.................................................................

.................................................................

jueves, 6 de diciembre de 2012

"Camilo etc." -- 2a. Parte


(…)

 

[Fidel Castro en discurso:] [No se entiende bien un primer par de palabras porque la calidad del sonido en éste caso es mala, con mucho siseo de fondo, por ser un documento muy antiguo, en b/n.] (…) las dudas que nosotros tenemos…sino que se refieren a la forma en que ocurrió la muerte. [Uno supone que se refiere a la de Camilo, entonces esto está intercalado totalmente fuera de lugar porque todavía no se ha llegado a ese asunto.]

 

[Señor encorbatado hablando en un sitio elevado, en los cerros orientales de Bogotá (los "cerros tutelares", como les gusta decir por acá cuando quieren darse ínfulas), con la cámara orientada hacia el sur, y abajo se ve la carrera 3ª., una avenida ancha, con calle 23, por donde está la sede de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, y como ruido de fondo se oye los pitos de los carros que pasan:] Hacia 1.963 el M.R.L. [Movimiento Revolucionario Liberal, nombre absurdo para un partido político de señorones nada revoltosos, otro ejemplo del truco de bautizarlos con nombres que disimulan sus propósitos inconfesables, como con el P.R.I., Partido Revolucionario Institucional, en Méjico y el P.P., Partido Popular, de los fascistas franquistas criptonazis en Chapetonia], el partido que encabezaba López Michelsen [luego presidente de la república], que había sido inicialmente una fracción…del tradicional Partido Liberal, había enrumbado hacia la izquierda, y se formaron dos grupos antagónicos: uno, llamado la Línea Blanda, un poco al centro, que seguía considerándose una disidencia liberal, y otro, inspirado fuertemente por el nacionalismo latinoamericano y por el castrismo, llamada la Línea Dura. En ese momento aparece Camilo. Sin embargo esto no se puede captar…totalmente si no se tiene en cuenta otro antecedente, que fue la huelga que se…see…llevaron [sic] a cabo en la Universidad de Santander [en la ciudad de Bucaramanga, capital del Departamento de Santander, que colinda con Venezuela], importante porque esa huelga, por decirlo así, reúne a los cuadros dirigentes que después…van a engrosar la guerrilla, como es el caso de Arenas [otro cura guerrillero, pero que traicionó a sus compañeros de armas y fue asesinado por ellos en Bogotá, como luego se relata].

 

[Diego Montaña Cuéllar, jefe comunista, hablando también de pie y al aire libre como el anterior, pero en el Parque Nacional Enrique Olaya Herrera (un presidente liberal del decenio de los años 30) de Bogotá, y se ve al fondo parte de la pérgola que rodea la fuentecita:] Jaime Arenas…era un dirigentee…estudiantil. Fue el más…eee…destacado de los dirigentes…deee…la lucha de la Universidad Industrial de Santander [es el nombre correcto y completo]…la famosa huelga de la Universidad Industrial de Santander…quee…marca una…una etapa dentro del proceso revolucionario de Colombia. Después se…mm…vinculó aa…Camilo, fue de las…personas en quienes más confianza tuvo Camilo, y al morir Camilo él…el fue el jefe…dee…de…mm…del movimiento del Frente Unido, hasta cuando…se fue para…"el monte", como…se dice [o sea, el territorio de vegetación densa que ampara y favorece a los sublevados como una Virgen María compasiva, como fue el caso en Vietnam]. Allá en el monte se dio cuenta…de quee…allá no se puede ser líder, de que los campesinos saben más que los intelectuales, de queee…e…hay que aprender de los campesinos y…y noo…enseñarles…yy…mm…ejemplo que había dado ya Camilo, según informaciones muyyy…mm…muy fidedignas que yo tengo. Entonces…él se sintió frustrado. Yo creo que él tuvo unnn…un gran problema moral yyy…sí-…y síquico, frente a la guerrilla, y…que determinó su deserción, es decir, es unn…es un revolucionario fracasado.

