critican éste hecho.   El jáquer no es un interceptador de teléfonos como Santoyo.    El jáquer mira los computadores y establece a través de la informática forense de donde vienen los mensajes, a dónde se producen, etc., que hay grabado en los disco duros, y creó un programa --software para computadores--, que simplemente sistematiza a través de las informaciones de teléfonos, de celulares, que llamada entra y sale y automáticamente el computador puede establecer dentro de 150 mil, 200 mil llamadas durante un período cuales coinciden.     El lo que hizo fue coger los teléfonos celulares capturados, o que la Fiscalía sabía eran de jefes paramilitares del nororiente colombiano, y copió toda la bases de datos de teléfonos personales de los funcionarios de la Fiscalía, e hizo el análisis, y le dio unas coincidencias, unas coincidencias que determinaron que la Fiscalía Norte de Santander estaba profundamente infiltrada por los paramilitares del Norte de Santander --hoy eso no es una noticia para mí…lo era hace 5 años--, y que por entregarme esa información empezó a recibir amenazas dentro de la Fiscalía, y por su propio conocimiento informático logró ubicar de que oficina de la Fiscalía salían las amenazas, y que le allanaron su casa buscando la información que había conseguido, y que temió por su vida, y que después de que entregó la información lo echaron, cuando yo, si hubiera sido Fiscalía, lo hubiera aplaudido.   Me hubiera salvado una administración de una infiltración criminal en la institución que precisamente tiene que investigar la criminalidad.

Bueno, ese Riaño Botina fue la base del primer debate sobre la Fiscalía, y efectivamente salió del país.  ¿Cuál es el pecado ahí?  Que me haya entregado la información, que me haya enterado de la infiltración.   ¿No hay un reo ausente, que era la jefe seccional de Norte de Santander, huyendo?   Pues es ese Riaño Botina, para el que hizo algún tipo de pregunta sobre el particular.

Preguntaban también sobre los procesos, una pregunta jurídica, y aprovecho, Señora Presidenta,  aunque yo sé que la hora es terrible para explicar el método y los hechos judiciales a los que vamos.    La senadora, que fue de la Unión Patriótica y que explicó muy bien que pasó con la Unión Patriótica, dio unos datos claves, de 4 mil asesinatos de la Unión Patriota.   2.600 ocurrieron en Antioquia.    Es más, todo éste recorrido que yo hice al inicio…si hubiera detallado los crímenes, y quienes eran, pues un buen porcentaje de esos 2.600 en todas las zonas son de la Unión Patriótica.

¿Qué pasa con los crímenes de la Unión Patriótica?  ¿Se cerraron, fallaron, están hundidos, prescribieron?  No.  Estando el caso de la Unión Patriótica en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pasando a la Corte es obligatorio por el Estado colombiano mantener todos los procesos que tengan que ver con crímenes contra la Unión Patriótica vivos, lo que implica prácticamente la totalidad de los procesos sobre el paramilitarismo en el departamento de Antioquia, pero también hay otro fundamento esencial, para los que piensan que todo lo que yo dije es de procesos archivados, con auto inhibitorio cerrado, etc., y es el delito de lesa humanidad, y permítame, Presidenta, a pesar de la hora, aquí una presentación sobre esto.

¿Cuál es la diferencia entre un homicidio y un delito de lesa humanidad, entre un secuestro y un delito de lesa humanidad?   ¿Todos son delitos de lesa humanidad? No.  El delito de lesa humanidad es el peor crimen que se pueda cometer en la humanidad y está definido por su sistematicidad.  Por ejemplo, el genocidio: cuando una organización o Estado decide sistemáticamente asesinar un grupo poblacional comete un delito de lesa humanidad.  Se llama genocidio.  En este caso, si la justicia investiga cada asesinato en forma individual, desconectado de los otros, no está investigando un delito de lesa humanidad, e incluso al hacerlo no va a llegar nunca a quienes fueron los que en forma sistemática organizaron un asesinato, por otro, por otro, por otro, hasta extinguir un grupo poblacional.

 Quitarle la sistematicidad en las investigaciones es una forma de no investigar y no encontrar los culpables.   Es lo que yo denomino "la arquitectura de la impunidad", Señora Presidenta, y yo lo que he hecho, tanto en el caso de Sucre como en el caso de Antioquia, es hacer lo contrario de lo que hizo la justicia en ese entonces: juntar los procesos.   Si uno junta los procesos junta los datos, los testigos, en uno, y en otro, y en otro.    Una justicia interesada en no castigar, en generar impunidad, no podía ver las interrelaciones.    Cuando uno lo junta aparecen la sistematicidad.