 

[Un Jaime Arenas encorbatado, un flacuchento con aspecto de oficinista débil y mal alimentado, aspecto que refuerza la corbatica angosta como un fideo (¿lo había dejado así la vida en el monte o era su estilo y esencia?):] Yo no creo quee…la juventud…ee…con laa…actitud mía y con las declaraciones que yo he dado sobre el desarrollo de la lucha armada…e…como está actualmente en Colombia, se…se pueda sentir defraudada. Por el contrario, me parece…que con la experiencia mía, divulgada por la prensa, y divulgada por mí mismo…eee…se logre…evitar, precisamente, la frustración de muchos jóvenes [cfr. lo dicho por Montaña Cuéllar: "se sintió frustrado"]…quee…llenos de idealismo o dee…romanticismo, pudieran terminar en la guerrilla, yyy…tener, ahí sí, una verdadera frustración, como en el caso de Julio César Cortés, o de Bernardo Manrique, o de…varios otros. [Casualmente, volvemos a topar con un Manrique al que la revolufia se le convirtió en un ajiaco, o al que ella convirtió en un ajiaco, pero aparentemente sin nexos familiares con el otro.]

 

[L.V.B.:] Nosotros estábamos empeñados, entonces, en una campaña…electoral presidencial, y pretendíamos lograr una unificación…de toda la oposición…ee…en torno…a la candidatura…de Alfonso López [el antedicho seudorrevolucionario de poltrona y club campestre], en tanto que…e…Camilo pretendía…eee…patrocinando un movimiento abstencionista…ee…que toda…la oposición se sumara…al abstencionismo. Era…ee…algo que él consideraba…eee…fundamental, algo que él consideraba esencial: el problema de la participación o no participación…en las elecciones. Es decir, él tenía una concepción…e…bastante idealista…e…del proceso político. El…eee…digamos….eeee…dividía un poco la humanidad entre los puros y los impuros, y consideraba que todo lo que fuera participar dentro del proceso electoral…eemm…de tener alguna vinculación con el proceso político de los partidos era ya una señal de impureza. [Lo dice como si fuera una ideología propia y única, relacionada con sus antecedentes místicos, y en ese caso se podría hablar de un "camilismo", pero resulta que no es nada distinto de la actitud, por ejemplo, del Partido Comunista en los Estados Unidos (de Norteamérica), que se niega a politiquear alegando que el juego político es un asunto exclusivamente "burgués". Es como si a los comunistas estadinenses la convivencia íntima con la Bestia les provocara un horror tal que no vieran otra opción que la autocuarentena y el puritanismo político, para evitar toda infección debilitante. Una tía mía que vivió y trabajó de secretaria bilingüe en la ciudad de Nueva York durante tres años, de 1.948 a 1.951, los conoció de cerca, y en plena era macartista, como indico en el susodicho relato.]

[Alvaro Gómez Hurtado, conservador, asesinado en 1.995, hijo de Laureano Gómez, conocido como El Monstruo, que fue durante la Violencia presidente de costumbres dictatoriales y homicidas, consonantes con las de Benito Mussolini, ideólogo y héroe de los conservadores colombianos, que apoyaron moralmente el Eje Toquio-Berlín-Roma-Madrid-Averno durante la Segunda Carnicería Mundial:] En esa época…Camilo no militaba en la política…porque…él no tuvo ese propósito inicial. Eee…la política se encontró con él…o él con la política, pero eso fue un acontecimiento imprevisto…en la vida de él. Resultó…siendo un personaje popular, que llenaba las plazas, y que sentía cierto…mm…vacío de ideas políticas para comunicar a las gentes, es decir, tuvo siempre la sensación de tener más auditorio…que cosas que decirle, y eso lo mortificaba notoriamente. [Se contradice señalando primero la popularidad del personaje y pasando luego a hacer creer que era una ilusión. Casualmente, está describiendo más bien la situación ilusoria de su propio partido, el Partido Conservador, que ya no logra engatusar sino a los campesinitos ignorantes y ultracatolicachos, cada vez más escasos, que nunca entendieron que los jefes de su propio partido los odia por tener la "mancha de la tierra" en sus facciones y en su piel, y que los buscan por dos razones: para usarlos como matones ("pájaros", les decían durante la época de la Violencia, y ahora, "paracos", apócope de "paramilitares", y recordemos que el término técnico que corresponde al fenómeno del paramilitarismo es "acciones encubiertas de estado") y para sonsacarles votos, porque sin votos no hay Paraíso. Luego del asesinato del jefe liberal rebelde Jorge Eliécer Gaitán en 1.948 liberales y conservadores se unieron para defenderse de la reacción popular contra el magnicidio e iniciar una etapa salvaje en una clásica "lucha de clases" que está en su peor momento, con asesinatos diarios de sindicalistas, educadores, jefes de las comunidades indígenas y afrodescendientes y de los campesinos que exigen la devolución de las tierras que les han arrebatado los "pájaros", y defensores de los DD.HH. ] De ahí que él comentara…mucho conmigo la política, tratando de buscar la formulación de un programa…que…pudiera satisfacer [a] esos auditorios que se le daban a él [sobra la frase "a él"] muy fácilmente.