El problema para todos los casos que he señalado en éste debate es que versan sobre delitos de lesa humanidad, y no prescriben.  No se pueden cerrar.   Cuando me dicen, "no, es que allá el de los 12 Apóstoles ya está archivado, o auto inhibitorio"…no: si lo está haciendo la Fiscalía se equivocó, erró, porque allí donde hay desaparecidos los procesos por obligación tienen que estar abiertos y el Estado tiene la obligación de investigar, así que la respuesta al Doctor Duque es, quizás para desgracia de algunas personas y para gracia del pueblo antioqueño, ese historial que aquí muchos han repetido de cifras terribles, de crímenes contra él, es que toda la labor investigativa del Estado tiene que mantenerse y está abierta.

Yo no digo que los testimonios aquí estén apuntando hacia la verdad --muchos sí, otros no--, pero el Estado tiene que investigarlos.  Tiene que investigar los 45 asesinatos y las 3 desapariciones en Yarumal, tiene que investigar los 65 asesinatos y las 7 desapariciones en Titiribí, tiene que investigar, por ser delitos de lesa humanidad, no uno de los homicidios sino los 2.500 homicidios de Dabeiba, de ciudadanos antioqueños, tiene que investigar, no uno de los homicidios, sino los 2.500 homicidios contra el pueblo antioqueño en la región de Urabá, y así en todas las regiones por las que pasé.    Eso como una respuesta al Doctor Duque, que ya no está aquí presente, y aquí han hablado de una reunión con Castaño, como si yo no hubiera dicho que hablé con Castaño, como si lo hubiera ocultado, si yo mismo no lo hubiera dicho, y dije también, y se les olvida, que acompañado del Estado, vigilado por el Estado, en todas sus palabras, porque no se trataba de hacer un compromiso para refundar las instituciones con él [alusión al tal Pacto de Ralito, que más era un pacto con el Diablo, en el que se señalaba como propósito "la refundación de las instituciones y  el Estado", o algo así], sino para preguntar, de acuerdo a la versión de Delgado, por que me quería matar.   Allí estaba el Estado presente, desde el principio hasta el final.   Esas son respuestas, Señora Presidenta, pues a diversas preguntas que aquí se han lanzado.   Seguramente, si hay otras, pues las contestaré, una por una, y permítame agradecerle la interpelación que me ha concedido.

La Presidencia concede el uso de la palabra al Honorable Senador Jorge Ubéimar Delgado Blandón.

Palabras del Honorable Senador Jorge Ubéimar Delgado Blandón

Con la venia de la Presidencia hace uso de la palabra el Honorable Senador Jorge Ubéimar Delgado Blandón:

No, pero de todas maneras sí yo quiero hacer la siguiente observación: es que yo me había inscrito, de los primeros que me inscribí [más bien "que se inscribieron", y más uso bárbaro de la lengua materna], pero, pues desafortunadamente me decían que me habían tachado, me habían bajado porque le daban oportunidad que a la oposición, porque casi no habla la oposición.   A ver, yo me iba a ir precisamente por eso, pero también porque pues el Senador Petro hace 5 años viene ventilando en los medios de comunicación y aquí en el Congreso tengo tema [?] desde que estábamos en la Cámara, pero es que un amigo de la ciudad de Cali me llamó porque como a las 11 y media de la noche, cuando el doctor Petro le decía al Doctor Holguín, "es que dígame si es que el Doctor Uribe no firmó tal Convivir, pero y tal otra", pues yo no me sé todos los nombres de esos personajes que se los sabe el Doctor Petro, y me decían:   "¿Qué es la Convivir?"    Después de 10 horas de debate muchos colombianos no saben que es la Convivir, entonces yo voy a leer esta definición que salió en un folleto de la Gobernación de Antioquia:   "Asociaciones Comunitarias de Seguridad Convivir.-  La administración impulsa la creación de las asociaciones comunitarias de seguridad Convivir como una forma de organización de la ciudadanía para contribuir a su propia seguridad.   La diferencia con los grupos de Autodefensas estriba en varios aspectos.   Las asociaciones Convivir tiene origen legal, vigilancia estatal y comunitaria y responsabilidad con la observancia del ordenamiento jurídico, los grupos de Autodefensa nacen y operan al margen de la ley, carecen de supervisión, de organismos competentes y no asumen responsabilidades frente a las normas imperantes.   El crecimiento de los grupos de Autodefensas presentan la tendencia de seguir el proceso expansionista de la guerrilla o de agrupaciones delincuenciales, pues detrás de cada una de estas últimas, tarde que temprano aparece el grupo de Autodefensa, por ende las asociaciones comunitarias de seguridad se erigen en una alternativa a la ciudadanía, cuya función básica es colaborar con las fuerzas del Estado para que los particulares no se organicen en forma ilegal y violenta contra los autores de delitos comunes.   Es necesario apoyar organizaciones legales de protección de la ciudadanía con el buen cuidado de editar la penetración del narcotráfico, el desarrollo con ejércitos alternos, y la violación de derechos humanos.   También debe definirse con prudencia las regiones y el momento en los cuales vayan a actuar.    Es así como las Convivir son exigibles por la Corte Constitucional."  

 Entonces cuando el Senador Petro le dice, " bueno, ministro, es que, contesteme si es que tal Convivir  la firmó el gobernador de Antioquia", bueno, es que el gobernador de Antioquia, Álvaro Uribe, no las firmó para que delinquieran, pero el Senador Petro, en una forma sinuosa, perversa, de mala fe, trata pues de invertir la prueba y de llevar a crear ante la opinión pública que es que el Presidente Uribe, pues ni porque fuera brujo, pues, ni que estuviera pendiente de una urna [es "bola"] de cristal, pudiera adivinar que una Convivir de esas iba a ser posteriormente Autodefensa.  [El asunto fundamental no es la distinción entre lo uno y lo otro, sino las pruebas de que la familia Vélez Uribe ha incurrido en atrocidades de las que son imprescriptibles en el derecho internacional y debe ser llevada ante la Corte Penal Internacional, que parece no querer ocuparse sino de los criminales africanos y serbios.]

Pero bien, yo siempre he dicho que todo aquel que predica tantas veces una mentira, y la predica y la predica, pues la gente termina por ir creyendo que es verdad.  […y otra vez la estrategia de Goebbels, cuyo himno nazi, recordemos, lo cantaba también Pedro Juan Moreno, Secretario de Gobierno del Gobernador Alvaro Uribe Vélez, que tal vez se lo escuchó en alguna ocasión.]    Yo realmente pienso que Colombia votó por Uribe en el año 2002, precisamente por el éxito de las Convivir.    Eso fue lo que llevó a Uribe a la presidencia de la república, y desde allí, desde la creación de las Convivir, se conformó y se fue desarrollando el programa de seguridad democrática, pero también, apreciados parlamentarios, y para la televisión, el debate es bueno en la medida de ["en"] que es positivo, pero ante todo sí hay una intención que no es muy sana, y es tratar de confundir al pueblo colombiano, es tratar de pronto con el debate, de alguna manera, echarle veneno, más veneno y más veneno a esas heridas, sal a esas heridas que ya bastante tenemos en Colombia.   Ojalá sirva éste debate que tanto se había anunciado.

Yo pienso de todas maneras, también, que tanto se habla de la moral y de esa pureza transparente y cristalina que uno termina por dudar.   Decía en algún momento el Senador Gerléin que Laureano Gómez,  en uno de esos famosos discursos magistrales aquí en el Congreso, decía:   "Me asomé al alma de un hombre honrado y salí horrorizado."   Ojalá, pues, esa sabiduría que algunos parlamentarios tienen no se convierta de pronto en ese fuego que alienta la llama del odio en Colombia.  [Laureano Gómez, copartidario suyo y de Gerléin, fue un presidente despótico y sanguinario que promovió el odio partidista, no alguien que hubiera pasado a la historia por pronunciar palabras sabias, y también fomentaba  el odio racial.  Junto con Luis López de Mesa, culpaba al mestizaje de todos los males de su país, siendo que todos esos males salieron de la Caja de Pandora que abrieron sus gobernantes, que tienden a ser caucásicos.]