 

[María A.:] Ya en enero de 1.964…Camilo se inquieta…por organizar el Frente Unido. Ee…se…va a la casa nuestra [no queda claro a que casa se refiere porque el espectador desprevenido desconoce ciertas intimidades o su ausencia: ¿la de ellos dos, los del sofá?] con el fin de buscar contactos con el Partido Comunista, yy…se hacen [sic] varias reuniones, en las cuales se discute la plataforma.

 

[Alfonso López Michelsen, mencionado anteriormente, presidente de la república de 1.974 a 1.978 e involucrado en un par de escándalos que obligó a la renuncia de su padre, Alfonso López Pumarejo, siendo éste presidente (vivo a apenas cuatro cuadras de un parquecito que lleva su nombre pero yo le digo "el López Pumacarajo", por no decir algo más ofensivo pero que se justifica igualmente), y luego hubo más, como la construcción de una carretera muy costosa que pasaba por su Hacienda La Libertad y que aumentó su valor notablemente, y es que las bellaquerías de nuestros gobernantes son como para sentarse a escribir un informe en tres volúmenes, para presentar en el Día del Juicio Final, o por lo menos como para incluir la cuestión como tema en mi blogo, y desde ya amenazo con hacerlo en cualquier momento, esperando que antes de eso no me peguen un tiro en la cabeza:] La plataforma de Camilo Torres no fue suscrita por el M.R.L. Yo recuerdo que celebramos varias reuniones. Está fresca en mi memoria particularmente una que celebramos en su casa…a la que concurrieron representantes de distintos grupos: de la democracia cristiana, del grupo de Alberto Zalamea, del Partido Comunista, y yo asistí junto con Indalecio Liévano [Indalecio Liévano Aguirre, político, diplomático e historiador liberal, muy conocido por su obra Los grandes conflictos sociales y económicos de nuestra historia, que apareció por capítulos en la revista "Semana" en mi infancia, y secretario de la presidencia durante el segundo período, trunco, de gobierno de López Pumarejo y luego Ministro de Relaciones Exteriores durante el del hijo], en representación del M.R.L., y nos fue muy difícil ponernos de acuerdo…porque…la plataforma…de Camilo…era, en verdad, excesivamente abstracta, y desconocía…ciertos temas…que constituyen…la problemática colombiana. ["Problemática" no es ni siquiera un galicismo, porque en francés también es exclusivamente adjetivo, sino un barbarismo cuyo uso se fue extendiendo como una pandemia.]

 

[Un señor de gafas y patillas:] E…él trató, a base de principios muy simples, muy sencillos, [de] aglutinar alrededor de su movimiento a todas las fuerzas…que buscaban el cambio…ee…institucional en el país. Esa misma simpleza, esa misma sencillez de la plataforma hizo que muchos la malinterpretaran, o la combatieran.

 

[D.M.C.:] Camilo tuvo que vencer la resistencia de sus amigos…para poder invitar al Partido Comunista…y yo que era miembro del Partido Comunista, del Comité Ejecutivo Central, tuve que vencer también algunas resistencias dentro del Partido Comunista…a incorporarse o a aceptar la invitación de Camilo de participar en el Frente Unido.

 

 

¿Camilo marxista?