De tal suerte que, como conservador, apoyo al Gobierno del Presidente Uribe, porque sé que lo ha hecho de buena fe.   El Presidente Uribe no ha hecho en su gobierno, como en el gobierno de Antioquia, como ahora, un gobierno de mala fe.   Pienso que es un buen presidente.   Lo ha hecho como un gran colombiano, un gran patriota y me he quedado a estas horas de la noche a pesar de que me bajaron de turno [en la lista de los que se inscribieron para intervenir en el debate], precisamente para como senador de la república decir que Álvaro Uribe, así les duela, le duela a la oposición, el Presidente Álvaro Uribe Vélez ha avanzado, ha avanzado en la seguridad de Colombia. ¿Qué le permite, que no tiene derecho, Presidenta, a decirme que corte [o sea que termine de hablar], porque usted me bajó de tiempo?

La Presidencia manifiesta:

Yo no le he bajado: usted está en la lista, senador.  Me da mucha pena.

Recobra el uso de la palabra el Honorable Senador Ubéimar Delgado Blandón:

Bueno, de todas maneras, Señora Presidenta, muchas gracias, pero yo sí quiero ratificar que me siento enaltecido, honrado y orgulloso de haber votado por un presidente que le ha devuelto la esperanza a los colombianos, que le ha devuelto la seguridad a los colombianos, que nos ha permitido tener más tranquilidad y más esperanza frente al mundo internacional, así que también me uno al inconformismo de la raza antioqueña porque los nortevallecaucanos de alguna manera tenemos esa corriente antioqueña, y me solidarizo con ellos, y sé que [en] éste debate queda en claro que las Convivir se hicieron para servirle a la patria, para servirle al pueblo antioqueño, y que éste Gobierno de Álvaro Uribe le ha servido con fe patriótica a esta nación.

Negocios sustanciados por la Presidencia

Por Secretaría se dejaron los siguientes documentos para su respectiva publicación.

Ministerio del Interior y de Justicia

OF107-8543-APE-0600

Bogotá, D. C., lunes 9 de abril de 2007

Doctor

Emilio Otero Dajud

Secretario General Senado de la República

Ciudad

Respetado señor Secretario:

De manera atenta me permito remitir las respuestas al cuestionario adjunto a la Proposición número 269 de 2007, suscrita por el Honorable Senador Gustavo Francisco Petro Urrego (…).


[Esto lo pasé al comienzo de la transcripción.]

2 comentarios:

  1. Esta parece una pagina de la guerrilla, justifica la toma de palacio por ellos y no la defensa legitima del Estado que se hizo para poder sacar a los bandidos de palacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Patriota", no entiendo por que afirmas que justifico el asalto al Palacio de Justicia. Además denuncio los orígenes de ese grupo rojaspinillista que es el M-19, comparándolo con el peronismo, otro grupo oportunista de anticomunismo macartista. ¿Qué confianza se puede tener en gente cuyo ídolo es un militar asesino y ladrón con un par de nietos tan rateros como el abuelo que se dedicaron a saquear los dineros públicos, primero en Bucaramanga y luego en la capital? Igual de infame es la banda sanguinaria de gobernantes tradicionales, de banderas roja la una y azul la otra, que nos viene atormentando desde hace dos siglos, y todos ellos deberían estar también en un calabozo, junto con los nietos antedichos. Nunca ha tenido ninguna legitimidad, porque esta está relacionada con un consenso general y valores compartidos, cosa que no existe, como lo prueba el abstencionismo electoral de (dizque) 60 por ciento. Siendo una cifra oficial, no debe dudarse de que es muy inferior a la real. Es como los datos siempre falsos del D.A.N.E., que está ahí para hacer creer que las políticas oficiales dan resultados asombrosos, y como los datos de las encuestas públicas, que son como prostitutas al servicio de los gobernantes, o tal vez más bien herramientas elaboradas por ellos mismos para engañar a los ingenuos. Si quieres ejercer tu patriotismo de la mejor manera posible entonces denuncia, como lo vengo haciendo yo, a los responsables del hecho de que tu país sigue siendo un país de cuarta categoría, sin soberanía propia, que se ve obligado a seguir las órdenes de sus acreedores, porque el que presta, ordena, y el que pide prestado, obedece. Que Corea del Sur, que ni siquiera es un país completo, tenga un P.I.B. DIEZ VECES MAYOR que el colombiano demuestra la incapacidad de tus gobernantes para competir en la era actual. Lo que les interesa es seguir robando, y para poder hacer eso tienen que seguir matando.

      Eliminar