 

[María A.:] Cuando ya estaba en marcha el Frente Unido nosotros tuvimos una discusión con él, y él nos planteaba muy seriamente que él no era marxista, que él era un sacerdote católico convencido y como cristiano…estaba metido en las luchas revolucionarias, porque creía que esa era la labor de cualquier buen cristiano. Ee…inclusive nos decía que él creía en las teorías económicas…de los marxistas y en las soluciones económicas de los marxistas, pero que él tenía una pelea planteada con los marxistas, y era alrededor de la existencia de Dios, que él consideraba…que una vez…la sociedad cambiara en el plano económico entonces…toda…la gente, pues, con una situación más o menos igual...ee…pues, la fe católica…sería una cosa imperante. [¡Qué horror! ¡Un país catolizado hasta los huesos, como en ese desierto cultural desolador de la España francofascista! ¡Pobre pendejo provinciano!]

 

[G.V.:] No era marxista, pero estaba en camino…de convertirse en un marxista. Si Camilo hubiera vivido…un tiempo más…aplicando su propia experiencia en la lucha social, se hubiera convertido en un marxista.

 

[Otra vez una grabación sonora de la voz de Camilo que acompaña la imagen de su rostro de frente en la que aparece hablando:] Yo creo sinceramente…que entre el marxismo…y el cristianismo…hay una serie de puntos comunes, tanto desde el punto de vista económico, social y político [queriendo decir "tanto desde los puntos de vista económico etc."] como aun desde el punto de vista filosófico.

 

[El encorbatado del cigarrillo apagado, ya sin él:] …un período…difícil…entre [más bien "en"] las relaciones de Camilo con…la Iglesia. Yo tuve oportunidad de seguirlo muy de cerca por la posición que en ese momento estaba yo ocupando…en la Curia…como…Canciller, y al mismo tiempo como Delegado de Pastoral. Camilo se lanzó directamente ya…a la vida política propiamente dicha. Se presentó el fenómeno --no digamos "fenómeno"--, el lanzamiento de la plataformasociopolítica…en Medellín. Al tener conocimiento de esaa…plataforma, el Cardenal…hizo una declaración…muy clara y muy precisa…que podría resumirse en dos puntos: primero, en reiterar…la prohibición de la legislación eclesiástica --los clérigos…en su participación directa...en cuestiones de orden…meramente político--, y en segundo lugar, en manifestar su desacuerdo con algunos puntos de la plataforma, por considerar…que no estaban acordes con la doctrina de la Iglesia. Ante esa declaración del Cardenal, Camilo…resolvió…solicitar una audiencia al Cardenal.

 

[Aparece un titular de prensa con palabras del Cardenal: "Apolítico debe ser el sacerdote".]

 

[Nuevamente, la voz de Camilo:] El Cardenal, en resumen, me dijo que él no quería…discutir con sus sacerdotes…que yoo…me debía someter. Yo le dije que para mí lo que estaba haciendo es…era algo…que estabaa…muy ligado aa…mii…conciencia como cristiano y como sacerdote. [En eso último --"como sacerdote"--, se equivoca porque estaba incumpliendo su voto solemne de obediencia, pero por lo menos nunca se le pudo acusar de lo mismo en relación con los otros dos (pobreza y castidad). Era un confundido y un desubicado. No era ni chicha ni limoná.]

 

[Continúa el fumador del cigarrillo apagado que dejó de enarbolar:] Yo estaba plenamente autorizado…para ofrecerle [el "le" adosado como sufijo que sobra] a Camilo…un cargo dentro de la Iglesia: el que él quisiera, y donde él considerara…que podía…efectuar una…labor importante desde el punto de vista sacerdotal. [Es el truco de quitar del camino al individuo molesto pasándolo a otro quehacer, preferiblemente en un lugar remoto, como hizo el Rey David con un general, al que envió al campo de batalla para que muriera en combate mientras él seducía a su esposa. Eso en nuestra legislación actual sería "homicidio preterintencional". En el caso del cura rebelde él mismo tomó la decisión de ir a morir al campo de batalla, para alivio infinito de sus correligionarios obedientes.] De esas conferencias…se llegó…a una…solución…propuesta por el mismo Camilo: solicitar…a la autoridad eclesiástica la dispensa…de su ministerio sacerdotal. Era una posición lógica en Camilo, porque Camilo tenía que…escoger…ante esas…dos…opciones: o continuar en su ministerio…odejar el ministerio y dedicarse de lleno…a la actividad política.

 

[Aquí muestran otro titular de prensa: "El sacerdote Camilo abandona el ejercicio externo sacerdotal".]

 

[…y otra vez la voz de Camilo:] De común acuerdo con los asesores del Cardenal resolvimos…que yo debería…pedir…la reducción al estado laical, es decir, pedir, como una gracia que se me concediera…el relevarme de mis obligaciones clericales, para no tener que forzar al Cardenal…a una actuación contra mí, y para poder seguir dentro de mis convicciones.

 

 

En la guerrilla

 

[W.J.B.:] El cayó…eee…muy fuertemente bajo la atracción de la personalidad misma de Fabio Vásquez…y de su gente en el monte. El tenía esa inquietud de ligarse con la gente de más…ee…avanzada, más arriesgada, en…en la lucha revolucionaria. Cuando tiene su cita en el monte, a comienzos de julio del '65…eem…vuelve a Bucaramanga --me han contado las gentes que estaban con él en los días [en los] que volvió a Bucaramanga--, completamente…eem…eem…puess…glorioso…con la…laa…la…el encuentro…con Fabio y con los guerrilleros. Le pareció la cosa másincreíble, que esa gente…. Vino con sus…sus botas cubiertas de lodo, todo, todo así, conn…ampollas y…y todo…frega'o ["fregado" parece ser un colombianismo y significa "en malas condiciones", físicas o de cualquier otra índole] por tres o cuatro días de…mm…larga marcha [cfr. la famosa Marcha Larga de Mao Tsetung, una retirada estratégica castigadora bajo el acosamiento de los bombardeos aéreos de los nacionalistas] por las selvas,ahí, en…poco acostumbrado a eso, pero feliz, feliz, y a partir de ese momento nunca volvió a mirar pa'trás. Tenía de-…desde ese día, la colaboración…de Jaime…Arenas…que parece que Jaime fue nombrado, según su propio testimonio…antes de que lo ejecutaran los…mismos miembros del Ejército de Liberac-…Lab-…Liberación Nacional, por traidor, y lo era. E…Jaime…ee…en esa época era nombrado por Fabio Vásquez como la [sic] asesor político…a…de Camilo, para seguir sus pasos y estar con él en todo momento, guiarlo, no dejarlo…eem…rodear demasiado por la gente del Partido Comunista, o por otra [sic] gentes dee…liberaloides, así, sino que estuviera siempre en la buena línea, correcta, y que estuviera ligado, constantemente, con…el mando único, que era, y es, Fabio Vásquez en Santander.

 

[Lo de los comunistas "liberaloides", que en ese contexto es como decir "aburgesados", es una circunstancia contradictoria relacionada con el "mamertismo", término sinónimo de "pepponismo", que alude a Peppone, el personaje de la serie de novelitas cómicas de Giovanni Guareschi, en las que ese alcalde comunista de aldea italiana hace un pacto con el cura, que se llama, casualmente, Don Camilo. En Colombia los partidarios de la revolución violenta siempre han llamado "mamertos" a los comunistas, queriendo decir "tontos" o "conciliadores". En mi juventud alcancé a leerme unas tres, y parecían muy simpáticas, con dibujitos cómicos en las traducciones al inglés de Penguin, hasta que súbitamente el carácter monótono, repetitivo, obsesivo de las situaciones me provocó un fastidio mental con una manifestación física, una náusea que me obligó a suspender la lectura de esos cuenticos para siempre jamás.

Eso tan extraño se repitió unos cuatro años después con la lectura de Cien años de soledad. Hacia la mitad del libro no pude soportar más la prosa barroca y fantasiosa y otra vez fue imposible continuar.

 

Hubo una tercera ocasión, unos 15 años después, luego de dos años de lectura frenética de libros exclusivamente de historia, a un promedio de uno semanal, pero en ese caso abrumado por la mezcolanza caótica de eventos históricos. Se presentó una pesadilla en los días en que leía un librito de ensayos sobre la historia de Bizancio. No había un orden cronológico. Cada cual había escrito el suyo sin coordinar esfuerzos con los demás, y todo parecía mero ripio. Pasé toda una noche viendo pasar páginas y más páginas de texto que trataba de leer sin lograrlo, porque las palabras no tenía sentido. Despertaba, volvía a quedar dormido, y seguía viendo líneas y líneas de texto. Luego de eso tuve que huir de la historia durante muchos años. Agradecería a cualquier lector que haya padecido también una indigestión intelectual como esas tres que me lo hiciera saber.]

 

[A.M.:] Las personas que integrábamos el equipo m-…político más allegado a Camilo…éramos Julio César Cortés [uno de los dos ejemplos de "frustrados" que dio Arenas anteriormente], como presidente de la Federación Universitaria Nacional, Jaime Arenas, como enlace dee…el Ejército de Liberación Nacional, con Camilo, y mi persona, que era miembro de la Dirección de la Juventud Comunista… de la Juventud Comunista, y miembro del partido, del Partido Comunista. De los tres no quedo vivo sino yo, porquee…Julio César…Cortés fue ajusticiado…por…el Ejército de Liberación Nacional, y Arenas también fue ajusticido porr…traidor y delator.

 

[Arenas:] Aun-…yo no le [otro caso del artículo sobrante] temo a la libertad en ningún momento. Es claro quee…dentro del Ejército de Liberación Nacional, pues…seguramentee…se harán [debe ser "hará"] todos los intentos por tratar dee…acabar con mi vida--¿no?--, peroo…no le [ibídem] temo a la libertad en absoluto…yyy…tampoco voy a vivir…atemorizado por eso ni mucho menos.

 

[…y otro titular de prensa de esos días --"Asesinado Jaime Arenas en el centro de Bogotá"--, y luego escenas del funeral]

 

[D.M.C.:] Yo creo que Camilo…mmm…se fue antes de tiempo al monte. El creía, y tenía razón, que la lucha armada era la única salida…como lo tie-…como tenía razón también el Che Guevara: de que la única salida…para tratar dee…de romper…una sociedad…pues, no son las elecciones. Las elecciones no conducen aa…a un cambioy las clases dominantes no se dejan sacar…por las buenas sino…por las malas.

 

[G.V.:] Si Camilo hubiera consultado al Partido Comunista…ee…se iba a una guerrilla, abandonando el gran movimiento…popular que él encabezaba, el Frente Unido, el Partido Comunista no hubiera estado de acuerdo con…éste paso, pero Camilo no lo consultó con el Partido Comunista…ni con nadie. Fueee…un acto…espontáneo de su parte, seguramente impulsivo.

 

[Se ve ahora una sucesión de titulares de prensa, todos ellos con la frase "Muerto Camilo Torres", y luego escenas de la misa en la Capilla de la Universidad Nacional, y del funeral.]

 

[La señora del lunar, sentada en la misma poltrona:] Cuando Camilo murió Isabel vivía…en la casa de Fernando [¿hermano de Camilo?], en Estados Unidos. Luego vino a Bogotá, pasó una temporada…y fue invitada por Fidel Castro a vivir en Cuba. Cuando ella…viajó me dejó a mí encargada de todas las cosas. Permanentemente estuvimos en contacto. Esta es una de las últimas cartas que ella me escribió: "Te mando estas pocas letras para que sepas que estoy muy bien y que cada día soy más feliz aquí. Todo lo que te diga es poco para que te des cuenta de los cuidados y el amor que tienen aquí por mí. Como ya muy…estoy muy repuesta y los médicos me están dando un poco de larga [queriendo decir "dando de baja"] estoy comenzando a ir a todos los actos públicos, pero en cuanto pienso que puedo fatigarme me sacan. Siempre estoy en la tribuna de honor con mi Fidel" --siempre subraya "Fidel" cuando habla de él, ¿no?--, "el presidente y los ministros. Todavía estoy en el hotel pues no s-…quiero irme, porque me cuidan y me atienden todos llenos de amor. Fidel sigue empeñado en que escoja mi casa, pero yo le dije ya…[pausa mientras pasa a otra hoja o página, y se oye el ruido del papel]…que él manda en Cuba pero no en , porque un hijo no puede mandar en su madre. El se ríe, pero me doy…cuenta de que no doy un paso sin que él se entere y dispongan lo que tienen que hacer conmigo para tenerme contenta y para cuidarme."

 

 

El mito

 

[Encorbatado con gafas y bigotico:] Después de la muerte de Camilo…e…he sido [sic]…ha habido una evolución como en todo proceso histórico…eenn…en la actitud de la gente hacia él y hacia…hacia su memoria. Había…hay individuos quee…no lo conocían, otros que inclusive lo atacaron y eran enemigos de él…eem…enn…durante su vida, y sobre todo en las últimas épocas de Camilo en…cuando se le…lo abandonaron los que…muchos de l-…de los que fueron sus amigos…y…y era gente que era…enemiga de él y que lo atacaba…ahora han cambiado, cuando Camilo ha…se ha vuelto una…un personaje histórico, una persona importante, entonces ellos quieren…asociarse con Camilo, y son íntimos. [¡Qué manera tan enrevesada de hablar! ¡Parece un Cantinflas borracho éste señor!] Por eso…por otra parte, hay otro grupo que…queee…todavía está asustado. Hay gente que tiene…terror de asociar su nombre con el de Camilo…¡inclusive gente de la familia! ¡Je!

 

[Habla por segunda y última vez uno de los curas (uno de narizota monstruosa que le da aspecto demoníaco):] Camilo Torres, como todos…los mitos…donde…se conoce…la realidad…se desvanece el mito…y aquí se conoce la realidad un poco más, por lo menos en los ambientes clericales. [¡Claro, si es que ellos todo lo saben, todo lo entienden y todo lo ven porque siempre obran inspirados desde el Más Allá!] Para nosotros Camilo no es un mito. Es simplemente una persona…cuya…posición…es una posición…que…puede ser sincera, que es ciertamente discutible, y que en todooo…caso es respetable.

 

[D.M.C.:] [Anticipo y advierto que viene ahora un monólogo de éste comunista, el penúltimo del programa, que resulta ser todo un discurso, prácticamente un tratado o un ensayo, y los que están de afán pueden saltárselo y pasar a las últimas palabras, que son del Premio Nobel de Literatura del estilo que me provocó un mareo:] El sacrificio de Camilo no es estéril porque ningún sacrificio es estéril. [No se ve muy claro, por ejemplo, para que sirvió el de Espartaco y su gente, o el de los cátaros y tantos otros cientos de miles de herejes. Es una "frase lapidaria", efectista, como de sabio místico de los que todo lo saben, y entonces que nos demuestren que es cierta, y mientras tanto no nos sirve de consuelo.] Creo que él…hubiera hecho mucho más…por la revolución…ejerciendo…suu…calidad dee…caudillo popular…y removiendo la conciencia de las multitudes colombianas…hasta comprometerla…en la guerra popular…que…haberse ido…ee…como se fue…creyendo que su presencia…o su mensaje desde las montañas de Colombia era suficiente para…producir un levantamiento. A mí me parece quee…eso ha traído una gran frustración [¡aquí todos hablando de frustración, y son ya como tres veces!]…y ha contribuido…aa…la dispersión de los grupos…a que asistimos hoy: red, multitud de grupos y de grupúsculos, cada cual más enemigo…de los revolucionarios quee…del imperialismo, por ejemplo. Atacan más a los revo-…otros grupos revolucionarios que al imperialismo, y el problema…es éste, sencillamente: en Colombia, por ausencia de una clase obrera…numerosa, fuerte,…y con una conciencia de clase…bien desarrollada…laaa…los movimientos revolucionarios vienen siendo dirigidos por la pequeña burguesía…que, desde luego, es más lúcida, tiene más posibilidades de cultura…pero la pequeña burguesía es muy impaciente. [Entonces uno debe suponer que en cambio los revolucionarios que, como él, provienen de la gran burguesía, tienen una paciencia oriental, y ven pasar los siglos como vistos desde la eternidad, y se entiende porque, teniéndolo todo a la mano, ¿qué afan puede haber? Pertenecía a eso que llaman una "familia tradicional" bogotana.] La pequeña burguesía entra…a la revolución, no por convicción sino por resentimiento [¿por no ser de la gran burguesía, serena por naturaleza?]…y no se puede ser revolucionario por resentimiento únicamente, porque la revolución es una ciencia [alusión al autodenominado " socialismo científico" con sus "leyes de hierro" de la historia que conducen irremediablemente a la desaparición del Estado, en el nirvana material]. Hay que…e-…es una ciencia tan compleja que hay quee…estudiarla, y es lo más importante que tiene la cultura…la cultura moderna. [Casualmente, ambos extremos afirman lo mismo: que lo suyo es la culminación de la historia. Parece que Camilo Torres se las arregló para instalarse en ambos a la vez, o estaba intentándolo.] Por eso…eeem…en América Latina y dentro de los grupos…eem, seudorevolucionarios de Colombia…se observa…un gran desprecio…por el marxismo, como teoría, y como doctrina…porque a ellos no les gusta estudiar. [Claro, porque es que para eso se necesita mucha paciencia, y el secreto de la paciencia lo custodia la clase alta.] La pequeña burguesía…eem…ees inmediatista…y precisamente, como la revolución es un problema de perseverancia, no es un problema de hombres, ni de grupos, sino un problema de generaciones. Muchas veces…se necesitan [debe ser "necesita"] varias generaciones…para llegar a la revolución. La pequeña burguesía no resiste…eeee…la experienciaa…de que la revolución no…no…no…no s-…no se realiza de un día para otro. No es cuestión de semanas, ni dee…meses. Entonces…o unos…seee…mm…relegan a laa…impasividad, al escepticismo, los más honestos, u otros hacen su propia revolución, ubicándose dentro del Sistema [traducción literal de la expresión the System, que quiere significar "el orden establecido", "el orden imperante", "el orden impuesto", "el régimen" (cfr. l'Ancien Régime) y que tiene afinidades con una inventada por un periodista británico hace decenios, que es the Establishment, que también traducen horrorosamente, para decir "el Establecimiento"], incorporados dentro del Sistema…es decir…ee…cambiando de clase [como hizo él, pero en sentido contrario, o por lo menos teóricamente, porque nunca perdió su paciencia congénita]…pasando por medio de la política. La política y la revolución les sirve como trampolín…para ascender a las posiciones de…de la burocracia.

 

[Otro caso de un rico convertido en marxista lo conoció de cerca la tía y lo presento en el relato que sigue a la presente transcripción.]

 

[G.G.M.:] Lo que más me interesa en realidad del mito de Camilo…es…que es una demonstración más, y una demonstración muy triste, muy dolorosa…de que la América Latina no cree sino en héroes muertos…cosa que sucedió exactamente…con el Che Guevara, es decir, en el momento en que Camilo se sacrificó…por lo que estaba defendiendo, muchísima gente que no había creído en él empezó a creer, como diciéndose: "¡Aj! ¿Y se hizo matar por eso? Entonces decía la verdad. Entonces tenía la razón." …y yo creo que esto hay que…esta experiencia hay que interpretarla es en el sentido…de que por favor…no esperen…a que el líder se muera…para creer en él. Tenemos que creer en líderes vivos.

 

[Como última imagen del documental muestran la foto del cadáver de Camilo mientras se escucha un discurso revolucionario:] ¡Nosotros…iremos…por la unión de la clase popular…hasta la muerte! [Una muchedumbre grita "¡Síííí!" y aplaude.] ¡Nosotros iremos por la organización de la clase popular, hasta la muerte! [Más gritos y aplausos] ¡Nosotros iremos…hasta la toma del poder…por parte de la clase popular has-…! [Aquí interrumpen bruscamente la transmisión y pasan al anuncio de algún programa, sin que se pueda asegurar que recortaron un poco, pero de todos modos en las repeticiones del documental siempre ha pasado lo mismo.]

 

[Fue triste escuchar hace unos meses la noticia de que García Márquez, a sus 85 años, tiene ya amnesia senil.  Su hermano, muy lloroso, informó de eso a los amigos de la familia y explicó que es un mal congénito de la misma.  El escritor lo llama por teléfono para que le cuente asuntos del pasado porque todo lo ha ido olvidando.]   

No hay comentarios:

Publicar un comentario